A CA­DA CUAL SU RU­TI­NA

TAO - Tomo III - - Salud -

Ele­gir el ti­po de ac­ti­vi­dad fí­si­ca más con­ve­nien­te se­gún la edad es pri­mor­dial pa­ra lo­grar una vi­da ar­mó­ni­ca y sa­lu­da­ble. Cuá­les son las pre­mi­sas que brin­da la me­di­ci­na chi­na pa­ra de­ci­dir la más ade­cua­da.

El se­den­ta­ris­mo es uno de los pro­ble­mas que más preo­cu­pa a los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud, por­que to­dos los es­tu­dios de­mues­tran con con­tun­den­cia que la fal­ta de ac­ti­vi­dad fí­si­ca es la prin­ci­pal res­pon­sa­ble de las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, del co­les­te­rol, de la dia­be­tes e in­clu­so de al­gu­nos ti­pos de cán­cer.

En los úl­ti­mos cua­ren­ta años se mul­ti­pli­có de ma­ne­ra ex­po­nen­cial la pré­di­ca mé­di­ca en es­te sen­ti­do y el ejer­ci­cio en sus más di­ver­sas for­mas ha mo­di­fi­ca­do el es­ti­lo de vi­da mo­derno. Pe­ro la ac­ti­vi­dad fí­si­ca no es só­lo po­ner el cuer­po en mo­vi­mien­to, y an­tes de em­pe­zar lo me­jor es tra­tar de bus­car cuál pue­de ser la prác­ti­ca más ade­cua­da pa­ra uno, ya que los erro­res pue­den re­sul­tar tan per­ju­di­cia­les co­mo no ha­cer na­da.

En es­te sen­ti­do, la OMS (Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud) tie­ne una se­rie de re­co­men­da­cio­nes. En pri­mer lu­gar su­gie­re a aque­llas per­so­nas que han pa­sa­do mu­cho tiem­po sin rea­li­zar ac­ti­vi­dad, co­men­zar con po­cos mi­nu­tos e ir in­cre­men­tan­do gra­dual­men­te la in­ten­si­dad y fre­cuen­cia. Una vez es­ta­ble­ci­da la ru­ti­na, acon­se­ja a los adul­tos has­ta los 64 años un mí­ni­mo 150 mi­nu­tos se­ma­na­les, y a los ma­yo­res de 65 rea­li­zar al­gu­na ac­ti­vi­dad de en­tre 40 y 60 mi­nu­tos, 3 ve­ces por se­ma­na. Por otra par­te, cuan­do no pue­dan cum­plir una ac­ti­vi­dad de­ter­mi­na­da por pro­ble­mas de sa­lud, de­ben man­te­ner­se tan ac­ti­vos co­mo se lo per­mi­tan sus ca­pa­ci­da­des.

Pa­ra la me­di­ci­na taoís­ta es­te es tam­bién un te­ma preo­cu­pan­te, por­que la ac­ti­vi­dad se re­la­cio­na con la mo­vi­li­za­ción de la ener­gía in­ter­na. “Mis pa­cien­tes sue­len pre­gun­tar­me si es ne­ce­sa­rio ha­cer al­gún ejer­ci­cio o cuál me pa­re­ce el más ade­cua­do. Yo siem­pre les ex­pli­co que en la vi­da es tan ne­ce­sa­rio el mo­vi­mien­to co­mo la quie­tud, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming. La tran­qui­li­dad es in­dis­pen­sa­ble pa­ra el cre­ci­mien­to in­terno, que se ve­rá re­fle­ja­do en lo ex­terno; el mo­vi­mien­to mo­di­fi­ca el as­pec­to ex­terno y se re­la­cio­na con el in­terno. Am­bos com­ple­tan un ci­clo, se com­ple­men­tan. Pa­ra sa­ber qué le con­vie­ne a ca­da uno lo me­jor es ha­cer un au­to­aná­li­sis te­nien­do en cuen­ta la edad, por­que és­ta se vin­cu­la con la ener­gía y am­bas son de­ter­mi­nan­tes a la ho­ra de rea­li­zar una ac­ti­vi­dad fí­si­ca es­pe­cí­fi­ca”.

En ca­da eta­pa de la vi­da el Chi tie­ne una ubi­ca­ción de­ter­mi­na­da. Los ni­ños, por ejem­plo, acu­mu­lan la ma­yor can­ti­dad en los pies, por esa ra­zón un be­bé a los tres me­ses, apro­xi­ma­da­men­te, co­mien­za a mo­ver es­pe­cial­men­te sus pier­nas con más fuer­za. Po­co a po­co sube la ener­gía y lo ha­bi­li­ta pa­ra dar los pri­me­ros pa­sos y lue­go, cuan­do lle­ga a las ro­di­llas, le per­mi­te co­rrer y sal­tar enér­gi­ca­men­te.

