EL EQUI­LI­BRIO SE­CA LA GO­TA

TAO - Tomo III - - Salud -

El áci­do úri­co es un quí­mi­co que pro­du­ce el or­ga­nis­mo al des­com­po­ner una sus­tan­cia lla­ma­da pu­ri­na (com­po­nen­te de cier­tas pro­teí­nas), pre­sen­te en al­gu­nos ali­men­tos co­mo car­ne ro­ja, em­bu­ti­dos y an­choas, en­tre otros, y be­bi­das al­cohó­li­cas y ga­seo­sas. La ma­yor par­te del áci­do úri­co se di­suel­ve en la san­gre y se di­ri­ge ha­cia los ri­ño­nes, des­de don­de se eli­mi­na a tra­vés de la ori­na. Cuan­do el cuer­po lo pro­du­ce en gran can­ti­dad o no se eli­mi­na su­fi­CIEN­tE­MEN­tE, sE ACu­Mu­LA en for­ma de cris­ta­les en las ar­ti­cu­la­cio­nes pro­vo­can­do ar­tri­tis y otra en­fer­me­dad cró­ni­ca co­no­ci­da co­mún­men­te co­mo go­ta.

La ca­rac­te­rís­ti­ca de es­ta do­len­cia es que pro­du­ce uNA IN­flA­MA­CIóN DO­LO­rO­sA, es­pe­cial­men­te en las ex­tre­mi­da­des in­fe­rio­res que, si per­sis­te en el tiem­po pue­de lle­gar de­for­mar­las. Tam­bién pue­de afec­tar las mu­ñe­cas y las ma­nos, es de­cir los miem­bros su­pe­rio­res. Otra con­se­cuen­cia del ex­ce­so de áci­do úri­co es que se acu­mu­le en el ri­ñón y se for­men cálcu­los.

Las con­cen­tra­cio­nes nor­ma­les de áci­do úri­co en san­gre son de 7mg/dl pa­ra hom­bres y de 6 mg/dl pa­ra las mu­je­res. Cuan­do se so­bre­pa­san es­to lí­mi­tes es ne­ce­sa­rio ha­cer al­go al res­pec­to, de­bi­do a que cuan­to más tiem­po se man­ten­ga al­to, ma­yor es la pro­ba­bi­li­dad de lle­gar a desa­rro­llar la en­fer­me­dad.

Co­mo se men­cio­nó, el prin­ci­pal fac­tor de ries­go es la ali­men­ta­ción; sin em­bar­go, la edad y el se­xo in­flu­yEN CON­sI­DE­rA­BLE­MEN­tE. Las es­ta­dís­ti­cas mues­tran que an­tes de los 65 años los hom­bres son quie­nes más la pa­de­cen, por­que las mu­je­res cuen­tan con la pro­tec­ción de los es­tró­ge­nos, aun­que lue­go de la me­no­pau­sia las po­si­bi­li­da­des de su­frir­la son prác­ti­ca­men­te las mis­mas.

Des­de la me­di­ci­na oc­ci­den­tal la cla­ve pa­ra com­ba­tir la acu­mu­la­ción de áci­do úri­co es el cam­bio de há­bi­tos ali­men­ta­rios, es­pe­cial­men­te la fuen­te de pro­teí­nas. En es­te ca­so se re­co­mien­da es­pa­ciar el con­su­mo de carnes ro­jas y pes­ca­dos azu­les e in­cluir en ma­yor can­ti­dad los lác­teos des­cre­ma­dos, ba­jos en azú­car, que tam­bién pro­te­gen con­tra hi­per­ten­sión, la dia­be­tes y las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res.

Es­tu­dios rea­li­za­dos por es­pe­cia­lis­tas su­gie­ren que la vi­ta­mi­na C pue­de ayu­dar a dis­mi­nuir y pre­ve­nir los ni­ve­les de áci­do úri­co.

