EL AYUNO TE­RA­PÉU­TI­CO

TAO - Tomo III - - Salud -

Ea­yuno es una prác­ti­ca que ins­tin­ti­va­men­te se apli­ca cuan­do se su­fre al­gún ma­les­tar, es­pe­cial­men­te di­ges­ti­vo, e in­clu­so al­gu­nas per­so­nas lo pro­gra­man pa­ra op­ti­mi­zar el fun­cio­na­mien­to del or­ga­nis­mo. En la ma­yo­ría de las re­li­gio­nes se lo in­di­ca co­mo mé­to­do de de­pu­ra­ción Y ES­PE­Cí­fi­CA­MEN­TE LOS TAOíS­tas lo lla­man bì gu (ale­jar­se de la co­mi­da) y shi qi (in­ge­rir só­lo Chi), es de­cir, ayu­nar de co­mi­da y ali­men­tar­se del aire o pla­to del cie­lo; de es­ta ma­ne­ra se re­cu­pe­ra la re­la­ción en­tre ener­gía in­ter­na Y EX­TER­NA Y SE PURI­fiCAN EL cuer­po y la men­te.

“So­lía prac­ti­car bì gu y shi qi cuan­do era mon­je y vi­vía en un tem­plo taoís­ta de Chi­na; allí te­nía­mos un con­sul­to­rio y en­tre las te­ra­pias que apli­cá­ba­mos es­ta­ba la fi­TO­TE­RA­PIA. EN CA­DA ES­TA­CIóN del año íba­mos a la mon­ta­ña pa­ra re­co­lec­tar las hier­bas que uti­li­za­ría­mos co­mo me­di­ci­na, y no nos ali­men­tá­ba­mos, sim­ple­men­te prac­TI­CÁ­BA­MOS LA ME­DI­TA­CIóN Y RES­PI­RA­CIóN CONS­CIEN­TE, APRO­VE­CHAN­DO EL AIRE PU­RO. ES DE­CIR QUE PURI­fiCÁBAMOS nues­tro cuer­po eli­mi­nan­do el Chi es­tan­ca­do y de­jan­do in­gre­sar el lim­pio, ade­más de des­pe­jar la men­te de pen­SA­MIEN­TOS TóXICOS”, re­la­ta el

In­di­ca­do en to­das las re­li­gio­nes co­mo mé­to­do de pu­ri­fiCACión, pA­rA lA mE­Di­Ci­nA tAoís­tA Es lA práC­ti­CA que per­mi­te eli­mi­nar el Chi es­tan­ca­do y re­no­var­lo. Cla­ves pa­ra ele­gir el mo­men­to y ha­cer­lo co­rrec­ta­men­te.

maes­tro Liu Ming.

La fun­ción de los ali­men­tos es ge­ne­rar la ener­gía ne­ce­sa­ria pa­ra po­ner al cuer­po en mo­vi­mien­to y man­te­ner­lo sa­lu­da­ble; sin em­bar­go, es­to no siem­pre ocu­rre. “Si des­pués de co­mer sen­ti­mos un ma­les­tar ge­ne­ral y una gran PE­SA­DEZ Fí­SI­CA, SIG­NI­fi­CA QUE los ali­men­tos es­tán to­man­do nues­tra ener­gía y no a la in­ver­sa, co­mo real­men­te de­be SER”.

Cuan­do los ali­men­tos in­gre­san al or­ga­nis­mo y se con­vier­ten úni­ca­men­te en ma­te­ria, es­ta se acu­mu­la y per­ju­di­ca el fun­cio­na­mien­to, ADE­MáS DE RE­flE­JAR­SE EN EL AS­pec­to fí­si­co, de­bi­do a que se con­vier­te en gra­sa.

En es­te mo­men­to el ayuno es muy re­co­men­da­do, in­clu­so se ad­mi­te el se­mi ayuno,

en el cual se in­gie­ren cal­dos des­gra­sa­dos y so­pa de arroz.

El cuer­po tie­ne la ca­pa­ci­dad de so­por­tar un día de abs­ti­nen­cia sin su­frir con­se­cuen­cias, siem­pre y cuan­do la ener­gía se cen­tre en la res­pi­ra­ción. El as­pec­to ma­te­rial po­drá su­plir­se con los nu­trien­tes al­ma­ce­na­dos en el or­ga­nis­mo, sien­do es­te un me­ca­nis­mo muy po­si­ti­vo. Así co­mo un alimento tie­ne fe­cha de ven­ci­mien­to, las re­ser­vas del cuer­po tam­bién y el ayuno es una ma­ne­ra de

usar­las y per­mi­tir que se re­nue­ven, re­dis­tri­bu­yan y eli­mi­nen aque­llas in­ne­ce­sa­rias. La fi­lo­so­fía taoís­ta sos­tie­ne que al in­ge­rir ali­men­tos sin con­trol se co­rre el ries­go de des­per­tar a los tres de­mo­nios in­ter­nos. Es­tos se­res son la re­pre­sen­ta­ción de los pe­li­gros que ge­ne­ran un de­seo des­me­di­do ha­cia lo ma­te­rial; pa­ra ellos el pri­mer de­seo es la co­mi­da, por esa ra­zón cuan­do se la con­tro­la o se la sus­ti­tu­ye du­ran­te un día por el Chi, se los neu­tra­li­za”, ex­pli­ca Liu.

