CLA­VES PA­RA EN­FREN­TAR EL IN­VIERNO

TAO - Tomo III - - Salud -

La in­fluen­cia de la Ca­bra de Ma­de­ra ha­rá que es­te in­vierno ten­ga ener­gía Yin, así que ha­brá que evi­tar de­rro­char ener­gía pa­ra pre­ser­var el buen fun­cio­na­mien­to y la ar­mo­nía del or­ga­nis­mo. La re­ce­ta de Liu Ming con­tra gri­pes y res­fríos.

Si to­ma­mos co­mo pun­to de re­fe­ren­cia al al­ma­na­que, el in­vierno co­mien­za el 21 de junio y se ca­rac­te­ri­za por los días más cor­tos, las no­ches lar­gas y las tem­pe­ra­tu­ras va­rios gra­dos por de­ba­jo de la ha­bi­tual. Pe­ro la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na di­fe­ren­cia es­ta es­ta­ción tam­bién por la ener­gía que pre­va­le­ce se­gún el ani­mal del zo­día­co. ¿Có­mo es es­to? Vea­mos. El año pa­sa­do fue re­gi­do por el Ca­ba­llo, que tra­jo la ener­gía má­xi­ma de Yang (Fue­go), en cam­bio es­te, re­pre­sen­ta­do por la Ca­bra de Ma­de­ra, ten­drá ener­gía Yin; por eso en es­ta tem­po­ra­da 2015 la na­tu­ra­le­za es­ta­rá más en con­tac­to con la Tierra, ele­men­to que se re­la­cio­na con el in­tes­tino del­ga­do, en­car­ga­do de acu­mu­lar ener­gía y dis­tri­buir el agua, y ener­gé­ti­ca­men­te ha­blan­do, fun­da­men­tal pa­ra con­ser­var la sa­lud.

Es­ta es­ta­ción del año de­be apro­ve­char­se pa­ra ha­cer un aco­pio de ener­gía in­ter­na Yin y pre­pa­rar al or­ga­nis­mo pa­ra su pos­te­rior desa­rro­llo en la pri­ma­ve­ra. Na­tu­ral­men­te, hay cier­tos cui­da­dos im­por­tan­tes pa­ra lle­var a ca­bo es­ta ta­rea que, co­mo siem­pre, de­pen­de­rán de ca­da edad. Por ejem­plo, al­gu­nas ma­dres tien­den a so­bre­abri­gar a sus hi­jos cre­yen­do que de lo con­tra­rio en­fer­ma­rán, sin em­bar­go, es­ta no siem­pre es una bue­na idea. “Los ni­ños no de­ben abri­gar­se ex­ce­si­va­men­te por­que es­tán en una eta­pa en la cual su ener­gía (Yang) es­ta su­bien­do pa­ra fa­ci­li­tar el cre­ci­mien­to, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming. Por eso, si pa­san al­go de frío (se­gu­ra­men­te ellos no lo per­ci­bi­rán) se fa­vo­re­ce­rá al desa­rro­llo de sus de­fen­sas y cre­ce­rán más fuer­tes. Por otra par­te de­ben co­mer bien, pe­ro no lle­nar la pan­za de­ma­sia­do, siem­pre de­be que­dar un po­qui­to de ham­bre. Es­to tam­bién ayu­da­rá a desa­rro­llar su cuer­po”.

En el ca­so de los adul­tos, a par­tir de los 20 años o lue­go del na­ci­mien­to de la úl­ti­ma mue­la (jui­cio), la ener­gía DE­BE Do­sI­fiCAr­sE En LA épo­CA in­ver­nal, gas­tar lo mí­ni­mo e in­dis­pen­sa­ble. En es­te ca­so el abrigo es es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rio, el frío pue­de afec­tar mu­cho, es­pe­cial­men­te en eda­des avan­za­das.

“Re­cuer­do ha­ber aten­di­do a una pa­cien­te de ca­si 90 años con do­lo­res en la re­gión lum­bar y en las ro­di­llas. Es­ta­ba muy abri­ga­da en la par­te su­pe­rior del cuer­po, pe­ro en la par­te in­fe­rior lle­va­ba ro­pa muy li­via­na. Le pre­gun­té por qué se ves­tía así y me con­tes­tó que era su cos­tum­bre y que nun­ca ha­bía te­ni­do pro­ble­mas. Por su­pues­to le creí, pe­ro tam­bién le ex­pli­qué que nues­tro cuer­po no cuen­ta con la mis­ma ener­gía pro­tec­to­ra en to­das las eta­pas de la vi­da, en cuan­to más años se tie­nen más abrigo de­be usar­se. Le su­ge­rí que lo hi­cie­ra, pe­ro no es­tu­vo de acuer­do, por eso le ex­pli­qué a su hi­ja que yo po­día ali­viar su do­lor, pe­ro si no cam­bia­ba los há­bi­tos el pro­ble­ma vol­ve­ría con más fuer­za y yo no po­dría ayu­dar­la. Fi­nal­men­te la mu­jer co­men­zó a abri­gar­se y su pro­ble­ma se so­lu­cio­nó”.