La pos­tu­ra de la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na coin­ci­de EN AL­Gu­NOs As­PEC­tOs y DI­fiE­re en otros. El maes­tro Liu Ming sue­le tra­tar a mu­chos pa­cien­tes con es­ta pro­ble­má­ti­ca. “Cuan­do me con­sul­tan so­bre la cu­ra pa­ra es­te pro­ble­ma tan mo­les­to, siem­pre les ha­blo de lo mis­mo, es de­cir de man­te­ner el equi­li­brio y el or­den en la ali­men­ta­ción; no es po­si­ble que en un mo­men­to se co­ma mu­cho y en otro prác­ti­ca­men­te na­da, ex­pli­ca Liu Ming. Lo mis­mo ocu­rre con los ho­ra­rios que, en la me­di­da de lo po­si­ble, de­ben res­pe­tar­se. De es­ta mA­nE­rA lA EnEr­GíA flu­yE Co­rrec­ta­men­te y el pro­ble­ma de­sa­pa­re­ce. Cuan­do ocu­rre lo con­tra­rio se con­fun­de al Chi y no pue­de obrar co­mo co­rres­pon­de, en­ton­ces apa­re­ce la obe­si­dad, que no es un te­ma me­nor pa­ra es­te ti­po de do­len­cia, por eso es im­pres­cin­di­ble cui­dar el pe­so. Los hom­bres son quie­nes es­ta­dís­ti­ca­men­te se ven más afec­ta­dos, por­que cuan­do el or­ga­nis­mo no fun­cio­na bien se acu­mu­la

Vul­gar­men­te se co­no­ce con es­te nom­bre a la en­fer­me­dad pro­vo­ca­da por la in­fla­ma­ción des­me­di­da del de­do gor­do del pie. Se ori­gi­na por la acu­mu­la­ción de áci­do úri­co, que en for­ma de cris­ta­les da­ña las ar­ti­cu­la­cio­nes y pue­de ter­mi­nar en ar­tro­sis.

esa ma­la ener­gía; en es­te sen­ti­do las mu­je­res tie­nen una gran ven­ta­ja, por­que al mens­truar li­be­ran los ex­ce­sos acu­mu­la­dos y así lo­gran el equi­li­brio con ma­yor fa­ci­li­dad”.

Otro de los mo­ti­vos que pro­vo­can una acu­mu­la­ción ex­ce­si­va de áci­do úri­co es no hi­dra­tar­se ade­cua­da­men­te cuan­do se ha­ce mu­cho de­por­te o ejer­ci­cio fí­si­co, per­dien­do así mi­ne­ra­les in­dis­pen­sa­bles y ago­tan­do la ener­gía cor­po­ral.

En Orien­te, el al­cohol es con­si­de­ra­do el rey de la me­di­ci­na, siem­pre y cuan­do se be­ba en ba­jas do­sis, por­que cuan­do se ex­ce­den los lí­mi­tes des­tru­ye la ar­mo­nía del cuer­po, des­gas­ta sus fun­cio­nes y es­ti­mu­la a la for­ma­ción de áci­do úri­co.

En cuan­to a los ali­men­tos, Liu Ming tie­ne una pos­tu­ra di­fe­ren­te a la de la me­di­ci­na oc­ci­den­tal. “El pro­ble­ma no es tan­to aque­llo que se co­me sino la ma­ne­ra de ha­cer­lo, la­men­ta­ble­men­te hay una cos­tum­bre tan arrai­ga­da co­mo da­ñi­na y es la de be­ber ga­seo­sas frías con las co­mi­das; el cuer­po es­ta pre­pa­ra­do pa­ra di­ri­gir aire al pul­món, no al es­tó­ma­go, por eso reac­cio­na con una gran dis­ten­ción, si­tua­ción que em­peo­ra si se lo in­gie­re al mis­mo tiem­po que los só­li­dos. Al no po­der pro­ce­sar bien los ali­men­tos se acu­mu­la ma­yor can­ti­dad de áci­do úri­co. Con res­pec­to al frío, re­cor­de­mos que al in­gre­sar al or­ga­nis­mo ba­ja la po­ten­cia tan­to de los ór­ga­nos co­mo de las vís­ce­ras.”

