DIE­TA VI­GO­RI­ZAN­TE DE IN­VIERNO

TAO - Tomo III - - Nota De Tapa -

El in­vierno es la es­ta­ción del año en que la ener­gía se re­fu­gia en el in­te­rior del or­ga­nis­mo, re­car­gán­do­se pa­ra vol­ver a la su­per­fi­cie en pri­ma­ve­ra, mo­men­to en que la na­tu­ra­le­za in­ter­na y la ex­ter­na vol­ve­rán a desa­rro­llar­se. Es un pe­río­do de in­tros­pec­ción y des­can­so que in­du­ce a apro­ve­char los nu­trien­tes pa­ra vi­go­ri­zar cuer­po y es­pí­ri­tu, por eso en es­ta eta­pa la ali­men­ta­ción co­bra vi­tal im­por­tan­cia, ya que de lo que con­su­ma­mos aho­ra de­pen­de­rá la for­ta­le­za y na­tu­ral­men­te, la sa­lud en la pró­xi­ma tem­po­ra­da.

El ór­gano del in­vierno es el ri­ñón y la vís­ce­ra la ve­ji­ga, am­bos pue­den tor­nar­se más vul­ne­ra­bles en es­ta es­ta­ción, de allí que ha­ya que ex­tre­mar su cui­da­do; sin em­bar­go, tam­po­co hay que des­cui­dar al res­to por­que co­mo la ener­gía es­tá en lo pro­fun­do po­drían de­bi­li­tar­se y pro­vo­car al­gu­nos ma­les en las pró­xi­mas es­ta­cio­nes.

Te­nien­do en cuen­ta es­tos da­tos, la co­ci­na chi­na com­bi­na los ali­men­tos de ma­ne­ra tal que su die­ta in­ver­nal, ela­bo­ra­da pa­cien­te­men­te a tra­vés de los años, com­bi­na to­dos los ali­men­tos ne­ce­sa­rios ac­ti­var los me­ca­nis­mos na­tu­ra­les apro­pia­dos ge­ne­ran­do la ener­gía ne­ce­sa­ria pa­ra que to­dos los ór­ga­nos fun­cio­nen co­rrec­ta­men­te ar­mo­ni­za­dos.

La co­ci­na chi­na re­co­mien­da siem­pre acom­pa­ñar ca­da uno de es­tos pla­tos con arroz blan­co bien co­ci­do, ya que el mis­mo se­rá el en­car­ga­do de di­ri­gir ade­cua­da­men­te la ener­gía de los ali­men­tos a to­do el or­ga­nis­mo. Tam­bién su­gie­re no be­ber lí­qui­dos mien­tras se co­me y re­co­mien­da to­mar un té de cri­san­te­mo me­dia ho­ra an­tes y des­pués de la co­mi­da, que ba­ja el ex­ce­so de Fue­go que se incorpora con la in­ges­ta y ar­mo­ni­za.

El cer­do, in­sus­ti­tui­ble

La car­ne de cer­do trans­mi­te su ener­gía al ri­ñón, y si bien es co­rrec­to con­su­mir cual­quie­ra de sus cor­tes, en in­vierno es ideal co­mer las pa­tas. “En es­ta es­ta­ción es cuan­do nos co­nec­ta­mos con la raíz, con la ener­gía que cir­cu­la des­de los pies en for­mas as­cen­den­te. Si ob­ser­va­mos el cuer­po de un cer­do ve­re­mos que la par­te más po­de­ro­sa son las pa­tas que, a pe­sar de ser pe­que­ñas, so­por­tan to­do el pe­so del ani­mal, por en­de, to­da su ener­gía es­tá allí, ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming. Por otra par­te, es­te cor­te es tam­bién muy re­co­men­da­do pa­ra aque­llas per­so­nas que sien­ten pre­ci­sa­men­te los pies y los to­bi­llos dé­bi­les”.

Las pa­ti­tas de cer­do se pue­den co­ci­nar de mu­chas for­mas, las más fre­cuen­tes y sa­bro­sas de la co­ci­na chi­na son en cal­do o al horno. Vea­mos có­mo se pre­pa­ran.

