CUAN­DO DUE­LE EL OL­VI­DO

TAO - Tomo III - - Prevención -

El Alz­hei­mer es una en­fer­me­dad neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­va que, se­gún una de las hi­pó­te­sis de la me­di­ci­na oc­ci­den­tal, pro­du­ce cam­bios en el te­ji­do de cier­tas par­tes del ce­re­bro, pro­vo­can­do una pér­di­da pro­gre­si­va y cons­tan­te de ace­til­co­li­na, sus­tan­cia quí­mi­ca vi­tal pa­ra su nor­mal fun­cio­na­mien­to ya que es la que per­mi­te que las cé­lu­las ner­vio­sas se co­mu­ni­quen en­tre sí pa­ra desa­rro­llar las ac­ti­vi­da­des vin­cu­la­das al apren­di­za­je, la me­mo­ria y el pen­sa­mien­to. Se­gún el Ins­ti­tu­to de Neu­ro­cien­cias de la Fun­da­ción Favaloro, en la Ar­gen­ti­na es­te mal afec­ta a más de 400.000 per­so­nas.

En lí­neas Alz­hei­mer (lla­ma­do así por el Alois Alz­hei­mer, el nu­ró­lo­go ale­mán que lo des­cri­bió), se ma­ni­fies­ta se ma­ni­fies­ta des­pués de los 60 años y el ries­go au­men­ta con la edad; apro­xi­ma­da­men­te el cin­co por cien­to de hom­bres y mu­je­res de en­tre 65 y 74 años pue­den pa­de­cer­lo, mien­tras que en las per­so­nas que tie­nen más de 85 años el por­cen­ta­je al­can­za al cua­ren­ta por cien­to, apro­xi­ma­da­men­te. De to­das ma­ne­ras, exis­ten al­gu­nos ca­sos de desa­rro­llo pre­coz du­ran­te la ju­ven­tud.

La­men­ta­ble­men­te, a me­di­da que pa­sa el tiem­po el cua­dro em­peo­ra e in­ha­bi­li­ta a quie­nes la pa­de­cen a desa­rro­llar nor­mal­men­te sus ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas de­bi­do al es­ta­do de con­fu­sión men­tal, des­orien­ta­ción e im­po­si­bi­li­dad de ha­blar y

Si bien no exis­te has­ta el mo­men­to una cu­ra efec­ti­va, las ar­tes in­ter­nas chi­nas, co­mo el Tai Chi o Chi Kung, pro­me­ten una no­ta­ble me­jo­ra en la ca­li­dad de vi­da del pa­cien­te con Alz­hei­mer. Los diez sín­to­mas pa­ra te­ner en cuen­ta.

es­cri­bir en for­ma flui­da. “Re­cuer­do una an­ti­gua pu­bli­ci­dad de la te­le­vi­sión chi­na en la cual un hom­bre tra­ba­ja­ba muy du­ro en su al­ma­cén pa­ra po­der edu­car a su pe­que­ño hi­jo; ade­más se lo mos­tra­ba co­mo una per­so­na muy com­pa­si­va, na­die que tu­vie­ra ham­bre pa­sa­ba por su ne­go­cio sin lle­var­se al­go pa­ra co­mer, re­cuer­da Liu Ming.

Pa­sa­ron los años y el niño se con­vir­tió en una per­so­na muy im­por­tan­te, pe­ro el

pa­dre ha­bía ido ol­vi­dán­do­se de quién era, so­la­men­te te­nía al­gu­nos mo­men­tos de lu­ci­dez que apro­ve­cha­ba pa­ra es­cri­bir­le men­sa­jes a su hi­jo. En una de esas car­tas le pe­día per­dón por no po­der re­cor­dar­lo y le re­ve­la­ba dón­de se en­con­tra­ba un di­ne­ro que ha­bía aho­rra­do to­da la vi­da pa­ra dár­se­lo a él. Por su­pues­to, el men­sa­je era que no im­por­ta lo que ocu­rra, nun­ca de­be­mos ol­vi­dar a nues­tros pa­dres por­que ellos dan to­do por no­so­tros.

