RU­TI­NA DE BA­GUA PA­RA HUE­SOS FUER­TES

TAO - Tomo III - - Nota De Tapa -

El Ba­gua es una de las dis­ci­pli­nas de Kung Fu in­terno que más be­ne­fi­cios apor­ta al or­ga­nis­mo. Sus mo­vi­mien­tos son sen­ci­llos, no re­quie­ren es­fuer­zo ni des­plie­gue fí­si­cos y se pue­de prac­ti­car a cual­quier edad, lo que lo con­vier­te en un com­ple­men­to vi­tal en ca­da eta­pa de la vi­da. “La ma­yo­ría de los maes­tros de Ba­gua vi­ven más de 90 años y al­gu­nos su­pe­ran los cien -re­la­ta el maes­tro Liu Min­gin­clu­so hu­bo uno que lle­gó en muy bue­nas con­di­cio­nes a los 118 años. Uno de mis maes­tros, Di Zhao Long, mu­rió a los 93, un año des­pués de ha­ber sa­li­do cam­peón mun­dial en una com­pe­ten­cia rea­li­za­da en Chi­na. La ra­zón es muy sen­ci­lla: con es­ta prác­ti­ca es po­si­ble man­te­ner la ener­gía in­ter­na muy fuer­te; ca­da vez que se com­ple­ta una se­rie de los mo­vi­mien­tos se pro­du­ce un in­ter­cam­bio de ener­gía in­ter­na (hue­so) y ex­ter­na (piel), que ayu­da a que la cir­cu­la­ción de ener­gía lle­gue has­ta la pro­fun­di­dad del cuer­po, es de­cir, has­ta los ór­ga­nos, múscu­los, hue­sos y mé­du­la. Cuan­do se pier­de es­te in­ter­cam­bio co­mien­za a de­bi­li­tar­se to­do el or­ga­nis­mo, no ol­vi­de­mos que la ener­gía sube y ba­ja a lo lar­go del día, del mis­mo mo­do que la ma­rea. Pa­ra que el cuer­po es­te sano es ne­ce­sa­rio que flu­yan los ca­mi­nos ener­gé­ti­cos”.

Es­ta prác­ti­ca es­tá es­pe­cial­men­te in­di­ca­da pa­ra pre­ve­nir el de­bi­li­ta­mien­to óseo, pro­ble­ma que sur­ge al­re­de­dor de los 40 años, es­pe­cial­men­te en las mu­je­res que co­mien­zan a tran­si­tar el cli­ma­te­rio. Pe­ro si bien ellas son las más afec­ta­das, los hom­bres no es­tán exen­tos de es­te pro­ble­ma y el se­den­ta­ris­mo sue­le agra­var­lo, por­que el te­ji­do óseo es me­ta­bó­li­ca­men­te ac­ti­vo; es de­cir, que per­ma­nen­te­men­te se for­man y des­tru­yen cé­lu­las, por lo tan­to la ac­ti­vi­dad fí­si­ca, en es­te ca­so el Ba­gua, fa­ci­li­ta es­ta fun­ción ha­cien­do que los hue­sos se man­ten­gan en me­jo­res con­di­cio­nes.

An­tes de to­mar la de­ter­mi­na­ción de co­men­zar con es­ta prác­ti­ca es im­por­tan­te sa­ber que re­quie­re cier­ta dis­ci­pli­na y cons­tan­cia: si se de­ci­de ha­cer­lo tres ve­ces por se­ma­na de­be cum­plir­se sin in­te­rrup­cio­nes. La fre­cuen­cia es fun­da­men­tal y cuan­to más tiem­po se le de­di­que más sa­tis­fac­to­rios se­rán los re­sul­ta­dos. Otro fac­tor a te­ner en cuen­ta es tra­tar de ha­cer­lo

Por sus mo­vi­mien­tos sen­ci­llos y de es­ca­sa de­man­da fí­si­ca, es la dis­ci­pli­na ideal pa­ra to­das las eta­pas de la vi­da, pe­ro ade­más acelera el in­ter­cam­bio ener­gé­ti­co in­terno y ex­terno, pre­vi­nien­do el de­bi­li­ta­mien­to óseo. Com­ple­men­tos na­tu­ra­les.

al aire li­bre, en lo po­si­ble al sol, ya que sus ra­yos ayu­dan a ge­ne­rar vi­ta­mi­na D, fun­da­men­tal pa­ra la ab­sor­ción del cal­cio.

Los ejer­ci­cios

El Ba­gua es una prác­ti­ca con la que se lo­gra el in­ter­cam­bio en­tre las ener­gías Yin y Yang, pe­ro pa­ra com­pren­der esa idea pri­me­ro hay que ver có­mo se re­la­cio­nan las ocho par­tes en las que los sa­bios chi­nos di­vi­die­ron al cuer­po hu­mano con los ocho tri­gra­mas (ver fi­gu­ra 1).