Cal­do

An­tes de co­men­zar, las pa­tas de­ben her­vir­se apar­te du­ran­te unos mi­nu­tos pa­ra fa­ci­li­tar su lim­pie­za, que con­sis­te en re­ti­rar los pe­los, las du­re­zas y even­tual­men-

Las re­ce­tas de la co­ci­na chi­na, ela­bo­ra­das pa­cien­te­men­te a tra­vés de los si­glos, com­bi­nan los nu­trien­tes esen­cia­les de ca­da alimento con el mo­men­to ade­cua­do pa­ra brin­dar­le al or­ga­nis­mo lo que ne­ce­si­ta se­gún ca­da épo­ca del año. Pla­tos sa­bro­sos y ener­gi­zan­tes

“EN ES­TA ES­TA­CIÓN ES CUAN­DO NOS CO­NEC­TA­MOS CON LA RAÍZ, CON LA ENER­GÍA QUE CIR­CU­LA DES­DE LOS PIES EN FOR­MAS AS­CEN­DEN­TE”

te la acu­mu­la­ción de san­gre en las ve­nas. Una vez he­cho es­to, se co­lo­can en otro re­ci­pien­te con agua, ca­ne­la, anís, jen­gi­bre, vino blan­co o vinagre de al­cohol, in­gre­dien­tes que les da­rán sa­bor y las ablan­da­rán. Una vez que hier­va, ba­jar la tem­pe­ra­tu­ra al mí­ni­mo y de­jar co­ci­nar ocho ho­ras. Si se desea, agre­gar po­ro­tos de so­ja al prin­ci­pio de la coc­ción. El re­sul­ta­do se­rá una so­pa es­pe­sa, con las pa­tas prác­ti­ca­men­te des­me­nu­za­das. Se pue­de be­ber el cal­do so­lo co­la­do (allí es don­de se con­cen­tra la ener­gía) o bien co­mer to­da la pre­pa­ra­ción.

Jiao Yán Zhù Ti (Fo­to 1)

Co­lo­car las pa­tas, bien lim­pias (si­guien­do el pro­ce­so de la re­ce­ta an­te­rior) y pre­via­men­te her­vi­das, en un re­ci­pien­te. Agre­gar una ta­za de sal­sa de so­ja y con­di­men­tar­las con sal, pi­mien­ta y ají pi­can­te). Lle­var al horno has­ta que es­tén do­ra­das, apro­xi­ma­da­men­te una ho­ra.

Los pi­can­tes

Otro de los ali­men­tos in­dis­pen­sa­bles del in­vierno son las co­mi­das pi­can­tes, ya que es ne­ce­sa­rio ge­ne­rar ca­lor in­terno, es de­cir, ener­gía Yang. Ade­más, ac­túan so­bre los pul­mo­nes y el in­tes­tino grue­so. “Las pre­pa­ra­cio­nes pi­can­tes, es­pe­cial­men­te es­ta so­pa, son idea­les pa­ra

los in­vier­nos de Bue­nos Ai­res, don­de el cli­ma no es so­la­men­te frío, sino tam­bién hú­me­do y pre­ci­sa­men­te es­ta co­mi­da qui­ta la hu­me­dad del cuer­po”, re­co­mien­da Liu Ming.

Shui Zhu Yu (So­pa pi­can­te de pes­ca­do) (Fo­to 2)

Fi­le­tear un pes­ca­do a elec­ción (pre­fe­ren­te­men­te de car­ne fir­me) y ma­ri­nar­lo con sal­sa de os­tras, hon­gos u otra a gus­to, ají pi­can­te y pi­mien­ta chi­na. Lue­go ca­len­tar en una olla cal­do de po­llo o ga­lli­na, im­preg­nar el pes­ca­do con fé­cu­la de maíz e in­cor­po­rar­lo in­me­dia­ta­men­te al cal­do, co­lo­car tam­bién la ma­ri­na­da. Cuan­do vuel­va a her­vir agre­gar ver­du­ras cor­ta­das pe­que­ñas: bro­tes de ajo, ex­ce­len­te pa­ra que flu­ya el Chi, ce­bo­lla de ver­deo, pe­pino y bro­tes de po­ro­to mung, es­tas dos pa­ra ar­mo­ni­zar el Fue­go ge­ne­ra­do por los de­más in­gre­dien­tes. De­jar co­ci­nar unos mi­nu­tos, co­lo­car la pre­pa­ra­ción en una so­pe­ra, es­pol­vo­rear­lo con ajo pi­ca­do e in­me­dia­ta­men­te agre­gar­le acei­te de maíz o gi­ra­sol hir­vien­do (apro­xi­ma­da­men­te una ta­za). Ser­vir.

