PUN­TO FI­NAL PA RA LOS MA­REOS

TAO - Tomo III - - Digitopintura Y Moxa -

Los ma­reos son una sen­sa­ción des­agra­da­ble y mu­cho más si se com­bi­nan con otra pa­to­lo­gía pa­re­ci­da que es el vér­ti­go. Quie­nes pa­de­cen fre­cuen­te­men­te es­te cua­dro sue­len pen­sar que se tra­ta de una en­fer­me­dad; sin em­bar­go, am­bos son sín­to­mas de al­gún des­equi­li­brio in­terno. Cuan­do se sien­ten ma­reos es ca­si im­po­si­ble man­te­ner el equi­li­brio por­que pro­vo­can ines­ta­bi­li­dad, con­fu­sión y di­fi­cul­tad pa­ra con­cen­trar­se y pen­sar cla­ra­men­te. En ge­ne­ral es un es­ta­do tran­si­to­rio, pe­ro cuan­do per­sis­ten pue­den lle­gar a pro­vo­car náu­seas y has­ta vó­mi­tos.

“Es­ta si­tua­ción es ge­ne­ra­da por lo que en Chi­na lla­ma­mos gan feng nei dong, es de­cir, vien­to des­or­de­na­do en el hí­ga­do, y ocu­rre por la acu­mu­la­ción de ma­los há­bi­tos, en­tre otros, tra­ba­jar mu­cho y dor­mir po­co, que pro­vo­ca un ex­ce­so de can­san­cio fí­si­co, una ali­men­ta­ción inade­cua­da, es­pe­cial­men­te cuan­do se pa­san mu­chas ho­ras sin in­ge­rir na­da y lue­go se co­me has­ta lle­nar­se, las­ti­man­do es­pe­cial­men­te al es­tó­ma­go y al ba­zo, es de­cir des­equi­li­bra la ener­gía de Tierra. No con­tro­lar la ira fren­te a si­tua­cio­nes es­tre­san­tes es otro de los mo­ti­vos”, ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming.

El im­pac­to del vien­to (ex­terno) so­bre el cuer­po lo las­ti­ma has­ta tal pun­to que se lo

con­si­de­ra el “rey de las en­fer­me­da­des”, pe­ro tam­bién es ge­ne­ra­do por el pro­pio or­ga­nis­mo cuan­do ocu­rren des­equi­li­brios in­ter­nos. Es más fre­cuen­te en pri­ma­ve­ra, mo­men­to en el que la ener­gía se des­plie­ga y pue­de cau­sar un as­cen­so ex­ce­si­vo del Chi del hí­ga­do. Cuan­do el Yin del hí­ga­do ba­ja y no se lo con­tro­la, as­cien­de el Yang y pue­de des­en­ca­de­nar el vien­to in­terno.

“Co­mo men­cio­né en va­rias opor­tu­ni­da­des, fui mon­je taoís­ta y vi­ví en un tem­plo don­de prac­ti­cá­ba­mos la me­di­ci­na tra­di­cio­nal. En una opor­tu­ni­dad lle­gó una jo­ven que no po­día man­te­ner­se pa­ra­da por sí mis­ma de­bi­do al ma­reo que sen­tía. Uno de mis com­pa­ñe­ros la aten­dió y le di­jo que su pro­ble­ma se de­bía a la pre­sen­cia en su ca­sa de es­pí­ri­tus ma­lig­nos que la ata­ca­ban. Es­cu­ché la con­ver­sa­ción y le pe­dí que la lle­va­ran a mi con­sul­to­rio. Le to­mé el pul­so y la in­te­rro­gué. Me con­tó que su ma­ri­do se ha­bía mar­cha­do a la ciu­dad pa­ra tra­ba­jar y la ha­bía aban­do­na­do por otra mu­jer. Ade­más, ha­bía es­ta­do tra­ba­ja­do du­ra­men­te de sol a sol en el cam­po de sus ex sue­gros y no le ofre­cie­ron co­mi­da ni agua, si­tua­ción que la ha­bía en­fu­re­ci­do. Cuan­do lle­gó a su ca­sa sa­có agua del po­zo (muy fría) y la be­bió. Lue­go de unas ho­ras co­men­zó a sen­tir­se muy mal, la lle­va­ron al hos­pi­tal pe­ro no pu­die­ron so­lu­cio­nar­le el pro­ble­ma. El tra­ta­mien­to que le apli­qué fue con mo­xa y acu­pun­tu­ra y a la me­dia ho­ra se pu­do le­van­tar so­la de la ca­mi­lla. El pro­ble­ma fue que su cuer­po, aca­lo­ra­do, ha­bía su­fri­do un gran im­pac­to al be­ber el agua he­la­da, ade­más, la ira la ha­bía in­va­di­do, su hí­ga­do te­nía mu­cho Fue­go, es­ta­ba va­cío de ener­gía Yin y lleno de Yang”.