Así, Chen-Cie­lo (tres lí­neas en­te­ras) se re­la­cio­na con la ca­be­za, que to­ma la ener­gía del Cie­lo, por lo tan­to la ca­be­za tie­ne que es­tar bien en su po­si­ción arri­ba.. En el opues­to te­ne­mos Kun-Tierra (tres lí­neas par­ti­das), que se re­la­cio­na con los pies que con ca­da pa­so sos­tie­nen la ener­gía de la Tierra.

A la iz­quier­da Li-Fue­go (lí­nea en­te­ra, par­ti­da, en­te­ra), se re­la­cio­na con el pe­cho, que de­be ser am­plio y es­tar li­bre; su opues­to es Kan-Agua (par­ti­da, en­te­ra, par­ti­da), que se vin­cu­la con el ab­do­men lleno de Chi, que ali­men­ta al Dan­tien.

Zhen-Trueno (par­ti­da, par­ti­da, en­te­ra), re­pre­sen­ta al hom­bro que sos­tie­ne al Chi al­to, y su opues­to es Xun -Vien­to(en­te­ra, en­te­ra, par­ti­da), que se re­la­cio­na con las ro­di­llas que, co­mo los hom­bros, se man­tie­nen am­plias y co­mo si se es­tu­vie­se abra­zan­do con es­tos, afue­ra cu­bre a la Tierra y aden­tro sube al Cie­lo en for­ma de es­pi­ral. Dui – La­go (par­ti­da, en­te­ra, en­te­ra), se re­la­cio­na con el co­do, la mano y los de­dos, que se ubi­can en la di­rec­ción

“LA MA­YO­RÍA DE LOS MAES­TROS DE BA­GUA VI­VEN MÁS DE 90 AÑOS Y AL­GU­NOS SU­PE­RAN LOS CIEN, IN­CLU­SO HU­BO UNO QUE LLE­GÓ EN MUY BUE­NAS CON­DI­CIO­NES A LOS 118 AÑOS”.

del mo­vi­mien­to, y por úl­ti­mo te­ne­mos Ren-Mon­ta­ña (en­te­ra, par­ti­da, par­ti­da), que se vin­cu­la con la len­gua, que se ubi­ca apo­yan­do la pun­ta en el pa­la­dar y con­tro­la el Chi in­terno.

En­ten­di­do có­mo se re­la­cio­nan las par­tes del Ba­gua con el cuer­po hu­mano, vea­mos en­ton­ces los mo­vi­mien­tos, que se di­vi­den en dos par­tes, en la pri­me­ra se tra­ba­ja el in­ter­cam­bio de Yin, lo in­terno, la Tierra, lo que en­tra, y Yang, lo ex­terno, el Cie­lo, lo que cu­bre; se rea­li­zan en el lu­gar, sin des­pla­zar­se (fo­tos 1 a 11). En la se­gun­da, en cam­bio, se ejer­ci­ta la ca­mi­na­ta con mo­vi­mien­tos es­pe­cí­fi­cos (fo­tos 12 a 23).Al com­ple­tar ca­da se­rie de mo­vi­mien­tos to­dos los ele­men­tos se re­la­cio­nan y se com­ple­ta to­tal­men­te el in­ter­cam­bio de ener­gía.

Pri­me­ra par­te

1 Pa­ra­do, con la co­lum­na bien ali­nea­da, am­bos pies pa­ra­le­los y jun­tos, ha­cien­do coin­ci­dir los ta­lo­nes y los de­dos gor­dos. To­da la con­cen-

tra­ción se di­ri­ge a la plan­ta del pie, es de­cir la raíz del cuer­po; de­be sen­tir­se to­do el pe­so allí. La ener­gía en­tra por la ca­be­za, re­co­rre el cuer­po y sa­le por la raíz pa­ra to­mar con­tac­to con la Tierra y pe­ne­trar en ella. De es­ta ma­ne­ra se rea­li­za el in­ter­cam­bio de Yin y Yang. Al pi­sar, la Tierra es Yin y al sos­te­ner la ener­gía es Yang, que sube y se en­cuen­tra con los hue­sos.

2 Ex­ha­lar, fle­xio­nar las ro­di­llas y co­men­zar a ba­jar; sen­tir có­mo el Chi des­cien­de. Cuan­do se lle­ga al má­xi­mo de la ex­ha­la­ción, apro­ve­char la ener­gía de la Tierra que em­pu­ja pa­ra su­bir (el efec­to es co­mo si se es­tu­vie­ra sen­ta­do so­bre un re­sor­te).