Con es­ta his­to­ria quie­ro ejem­pli­fi­car que mu­chas ve­ces po­ne­mos to­das nues­tras ener­gías en el tra­ba­jo y des­cui­da­mos nues­tra sa­lud y es­to de­fi­ni­ti­va­men­te, no es una bue­na idea, aun­que las ra­zo­nes sean tan no­bles co­mo las del se­ñor de la pu­bli­ci­dad”.

El ori­gen

Des­de el pun­to de vis­ta de la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na la pér­di­da de la me­mo­ria se re­la­cio­na di­rec­ta­men­te con el ba­zo, ór­gano que fun­cio­na co­mo un al­ma­cén de los nu­trien­tes del cuer­po y ge­ne­ra­dor de Chi y san­gre. Su de­te­rio­ro es lo que ge­ne­ra la en­fer­me­dad de Alz­hei­mer, pe­ro no en for­ma ais­la­da. Vea­mos: se­gún la ubi­ca­ción de los cin­co ele­men­tos en el Tai Chi (se lee de aba­jo a arri­ba y de iz­quier­da a de­re­cha) pri­me­ro es­tá el Agua (ri­ñón), se­gun­do el Fue­go (co­ra­zón), ter­ce­ro la Ma­de­ra (hí­ga­do), cuar­to el Me­tal (pul­món) y quinto la Tierra (ba­zo), en­ton­ces si el Agua no se cui­da, el Fue­go no fun­cio­na, la Ma­de­ra no desa­rro­lla, el Me­tal se es­tan­ca y al lle­gar a la Tierra la ener­gía es in­efi­cien­te. “Cuan­do se lle­ga a es­te pun­to la cu­ra es muy di­fí­cil: la ca­sa ya se que­mó, y aun­que el in­cen­dio se de­ten­ga el da­ño es­tá he­cho, por eso la pre­ven­ción es tan im­por­tan­te. Un gran mé­di­co es aquel que cu­ra las en­fer­me­da­des que aún no exis­ten, es de­cir el que las pre­vie­ne. Es ne­ce­sa­rio pen­sar en el fu­tu­ro; du­ran­te la ju­ven­tud di­fí­cil­men­te se pa­dez­can en­fer­me­da­des gra­ves, pe­ro pa­ra que es­to no ocu­rra el cuer­po de­be uti­li­zar la ener­gía de re­ser­va, el pro­ble­ma sur­ge cuan­do esa ener­gía se ago­ta”, des­ta­ca Liu Ming.

En cuan­to a los mo­ti­vos que ge­ne­ran es­te de­te­rio­ro de los ór­ga­nos se en­cuen­tran la fal­ta de des­can­so, la ma­la ali­men­ta­ción y las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas.

Co­mo es una en­fer­me­dad pro­gre­si­va, una vez diag­nos­ti­ca­do el Alz­hei­mer es di­fí­cil de cu­rar, aun­que no im­po­si­ble, de­pen­de de ca­da per­so­na y de su vo­lun­tad pa­ra cam­biar há­bi­tos no­ci­vos di­fí­ci­les de erra­di­car. “Ge­ne­ral­men­te los pri­me­ros sín­to­mas apa­re­cen cer­ca de los 60 años, es de­cir, lue­go de cum­plir un ci­clo com­ple­to du­ran­te el cual tal vez co­me­ti­mos al­gu­nos erro­res que fue­ron de­bi­li­tan­do al or­ga­nis­mo. En la edi­ción nú­me­ro 17 de re­vis­ta Tao les ha­blé de ˝las 7 cla­ves de la bue­na vi­da˝, Yin, Shi, Qi, Ju, Han, Re y Qing Zhi y pue­do ase­gu­rar­les que res­pe­tán­do­las es po­si­ble evi­tar tan­to es­ta co­mo to­das las en­fer­me­da­des y pre­ser­var de da­ños pro­fun­dos al or­ga­nis­mo”.

