LA SAL DE LA VI­DA

TAO - Tomo III - - Alimentación -

Así co­mo el fue­go mar­có el ini­cio de la ci­vi­li­za­ción, la sal con­tri­bu­yó con su ex­pan­sión, ya que al ser un ele­men­to in­dis­pen­sa­ble pa­ra la con­ser­va­ción de los ali­men­tos per­mi­tió que la gen­te se tras­la­de de un lu­gar a otro, im­pul­san­do el in­ter­cam­bio co­mer­cial y cul­tu­ral. En la an­ti­güe­dad era muy pre­cia­da y uti­li­za­da co­mo bien de cam­bio, de allí el ori­gen de la pa­la­bra sa­la­rio, que re­fie­re a la re­tri­bu­ción que se ob­tie­nen por el tra­ba­jo.

Se­gún se sa­be, en la zo­na de Chi­na Cen­tral, (la sal ya era uti­li­za­da en el Si­glo III a. C), la ob­te­nían de mi­nas Ling Bing. Prin­ci­pal­men­te se la uti­li­za­ba pa­ra con­ser­var los ali­men­tos y una de las téc­ni­cas em­plea­das era la fer­men­ta­ción, que con­sis­tía en co­lo­car ca­pas del pro­duc­to (in­clu­so ver­du­ras) in­ter­ca­la­do con gran­des can­ti­da­des de sal y es­pe­cias; la sal­sa de so­ja se ob­tie­ne de es­ta ma­ne­ra.

Des­de el pun­to de vis­ta nu­tri­cio­nal, la sal no pue­de fal­tar en la die­ta dia­ria. “Es fun­da­men­tal pa­ra el desa­rro­llo de la vi­da y la sa­lud, sin ella el me­ta­bo­lis­mo se vol­ve­ría len­to y la ener­gía de in­ter­cam­bio se de­bi­li­ta­ría; si no se in­gie­re sal, no se tie­nen fuer­zas, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming.

Des­de lue­go, las can­ti­da­des a con­su­mir de­pen­de­rán del tra­ba­jo fí­si­co que se reali­ce, re­cor­de­mos que al trans­pi­rar se pier­de sal, por lo tan­to a ma­yor pér­di­da más es lo que de­be in­cor­po­rar­se.

La me­di­ci­na taoís­ta fun­da- men­ta su uso ex­pli­can­do que tie­ne con­tac­to di­rec­to con el ri­ñón, ór­gano que ate­so­ra la ener­gía de ori­gen, y que el sa­bor sa­la­do lle­ga a la pro­fun­di­dad del cuer­po. La sal per­te­ne­ce al ele­men­to agua es de­cir el nú­me­ro uno, (al su­mar nú­me­ros lo­gra­mos di­fe­ren­tes ci­fras, pe­ro to­das ellas con­tie­nen al 1), for­ma par­te de to­dos los de­más, es el pun­to de par­ti­da y el co­mien­zo de la ener­gía. La Tierra es el úni­co pla­ne­ta co­no­ci­do en el que hay agua, es de­cir que te­ne­mos el ele­men­to 1 y eso es lo que nos di­fe­ren­cia del res­to de las es­tre­llas. Si no hay uno, la vi­da no exis­te. Nues­tro pla­ne­ta es­tá cu­bier­to de agua sa­la­da en ma­yor pro­por­ción que dul­ce y es­ta agua sos­tie­ne la vi­da”.

Pa­ra es­ta me­di­ci­na orien­tal la sal cons­ti­tu­ye un in­gre­dien­te pri­mor­dial en la pre­pa­ra­ción de al­gu­na de sus re­ce­tas, que dis­cri­mi­na cui­da­do­sa­men­te las hier­bas uti­li­za­das en fi­to­te­ra­pia se­gún sus sa­bo­res y las apli­ca pa­ra cu­rar ór­ga­nos o en­fer­me­da­des par­ti­cu­la­res. Por ejem­plo, pa­ra tra­tar al hí­ga­do es ne­ce­sa­rio des­per­tar la ener­gía del ri­ñón y la sal cum­ple esa fun­ción es­pe­cí­fi­ca.

