EL REY WEN Y LA SA­NA DI­VER­SIÓN

TAO - Tomo III - - Leyendas -

Co­mo vi­mos en el nú­me­ro 22 de Tao, Zhuang Zi fue un pres­ti­gio­so fi­ló­so­fo chino, au­tor del li­bro Nan Hua Zhen Jing, en el que re­la­ta una se­rie de his­to­rias que re­fle­jan la reali­dad de su país en la épo­ca de los reinos com­ba­tien­tes y, de pa­so, de­jan una en­se­ñan­za muy pro­fun­da que in­du­ce a la re­fle­xión.

“Pa­ra es­ta oca­sión ele­gí la his­to­ria del rey Wen, ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming. Un hom­bre bas­tan­te par­ti­cu­lar que te­nía un mo­do par­ti­cu­lar de di­ver­tir­se”.

Se­gún cuen­ta Nan Hua Zhen Jing el rey Wen, mo­nar­ca de Chao, era fa­ná­ti­co de la es­gri­ma y le en­can­ta­ban los gran­des tor­neos, ra­zón por la cual so­lía con­vo­car a mi­les de gue­rre­ros a quie­nes obli­ga­ba a lu­char en la are­na sin des­can­so, mien­tras él se so­la­za­ba día y no­che con­tem­plan­do des­de el pal­co los en­car­ni­za­dos com­ba­tes a muer­te tal co­mo si­glos des­pués lo ha­rían los em­pe­ra­do­res ro­ma­nos en el fa­mo­so Co­li­seo.

Sa­tis­fa­cer la sed de lu­cha del mo­nar­ca pro­vo­có tal de­man­da de hom­bres que al ca­bo de unos años la po­bla­ción mas­cu­li­na se en­con­tró tan diez­ma­da que pu­so en ries­go la se­gu­ri­dad del reino, por otra par­te se­ria­men­te ame­na­za­da por los se­ño­res feu­da­les, quie­nes se­cre­ta­men­te or­ga­ni­za­ban una cons­pi­ra­ción pa­ra po­ner­le fin a la si­tua­ción a la que el rey ha­bía lle­va­do a la na­ción.

Fren­te a ese pa­no­ra­ma el prín­ci­pe he­re­de­ro K’uei, en desacuer­do con la con­duc­ta de su pa­dre, reunió a sus se­gui­do­res y anun­ció una re­com­pen­sa de mil mo­ne­das de oro a quien pu­die­ra ins­tru­men­tar un plan pa­ra fre­nar al rey Wen. Ca­si al uní­sono sus sú­bi­tos le res­pon­die­ron que el úni­co que po­dría in­ter­ve­nir exi­to­sa­men­te era Zhuang Zi, en­ton­ces le en­vió a un men­sa­je­ro con una sa­ca de mil mo­ne­das y la or­den de pre­sen­tar­se en el pa­la­cio.

Sor­pren­di­do, el sa­bio no acep­tó el di­ne­ro, pe­ro sí tras­la­dar­se an­te el rey pa­ra tra­tar de re­sol­ver la si­tua­ción. Du­ran­te el via­je per­ge­ñó su es­tra­te­gia: creía que el rey se fas­ti­dia­ría si le plan­tea­ba el pro­ble­ma di­rec­ta­men­te y lo man­da­ría a la hor­ca.

El prín­ci­pe le ha­bía ad­ver­ti­do que su pa­dre so­la­men­te re­ci­bía y es­cu­cha­ba a los gla­dia­do­res, pe­ro Zhuang Zi di­jo que eso no se­ría pro­ble­ma ya que él se con­si­de­ra­ba muy há­bil con la es­pa­da. Tam­bién le acon­se­jó mos­trar­se des­pro­li­jo y des­a­li­nea­do, sin em­bar­go, eso no le im­por­tó y man­dó a ha­cer­se un tra­je de es­pa­da­chín, que es­tu­vo lis­to en tres días.

An­tes de pre­sen­tar­se an­te el rey pa­ra de­mos­trar su ha­bi­li­dad, K’uei le ex­pli­có que Wen lo es­pe­ra­ría con la es­pa­da des­en­vai­na­da, pe­ro cuan­do Zhuang Zi lle­gó, se acer­có y sin ha­cer­le nin­gún ti­po de re­ve­ren­cia, le di­jo que que­ría dar­le una de­mos­tra­ción de es­gri­ma. En­ton­ces el rey le pre­gun­tó:

-¿Con­tra cuán­tos hom­bres pue­des lu­char?

