Me­di­ta­ción taoís­ta

TAO - Tomo III - - Salud -

La me­di­ta­ción es una prác­ti­ca mi­le­na­ria que per­mi­te lim­piar la men­te y es­ti­mu­lar la ener­gía in­ter­na. Pa­ra lle­gar a lo­grar una bue­na téc­ni­ca es pre­ci­so prac­ti­car asi­dua­men­te, aun­que en ca­da in­ten­to se ob­tie­nen re­sul­ta­dos po­si­ti­vos.

Se pue­de meditar acos­ta­do, con el cuer­po de­re­cho, las ma­nos en­la­za­das a la al­tu­ra del Dan Tien (apro­xi­ma­da­men­te cua­tro de­dos so­bre el om­bli­go), o a los la­dos del cuer­po. Otra op­ción es ha­cer­lo sen­ta­do en el pi­so, so­bre una al­fom­bra o col­cho­ne­ta, con las pier­nas cru­za­das y las ma­nos apo­ya­das so­bre los mus­los o for­man­do un co­ra­zón so­bre el Dan Tien. La es­pal­da de­be per­ma­ne­cer de­re­cha, igual que la ca­be­za; los hom­bros ha­cia atrás y ali­nea­dos con la ca­de­ra. La len­gua se pe­ga al pa­la­dar y los ojos se cie­rran.

EL CUER­PO DE­BE ES­TAR RE­LA­JA­DO PE­RO NO flO­jo y des­a­li­nea­do, de­be per­ma­ne­cer er­gui­do co­mo la ra­ma de una plan­ta.

Una vez lo­gra­da la pos­tu­ra se de­be co­men­zar a res­pi­rar pro­fun­da y si­len­cio­sa­men­te. El aire en­tra por la na­riz, re­co­rre to­do el cuer­po y sa­le tam­bién por la na­riz. De es­te mo­do se de­be per­ma­ne­cer co­mo mí­ni­mo me­dia ho­ra, pe­ro en reali­dad es el cuer­po el que lo de­ter­mi­na­rá, se pue­de pa­sar va­rias ho­ras en es­ta po­si­ción. Es re­co­men­da­ble ele­gir un lu­gar tran­qui­lo pa­ra meditar, con ilu­mi­na­ción có­mo­da y so­ni­dos agra­da­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.