Las me­nu­den­cias

La me­di­ci­na chi­na in­sis­te en que con­su­mir vís­ce­ras y ór­ga­nos de ani­ma­les re­fuer­za el Chi de los pro­pios; in­clu­so afir­ma que cuan­do se pa­de­ce un pro­ble­ma car­día­co hay que co­mer co­ra­zón y lo mis­mo su­gie­re pa­ra ca­da uno de los otros ór­ga­nos. En el ca­so es­pe­cí­fi­co de los in­tes­ti­nos, los en­car­ga­dos, jun­to al es­tó­ma­go y el ba­zo de trans­for­mar los ali­men­tos en nu­trien­tes, la co­ci­na chi­na po­ne es­pe­cial én­fa­sis en con­su­mir tan­to la de cer­do co­mo la de va­ca o cor­de­ro, y las in­clu­ye en va­rios me- nús, es­pe­cial­men­te la lla­ma­da tri­pa gor­da, que aquí so­lo uti­li­za­mos cuan­do se in­clu­yen achu­ras va­cu­nas en el asa­do.

Da Chang Bao (Fo­to3)

Lim­piar muy bien un in- tes­tino grue­so de cer­do y co­ci­nar­lo con ro­da­jas de jen­gi­bre al va­por has­ta que es­té tierno y no pierda su for­ma; otra op­ción es her­vir­lo di­rec­ta­men­te. Una vez co­ci­do, cor­tar­lo en tro­zos pe­que­ños y ma­ri­nar­lo con sal­sa (so­ja, hon­gos, etc.), lue­go sal­tear­los en un wok bien ca­lien­te con un po­co de acei­te y jen­gi­bre pi­ca­do. Agre­gar bro­tes de ajo, mo­rrón ro­jo, za­naho­ria, vino de arroz, sal, pi­mien­ta y una cu­cha­ra­di­ta de azú­car.

Cor­de­ro

Tan­to la car­ne de cor­de­ro co­mo la de chi­vi­to for­ta­le­cen el co­ra­zón, por­que su ca­rác­ter es ca­lien­te. El há­bi­tat de es­tos ani­ma­les es muy hos­til, por lo tan­to

ge­ne­ran gra­sa y an­ti­cuer­pos pa­ra pro­te­ger­se y esa es la ener­gía que trans­mi­ten al or­ga­nis­mo hu­mano al con­su­mir­los.

“Exis­tió un san­to lla­ma­do Zhang Zhong Jing, que creó unA rE­CE­tA pA­rA to­ni­fi­CAr El Chi de las per­so­nas ma­yo­res o muy dé­bi­les y la ener­gía Yang. Es muy an­ti­gua y fue pa­san­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción a tra­vés del re­la­to de las abue­las y se si­gue co­mien­do en Chi­na ac­tual­men­te. Con al­gu­nas va­rian­tes se­gún la épo­ca y re­gión de don­de pro­ven­ga, es la si­guien­te:

Shen Jiang Dang Goi Yang Rou Tang

Es­ta so­pa se pre­pa­ra co­ci­nan­do 400 grs. de cor­de­ro, 60 grs. de jen­gi­bre y de 5 grs. de raíz Dang Goi (an­gé­li­ca), sal­sa de so­ja, vino de arroz y agua. Lle­var a fue­go fuer­te y una vez que rom­pa en her­vor, ba­jar al mí­ni­mo. Con­ti­nuar la coc­ción du­ran­te 10 ho­ras apro­xi­ma­da­men­te. Apa­gar el fue­go, de­jar re­po­sar unos mi­nu­tos y con­su­mir.

