TE­RA­PIA CHI­NA CON­TRA EL AS­MA

TAO - Tomo III - - Salud -

El as­ma es una en­fer­me­dad res­pi­ra­to­ria cró­ni­ca que se ca­rac­te­ri­za por ata­ques de fre­cuen­cia e in­ten­si­dad di­ver­sa en los que el pa­cien­te sien­te aho­gos o di­fi­cul­tad pa­ra res­pi­rar. Sus cau­sas no son pre­ci­sas, aun­que exis­ten de­ter­mi­na­dos fac­to­res ex­ter­nos que la des­en­ca­de­nan, co­mo áca­ros, po­len, pol­vo, pe­lo, etc., y un fuer­te com­po­nen­te de ori­gen emo­cio­nal que la com­pli­ca, co­mo la an­sie­dad, la de­pre­sión y la angustia.

Si bien afec­ta a per­so­nas de to­do el mun­do y de cual­quier cla­se so­cial, (la pa­de­cie­ron va­rios per­so­na­jes cé­le­bres, en­tre ellos John F. Ken­nedy y el Che Gue­va­ra), los ni­ños sue­len ser los más vul­ne­ra­bles por­que en­tor­pe­ce y li­mi­ta su desa­rro­llo. Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud la su­fren ac­tual­men­te cer­ca de 235 mi­llo­nes de per­so­nas y has­ta el mo­men­to la me­di­ci­na oc­ci­den­tal no ha ha­lla­do una te­ra­pia exi­to­sa pa­ra cu­rar­la. La me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na coin­ci­de con la oc­ci­den­tal al se­ña­lar sus cau­san­tes, pe­ro re­cha­za de plano al­gún com­po­nen­te he­re­di­ta­rio.

“Nin­gún be­bé trae con­si­go una en­fer­me­dad, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming. Si un niño na­ce con un pro­ble­ma es por­que su ma­má no se cui­dó co­mo co­rres­pon­de. En es­te ca­so pun­tual, es im­por­tan­te re­cor­dar que du­ran­te el em­ba­ra­zo no con­vie­ne in­ge­rir be­bi­das o ali­men­tos con una tem­pe­ra­tu­ra in­fe­rior a los 36 ó 37 gra­dos, por­que se da­ña el or­ga­nis­mo y por lo tan­to al be­bé, trans­mi­tién­do­le ma­la ener­gía.

Mu­cha gen­te in­sis­te en jus­ti­fi­car las en­fer­me­da­des de los ni­ños di­cien­do que su abue­lo o su pa­dre su­frían de lo mis­mo, pe­ro en reali­dad la úni­ca coin­ci­den­cia es que se re­pi­ten las ma­las cos­tum­bres. Pa­ra so­lu­cio­nar es­te pro­ble­ma hay que de­tec­tar don­de es­tá la fa­lla y, a par­tir de allí, em­pren­der los cam­bios. Lo he lo­gra­do con va­rios pa­cien­tes. Re­cuer­do el ca­so de un ami­go cu­bano lla­ma­do Tino, a quien co­no­cí en Chi­na cuan­do lle­gó pa­ra es­tu­diar me­di­ci­na tra­di­cio­nal. Des­de muy pe­que­ño su­fría de as­ma, ca­da vez que te­nía una cri­sis de­bía re­cu­rrir in­me­dia­ta­men­te a su in­ha­la­dor pa­ra po­der res­pi­rar. Le pro­pu­se un tra­ta­mien­to que con­sis­tía en prac­ti­car Tai Chi to­dos los días du­ran­te 3 o 4 ho­ras. Co­mo era ve­rano (mo­men­to en el que se de­ben tra­tar las en­fer­me­da­des del in­vierno), lo ha­cía­mos des­pués de las 14, cuan­do se pro­du­ce el pa­se del ele­men­to Tierra a Me­tal, que se co­rres­pon­de con el pul­món. Lo hi­ci­mos du­ran­te tres me­ses y lue­go de ca­da prác­ti­ca be­bía­mos agua ca­lien­te. Co­men­zó a me­jo­rar y en in­vierno, cuan­do los ata­ques so­lían ser más fre­cuen­tes, no tu­vo ni uno so­lo, des­de 1999 es­tá to­tal­men­te cu­ra­do”.