3 Ins­pi­rar, y apro­ve­chan­do la ener­gía que sube, ha­cer un mo­vi­mien­to en for­ma de es­pi­ral de iz­quier­da a de­re­cha, abrien­do los bra­zos y sin­tien­do có­mo se ex­pan­de el pe­cho.

4 Su­bir al má­xi­mo has­ta que­dar mi­ran­do al fren­te y con los bra­zos abier­tos.

5 Con­ti­nuar ele­van­do los bra­zos has­ta se­ña­lar el cie­lo con la pun­ta de los de­dos, co­mo si se qui­sie­ra al­can­zar­lo.

6 Ins­pi­rar y gi­rar ha­cia el la­do iz­quier­do, siem­pre si­mu­lan­do un es­pi­ral con el cuer­po.

7 Ex­ha­lar, y apro­ve­chan­do el Chi que re­co­rre el cuer­po y ba­ja, fle­xio­nar las ro­di­llas y lle­gar has­ta aba­jo.

8 Ele­var­se len­ta­men­te, ins­pi­ran­do, con los pies jun­tos y los bra­zos abier­tos, am­plios, abrien­do el pe­cho.

9 Vol­ver con la mi­ra­da al fren­te y co­lo­car los bra­zos ali­nea­dos con el hom­bro y la pun­ta de los de­dos ha­cia ade­lan­te.

10 Fle­xio­nar los co­dos y acer­car las ma­nos; las pal­mas siem­pre ha­cia aba­jo.

11 Ba­jar nue­va­men­te ex­ha­lan­do has­ta el má­xi­mo; las pal­mas ha­cia aba­jo, a la al­tu­ra del Dan­tien, don­de se con­cen­tra el Chi.

Per­ma­ne­cer unos mi­nu­tos en es­ta pos­tu­ra, res­pi­ran­do en for­ma cons­cien­te; al ins­pi­rar sen­tir có­mo el Chi re­lle­na ca­da es­pa­cio del cuer­po y, al ex­ha­lar, sen­tir el in­ter­cam­bio de ener­gía.

Se­gun­da par­te

12 Ins­pi­rar ex­pan­dir el

cuer­po, le­van­tan­do le­ve­men­te el pie iz­quier­do. El cen­tro de gra­ve­dad de­be re­cli­nar so­bre el pie de­re­cho, es de­cir, es el que sos­ten­drá el pe­so del cuer­po. Am­bas pal­mas ha­cia aba­jo, a la al­tu­ra de Dan­tien.

13 Ex­ha­lar y des­pla­zar el pie iz­quier­do has­ta ade­lan­te, siem­pre de­be man­te­ner­se un mí­ni­mo de fle­xión, nun­ca se de­be hi­per­ex­ten­der las pier­nas. Cuan­to más se fle­xio­na la pier­na de­re­cha más lar­go se­rá el pa­so que se pue­da dar con la pier­na iz­quier­da; si se fle­xio­na me­nos la de­re­cha, el pa­so se­rá más cor­to.

14 In­ha­la y se pa­sa el pe­so ha­cia el pie iz­quier­do que­dan­do en és­te el cen­tro de gra­ve­dad.

15 El pie de­re­cho va ha­cia de­lan­te, se jun­ta con el iz­quier­do, el cen­tro de gra­ve­dad es­tá el el pie iz­quier­do. To­do es­to se rea­li­za con la mis­ma ins­pi­ra­ción.

16 Des­pla­zar el pie de­re­cho, ex­ha­lar.

17 Ins­pi­rar, mo­ver el cuer­po ha­cia ade­lan­te pa­san­do el pe­so a la pier­na de­re­cha y jun­tan­do la pier­na iz­quier­da, am­bos que­dan jun­tos, las ro­di­llas fle­xio­na­das y el cen­tro de gra­ve­dad en el pie de­re­cho.

18 Ex­ha­lar, lle­var el pie iz­quier­do ha­cia de­lan­te, el pe­so del cuer­po en el pie de­re­cho.

19 Ins­pi­rar, el pie iz­quier­do que­da en el lu­gar, se avan­za ha­cia ade­lan­te has­ta que el pe­so es­té en la pier­na iz­quier­da y se jun­ta el pie de­re­cho.

20 Ex­ha­lar y avan­zar el pie de­re­cho. Es im­por­tan­te que

“CA­DA SE­RIE COM­PLE­TA PRO­DU­CE UN IN­TER­CAM­BIO DE ENER­GÍA IN­TER­NA (HUE­SO) Y EX­TER­NA (PIEL), QUE AYU­DA A QUE LA CIR­CU­LA­CIÓN DE ENER­GÍA LLE­GUE HAS­TA LA PRO­FUN­DI­DAD DEL CUER­PO.”

cuan­do pa­se por el me­dio se jun­ten bien los to­bi­llos y los de­dos del pie.