Otra op­ción, al­go más rá­pi­da pe­ro igual­men­te ener­gi­zan­te, con­sis­te en un es­to­fa­do de cor­de­ro y na­bo, es­te úl­ti­mo ayu­da a que la ener­gía con­se­gui­da flu­ya ade­cua­da­men­te.

Yang Rou Bao (Fo­to 4)

Co­ci­nar el cor­de­ro en cal­do de ave y un va­so de sal­sa de so­ja has­ta que es­té tierno (4 ho­ras apro­xi­ma­da­men­te); lue­go agre­gar ro­da­jas de na­bo (pe­la­do); con­di­men­tar con sal, pi­mien­ta chi­na, anís y con­ti­nuar la coc­ción has­ta que el tu­bércu­lo es­té bien co­ci­do. An­tes de ser­vir es­pol­vo­rear con ci­lan­tro fres­co pi­ca­do.

Ma­ris­cos

Los ma­ris­cos, aun­que sue­len re­la­cio­nar­se con el ve­rano por su fres­cu­ra, son tam­bién un buen alimento pa­ra las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras, es­pe­cial­men­te si se los fríe, ya que es­te mo­do de coc­ción in­vier­te su na­tu­ra­le­za.

“LAS PRE­PA­RA­CIO­NES PI­CAN­TES SON IDEA­LES PA­RA LOS IN­VIER­NOS DE BUE­NOS AI­RES, DON­DE EL CLI­MA NO ES SO­LA­MEN­TE FRÍO, SINO TAM­BIÉN HÚ­ME­DO Y PRE­CI­SA­MEN­TE ES­TAS CO­MI­DAS QUI­TAN LA HU­ME­DAD DEL CUER­PO”,

En el ca­so del lan­gos­tino es muy ade­cua­do pa­ra re­for­zar la ener­gía del ri­ñón y muy es­pe­cial­men­te los múscu­los de la cin­tu­ra. Si se lo acom­pa­ña con un ananá co­ci­do, apor­ta­rá las fi­bras ne­ce­sa­rias pa­ra lo­grar un buen trán­si­to in­tes­ti­nal. Se pue­de ser­vir con una cu­cha­ra­da de ma­yo­ne­sa y de es­te mo­do crear en­tre to­dos los in­gre­dien­tes un sa­bor agri­dul­ce pa­ra es­ti­mu­lar el pro­ce­so di­ges­ti­vo.

Feng Li Xia Qiu (Fo­to 5)

Lim­piar los lan­gos­ti­nos, con­di­men­tar con sal y pi­mien­ta, pa­sar­los por mai­ce­na y lue­go por cla­ra de hue­vo ba­ti­da; si se desea pue­den em­pa­nar­se. Freír en acei­te a tem­pe­ra­tu­ra mo­de­ra­da pa­ra que que­de tierno por den­tro y cro­can­te por fue­ra. Acom­pa­ñar con ananá al va­por y un co­pi­to de ma­yo­ne­sa.

Di Wang Xié Roú Gén (So­pa con cen­to­lla) (Fo­to 6)

La cen­to­lla, apor­ta be­ne­fi­cios si­mi­la­res a los lan­gos­ti­nos, en es­te ca­so se la pre­pa­ra en so­pa jun­to con las al­gas que po­seen mu­cha ener­gía y lim­pian el or­ga­nis­mo, y el hon­go que es­ti­mu­la al desa­rro­llo de la ener­gía.

Her­vir en un re­ci­pien­te cal­do de ave y agre­gar hon­gos (de la va­rie­dad que se desee), car­ne de cen­to­lla, al­gas y ci­lan­tro. Pa­ra es­pe­sar agre­gar un hue­vo ba­ti­do y una cu­cha­ra­da de pol­vo de ma­ní. Por úl­ti­mo, to­fu cor­ta­do en pe­que­ños tro­zos. Con­ti­nuar con la coc­ción 30 mi­nu­tos. Ser­vir bien ca­lien­te

Agra­de­ce­mos a Res­tau­ran­te Puer­to Bam­bú, Men­do­za 1669 1° pi­so, Tel. 4786-7843- Bel­grano, CABA, su co­la­bo­ra­ción pa­ra la rea­li­za­ción de es­ta no­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.