- Su ser­vi­dor pue­de ir de­rri­ban­do a un hom­bre ca­da diez pa­sos sin que en mil mi­llas me pue­dan de­te­ner, res­pon­dió Zhuang Zi.

- En­ton­ces en el Im­pe­rio no hay ri­val que pue­da de­te­ner­te, con­clu­yó el rey.

- En la es­gri­ma hay que pre­sen­tar al enemi­go la de­bi­li­dad pro­pia, des­cu­brir­le la ven­ta­ja, ser el úl­ti­mo en ata­car pe­ro el pri­me­ro en he­rir. Me gus­ta­ría te­ner oca­sión de de­mos­trar­lo.

Es­te es uno de los re­la­tos más fa­mo­sos del li­bro más im­por­tan­te del taoís­mo, es­cri­to por el sa­bio Zhuang Zi, que in­vi­ta a la re­fle­xión a tra­vés de sin­gu­la­res his­to­rias.

- Muy bien, re­tí­ra­te a des­can­sar, cuan­do to­do es­té lis­to te con­vo­ca­ré.

El rey tar­dó sie­te días en se­lec­cio­nar a sus me­jo­res seis hom­bres, pro­ce­so en el que otros se­sen­ta re­sul­ta­ron he­ri­dos o muer­tos. El día del com­ba­te nue­va­men­te vol­vió a in­te­rro­gar a Zhuang Zi:

- ¿Cuál es la es­pa­da que pre­fie­res?, le pre­gun­tó.

- Pue­do ser­vir­me de to­das, sin em­bar­go ten­go tres y de­seo que sea el rey quien me di­ga cuál usar pri­me­ro, res­pon­dió el sa­bio me­ti­do a es­gri­mis­ta.

- ¿Cuá­les son esas es­pa­das?

-Ellas son: la es­pa­da im­pe­rial, la es­pa­da se­ño­rial y la es­pa­da ple­be­ya. - ¿Có­mo es la es­pa­da im­pe­rial?

- Es aque­lla cu­ya pun­ta es la ciu­dad de Shih Ch’eng, su fi­lo es Ch’i Tai; los es­ta­dos de Ch’in y Wei son su lo­mo; los es­ta­dos Chou y Sung son su guar­ni­ción; los es­ta­dos Han y Wei son su em­pu­ña­du­ra. Es­tá en­vai­na­da por las cua­tro es­ta­cio­nes; el

mar Po la ro­dea; la sie­rra Ch’ang la ci­ñe; es re­gi­da por los cin­co ele­men­tos. Los mé­ri­tos y los cas­ti­gos dic­tan la jus­ti­cia. La des­en­vai­nan el Yin y el Yang; la pri­ma­ve­ra y el ve­rano la sos­tie­nen; el oto­ño y el in­vierno la ma­ne­jan. Cuan­do se la co­lo­ca ho­ri­zon­tal­men­te no hay quien se le pon­ga a ade­lan­te; le­van­ta­da en lo al­to no hay quien se pon­ga so­bre ella. Pues­ta ha­cia el sue­lo no hay quien se le pon­ga de­ba­jo. Arri­ba cor­ta las nu­bes, aba­jo las ve­nas de la tierra. Ma­ne­ján­do­la se es­ta­ble­ce la rec­ti­tud en los reinos feu­da­les y el mun­do se so­me­te.

-¿Có­mo es la es­pa­da se­ño­rial?, qui­so sa­ber el rey.

- Es aque­lla cu­ya pun­ta son sol­da­dos sa­bios y va­le­ro­sos. Va­ro­nes pu­ros son su fi­lo; hom­bres sa­bios y bue­nos, su lo­mo; los hé­roes son su em­pu­ña­du­ra. Es­ta es­pa­da pues­ta ho­ri­zon­tal­men­te no hay quien se le pon­ga ade­lan­te; pues­ta en al­to no hay na­die que se le pon­ga en­ci­ma; pues­ta ha­cia el sue­lo no hay quien se le pon­ga de­ba­jo. Arri­ba to­ma co­mo su ley el Cie­lo y se ri­ge por sus tres lu­mi­na­rias. Aba­jo to­ma co­mo ley la Tierra cua­dra­da y se ri­ge por sus cua­tro es­ta­cio­nes. Re­cuer­da los de­seos del pue­blo pa­ra es­ta­ble­cer la paz en las cua­tro co­mar­cas. Cuan­do se em­pu­ña re­sue­na co­mo un trueno. Den­tro de las cua­tro fron­te­ras no hay na­die que no obe­dez­ca los edic­tos reales.