Es­te epi­so­dio ocu­rrió en el ve­rano, en­ton­ces el tra­ta­mien­to con­sis­tió en es­ti­mu­lar el pun­to Yong Quan, per­te­ne­cien­te al me­ri­diano de ri­ñón, ubi­ca­do en la par­te me­dia de la plan­ta del pie, con características del ele­men­to Ma­de­ra. El Agua ali-

Pa­ra la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na no son una en­fer­me­dad en sí mis­ma sino la con­se­cuen­cia de una se­rie de ma­los há­bi­tos que pro­vo­can un ex­ce­so de ener­gía Yang en el hí­ga­do. Las con­se­cuen­cias de vi­vir enoja­do.

men­ta la Ma­de­ra, en­ton­ces al es­ti­mu­lar­lo le­van­ta la ener­gía in­te­rior y flu­ye la ener­gía del hí­ga­do. A su vez, el ri­ñón per­te­ne­ce al ele­men­to Agua, que do­mi­na al Fue­go.

Si hu­bie­ra ocu­rri­do en in­vierno, en­ton­ces los pun­tos a es­ti­mu­lar se­rían otros. “Ha­ce po­co tam­bién aten­dí aquí a otra pa­cien­te con los mis­mos sín­to­mas, pe­ro en su ca­so el ma­reo se des­en­ca­de­nó por ex­ce­so de tra­ba­jo y ali­men­ta­ción des­or­de­na­da. El tra­ta­mien­to no fue exac­ta­men­te el mis­mo, por­que en es­te ca­so ocu­rrió en in­vierno, mo­men­to en que el ele­men­to Agua es­tá fun­cio­nan­do ple­na­men­te pe­ro los ca­na­les ne­ce­si­tan ser re­for­za­dos”.

Hu­bo que es­ti­mu­lar el pun­to Zu San Li, ubi­ca­do a cua­tro de­dos por de­ba­jo de la ro­di­lla, del la­do ex­terno de la pier­na, pa­ra reac­ti­var la ener­gía del es­tó­ma­go, del ba­zo y ar­mo­ni­zar el ele­men­to Tierra. Pa­ra com­ple­men­tar­lo tam­bién se tra­tó el pun­to San Yin Jiao, que se ubi­ca en la par­te in­ter­na de la pier­na, apro­xi­ma­da­men­te a 4 de­dos so­bre el hue­so del to­bi­llo, pa­ra ayu­dar a que el Chi ge­ne­ral del cuer­po flu­ya me­jor.

Otros pun­tos que con­tri­bu­yen a so­lu­cio­nar es­te pro­ble­ma son el Tai Chong, si­tua­do en­tre el de­do gor­do y el se­gun­do de­do del pie, en el es­pa­cio que hay en­tre los ten­do­nes de am­bos, que al es­ti­mu­lar­lo di­si­pa el vien­to de es­te ór­gano; y el Feng Shi, lo­ca­li­za­do en la nu­ca, a la al­tu­ra de la ba­se del crá­neo, en la de­pre­sión que se for­ma en­tre los dos múscu­los prin­ci­pa­les del cue­llo, el tra­pe­cio y el es­ter­no­clei­do­mas­toi­deo, que tam­bién eli­mi­na el vien­to in­terno y ayu­da a des­cen­der al Yang del hí­ga­do.

En el ca­so de lo ni­ños, aun­que no es muy fre­cuen­te, pue­den pa­de­cer es­tos sín­to­mas por ex­po­ner­se al vien­to y al frío. El tra­ta­mien­to es mu­cho más sen­ci­llo, sim­ple­men­te se lo de­be co­lo­car bo­ca aba­jo y ma­sa­jear los dos múscu­los que co­rren a los la­dos de la co­lum­na ver­te­bral, de arri­ba ha­cia aba- jo. Pa­ra ha­cer­lo em­plear los de­dos pul­gar y ma­yor pa­ra pe­lliz­car y ti­rar sua­ve­men­te el múscu­lo. Los chi­cos tie­nen mu­cha ener­gía en desa­rro­llo, por eso cuan­do es­tán ex­pues­tos al vien­to su ener­gía choca con la in­ter­na. Con es­te ma­sa­je se soluciona el pro­ble­ma.

El tra­ta­mien­to

En los ca­sos gra­ves se pue­de re­cu­rrir a un pro­fe­sio­nal, quien se­gu­ra­men­te in­di­ca­rá una se­sión de acu­pun­tu­ra pa­ra ter­mi­nar con el pro­ble­ma, pe­ro si el tras­torno es le­ve se pue­de re­cu­rrir a un tra­ta­mien­to ca­se­ro, es­ti­mu­lan­do los pun­tos an­tes se­ña­la­dos con mo­xa y di­gi­to­pun­tu­ra. Re­cor­de­mos que el tra­ta­mien­to con mo­xa con­sis­te en ca­len­tar ca­da pun­to con la bra­sa de un ci­ga­rro de ar­te­mi­sa, a dos cen­tí­me­tros de la piel, du­ran­te 10 mi­nu­tos apro­xi­ma­da­men­te, o has­ta que se tor­ne ro­sa­da. Cuan­do cam­bia de co­lor sig­ni­fi­ca que la san­gre y la ener­gía se des­blo­quea­ron y vuel­ven a fluir. La es­ti­mu­la­ción con di­gi­to­pun­tu­ra se rea­li­za pre­sio­nan­do fir­me­men­te el pun­to con un nu­di­llo, apli­can­do la fuer­za del cuer­po no la del de­do, es de­cir em­pu­jan­do.

En el ca­so de ha­ber­se en­con­tra­do ex­pues­to al vien­to in­ten­so mu­cho tiem­po, co­mo pre­ven­ti­vo se pue­de be­ber un té de jen­gi­bre con azú­car in­me­dia­ta­men­te des­pués

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.