Cuan­do no se con­su­me sal la ener­gía ba­jas; es­to no sig-

Aun­que pa­ra la me­di­ci­na oc­ci­den­tal el ex­ce­so de so­dio es pe­li­gro­so, el Yén es la cuar­ta de las sie­te ne­ce­si­da­des bá­si­cas que los sa­bios taoís­tas ca­ta­lo­ga­ron co­mo in­dis­pen­sa­bles pa­ra te­ner una vi­da sa­lu­da­ble y fe­liz. La ra­zón del equi­li­brio.

ni­fi­ca que se de­ba in­ge­rir en ex­ce­so, ya que tam­bién da­ría lu­gar a des­equi­li­brios or­gá­ni­cos. “La sal tam­bién pue­de prender el Fue­go en ex­ce­so: si el Yin lle­ga más pro­fun­do, el Yang sube. El ele­men­to Agua (ri­ñón) es Yin y el Fue­go (co­ra­zón) es Yang, es­tos dos ele­men­tos se en­cuen­tran en la­dos opues­tos del Ba­gua, man­tie­nen una re­la­ción di­rec­ta don­de si cre­ce uno, cre­ce el otro, en cuan­to más so­dio se con­su­ma, más se le­van­ta­rá el Chi del co­ra­zón. Cuan­do la sal le lle­ga al ri­ñón, su ener­gía sube afec­tan­do al co­ra­zón que se irri­ga con san­gre, que es sa­la­da, es de­cir, que am­bos tie­nen una re­la­ción di­rec­ta. La cla­ve es el equi­li­brio, ni más ni me­nos que eso”.

La trans­pi­ra­ción es con­si­de­ra­da por la me­di­ci­na chi­na co­mo el lí­qui­do del co­ra­zón, por­que se pro­du­ce a par­tir de

los lí­qui­dos fi­sio­ló­gi­cos que tie­nen un ori­gen co­mún en su for­ma­ción con la san­gre, que se ri­ge por el co­ra­zón; a su vez, el su­dor se pro­du­ce por la ac­ti­vi­dad de la ener­gía Yang so­bre los lí­qui­dos de la san­gre. Co­mo ve­mos, el so­dio y el co­ra­zón es­tán ín­ti­ma­men­te li­ga­dos y ge­ne­ran de­seos re­la­cio­na­dos con es­te ór­gano, la es­ti­mu­la­ción im­pli­ca te­ner “ga­nas de ha­cer” y de re­la­cio­nar­se con el en­torno, ge­ne­ran­do una per­so­na­li­dad más ex­tro­ver­ti­da e in­ten­sa. Por esa ra­zón, los mon­jes no con­su­men ali­men­tos sa­la­dos ni con­di­men­ta­dos, so­la­men­te sua­ves, ya que tra­tan de evi­tar que su ener­gía se des­plie­gue y el de­seo apa­rez­ca. Es­to les otor­ga tran­qui­li­dad y me­nos co­ne­xión con el mun­do ex­terno. “Las per­so­nas que no co­men sal tie­nen un ca­rác­ter más re­traí­do. La sal es el sa­bor más im­por­tan­te, con­si­de­ra­do el “rey de to­dos los sa­bo­res”, por la cul­tu­ra chi­na. Cuan­do lle­gué a la Ar­gen­ti­na me sor­pren­dió ver que se le agre­ga a to­do, has­ta al arroz, co­sa que en mi país se­ría im­pen­sa­do, tan­to que allí se uti­li­za una fra­se gra­cio­sa pa­ra ca­ta­lo­gar una si­tua­ción o per­so­na mo­les­ta, se di­ce: ‘es arroz con sal’. Otra co­sa que me lla­mó la aten­ción fue que las per­so­nas en ge­ne­ral, co­no­ci­dos o no, sa­lu­da­ban al pa­sar. Es­to me ocu­rrió en Ca­ta­mar­ca, don­de vi­vía en ese mo­men­to. Lue­go, al ver su mo­do de ali­men­tar­se com­pro­bé que en gran par­te se de­bía al con­su­mo de sal”.

Pe­ro, co­mo afir­ma Liu Ming,“el equi­li­brio es la cla­ve”, por­que si se pier­de se des­en­ca­de­nan en­fer­me­da­des co­mo la hi­per­ten­sión, ya que el Chi del co­ra­zón sube. De to­das ma­ne­ras se de­be con­tro­lar el so­dio pe­ro nun­ca de­jar­lo to­tal­men­te, por­que la sal cum­ple un rol fun­da­men­tal en el pro­ce­so di­ges­ti­vo, de­bi­do a que trans­por­ta la ener­gía a la pro­fun­di­dad del cuer­po, es­ti­mu­lan­do a los ór­ga­nos. Si se anu­la el con­su­mo, el cuer­po no me­ta­bo­li­za co­rrec­ta­men­te los nu­trien­tes. “Es que la sal es co­mo una guía que qui­ta de don­de so­bra pa­ra co­lo­car don­de ha­ce fal­ta, en­tra al cuer­po y lo es­ti­mu­la a trans­pi­rar, pro­ce­so in­dis­pen­sa­ble pa­ra eli­mi­nar las to­xi­nas y los ex­ce­sos de mi­ne­ra­les”.

