TIPS PA­RA EL BUEN VIA­JE

TAO - Tomo III - - Feng Shui -

Un via­je de­be es­tar bien PLA­NI­fi­CA­DO PA­RA QUE RE­SUL­TE PLA­CEN­TE­RO, ES­PE­CIAL­MEN­TE EN LO QUE RES­PEC­TA A LA ES­TA­DíA; SIN EM­BAR­GO, NO SIEM­PRE SE LE DA A ES­TE AS­PEC­TO LA IM­POR­TAN­CIA QUE ME­RE­CE, LO QUE PUE­DE PRO­VO­CAR QUE TAN­TO UN SIM­PLE VIA­JE DE NE­GO­CIOS CO­MO LAS SO­ñADAS VA­CA­CIO­NES SE CON­VIER­TAN fi­NAL­MEN­TE EN UN PRO­BLE­MA.

SE­GU­RA­MEN­TE SE­RÁ DI­Fí­CIL DIS­CER­NIR PRE­VIA­MEN­TE Y A LA DIS­TAN­CIA CUÁL PUE­DE SER LA CA­SA, CA­BA­ñA, DE­PAR­TA­MEN­TO O CUAR­TO DE HO­TEL MÁS ADE­CUA­DO PA­RA NUES­TRA ES­TA­DíA, PE­RO LA SA­BI­DU­RíA MI­LE­NA­RIA DEL FENG SHUI APOR­TA AL­GU­NOS TIPS QUE PUE­DEN AYU­DAR­NOS.

EN PRIN­CI­PIO DE­BE­MOS TE­NER EN CUEN­TA QUE, SE­GúN ES­TA TéC­NI­CA, EL Só­LO HE­CHO DE DES­CAN­SAR EN UN LU­GAR ENER­Gé­TI­CA­MEN­TE INADE­CUA­DO PUE­DE DA­ñAR LA SA­LUD, LO QUE TOR­NA IN­DIS­PEN­SA­BLE TO­MAR­SE EL TIEM­PO PA­RA PEN­SAR QUé CO­SAS DE NUES­TRA COTIDIANEIDAD CAM­BIA­RÁN EN EL NUE­VO ÁM­BI­TO. POR EJEM­PLO, SI VI­VI­MOS EN UNA CA­SA Y DE­CI­DI­MOS ALOJARNOS EN UN HO­TEL O DE­PAR­TA­MEN­TO, ES PO­SI­BLE QUE LOS RE­SUL­TA­DOS NO SEAN LOS ME­JO­RES: “Los se­res hu­ma­nos te­ne­mos una na­tu­ra­le­za in­ter­na y otra ex­ter­na; la ex­ter­na de­pen­de de los di­fe­ren­tes es­pa­cios que nos ro­dean y de la re­la­ción con la in­ter­na, ex­PLI­CA EL MAES­TRO LIU MING. Cuan­do es­ta­mos a trein­ta

Sea por ne­go­cios o de va­ca­cio­nes, pa­sar un tiem­po en un lu­gar dis­tin­to al ha­bi­tual pue­de al­te­rar el equi­li­brio ener­gé­ti­co. Y co­mo no se pue­de cam­biar la dis­po­si­ción de un cuar­to de ho­tel se­gún nues­tra con­ve­nien­cia, lo me­jor se­rá te­ner en cuen­ta al­gu­nos con­se­jos.

me­tros de dis­tan­cia de un si­tio po­de­mos per­ci­bir si el és­te se­rá ade­cua­do pa­ra no­so­tros.

Cuan­do cam­bia­mos de LU­GAR TAMBIEN MO­DI­fi­CA­MOS la com­bi­na­ción de la ener­gía, el cuer­po per­ci­be ese cam­bio y de al­gu­na ma­ne­ra LO MA­NI­fiES­TA, POR ESO HAY que es­tar muy aten­to a las pri­me­ras im­pre­sio­nes que te­ne­mos al in­gre­sar por pri­me­ra vez al cuar­to de ho­tel, a la ca­sa o al de­par­ta­men­to en el que nos alo­ja­re­mos. Si se sien­te cá­li­do, re­la­jan­te, es­ta­rá bien. Si no, me­jor lle­var­nos las va­li­jas a otra par­te”.

Tam­bién se­rá bueno al in­gre­sar abrir las ven­ta­nas pa­ra per­mi­tir que el aire co­rra y se re­nue­ve, de es­ta ma­ne­ra per­mi­ti­re­mos que sal­ga la ener­gía even­tual­men­te es­tan­ca­da o con­ta­mi­na­da por otros pa­sa­je­ros. “La res­pi­ra­ción de ca­da uno tie­ne una ener­gía par­ti­cu­lar y de­ja un men­sa­je en el lu­gar don­de se per­ma­ne­ció”, acla­ra el maes­tro y re­co­mien­da apa­gar el acondicionador de aire o el ven­ti­la­dor de la ha­bi­ta­ción ape­nas in­gre­sa­mos.