21 Ins­pi­rar y des­pla­zar el pie de­re­cho.

22 Ex­ha­lar, avan­zar con el iz­quier­do.

23 In­ha­lar, pa­sar el pe­so ha­cia ade­lan­te y jun­tar am­bos pies y ubi­car los bra­zos al per­fil del cuer­po. En es­te mo­men­to el pe­so se en­cuen­tra pa­re­jo en am­bos pies,

Per­ma­ne­cer un mo­men­to

In­fu­sión for­ta­le­ce­do­ra

“Uno de mis maes­tros de Ba­gua, quien tam­bién era mé­di­co taoís­ta, so­lía to­mar un té es­pe­cial pa­ra te­ner ma­yor ener­gía en la prác­ti­ca y es­ti­mu­lar al Chi pa­ra que lle­gue has­ta la mé­du­la de los hue­sos”. Si bien se tra­ta de un se­cre­to en­tre ami­gos, el maes­tro Liu Ming quie­re com­par­tir con sus lec­to­res es­te bre­ba­je na­tu­ral que, jun­to a la prác­ti­ca, ha­rá po­si­ble te­ner hue­sos sa­lu­da­bles. El prin­ci­pal efec­to de es­tos in­gre­dien­tes es re­for­zar el Chi y la san­gre y, a par­tir de allí, se ge­ne­ra más vi­ta­li­dad, lo­grán­do­se un me­jor in­ter­cam­bio ener­gé­ti­co y, por lo tan­to, el for­ta­le­ci­mien­to del te­ji­do óseo.

Pa­ra ha­cer­lo hay que co­lo­car 5 gra­mos de Huang Qi (as­trá­ga­lo), 8 de Gou Ji (ba­yas de Go­yi), 3 de Xi Yang Shen (gin­seng ame­ri­cano, va­rie­dad con más ener­gía Yin) y 5 de Huang Jing en un re­ci­pien­te y cu­brir­los con agua hir­vien­do, de­jar re­po­sar, co­lar y be­ber to­do. El pro­ce­di­mien­to se pue­de re­pe­tir a los lar­go del día siem­pre con los mis­mos in­gre­dien­tes, has­ta que es­tos ha­yan per­di­do su sa­bor, es de­cir su esen­cia.

Lác­teos y cal­cio

Pa­ra la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na la in­ges­ta ex­ce­si- va de lác­teos no ga­ran­ti­za la acu­mu­la­ción de cal­cio, por­que se­gún su teo­ría la cla­ve pa­ra que es­to ocu­rra es­tá en el in­ter­cam­bio Yin-Yang. El maes­tro Liu Ming lo ex­pli­ca con un ejem­plo prác­ti­co: “Cuan­do en un país se per­mi­ten las im­por­ta­cio­nes de pro­duc­tos en for­ma in­dis­cri­mi­na­da, la pro­duc­ción na­cio­nal no cre­ce, se es­tan­ca; en cam­bio, cuan­do se rea­li­za en for­ma re­gu­la­da, se es­ti­mu­la la pro­duc­ción lo­cal. Cuan­do al cuer­po in­gre­san pro­duc­tos que reemplazan a aque­llos de­be pro­du­cir na­tu­ral­men­te és­te de­ja de ha­cer­lo. Por eso la cla­ve es­tá en es­ti­mu­lar, no en re­em­pla­zar. Y es­to es pre­ci­sa­men­te lo que ha­cen la prác­ti­ca de es­ta ru­ti­na de Ba­gua y un buen té”.

Ade­más, en el ca­so de la le­che, se de­be te­ner en cuen­ta la ener­gía per­so­nal: cuan­do pre­va­le­ce el Yang pue­de re­sul­tar beneficiosa, pe­ro si pre­do­mi­na la Yin, pue­de ba­jar de­ma­sia­do el Chi.

La le­che de so­ja y sus de­ri­va­dos, co­mo el to­fu, son un buen su­ce­dá­neo, ya que for­ta­le­cen al ri­ñón, en­car­ga­do de es­ti­mu­lar la for­ma­ción de la mé­du­la ósea

“ES­TA PRÁC­TI­CA RE­QUIE­RE DIS­CI­PLI­NA Y CONS­TAN­CIA: SI SE DE­CI­DE HA­CER­LO TRES VE­CES POR SE­MA­NA DE­BE CUM­PLIR­SE SIN IN­TE­RRUP­CIO­NES. LA FRE­CUEN­CIA ES FUN­DA­MEN­TAL.”

Fi­gu­ra 1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.