La res­pi­ra­ción pro­vee de ener­gía a to­dos los se­res vi­vos, se pue­de pa­sar me­ses sin co­mer y días sin be­ber agua, pe­ro no se pue­de de­jar de res­pi­rar; en­ton­ces, la oxi­ge­na­ción es el me­ca­nis­mo más im­por­tan­te pa­ra la pre­ser­va­ción de la vi­da. Por es­te mo­ti­vo, cuan­do se to­ma la de­ter­mi­na­ción de ayu­nar, es ne­ce­sa­rio con­cen­trar­se en los ejer­ci­cios de res­pi­ra­ción cons­cien­te. “La res­pi­ra­ción mi­nu­cio­sa no es so­la­men­te la de los pul­mo­nes, sino tam­bién la de ca­da par­te del cuer­po; aun­que no se per­ci­ba a sim­ple vis­ta, la piel tam­bién ins­pi­ra y ex­ha­la, ella to­ma el Chi ex­terno y per­mi­te su in­gre­so al cuer­po. Los ór­ga­nos, vís­ce­ras, múscu­los, ar­te­rias y to­dos los ele­men­tos que com­po­nen el cuer­po tam­bién lo ha­cen. El pla­to de Cie­lo (Chi) es tan im­por­tan­te co­mo el pla­to de Tierra (co­mi­da).”

Cuándo y có­mo ha­cer­lo

Un ayuno de 24 ho­ras ayu­da­rá a res­ta­ble­cer el equi­li­brio in­terno, es­pe­cial­men­te cuan­do la ali­men­ta­ción co­ti­dia­na es des­or­de­na­da, tan­to en los ho­ra­rios co­mo en la ca­li­dad y can­ti­dad de co­mi­da que se con­su­me. Ade­más, cuan­do se pa­sa ham­bre por un pe­río­do cor­to de tiem­po, se le­van­tan las de­fen­sas y el or­ga­nis­mo lo­gra so­lu­cio­nar los da­ños. Des­de lue­go, se de­ben to­mar los re­cau­dos ne­ce­sa­rios pa­ra que es­ta prác­ti­ca re­dun­de en bie­nes­tar fí­si­co y men­tal. Vea­mos:

• So­la­men­te se de­be sus­pen­der la in­ges­ta de ali­men­tos, nun­ca la de lí­qui­dos. Lo más re­co­men­da­do es be­ber agua y cal­dos.

•El té se ad­mi­te úni­ca­men­te si es liviano, la in­fu­sión con­cen­tra­da tie­ne un gran po­der de lim­pie­za in­ter­na, es­pe­cial­men­te cuan­do se con­su­men gra­sas, por eso, en el mo­men­to en que el es­tó­ma­go es­tá va­cío, po­dría pro­vo­car al­gún ma­les­tar. Es­te con­se­jo tam­bién es vá­li­do pa­ra los ve­ge­ta­ria­nos.

•Los ju­gos de fru­tas tam­bién pue­de in­cor­po­rar­se, siem­pre y cuan­do se mez­clen con agua y en po­cas can­ti­da­des, ya que su ca­rác­ter frío y ba­ja el Fue­go in­terno, que se ele­va con la abs­ti­nen­cia de só­li­dos. El Fue­go sube y ar­mo­ni­za, por eso no con­ve­nien­te ba­jar­lo.

•Cuan­do se ayu­na hay que sus­pen­der la ac­ti­vi­dad fí­si­ca por­que el des­gas­te pue­de las­ti­mar al cuer­po; lo me­jor es el re­po­so y la me­di­ta­ción.

• Ni­ños, an­cia­nas y em­bra­za­das no de­ben ayu­nar, sal­vo por pres­crip­ción mé­di­ca.

• Si se de­ci­de ha­cer­lo es ne­ce­sa­rio pre­pa­rar­se unos días an­tes, dis­mi­nui­yen­do pau­la­ti­na­men­te las por­cio­nes ha­bi­tua­les e in­clu­so ba­sar la ali­men­ta­ción en ve­ge­ta­les. No es re­co­men­da­ble que el cam­bio sea brus­co. Tam­po­co es via­ble co­mo al­ter­na­ti­va a una die­ta ya que ge­ne­ra­ría un efec­to re­bo­te. Ade­más, en lí­neas ge­ne­ra­les, el so­bre­pe­so se de­be a un des­equi­li­brio en­tre Yin y Yang, por lo tan­to es­ta no se­ría una ver­da­de­ra so­lu­ción al pro­ble­ma.

• Al día si­guien­te del ayuno no se pue­de re­ini­ciar la ali­men­ta­ción nor­mal­men­te por­que po­dría las­ti­mar al es­tó­ma­go. Lo más acon­se­ja­ble es to­mar cal­dos y so­pa de arroz por la ma­ña­na y ver­du­ras al me­dio­día y no­che si es ve­rano, y al­go de car­ne a la no­che, si es in­vierno

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.