Otro de­ta­lle que ha­ce una gran di­fe­ren­cia es lle­var, en la me­di­da de lo po­si­ble, ro­pa de ca­ma y ba­ño pro­pias, ya que nues­tra piel es­tá ha­bi­tua­da a su con­tac­to y ener­gía, al­go que no ocu­rre con las de los ho­te­les que, por otra par­te, usa­ron mu­chas per­so­nas con on­das dis­tin­tas.

Pa­ra pu­ri­fi­car los am­bien­tes se pue­de usar in­cien­so y mu­cho me­jor si se acom­pa­ña re­pi­tien­do un man­tra (por ejem­plo OM MANI, BE, ME, HUNG). Es im­por­tan­te que el in­cien­so sea de bue­na ca­li­dad y pa­ra com­pro­bar­lo na­da me­jor que pa­sar un imán por sus ce­ni­zas: si se mue­ven es bueno. En cuan­to al aro­ma, el sán­da­lo es el más apro­pia­do, pe­ro eso de­pen­de del gus­to de ca­da uno.

El ba­ño tam­bién es un as­pec­to a te­ner en cuen­ta: hay que fi­jar­se muy bien que no go­teen las ca­ni­llas o pierda el de­pó­si­to del inodo­ro, por­que el via­je o las va­ca­cio­nes sal­drán ca­rí­si­mas, ya queFeng Shui, el agua arras­tra al di­ne­ro. Pa­ra equi­li­brar la ener­gía Yin de es­te am­bien­te se pue­de de­jar de no­che la luz pren­di­da o en­cen­der allí un sahu­me­rio.

La ubi­ca­ción de la ca­ma

Es di­fí­cil que uno pue­da cam­biar la or­ga­ni­za­ción de una ca­sa o cuar­to al­qui­la­do, pe­ro sí se pue­de te­ner en cuen­ta al­gu­nos con­se­jos si ve­mos que la ubi­ca­ción de los mue­bles o la de­co­ra­ción aten­ta con­tra la bue­na ener­gía. Por ejem­plo, no es bueno que la ca­be­ce­ra de la ca­ma apo­ye con­tra la pa­red del ba­ño o que és­ta apun­te al Nor­te o al Oes­te. Si es así, lo me­jor se­rá cam­biar la al­moha­da de lu­gar y dor­mir en el ex­tre­mo opues­to de la ca­ma, siem­pre y cuan­do se co­lo­que una si­lla u otro ele­men­to que ofi­cie de res­pal­do: la ca­be­za siem­pre de­be te­ner un mar­co de con­ten­ción.

Otro pun­to a re­vi­sar son las vi­gas del te­cho, siem­pre y cuan­do es­tén a la vis­ta. La ca­ma de­be ubi­car­se en el mis­mo sen­ti­do que ellas y no en for­ma cru­za­da.

“Cuan­do nos en­con­tra­mos en una ha­bi­ta­ción don­de la ma­yo­ría de los fac­to­res jue­gan en con­tra del des­can­so, lo me­jor es pe­dir que nos cam­bien a otra más ade­cua­da”, re­co­mien­da Liu Ming.

Fac­to­res cli­má­ti­cos

Uno de los te­mas me­nos

te­ni­dos en cuen­ta cuan­do via­ja­mos, sal­vo que im­pli­que gran­des con­tras­tes co­mo ir del in­vierno sep­ten­trio­nal al ve­rano bo­real, es el cam­bio de cli­ma. El vien­to de la ciu­dad es to­tal­men­te di­fe­ren­te al de la cos­ta o el del cam­po, por­que a ma­yor su­per­fi­cie li­bre, ma­yor se­rá la ener­gía que arras­tre el vien­to, y por en­de, el da­ño que es­ta pue­de ha­cer a un or­ga­nis­mo ex­pues­to. Sin em­bar­go, es po­si­ble con­tra­rres­tar los efec­tos adap­tan­do al cuer­po: si el ob­je­ti­vo es es­tar cer­ca del mar o del río, lo más con­ve­nien­te es am­bien­tar­se pri­me­ro per­ma­ne­cien­do en un lu­gar con mu­cha ve­ge­ta­ción, un bos­que, por ejem­plo; lue­go ir a un lu­gar cam­pes­tre y, por úl­ti­mo, a la cos­ta. De es­ta ma­ne­ra no ha­brá ma­yo­res in­con­ve­nien­tes, es­pe­cial­men­te si el lu­gar de re­si­den­cia es una ciu­dad; de to­das ma­ne­ras no hay que ol­vi­dar pro­te­ger la piel con cre­mas es­pe­cí­fi­cas y ro­pa li­via­na. “Re­cuer­do que en mi vi­si­ta al Ti­bet, lu­gar que se ha­lla apro­xi­ma­da­men­te a 6000 me­tros de al­tu­ra so­bre el ni­vel del mar, el vien­to so­pla­ba muy fuer­te y co­men­cé a sen­tir un hor­mi­gueo por to­do el cuer­po, no pu­de meditar, sen­tía que me qui­ta­ban la ener­gía. Cuan­do el cuer­po es­tá quie­to el vien­to las­ti­ma mu­cho más. Tu­ve que re­fu­giar­me en una cue­va, allí me re­cu­pe­ré y fi­nal­men­te pu­de meditar. Lo mis­mo me ocu­rrió en Uru­guay, en Jo­sé Ignacio, lue­go de pa­sar un día en la playa me sen­tí muy mal y por la no­che me subió la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral”, re­cuer­da Liu Ming.