En la ado­les­cen­cia, en cam­bio, se vuel­ve más tran­qui­lo y pue­de man­te­ner­se mas tiem­po sen­ta­do, en com­pa­ra­ción a un niño. A me­di­da que se lle­ga a la adul­tez las per­so­nas pre­fie­ren la co­mo­di­dad de un

buen si­llón.

“La ener­gía cam­bia en ca­da eta­pa, al na­cer es­táa­ba­jo y en la an­cia­ni­dad arri­ba. Hay que cui­dar la bue­na cir­cu­la­ción del Chi por el cuer­po. Lo que sube tie­ne que vol­ver y lo que ba­ja tie­ne que su­bir. En una per­so­na an­cia­na don­de el Chi se en­cuen­tra en la par­te su­pe­rior y no vuel­ve co­rrec­ta­men­te pro­vo­ca con­fu­sión en los pen­sa­mien­tos, por es­ta ra­zón se de­ben rea­li­zar ejer­ci­cios que lle­ven a una me­jor cir­cu­la­ción pa­ra que el cuer­po, la men­te, fun­cio­ne en ar­mo­nía. Si a cier­ta edad se man­tie­ne un equi­li­brio es po­si­ble dis­cer­nir en­tre aque­llo que nos con­vie­ne y lo que no. Con el po­der de la men­te po­de­mos lo­grar un es­ta­do fí­si­co óp­ti­mo”.

Apro­ve­char la ener­gía

La ac­ti­vi­dad fí­si­ca de­be or­ga­ni­zar­se de ma­ne­ra tal que el des­gas­te de ener­gía pro­duz­ca un be­ne­fi­cio con­cre­to. No va­le la pe­na ha­cer­la por­que sí, gas­tan­do una gran can­ti­dad de ener­gía en po­cos mi­nu­tos. Por ejem­plo, co­rrer en la cin­ta en una ha­bi­ta­ción ce­rra­da so­la­men­te pon­drá al cuer­po en mo­vi­mien­to, pe­ro el ejer­ci­cio no pro­du­ci­rá ma­yo­res be­ne­fi­cios. En cam­bio si la mis­ma ru­ti­na se rea­li­za al aire li­bre a un rit­mo mo­de­ra­do, sin ex­te­nuar­se, en­ton­ces se lo­gra­rá que la ener­gía y la san­gre flu­yan y oxi­ge­nen me­jor al or­ga­nis­mo.

“En ca­da pa­so la ener­gía se de­be re­for­zar, no per­der­se. Rea­li­zar ejer­ci­cios don­de so­lo se mue­ve el cuer­po sin te­ner en cuen­ta la re­la­ción in­ter­na de to­do el or­ga­nis­mo no apor­tan un real be­ne­fi­cio al cuer­po. El ejer­ci­cio de­be es­tar des­ti­na­do a lo­grar la ar­mo­ni­za­ción del cuer­po y pa­ra lo­grar­lo es ne­ce­sa­rio res­pi­rar de ma­ne­ra co­rrec­ta. Pa­ra com­pren­der­lo me­jor, hay que pres­tar aten­ción a lo si­guien­te: en un mi­nu­to el pul­so la­te en­tre 60 y 90 ve­ces; en ca­da res- pi­ra­ción (ins­pi­ra­ción-ex­ha­la­ción) el pul­so la­te 5 ve­ces, en un mi­nu­to res­pi­ra­mos 15 ve­ces, en una ho­ra 900, en 24 ho­ras 21.600 en un año 7.784.000. El cuer­po fun­cio­na de ma­ne­ra más exac­ta que una má­qui­na y tie­ne, al igual que es­tas, un uso li­mi­ta­do. Por ejem­plo, una lla­ve de luz es­tá pre­pa­ra­da pa­ra ser en­cen­di­da y apa­ga­da una de­ter­mi­na­da can­ti­dad de ve­ces. Con el cuer­po ocu­rre lo mis­mo, y el me­ca­nis­mo que lo re­gu­la es la res­pi­ra­ción. Los de­por­tis­tas pro­fe­sio­na­les de al­to ren­di­mien­to sue­len te­ner una vi­da útil (en lo que con­cier­ne a la ac­ti­vi­dad) bas­tan­te aco­ta­da y es, pre-

ci­sa­men­te por­que se em­plea de ma­ne­ra in­co­rrec­ta la res­pi­ra­ción”.