Tan­to las afec­cio­nes óseas o ar­ti­cu­la­res, co­mo las al­te­ra­cio­nes a ni­vel gi­ne­co­ló­gi­co y has­ta el cán­cer de ma­mas, se ori­gi­nan en la raíz del cuer­po, es de­cir la plan­ta de los pies; cuan­do es­tos se en­frían se pier­de la ar­mo­nía en el or­ga­nis­mo por­que la cir­cu­la­ción en esa zo­na es la más im­por­tan­te pa­ra con­ser­var la sa­lud. “Si ob­ser­va­mos una raíz ve­re­mos que en in­vierno es mu­cho más grue­sa que en pri­ma­ve­ra o en ve­rano, por­que es­tá lle­na. La ra­zón es muy sim­ple: es­tá guar­dan­do ener­gía pa­ra po­DER BROTAR y flO­RE­CER EN PRI­MA­ve­ra y ve­rano. Con no­so­tros ocu­rre lo mis­mo”.

La ali­men­ta­ción

El frío re­quie­re con­su­mir un po­co más de gra­sas (siem­pre y cuan­do no se ten­ga una in­di­ca­ción mé­di­ca par­ti­cu­lar que lo im­pi­da), es­pe­cial­men­te de cor­de­ro, cer­do y chi­vi­to. Tam­bién exis­te cier­ta ten­den­cia a co­mer más can­ti­dad de­bi­do a que el Chi se en­cuen­tra den­tro del cuer­po y ne­ce­si­ta pro­ce­sar más ener­gía. Si se quie­ren evi­tar los ki­los ex­tra, se pue­de re­cu­rrir a los cal­dos ca­se­ros, que po­seen to­da la ener­gía de las carnes y ver­du­ras, pe­ro sin sus ca­lo­rías.

El des­can­so

Lo ideal se­ría se­guir el rit­mo de la na­tu­ra­le­za: le­van­tar­se cuan­do sa­le el sol y acos­tar­se cuan­do es­te ba­ja, pe­ro ló­gi­ca­men­te, en los tiem­pos que

co­rren es­to no es fá­cil de cum­plir. Sin em­bar­go, qui­zás sí se pue­da aco­mo­dar el tiem­po que pa­sa­mos fue­ra del ho­gar, sa­lien­do más tar­de y re­gre­san­do an­tes de la caí­da del sol.

Cuan­do se de­ba sa­lir muy tem­prano y en­fren­tar el frío se re­co­mien­da be­ber un va­so de té de jen­gi­bre an­tes de po­ner un pie en la ca­lle o cor­tar una fina lá­mi­na de es­ta raíz y po­ner­la en la bo­ca a mo­do de ca­ra­me­lo, sin mas­ti­car­lo. “El jen­gi­bre de­be con­su­mir­se úni­ca­men­te por la ma­ña­na, ya que sube la ener­gía Yang y no per­mi­te con­ci­liar el sue­ño”.

Tra­ta­mien­to pa­ra res­fríos y gri­pes

“Per­so­nal­men­te me res­frío dos ve­ces al año, una es en el pa­so de oto­ño a in­vierno (de Yang a Yin), y la otra de pri­ma­ve­ra a ve­rano (de Yin a Yang). El mo­ti­vo es sen­ci­llo: la tem­pe­ra­tu­ra cam­bia brus­ca­men­te y yo tra­ba­jo in­ten­sa­men­te ca­si to­do el día, des­gas­to mu­cha ener­gía e in­clu­so trans­pi­ro ex­ce­si­va­men­te al rea­li­zar de­ter­mi­na­dos tra­ta­mien­tos. No pue­do evi­tar­lo, sin em­bar­go los so­lu­ciono de ma­ne­ra na­tu­ral con una re­ce­ta pro­pia”.

La re­ce­ta Liu con­sis­te en co­ci­nar un po­llo o ga­lli­na en una olla con agua a fue­go len­to du­ran­te 12 a 15 ho­ras, apro­xi­ma­da­men­te, pa­ra ex­traer­le to­da la ener­gía. Lue­go, en el cal­do se co­ci­na un na­bo, pe­la­do y cor­ta­do en ro­da­jas, la par­te blan­ca de dos ce­bo­llas de ver­deo, y pi­mien­ta chi­na. Cuan­do to­dos los in­gre­dien­tes es­tán blan­dos, cor­tar la par­te ver­de de la ce­bo­lla de ver­deo y agre­gar­la, de­jar re­po­sar unos mi­nu­tos y ser­vir. To­mar el cal­do du­ran­te tres no­ches se­gui­das. Su fun­ción es ex­pan­dir los pul­mo­nes y fa­ci­li­tar la eli­mi­na­ción de fle­mas. “El po­llo per­te­ne­ce al ele­men­to Me­tal, igual que los pul­mo­nes, y po­see ener­gía de Fue­go (Yang); cuan­do hay una in­fec­ción en el or­ga­nis­mo el Fue­go tam­bién sube. Por es­ta ra­zón el cal­do de­be ar­mo­ni­zar­se con na­bo. Es­te ele­men­to ha­ce fluir la ener­gía Yin ha­cia aba­jo y lim­pia el or­ga­nis­mo; la par­te blan­ca de la ce­bo­lla de ver­deo tie­ne con­tac­to in­terno con los pul­mo­nes, y la pi­mien­ta ayu­da a ex­pan­dir. Es­ta re­ce­ta bien apli­ca­da es me­jor que cual­quier an­ti­bió­ti­co”.