Las ciu­da­des po­bla­das cuen­tan con cons­truc­cio­nes y ve­ge­ta­ción que ayu­dan a fre­nar el vien­to y a ate­nuar sus efec­tos da­ñi­nos, por­que la ener­gía com­pac­ta ac­túa co­mo ba­rre­ra pro­tec­to­ra. Si se prac­ti­ca ar­tes mar­cia­les re­la­cio­na­das con el Tao, se con­ta­rá con más re­cur­sos pa­ra so­bre­lle­var es­tos efec­tos ad­ver­sos.

La si­tua­ción más com­pli­ca­da se da al pa­sar del sur al nor­te o vi­ce­ver­sa, y no so­lo por los cam­bios brus­cos de tem­pe­ra­tu­ra. Du­ran­te el oto­ño e in­vierno la ener­gía vuel­ve al in­te­rior, el cuer­po se “cie­rra”, en cam­bio en la pri­ma­ve­ra y el ve­rano, la ener­gía sa­le, se desa­rro­lla, en­ton­ces, cuan­do no se le da tiem­po al or­ga­nis­mo a adap­tar­se la ener­gía se con­fun­de y es po­si­ble que sur­ja al­gún ma­les­tar, es­pe­cial­men­te cuan­do es­ta si­tua­ción es fre­cuen­te. En es­tos ca­sos es con­ve­nien­te ha­cer al­go de ejer­ci­cio fí­si­co, es­pe­cial­men­te ca­mi­na­tas pa­ra lo­grar una bue­na adap­ta­ción.

La ali­men­ta­ción

El agua y los ali­men­tos son otro te­ma im­por­tan­te a re­vi­sar por­que po­seen y trans­mi­ten la ener­gía de la tierra de don­de sur­gen, por lo tan­to, el or­ga­nis­mo ne­ce­si­ta­rá un tiem­po pa­ra adap­tar­se. En es­tos ca­sos lo me­jor es no co­mer de­ma­sia­do ape­nas arri­ba­mos al nue­vo des­tino, ha­cer­lo muy despacio y mas- ti­can­do bien ca­da bo­ca­do; si fue­se po­si­ble, con­su­mir an­tes al­gún alimento o agua del lu­gar a don­de via­ja­mos, hoy en día en los su­per­mer­ca­dos se pue­den con­se­guir mu­chos pro­duc­tos im­por­ta­dos, lo cual fa­ci­li­ta la ta­rea. “La na­tu­ra­le­za in­ter­na de ca­da per­so­na tie­ne una mar­ca pro­pia y siem­pre se de­be tra­tar de ar­mo­ni­zar­la con la ex­ter­na, sen­tir y res­pe­tar lo que le pa­sa a nues­tro cuer­po, no de­jar­se lle­var por las imá­ge­nes. Es bas­tan­te fre­cuen­te que mis pa­cien­tes se que­jen de sen­tir mu­cho can­san­cio in­me­dia­ta­men­te des­pués de re­gre­sar de las va­ca­cio­nes y es­to es un in­di­cio de que no han ele­gi­do el lu­gar que más lo fa­vo­re­ce se­gún su na­tu­ra­le­za in­ter­na.

Cuan­do via­ja­mos a un lu­gar que nun­ca se ha vi­si­ta­do la es­ti­mu­la­ción ex­ter­na cons­tan­te da lu­gar a un des­gas­te ener­gé­ti­co tal que pa­ra re­cu­pe­rar­se el cuer­po de­be ape­lar a las re­ser­vas acu­mu­la­das, pe­ro lue­go al re­gre­sar nos pa­sa fac­tu­ra”, con­clu­ye Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.