5 RE­ME­DIOS CON LI­MÓN

TAO - Tomo III - - Salud -

Es uno de los cí­tri­cos más co­no­ci­dos y uti­li­za­dos, es­pe­cial­men­te en la co­ci­na co­mo con­di­men­to o pa­ra ela­bo­rar be­bi­das; sin em­bar­go, no mu­chos sa­ben que en ca­da tro­zo de li­món se en­cuen­tra la so­lu­ción pa­ra un sin fin de do­len­cias y que tan­to el fru­to co­mo la raíz de la plan­ta son uno de los prin­ci­pa­les in­gre­dien­tes de las re­ce­tas na­tu­ra­les de la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na.

El li­món tie­ne sa­bor áci­do y dul­ce a la vez, es de na­tu­ra­le­za in­ter­me­dia; lo áci­do se re­la­cio­na con la pri­ma­ve­ra y la ener­gía del desa­rro­llo, es de­cir, es­ti­mu­la las de­fen­sas del or­ga­nis­mo, in­mu­ni­zán­do­lo. Pe­ro tam­bién tie­ne in­fluen­cia so­bre el hí­ga­do. “Pu­de com­pro­bar que en la Ar­gen­ti­na los pro­ble­mas de ve­sí­cu­la son muy co­mu­nes, pe­ro lo que mu­chos no sa­ben es que pue­den ali­viar­se fá­cil­men­te si se to­ma ju­go de li­món en ayu­nas to­dos los días, ya que es­ti­mu­la la ener­gía en es­ta vís­ce­ra pa­ra que tra­ba­je me­jor”, re­co­mien­da Liu Ming.

Otra ca­rac­te­rís­ti­ca in­tere­san­te de es­te cí­tri­co es que sube el Chi pe­ro no el

Fue­go, por lo tan­to fun­cio­na en igual me­di­da pa­ra ar­mo­ni­zar el or­ga­nis­mo de per­so­nas con ener­gía Yang o Yin.

Su in­fluen­cia al­can­za al me­ri­diano de pul­món y al del es­tó­ma­go; a tra­vés del pri­me­ro trans­for­ma y eli­mi­na las fle­mas, li­be­ran­do los bron­quios y ali­vian­do la tos. Por la otra par­te ac­túa co­mo un ex­ce­len­te di­ges­ti­vo que di­lu­ye las gra­sas cuan­do se lo adi­cio­na du­ran­te la coc­ción de carnes ro­jas, po­llo, cer­do o pes­ca­do. Ade­más de me­jo­rar su sa­bor, fa­ci­li­ta la di­ges­tión y evi­ta que se ten- ga sed du­ran­te la co­mi­da, lo cual es muy con­ve­nien­te se­gún la me­di­ci­na chi­na, que acon­se­ja no be­ber lí­qui­dos du­ran­te las co­mi­das pa­ra evi­tar la dis­ten­ción ab­do­mi­nal.

La me­di­ci­na chi­na lo re­co­mien­da pa­ra ali­viar la aci­dez es­to­ma­cal y a las em­ba­ra­za­das sue­len in­di­car­le be­ber me­dio va­so de ju­go de li­món cuan­do pa­de­cen náu­seas y vó­mi­tos en el pri­mer tri­mes­tre.

Tam­bién se lo usa pa­ra es­ti­mu­lar el ape­ti­to en ca­sos de sa­cie­dad cró­ni­ca, y su al­to con­te­ni­do de vi­ta­mi­na C lo con­vier­ten en un alia­do in­dis­pen­sa­ble pa­ra man­te­ner la sa­lud de los hue­sos y de la piel, por­que es esen­cial pa­ra la pro­duc­ción de co­lá­geno, que con­ser­va la elas­ti­ci­dad, y an­ti­oxi­dan­tes que la pro­te­gen pre­vi­nien­do su en­ve­je­ci­mien­to.

Es el cí­tri­co fa­vo­ri­to de la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na por­que sube el Chi sin ele­var el Fue­go, lo que lo tor­na neu­tro pa­ra tra­tar per­so­nas Yin o Yang. Ac­túa so­bre los me­ri­dia­nos del pul­món y del es­tó­ma­go, ali­vian­do tan­to pro­ble­mas di­ges­ti­vos co­mo res­pi­ra­to­rios.

Vir­tu­des de la raíz

La raíz del li­mo­ne­ro tie­ne sa­bor amar­go y pi­can­te y por su ca­rac­te­rís­ti­ca ti­bia se uti­li­za pa­ra op­ti­mi­zar la cir­cu­la­ción de la ener­gía. En ge­ne­ral fun­cio­na co­mo un anal­gé­si­co, pe­ro tam­bién con­tro­la el as­ma, me­jo­ra la her­nia in­gui­nal y ali­via la in­fla­ma­ción de los tes­tícu­los en ca­so de trau­ma­tis­mos o gol­pes.

Pa­ra uti­li­zar­la pri­me­ro hay que pre­pa­rar­la y pa­ra ello se pue­de de­jar se­car al sol o po­ner­la en el horno. Otro mé­to­do es her­vir­la pri­me­ro con vino de arroz y lue­go se­car­la, en es­te ca­so su efec­to anal­gé­si­co se­rá más po­de­ro­so. Si se quie­re apro­ve­char me­jor su ener­gía, en­ton­ces de­be­rá se­car­se en un wok jun­to con un pu­ña­do de sal grue­sa.