Los ali­men­tos se con­vier­ten en la ener­gía in­dis­pen­sa­ble pa­ra el or­ga­nis­mo, por esa ra­zón hay que ha­cer una se­lec­ción muy cui­da­do­sa de ellos. La die­ta de­be ser lo más va­ria­da po­si­ble, es de­cir, en ca­da co­mi­da se de­ben in­cluir ce­rea­les, car­ne, ver­du­ras y fru­tas, dan­do prio­ri­dad a los pro­duc­tos de es­ta­ción y de la re­gión don­de se ha­bi­te, de esa ma­ne­ra apor­ta­rán, co­mo sue­le de­cir el maes­tro Liu Ming, “la ener­gía jus­ta de ca­da lu­gar”.

Otro agra­van­te tan­to pa­ra es­ta co­mo pa­ra otras en­fer­me­da­des, es acos­tar­se in­me­dia­ta­men­te des­pués de ce­nar, de­bi­do a que el cuer­po se re­la­ja y no pue­de rea­li­zar co­rrec­ta­men­te el pro­ce­so di­ges­ti­vo, tan­to la ve­sí­cu­la co­mo el hí­ga­do en­len­te­cen su fun­ción y no eliminan co­rrec­ta­men­te las sus­tan­cias in­ne­ce­sa­rias.

“El es­ta­do de áni­mo tam­bién in­flu­ye: cuan­do se pier­de la tran­qui­li­dad y no se tie­ne en cla­ro el ob­je­ti­vo que se desea al­can­zar, se pier­de la ener­gía in­ter­na y, por lo tan­to, se pier­de el equi­li­brio”.

La res­pi­ra­ción tam­po­co de­be per­der­se de vis­ta, to­do es po­si­ble de so­lu­cio­nar si se res­pi­ra equi­li­bra­da­men­te; me­dian­te la prác­ti­ca del Tai Chi se aprende a to­mar el Chi y di­ri­gir­lo ha­cia to­dos los pun­tos del cuer­po. “El fun­cio­na­mien­to del me­ta­bo­lis­mo es­tá es­tric­ta­men­te re­la­cio­na­do con el aire que in­gre­sa al or­ga­nis­mo. Cuan­do no res­pi­ra­mos co­rrec­ta­men­te, es­te se tor­na len­to y tan­to los ór­ga­nos co­mo las vís­ce­ras de­ben es­for­zar­se mu­cho pa­ra rea­li­zar sus fun­cio­nes”.

Ali­viar y des­in­fla­mar

Las ar­ti­cu­la­cio­nes más afec­ta­das sue­len ser las de los miem­bros in­fe­rio­res, en par­ti­cu­lar las del de­do gor­do del pie y la ro­di­lla, ya que es allí don­de más se acu­mu­lan los cris­ta­les de áci­do úri­co. Es­ta si­tua­ción ge­ne­ra un do­lor muy in­ten­so, ya que se tra­ta de dos de las ar­ti­cu­la­cio­nes que más se ne­ce­si­tan pa­ra el des­pla­za­mien­to. La me­di­ci­na chi­na re­co­mien­da, ade­más de la acu­pun­tu­ra, la apli­ca­ción de mo­xa (ci­ga­rro de ar­te­mi­sa) de­bi­do a que su ca­lor lle­ga has­ta la pro­fun­di­dad, es­ti­mu­lan­do la cir­cu­la­ción de la ener­gía y, por lo tAn­to, DE­sIn­flA­mA­nDo. En es­te sen­ti­do tam­bién es muy útil co­lo­car una bol­sa de agua ca­lien­te o rea­li­zar ba­ños de pies (co­men­zar con agua ti­bia e ir co­lo­can­do más ca­lien­te) con el agre­ga­do de un pu­ña­di­to de ar­te­mi­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.