Es­te tra­ta­mien­to pue­de com­ple­men­tar­se por la ma­ña­na con una in­fu­sión pre­pa­ra­da con jen­gi­bre cor­ta­do en lá­mi­nas y her­vi­do en 350 cen­tí­me­tros cú­bi­cos de agua. Lue­go agre­gar­le tres dien­tes de ajo aplas­ta­dos y la par­te blan­ca de una ce­bo­lla de ver­deo, cor­ta­da. De­jar que se si­ga co­ci­nan­do 10 mi­nu­tos, apa­gar y de­jar en­ti­biar, co­lar y agre­gar­le una o dos cu­cha­ra­das de miel. Du­ran­te el res­to del día be­ber agua ti­bia con li­món y miel. Si es­tos con­se­jos se com­ple­men­tan con el re­po­so, al ca­bo de tres días el pro­ble­ma es­ta­rá so­lu­cio­na­do.

Ca­len­tar el Zu San Li

Du­ran­te el in­vierno rei­na el ele­men­to Agua,y de­be­mos ha­cer­la cir­cu­lar por el or­ga­nis­mo re­for­zan­do el ca­nal de Tierra, es de­cir,el pun­to Zu San Li, uno de los más im­por­tan­tes del or­ga­nis­mo y ca­paz de pre­ve­nir mu­chí­si­mas en­fer­me­da­des.“Chi­na pa­só en al­gún mo­men­to de su his­to­ria por enor­mes di- fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas, por eso era muy di­fí­cil ali­men­tar­se en for­ma equi­li­bra­da y la gen­te se en­fer­ma­ba. Quie­nes sa­bían de me­di­ci­na tra­di­cio­nal co­men­za­ron a di­fun­dir que era ne­ce­sa­rio ca­len­tar con mo­xa y acu­pun­tu­ra es­te pun­to, ya que una agu­ja en Zu San Li equi­va­lía a co­mer una ga­lli­na en­te­ra o to­mar su cal­do con­cen­tra­do. Por su­pues­to se re­fe­rían a los be­ne­fi­cios que traía es­ta prác­ti­ca”, cuen­ta Liu Ming.

La re­co­men­da­ción es es­ti­mu­lar el pun­to ca­len­tán­do­lo du­ran­te 15 mi­nu­tos (o has­ta que la piel se pon­ga ro­sa­da), 7 días se­gui­dos, siem­pre den­tro de la mis­ma fran­ja ho­ra­ria, de 11 de la no­che a 1 de la ma­dru­ga­da, se de­be co­men­zar la no­che de 21 de junio. Ese día es el co­mien­zo del in­vierno, cuan­do la ener­gía es­tá en su má­xi­mo Yin. “Per­so­nal­men­te lo prac­ti­co ha­ce mu­chos años, aun­que no so­la­men­te ca­lien­to el pun­to sino que apo­yo la mo­xa y lo que­mo, si­guien­do un ri­tual taoís­ta muy an­ti­guo que so­le­mos apli­car quie­nes rea­li­za­mos ar­tes mar­cia­les en for­ma in­ten­si­va. El do­lor es un gran en­tre­na­mien­to, so­por­tar­lo y no te­mer­le nos ha­ce más fuer­tes. Nos ayu­da a en­fren­tar cual­quier di­fi­cul­tad. Cuan­do se que­ma la piel, la zo­na se in­fec­ta y, se­gún la tra­di­ción, al su­pu­rar se eliminan las im­pu­re­zas del or­ga­nis­mo, es­ta es la for­ma tra­di­cio­nal de ha­cer­lo. La otra for­ma de ha­cer­lo es sin que­mar la piel, so­lo acer­can­do la mo­xa al pun­to sin­tien­do cla­ra­men­te có­mo el ca­lor en­tra por es­te, pe­ro no se apo­ya”. Es­te pun­to per­te­ne­ce al es­tó­ma­go y al ele­men­to Tierra y es con­si­de­ra­do el ori­gen de to­dos los me­ri­dia­nos, de allí sus ma­ra­vi­llo­sos efec­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.