Des­in­to­xi­can­te del or­ga­nis­mo

Be­ber to­das las ma­ña­nas en ayu­nas un va­so de agua ti­bia con me­dia cu­cha­ra­di­ta de sal, ayu­da a de­pu­rar el or­ga­nis­mo y re­gu­la­ri­za el in­tes­tino. En la an­ti­güe­dad se cu­ra­ban las in­fec­cio­nes de es­tó­ma­go con es­te tra­ta­mien­to, que se com­ple­ta­ba in­du­cien­do el vó­mi­to ho­ras des­pués. Si la in­fec­ción era in­tes­ti­nal se pro­ce­día de la mis­ma ma­ne­ra, pe­ro de­jan­do que se eli­mi­ne, lue­go se be­bían va­rios va­sos de agua lim­pia. Otro de los be­ne­fi­cios de to­mar es­te pre­pa­ra­do por las ma­ña­nas es que in­du­ce a in­ge­rir ma­yor can­ti­dad de lí­qui­dos en el día, in­dis­pen­sa­bles pa­ra la bue­na hi­dra­ta­ción y pa­ra es­ti­mu­lar el fun­cio­na­mien­to de los ri­ño­nes. “Úni­ca­men­te se de­be ha­cer por la ma­ña­na en ayu­nas, si se be­be al me­dio día o a la no­che se con­vier­te en tó­xi­co, pro­vo­can­do ma­les­ta­res por­que el me­ta­bo­lis­mo no fun­cio­na de la mis­ma ma­ne­ra en otros ho­ra­rios”, re­co­mien­da el Maes­tro Liu Ming.

Usos prác­ti­cos

En la an­ti­güe­dad no exis­tían las pas­tas ni los ce­pi­llos den­ta­les, por eso pa­ra lim­piar­los se los fro­ta­ba los dien­tes con un de­do im­preg­na­do en sal fina, es­to no só­lo los lim­pia­ba sino que los for­ta­le­cía. “La sal evi­ta las ca­ries, in­fec­cio­nes y hon­gos; re­cuer­do que una per­so­na ma­yor de mi en­torno so­lía ha­cer­lo y, aún a edad muy avan­za­da, te­nía una den­ta­du­ra per­fec­ta, ”, cuen­ta Liu Ming.

Ha­cer­se bu­ches con agua y sal tam­bién soluciona las in­fec­cio­nes en dien­tes y en­cías; otra al­ter­na­ti­va es co­lo­car en la zo­na afec­ta­da un al­go­dón im­preg­na­do en agua y sal. Se pue­de pro­ce­der de la mis­ma ma­ne­ra cuan­do exis­te una he­ri­da en la piel e in­clu­so cu­brir­la di­rec­ta­men­te con sal fina unos mi­nu­tos.

Los ba­ños de pies en agua sa­la­da me­jo­ran las uñas en­car­na­das, cu­ran am­po­llas y el pie de atle­ta, en­tre otras co­sas. Ade­más, con­tri­bu­ye a me­jo­rar la cir­cu­la­ción cuan­do se sue­len te­ner siem­pre los pies fríos, ya que en ca­lor pe­ne­tra más pro­fun­do y la ener­gía cir­cu­la me­jor. Re­cor­de­mos que si los pies no tie­nen una tem­pe­ra­tu­ra ade­cua­da y cons­tan­te, se ge­ne­ra­ran pro­ble­mas in­tes­ti­na­les, gi­ne­co­ló­gi­cos y re­na­les, en­tre otros.

En Chi­na se sue­le be­ber un ex­qui­si­to ape­ri­ti­vo ca­se­ro pre­pa­ra­do con sal y la piel del na­bo. Pa­ra ha­cer­lo hay que la­var muy bien va­rios na­bos y lue­go pe­lar­los, co­lo­car­los en un re­ci­pien­te for­man­do una ca­pa y en­ci­ma co­lo­car­le sal, ajo pi­ca­do, ají mo­li­do, una cu­cha­ra­di­ta de azú­car y ju­go de li­món. Cu­brir muy bien y de­jar ma­ce­rar du­ran­te una se­ma­na en un lu­gar fres­co. Tam­bién pue­de uti­li­zar­se la piel de la za­naho­ria y de la chau­cha

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.