LA FIES­TA DEL JUGLAR

TAO - Tomo III - - Efemérides -

La ce­le­bra­ción del Do­ble Cin­co, o del Bo­te del Dra­gón, se rea­li­za en Chi­na en me­mo­ria de Qu Yuan, uno sus poe­tas clá­si­cos que lo­gró gran po­pu­la­ri­dad mer­ced a su pa­so por la po­lí­ti­ca.

El quinto día del quinto mes del ca­len­da­rio lu­nar (ver re­cua­dro), se ce­le­bra en Chi­na la fies­ta del Do­ble Cin­co, co­no­ci­da tam­bién co­mo del Bo­te del Dra­gón, pa­ra hon­rar la me­mo­ria del gran poe­ta Qu Yuan (343 A.C.) quien, ade­más de ser un pres­ti­gio­so in­te­lec­tual, fue fun­cio­na­rio de al­to ran­go del reino Chu. Du­ran­te su ges­tión, que se desa­rro­lló en el pe­río­do de los Es­ta­dos Com­ba­tien­tes, lo­gró gran­des rei­vin­di­ca­cio­nes so­cia­les que be­ne­fi­cia­ron a las cla­ses po­pu­la­res, aun­que per­ju­di­ca­ron a los po­de­ro­sos, ra­zón por la cual lue­go fue ex­clui­do de la cor­te y des­te­rra­do.

Años más tar­de, los territorios del Chu fue­ron in­va­di­dos por un Es­ta­do ve­cino y al ver que las tro­pas enemi­gas lo­gra­ban to­mar la capital de su reino, Qu Yuan de­ci­dió qui­tar­se la vi­da arro­ján­do­se a las aguas del río Mi­luo. Sus com­pa­trio­tas la­men­ta­ron la muer­te de un ser tan ho­nes­to y ta­len­to­so y, se­gún cuen­ta la le­yen­da, em­bar­ca­dos en bo­tes con for­ma de dra­gón se aven­tu­ra­ron pa­ra in­ten­tar res­ca­tar su ca­dá­ver, to­can­do tam­bo­res y gongs, y arro­jan­do al agua arroz y zòng­zi, una suer­te de ta­mal chino re­lleno con arroz glu­ti­no­so, bon­dio­la de cer­do, hon­go chino y ma­ní pre­co­ci­do (ver fo­to), pa­ra evi­tar que los pe­ces se co­mie­sen el cuer­po del poe­ta; in­clu­so ti­ra­ban vino pa­ra que los se­res acuá­ti­cos se em­bo­rra­cha­ran, pe­ro to­dos los es­fuer­zos fue­ron en vano y el cuer­po nun­ca fue ha­lla­do.

A par­tir de ese mo­men­to, el pue­blo chino ce­le­bra ese día con ca­rre­ras de bo­tes de remo con for­ma de dra­gón.

Poe­ta de la na­ción

Qu Yuan fue uno de los más gran­des poe­tas chi­nos, fi­gu­ra pro­mi­nen­te del ro­man­ti­cis­mo y crea­dor del es­ti­lo sao, en el que los ver­sos se ex­tien­den más allá de los cua­tro ca­rac­te­res, que dio lu­gar a poe­mas más pro­fun­dos y ex­pre­si­vos. Sus obras tu­vie­ron una gran in­fluen­cia, in­clu­so en­tre los poe­tas ro­mán­ti­cos de la di­nas­tía Tang, co­mo Li Bai y sus li­bros, Chu­ci (tam­bién co­no­ci­do co­mo Can­cio­nes del Sur o Can­cio­nes de Chu) o el Shi Jing, fi­gu­ran en­tre los clá­si­cos de la poe­sía chi­na an­ti­gua, por­que ex­pre­sa­ba con un len­gua­je bri­llan­te y apa­sio­na­do al amor en­tre las per­so­nas y los dio­ses. A par­tir del Chu­ci na­ció un es­ti­lo de es­cri­tu­ra lla­ma­do Ele­gías de Chu (Chu Ci)

Ase­so­ra­mien­to: Ca­ro­la Chen, de Es­tre­lla Imp&Exp; Az­cué­na­ga 239 CABA Tel. 4953-6155.

zòng­zi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.