El pul­món es un ór­gano muy sen­si­ble, con­si­de­ra­do el que cu­bre la esen­cia de to­dos los ór­ga­nos; re­cor­de­mos que la par­te vi­si­ble de él es la piel, por lo tan­to cual­quier ata­que ex­terno re­per­cu­te pri­me­ro en el pul­món y en la fun­ción res­pi­ra­to­ria. Una prue­ba de ello son los ata­ques de tos que ac­túan co­mo me­ca­nis­mo de de­fen­sa du­ran­te el oto­ño, cuan­do la ener­gía que sa­lió y se desa­rro­lló en la pri­ma­ve­ra vuel­ve al in­te­rior del cuer­po. Cuan­do una per­so­na pa­de­ce de as­ma, en la tem­po­ra­da oto­ño-in­vierno em­peo­ra su si­tua­ción, pre­ci­sa­men­te por­que se su­per­po­ne con la “tos na­tu­ral”, su­ma­da a las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras y al in­ter­cam­bio in­efi­cien­te del Chi in­terno - ex­terno.

¿Có­mo se pue­de mo­di­fi­car es­ta si­tua­ción? La res­pues­ta del maes­tro Liu Ming es con­tun­den­te: “No to­mar co­sas frías y es­ta re­gla se de­be cum­plir des­de be­bés, en ese mo­men­to de la vi­da el cuer­po se es­tá desa­rro­llan­do, por lo tan­to es su­per Yang y tan­to lo bueno co­mo lo ma­lo lo afec­ta al do­ble. Los pa­dres no se dan cuen­ta del

Los cau­san­tes de es­ta en­fer­me­dad no son muy pre­ci­sos, ra­zón que com­pli­ca en­con­trar una cu­ra de­fi­ni­ti­va. Sin em­bar­go, el maes­tro Liu Ming ase­gu­ra que con una te­ra­pia de Tai Chi lo­gró sa­nar a un pa­cien­te. Re­me­dio pa­ra las cri­sis.

mal que le ha­cen a sus hi­jos cuan­do los ex­po­nen al frío del aire acon­di­cio­na­do; no só­lo le pro­du­cen un da­ño a ni­vel de la piel sino tam­bién a sus pul­mo­nes. El efec­to da­ñino de es­te com­por­ta­mien­to tam­bién com­pren­de la eta­pa del em­ba­ra­zo”.

El ve­rano es la me­jor épo­ca pa­ra tra­tar y me­jo­rar el as­ma, por­que es un mo­men­to de aper­tu­ra, cuan­do el Chi se en­cuen­tra a flor de piel. La cu­ra co­mien­za con la prác­ti­ca de Tai Chi, Chi Kung y to­dos aque­llos ejer­ci­cios que per­mi­tan ma­ne­jar y ar­mo­ni­zar la ener­gía Yin-Yang y la res­pi­ra­ción.

Di­gi­to­pun­tu­ra pa­lia­ti­va

La es­ti­mu­la­ción con di­gi­to­pun­tu­ra de cier­tos pun­tos ener­gé­ti­cos (pue­de com­ple­men­tar­se con mo­xa), per­mi­ti­rá que el Chi cir­cu­le más flui­da­men­te me­jo­ran­do el pro­nós­ti­co, es­pa­cian­do la fre­cuen­cia y el te­nor de los ata­ques de as­ma. Los pun­tos a tra­tar pa­san to­dos por el me­ri­diano del pul­món, y son YuTi, (Fo­to 1) que pro­te­ge del frío in­terno; Tai Yuan, (Fo­to 2) que to­ni­fi­ca el pul­món, y Jing Qu, (Fo­to 3)que lo for­ta­le­ce. De­ben es­ti­mu­lar­se si­guien­do es­te or­den va­rias ve­ces al día, tan­to pa­ra pre­ve­nir co­mo pa­ra cal­mar un ata­que. En el ca­so de que se desee re­for­zar el tra­ta­mien­to con mo­xa ha­brá que te­ner en cuen­ta tam­bién otros pun­tos, co­mo Zhong Wan y el Guan Yuan, ubi­ca­dos cua­tro de­dos arri­ba y cua­tro de­ba­jo del om­bli­go, res­pec­ti­va­men­te.

Ali­vio na­tu­ral

En Chi­na se sue­le usar una cu­rio­sa com­bi­na­ción pa­ra ali­viar las cri­sis de as­ma que con­sis­te en be­ber una in­fu­sión por la ma­ña­na y co­mer un pos­tre por la no­che.

Hay que her­vir tres dien­tes de ajo y un tro­zo de jen­gi­bre cor­ta­do en fi­nas lá­mi­nas en una ta­za gran­de de agua, co­ci­nar 10 mi­nu­tos des­pués de que hier­va, de­jar re­po­sar y co­lar. Agre­gar­le una cu­cha­ra­da de azú­car o miel y to­mar­lo mien­tras es­te ca­lien­te. Si se pro­du­ce una cri­sis, hay que be­ber es­ta in­fu­sión por la ma­ña­na, y a la no­che com­ple­men­tar­la con una clá­si­ca com­po­ta de pe­ras lue­go de ce­nar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.