CU­RA CHI­NA CON­TRA LAS VERRUGAS

TAO - Tomo III - - Estética -

La me­di­ci­na oc­ci­den­tal de­fi­ne a las verrugas co­mo le­sio­nes cu­tá­neas que so­bre­sa­len de la su­per­fi­cie de la piel cons­ti­tu­yen­do pe­que­ños tu­mo­res be­nig­nos. Las hay de di­fe­ren­tes ti­pos y va­rie­da­des y al­gu­nas es­tán re­la­cio­na­das con el vi­rus del pa­pi­lo­ma hu­mano (HPV), for­ma pre­coz de cier­tos ti­pos de cán­cer. Pa­ra cla­si­fi­car­las se tie­ne en cuen­ta su for­ma y el lu­gar en don­de se localizan y de ello de­pen­de­rá el tra­ta­mien­to a se­guir. Las más fre­cuen­tes son las lla­ma­das verrugas fi­li­for­mes, que se ca­rac­te­ri­zan por ser pe­que­ñas, alar­ga­das y de po­co diá­me­tro. Ge­ne­ral­men­te se las con­si­de­ra be­nig­nas, aun­que se ori­gi­nan por un vi­rus e in­clu­so pue­den con­ta­giar­se a otras zo­nas del cuer­po, es­pe­cial­men­te cuan­do se las las­ti­ma y lue­go se to­ca otra par­te de la piel. Pue­den apa­re­cer de a una o agru­pa­das en zo­nas y pa­ra su tra­ta­mien­to los es­pe­cia­lis­tas sue­len in­di­car po­ma­das, crio­ci­ru­gía y la­ser, en­tre otras téc­ni­cas.

Sin em­bar­go, la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na tie­ne un en­fo­que muy di­fe­ren­te con res­pec­to a las verrugas. En pri­mer lu­gar por­que se las ca­li­fi­ca co­mo un des­equi­li­brio de la ener­gía Yang, da­do que el Chi cir­cu­la cons­tan­te­men­te des­de aden­tro ha­cia fue­ra y vi­ce­ver­sa, pa­san­do por la su­per­fi­cie de la piel, cuan­do al­gún sec­tor de es­ta no es lo su­fi­cien­te­men­te permea­ble, una par­te de él que­da afue­ra. Si es­ta si­tua­ción se re­pi­te en el mis­mo lu­gar, ter­mi­na acu­mu­lán­do­se allí for­man­do una es­pe­cie de bol­si­ta, es de­cir la ve­rru­ga be­nig­na.

Lo que re­co­mien­da la me­di­ci­na chi­na pa­ra es­te pro­ble­ma co­mo pri­me­ra me­di­da es

En ge­ne­ral son be­nig­nas y no es­tán aso­cia­das a pro­ble­mas de sa­lud, pe­ro mu­chas ve­ces apa­re­cen en zo­nas que com­pli­can el as­pec­to es­té­ti­co o en otras que in­co­mo­dan. Có­mo eli­mi­nar­las.

el des­can­so, por­que en­tien­de que el can­san­cio es lo que im­pi­de el fluir nor­mal del Chi. “Cuan­do des­can­sa­mos se lo­gra ar­mo­ni­zar al or­ga­nis­mo; en cam­bio, cuan­do es­ta­mos muy can­sa­dos se pier­de la re­la­ción Yin y Yang y la ener­GíA QUE­DA EN LA SU­PER­fi­CIE DEL cuer­po”, ex­pli­ca Liu Ming.

Prue­ba de lo que sos­tie­ne el maes­tro es que la verrugas apa­re­cen fre­cuen­te­men­te en el cue­llo o en las axi­las, pre­ci­sa­men­te los pun­tos de con­tac­to en­tre Yin y Yang.

Y si bien en el ca­so de las be­nig­nas no se tra­ta de un pro­ble­ma que pue­da afec­tar la sa­lud, su pre­sen­cia afea el as­pec­to es­té­ti­co e in­clu­so pue­den ge­ne­rar al­gu­na mo­les­tia en aque­llas zo­nas de con­tac­to o ex­pues­tas al ro­ce de una pren­da de ves­tir, por ejem­plo.

Pa­ra su tra­ta­mien­to la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na acon­se­ja va­rias al­ter­na­ti­vas: di­gi­to­pun­tu­ra, mo­xa e in­clu­so jen­gi­bre, con re­sul­ta­dos rá­pi­dos y de­fi­ni­ti­vos.

Di­gi­to­pun­tu­ra y mo­xa

En es­tos ca­sos es ne­ce­sa­rio re­cu­rrir a la es­ti­mu­la­ción del pun­to Zhin Zheng, per­te­ne­cien­te al me­ri­diano del in­tes­tino del­ga­do, que re­gu­la la ener­gía Tai Yang de mano que, pre­ci­sa­men­te, es la má­xi­ma de Yang. El me­ri­diano del in­tes­tino del­ga­do se re­la­cio­na con los pro­ble­mas de sa­lud ex­ter­nos, de piel en es­te ca­so.

Se ubi­ca a cua­tro de­dos de la ar­ti­cu­la­ción de la mu­ñe­ca, so­bre el hue­so cú­bi­to y es ne­ce­sa­rio pre­sio­nar­lo fir­me­men­te du­ran­te unos mi­nu­tos con el nu­di­llo del de­do pul­gar, pre­fe­ren­te­men­te.

En el ca­so uti­li­zar mo­xa, se pro­ce­de acer­can­do el ha­bano de ar­te­mi­sa so­bre el pun­to has­ta que la piel se tor­ne li­ge­ra­men­te ro­sa­da.

Tra­ta­mien­tos lo­ca­les

En es­te ti­po de tra­ta­mien­to na­tu­ral se tra­ba­ja di­rec­ta­men­te so­bre las verrugas; en pri­mer lu­gar la­var la zo­na con abun­dan­te agua ti­bia pa­ra per­mi­tir que flu­ya me­jor la ener­gía. Lue­go, so­bre ca­da ve­rru­ga co­lo­car en for­ma de par­che una ro­da­ja muy fi­ni­ta (pa­ra lo­grar que se ad­hie­ra per­fec­ta­men­te) de jen­gi­bre fres­co, pe­la­do. De­jar­la to­da la no­che y a la ma­ña­na si­guien­te re­ti­rar­la y desechar­la. Re­pe­tir dia­ria­men­te has­ta que ha­yan des­apa­re­ci­do. En el ca­so de verrugas re­bel­des pue­de po­ten­ciar­se el efec­to del jen­gi­bre ca­len­tán­do­lo con mo­xa lue­go de co­lo­car­lo so­bre la zo­na a tra­tar.

El ajo tam­bién pue­de ser una bue­na al­ter­na­ti­va si no se tie­ne a mano jen­gi­bre; en es­te ca­so co­lo­car la la­mi­na de ajo so­bre la ve­rru­ga y cu­brir­la con un tro­zo de cin­ta ad­he­si­va. Cam­biar­lo dia­ria­men­te.

El aloe ve­ra tam­bién lo­gra eli­mi­nar­las, se pue­de uti­li­zar el gel de la ho­ja, co­lo­cán­do­la di­rec­ta­men­te so­bre la ve­rru­ga a tra­tar, o un tro­zo de la pul­pa. Re­pe­tir dia­ria­men­te has­ta que des­apa­rez­can.

Es­tas apli­ca­cio­nes tam­bién son muy úti­les pa­ra me­jo­rar la apa­ri­ción r el ac­né

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.