En to­dos los ca­sos al mo­men­to de uti­li­zar­la se de­be rehi­dra­tar con agua hir­vien­do, a ra­zón de una cu­cha­ra­di­ta en una ta­za de agua.

Re­ce­tas ma­gis­tra­les

Las pro­pie­da­des del li­món son tan­tas y tan di­sí­mi­les que se­gún có­mo se lo pro­ce­se o con qué se lo com­bi­ne sus fun­cio­nes cam­bian to­tal­men­te, y pue­den apro­ve­char­se des­de pa­ra ba­jar la pre­sión ar­te­rial o ali­viar do­lo­res de gar­gan­ta o has­ta pa­ra cor­tar la dia­rrea. Aquí mos­tra­mos las cin­co pre­pa­ra­cio­nes prin­ci­pa­les:

1 Co­lo­car en un re­ci­pien­te 1 li­món en­te­ro y 10 Bi Qui (chu­fa), cu­brir con agua y her­vir has­ta que los fru­tos es­tén tier­nos. Co­mer una vez al día.

Es­ta pre­pa­ra­ción es ap­ta pa­ra ba­jar la pre­sión ar­te­rial, cu­rar el do­lor de gar­gan­ta y me­jo­rar la pro­duc­ción de sa­li­va en pa­cien­tes con sín­dro­me de­bo­ca se­ca.

2 Her­vir va­rios li­mo­nes en­te­ros has­ta que es­tén tier­nos, re­ti­rar­les la piel y se­car la pul­pa al sol; lue­go guar­dar­los en un fras­co con sal. Cuan­do más tiem­po de es­ta­cio­na­mien­to, me­jor. Al mo­men­to de usar­lo cor­tar en tro­zos pe­que­ños un li­món, agre­gar­le agua hir­vien­do, co­mer y be­ber to­do.

Ar­mo­ni­za el es­tó­ma­go, des­in­fla­ma en ge­ne­ral y me­jo­ra la di­ges­tión, es­pe­cial­men­te cuan­do lue­go de co­mer el vien­tre se po­ne du­ro; cor­ta la dia­rrea y cal­ma los vó­mi­tos y ali­via la gas­tro­en­te­ri­tis.

3 Pi­car la pul­pa de un li­món fres­co y co­ci­nar­lo sin agua a fue­go len­to has­ta que su con­sis­ten­cia se tor­ne ge­la­ti­no­sa, de­jar en­friar y agre­gar­le 2 cu­cha­ra­das de azú­car. Co­lo­car bien ta­pa­do en un fras­co de vi­drio y con­ser­var en la he­la­de­ra.

Usar una cu­cha­ra­di­ta de es­ta mez­cla en un va­so de agua ti­bia. Be­ber dos ve­ces al día.

Ba­ja el Fue­go in­terno, me­jo­ra la se­que­dad con­ti­nua en la bo­ca; ideal pa­ra los días de ca­lor ex­ce­si­vo cuan­do no se sien­ten ga­nas de co­mer y pa­ra cor­tar las náu­seas.

Por otra par­te for­ta­le­ce los em­ba­ra­zos, me­jo­ra las con­trac­cio­nes, ya que evi­ta la apa­ri­ción de pér­di­das y abor­tos es­pon­tá­neos.

4 Ma­ce­rar du­ran­te 24 ho­ras 500 gra­mos de li­món, sin cás­ca­ra ni se­mi­llas, con 250 gra­mos de azú­car, lue­go co­ci­nar a fue­go len­to has­ta que es­pe­se. Con­ser­var un fras­co de vi­drio con ta­pa.

Uti­li­zar cuan­do se ten­ga inape­ten­cia, fal­ta de sa­li­va­ción, pa­ra re­gu­lar la dia­be­tes o con­tra las náu­seas y los vó­mi­tos en el em­ba­ra­zo.

5 Par­tir un li­món fres­co al me­dio, co­lo­car­lo en una ta­za o fras­co, agre­gar­le agua hir­vien­do y con una cu­cha­ra de ma­de­ra, apre­tar­lo bien has­ta que suel­te to­do su ju­go y el acei­te de su cás­ca­ra; cuan­do ba­je la tem­pe­ra­tu­ra a 50 °, apro­xi­ma­da­men­te, agre­gar­le una cu­cha­ra­da de miel. Be­ber­lo en ayu­nas a dia­rio.

De­sin­to­xi­ca al or­ga­nis­mo, ya que ha­ce fluir la ener­gía del hí­ga­do; tam­bién me­jo­ra el fun­cio­na­mien­to de la ve­sí­cu­la, re­gu­la­ri­za el in­tes­tino, me­jo­ra el co­lon irri­ta­ble y acla­ra la vi­sión por­que se re­la­cio­na di­rec­ta­men­te con la ener­gía del hí­ga­do. El acei­te que con­tie­ne en la cás­ca­ra me­jo­ra no­ta­ble­men­te la piel.

Por úl­ti­mo, el maes­tro Liu Ming re­ve­la uno de sus se­cre­tos re­la­cio­na­dos con el li­món:

“Es una re­ce­ta muy an­ti­gua que con­sis­te en ma­ce­rar un li­món en­te­ro con sal du­ran­te 24 ho­ras, con eso lue­go se pre­pa­ra un té mez­clán­do­lo con agua hir­vien­do y lue­go se be­be. Es­ta in­fu­sión es ideal pa­ra ha­cer que EL CHI flU­YA ME­JOR POR TO­DO el or­ga­nis­mo”, con­clu­ye el maes­tro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.