Tra­ta­mien­tos que ayu­dan

Pa­ra lo­grar una me­jo­ría sus­tan­cial es ne­ce­sa­rio op­ti­mi­zar las fun­cio­nes del ri­ñón y la cla­ve pa­ra ello es evi­tar be­ber lí­qui­dos fríos. La ra­zón es muy sen­ci­lla: ba­ja ex­ce­si­va­men­te el Fue­go del cuer­po y, a par­tir de allí se al­te­ra el ci­clo de los

cin­co ele­men­tos. “En es­te mun­do hay dos ca­mi­nos, el de la paz pa­ra lle­gar a Dios o el del dia­blo, pla­ga­do de pro­ble­mas. ¿Dón­de es­tá el dia­blo? En una ga­seo­sa fría con hie­lo o en la ne­ce­si­dad de dor­mir con aire acon­di­cio­na­do o ven­ti­la­dor, por ejem­plo”. Una vez ar­mo­ni­za­do el ri­ñón, el res­to se va aco­mo­dan­do na­tu­ral­men­te.

La acu­pun­tu­ra tam­bién pue­de ser de gran ayu­da pa­ra equi­li­brar y abrir los ca­na­les ener­gé­ti­cos, siem­pre que la apli­que un es­pe­cia­lis­ta, cla­ro.

Otra de las re­co­men­da­cio­nes, tan­to por par­te de la me­di­ci­na orien­tal co­mo de la oc­ci­den­tal, es la prác­ti­ca de ejer­ci­cios chi­nos don­de se tra­ba­je la par­te in­ter­na del cuer­po (Tai Chi, Chi Kung, etc.) pa­ra mo­vi­li­zar la ener­gía y reac­ti­var las fun­cio­nes de to­dos los ór­ga­nos. Se­gún las con­clu­sio­nes de un es­tu­dio rea­li­za­do por la Uni­ver­si­dad de Illi­nois (EE.UU.), don­de se eva­luó la con­ve­nien­cia del tra­ta­mien­to mul­ti­dis­ci­pli­na­rio, es de­cir, con­tem­plan­do tan­to el as­pec­to fí­si­co co­mo el men­tal del pa­cien­te, prac­ti­car ar­tes mar­cia­les y ejer­ci­cios chi­nos tra­di­cio­na­les pue­de re­tra­sar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la apa­ri­ción del mal de Alz­hei­mer. En el tra­ba­jo rea­li­za­do se pro­pu­so a los par­ti­ci­pan­tes a que asis­tan a gru­pos de apo­yo y se­sio­nes de Chi Kung y Tai Chi. Trans­cu­rri­das 20 se­ma­nas de tra­ta­mien­to ha­bían res­ta­ble­ci­do al­gu­nas de las fun­cio­nes fí­si­cas e in­te­lec­tua­les, se re­gis­tra­ron efec­tos po­si­ti­vos en el as­pec­to cog­ni­ti­vo y psi­co­ló­gi­co, ga­nan­do en au­to­es­ti­ma y en fun­cio­nes que in­clu­yen la com­pren­sión.

La me­di­ta­ción tam­bién es otra de las prác­ti­cas re­co­men­da­das tan­to por la medina oc­ci­den­tal co­mo por la chi­na, que coin­ci­den en afir­mar que in­cre­men­ta el flu­jo san­guí­neo al ce­re­bro, in­dis­pen­sa­ble pa­ra man­te­ner sa­nas a las neu­ro­nas, me­jo­ra las ca­pa­ci­da­des re­la­cio­na­das con la me­mo­ria y el apren­di­za­je y evi­ta el avan­ce de la en­fer­me­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.