EL SO­NI­DO DE LA DIS­COR­DIA

TAO - Tomo III - - Ronquidos -

Se­gún la me­di­ci­na chi­na son una tor­men­ta in­ter­na desata­da co­mo con­se­cuen­cia de los des­equi­li­brios ener­gé­ti­cos que el sue­ño no lo­gra re­pa­rar. Cam­bios de há­bi­tos y po­si­cio­nes pa­ra evi­tar­los.

La ma­yo­ría de los va­ro­nes y al­gu­nas mu­je­res ron­can cuan­do duer­men y no hay tru­co ni re­me­dio que ter­mi­ne con es­ta si­tua­ción. La me­di­ci­na oc­ci­den­tal tie­ne va­rias teo­rías, una de las cua­les ex­pli­ca que los ron­qui­dos apa­re­cen por­que al dor­mir los múscu­los del cue­llo y la bo­ca se re­la­jan, la gar­gan­ta se es­tre­cha y el aire que pa­sa por los te­ji­dos re­la­ja­dos vi­bra al res­pi­rar. Sin em­bar­go, la me­di­ci­na taoís­ta abar­ca tam­bién otros as­pec­tos a te­ner en cuen­ta“Mu­chos pa­cien­tes me con­sul­tan por es­te pro­ble­ma, es­pe­cial­men­te las es­po­sas que se que­jan por no po­der dor­mir, y les ex­pli­co que to­dos te­ne­mos un do­ble tra­ba­jo, uno de Yang que es la ac­ti­vi­dad que desa­rro­lla­mos pa­ra po­der sub­sis­tir en el as­pec­to ma­te­rial, y otro de Yin, que es cui­dar la ener­gía in­ter­na. Cuan­do es­te tra­ba­jo no se cum­ple de­bi­da­men­te, el cuer­po no pue­de re­pa­rar du­ran­te el sue­ño los des­equi­li­brios ener­gé­ti­cos del día y desata una tor­men­ta in­ter­na, es de­cir los ron­qui­dos”.

La ener­gía in­ter­na fun­cio­na a tra­vés de la res­pi­ra­ción, cuan­do és­ta es se­re­na sig­ni­fi­ca que el or­ga­nis­mo fun­cio­na en for­ma co­rrec­ta y no se han co­me­ti­do ex­ce­sos im­por­tan­tes. Cuan­do es rui­do­sa (co­mo lo son los ron­qui­dos), im­pli­ca que la ener­gía es­tá tra­tan­do de en­con­trar un equi­li­brio.Du­ran­te el día la res­pi­ra­ción se re­la­cio­na con la ener­gía Yang y du­ran­te la no­che con la ener­gía Yin. Al dor­mir se pro­du­ce el in­ter­cam­bio en­tre am­bas. En el mo­men­to del des­can­so, la res­pi­ra­ción tie­ne que ser más si­len­cio­sa y lar­ga por­que lle­ga has­ta la pro­fun­di­dad del cuer­po. Con el ron­qui­do es­te pa­so no se cum­ple y, por lo tan­to, la ener­gía no flu­ye; an­te es­ta si­tua­ción, es probable que sur­ja un pro­ble­ma de sa­lud re­la­cio­na­do con Yin (in­terno).

Las per­so­nas que desa­rro­llan tra­ba­jos que im­pli­can la fuer­za fí­si­ca sue­len ron­car al igual que aque­llos que prac­ti­can a dia­rio de­por­tes de al­to ren­di­mien­to. “LOS fiSICOCUL­tu­ris­tas, por ejem­plo, son los que más ron­can por­que les exi­gen a sus múscu­los un des­gas­te muy in­ten­so”, ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming.

La ma­la ali­men­ta­ción

La for­ma de ali­men­tar­se tam­bién es en gran par­te res­pon­sa­ble de los ron­qui­dos; re­cor­de­mos que la co­mi­da de­be in­gre­sar or­de­na­da­men­te al or­ga­nis­mo. En pri­mer lu­gar se de­be be­ber un cal­do ca­lien­te que pre­pa­ra­rá al sis­te­ma di­ges­ti­vo pa­ra re­ci­bir a los ali­men­tos só­li­dos. Lue­go in­gre­sa la car­ne, los hi­dra­tos de car­bono, las ver­du­ras y re­cién me­dia ho­ra des­pués, la fru­ta. Nun­ca se de­be to­mar lí­qui­do en la co­mi­da, a ex­cep­ción de una co­pa de vino a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te. Si es­te es­que­ma no se cum­ple, al sis­te­ma di­ges­ti­vo se com­pli­ca im­pi­dien­do que la ener­gía flu­ya co­rrec­ta­men­te, lo que pro­vo­ca los ron­qui­dos.

Ca­be des­ta­car que no se ron­ca prin­ci­pal­men­te du­ran­te to­da la no­che sino en las pri­me­ras ho­ras de sue­ño, más pre­ci­sa­men­te en­tre las 11 de la no­che y las 3 de la ma­dru­ga­da, fran­ja ho­ra­ria de la ve­sí­cu­la y el hí­ga­do.

¿Bo­ca arri­ba o de cos­ta­do?

Al apo­yar la es­pal­da en la ca­ma los es­pa­cios in­ter­ver­te­bra­les de la co­lum­na se com­pri­men le­ve­men­te y es­to no per­mi­te que la ener­gía cir­cu­le; la pos­tu­ra ideal es de cos­ta­do y la es­pal­da en for­ma de ar­co, pa­ra per­mi­tir que las ar­ti­cu­la­cio­nes se abran y el Chi flu­ya. Re­cor­de­mos que en la co­lum­na se en­cuen­tran los pun­tos del me­ri­diano Mar de Yang, tam­bién lla­ma­do Tou Me, y y no de­ben que­dar com­pri­mi­dos to­da la no­che.

La cla­ve es­tá en des­can­sar más, evi­tar la so­bre exi­gen­cia fí­si­ca y la ali­men­ta­ción des­or­de­na­da. “La úni­ca ma­ne­ra que las mu­je­res tie­nen de li­be­rar­se de los ron­qui­dos de su com­pa­ñe­ro en la ca­ma es co­rre­gir sus ma­los há­bi­tos”, con­clu­ye Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.