Des­de lue­go, to­das las ciu­da­des, ríos y mon­ta­ñas men­cio­na­das for­man par­te de re­gio­nes muy im­por­tan­tes del país y sim­bo­li­zan la con­duc­ta mo­ral a se­guir.

-¿Có­mo es la es­pa­da ple­be­ya?, pre­gun­tó fi­nAl­men­te el rey Wen.

- A la es­pa­da ple­be­ya la com­po­nen aque­llas per­so­nas de ca­be­lle­ras des­gre­ña­das, pa­ti­llu­dos, con go­rros hun­di­dos su­je­tos al men­tón con cuer­das grue­sas. Lle­van ves­ti­dos cor­tos por de­trás, ojos sal­to­nes, mi­ra­das re­cias, len­gua­je vul­gar y agre­si­vo. Pe­lean an­te el pú­bli­co, por arri­ba se cor­tan los cue­llos, por aba­jo se per­fo­ran las en­tra­ñas, en na­da se di­fe­ren­cian de los ga­llos de pe­lea y un día el ha­do ter­mi­na con sus vi­das, en na­da sir­ven al es­ta­do.

Su ma­jes­tad, el gran rey tie­ne el trono del Hi­jo del Cie­lo y es­tá per­di­da­men­te afi­cio­na­do a es­ta es­pa­da ple­be­ya. Yo, su ser­vi­dor, la des­pre­cio en mi in­te­rior en nom­bre de su Al­ta Ma­jes­tad el Rey.

El rey que­dó pen­sa­ti­vo y se di­ri­gió al in­te­rior del pa­la­cio de don­de no vol­vió a sa­lir por un lar­go tiem­po. Los es­pa­da­chi­nes de turno ti­ra­ron su ro­pa de ba­ta­lla y se mar­cha­ron pa­ra no vol­ver.

Sen­ci­lla­men­te, el sa­bio le hi­zo com­pren­der al rey que su es­pa­da no era dig­na ni mo­ral, que su di­ver­sión era cruel y lle­va­ría a su país a la rui­na.

“El men­sa­je de Zhuang Zi mar­ca un rum­bo a se­guir en la vi­da y pue­de apli­car­se a ca­da ac­to que rea­li­za­mos, in­ter­pre­ta Liu Ming. Cuan­do nos di­ver­ti­mos de­be­mos ha­cer­lo res­pe­tan­do a la na­tu­ra­le­za en su to­ta­li­dad, eso in­clu­ye a quie­nes se en­cuen­tran a nues­tro al­re­de­dor. Las per­so­nas ha­bi­ta­mos el es­pa­cio en­tre el Cie­lo y la Tierra con el fin de ha­cer el bien. Me da mu­cha pe­na ver en la ciu­dad de Bue­nos Ai­res có­mo que­dan los par­ques lue­go del fes­te­jo del día de la pri­ma­ve­ra, por ejem­plo. Es­te es un día muy im­por­tan­te, el co­mien­zo de un ci­clo que im­pli­ca desa­rro­llo, pe­ro si se lo re­ci­be de esa ma­ne­ra so­la­men­te se es­tá ge­ne­ran­do ma­la ener­gía, es de­cir es­ta­mos usan­do la es­pa­da de los ple­be­yos (des­truc­ción). Pa­ra que la na­tu­ra­le­za pue­da se­guir exis­tien­do es ne­ce­sa­rio uti­li­zar la es­pa­da im­pe­rial (na­tu­ra­le­za) y la es­pa­da se­ño­rial(mo­ral).

El men­sa­je de es­te tex­to tie­ne más de 2000 años y si­gue vi­gen­te. Es que pa­ra vi­vir es ne­ce­sa­rio es­tar en ar­mo­nía con la na­tu­ra­le­za; lue­go man­te­ner la mo­ral en la con­vi­ven­cia, y por úl­ti­mo, ser res­pon­sa­bles en ca­da ac­to, no per­der el res­pe­to por los otros, ni aún cuan­do se bus­que la di­ver­sión”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.