Có­mo de­ter­mi­nar, en­ton­ces, cuál es la ac­ti­vi­dad más ade­cua­da pa­ra ca­da per­so­na: “SI AL fi­NA­LI­ZAR EL EJER­ci­cio se sien­te ago­ta­mien­to EX­TRE­MO, SIG­NI­fi­CA QUE SE con­su­mió más ener­gía de la que se pu­do ge­ne­rar; si al fi­NA­LI­ZAR LA PRÁC­TI­CA EL CUER­po se sien­te con más ener­gía, quie­re de­cir que es­ta flU­YE CO­RREC­TA­MEN­TE Y ESE ES EL EJER­CI­CIO IDEAL”.

De­por­te y sa­lud

Cuál es la me­jor for­ma de rea­li­zar un de­por­te es otra de las pre­gun­tas con las que sue­le en­con­trar­se el maes­tro Liu Ming. “Ten­go pa­cien­tes QUE JUE­GAN GOLF Y QUE NO TIE­nen un buen es­ta­do de sa­lud ¿LA RA­ZóN? MUY SEN­CI­LLA: los mo­vi­mien­tos que se rea­LI­ZAN AL EJE­CU­TAR LOS GOL­PES TIE­NEN UN EX­CE­SO DE TRA­BA­JO en la par­te su­pe­rior en re­la­CIóN A LA IN­FE­RIOR. LOS PRO­BLE­MAS MÁS FRE­CUEN­TES QUE aca­rrea es­to son el do­lor en LA ZO­NA CER­VI­CAL, LUM­BAR, EN las ro­di­llas e in­clu­so en los co­dos. A tem­pra­na edad el GOLF PUE­DE SER UN DE­POR­TE sa­lu­da­ble; sin em­bar­go, a me­di­da que pa­sa el tiem­po SE TOR­NA CA­DA VEZ ME­NOS BE­NE­fi­CIO­SO, ES­PE­CIAL­MEN­TE SI se prac­ti­có mu­chos años”.

Otro fac­tor a te­ner en cuen­ta es que no se de­be re­to­mar un de­por­te que exi­ja mu­cho des­gas­te fí­si­co lue­go de ha­ber­lo aban­do­na­do du­ran­te me­ses o años. Cuan­do el cuer­po se acos­tum­bra a una de­ter­mi­na­da ac­ti­vi­dad y lue­go se la de­ja, el ren­di­mien­to no se­rá el mis­mo al

re­ini­ciar­la. “Se­gu­ra­men­te se se­gui­rá te­nien­do la téc­ni­CA Y LOS RE­flE­JOS, PE­RO SE­RÁ DI­Fí­CIL LA RE­CU­PE­RA­CIóN Fí­SI­ca, in­clu­so se pue­den da­ñar los li­ga­men­tos, que es­tán re­la­cio­na­dos con el hí­ga­do; los múscu­los, re­la­cio­na­dos CON EL BA­ZO Y EL PÁN­CREAS; Y LAS AR­TI­CU­LA­CIO­NES, RE­LA­cio­na­das con los ri­ño­nes. Por otra par­te, si las ve­nas SE IN­flA­MAN NO PER­MI­TEN QUE pa­se co­rrec­ta­men­te la san­GRE Y SE GE­NE­RAN PRO­BLE­MAS car­día­cos. Por eso la ne­ce­si­dad de es­cu­char al cuer­po EN CA­DA MO­VI­MIEN­TO: UNO ES quien de­be re­gu­lar la ac­ti­VI­DAD Fí­SI­CA Y AL fiNALIZARLA

HAY QUE SEN­TIR MÁS ENER­GíA Y DE NIN­GU­NA MA­NE­RA QUE­dar ex­haus­to. Los mo­vi­mien­tos co­rrec­tos per­mi­ten or­de­nar el es­pa­cio in­terno Y RE­CU­PE­RAR LA ENER­GíA, QUE ha­brá que apro­ve­char pa­ra PURI­fiCARSE Y TRANSFORMARLA EN ESEN­CIA FUN­DA­MEN­TAL DE la vi­da. El de­por­te ideal es AQUEL QUE TRAE PAZ IN­ME­DIA­ta­men­te des­pués de rea­li­ZAR­LO Y ENER­GíA UNAS HO­RAS des­pués”.

La res­pi­ra­ción cla­ve

La ma­ne­ra de in­ha­lar y ex­ha­lar de­ter­mi­na­rá no só­lo la re­sis­ten­cia, sino tam­bién los be­ne­fi­cios de la prác­ti­ca ele­gi­da. Cuan­do se res­pi­ra de ma­ne­ra co­rrec­ta el Chi lle­ga a ca­da rin­cón del or­ga­nis­mo, que al ins­pi­rar se lle­na co­mo una bol­sa y al ex­ha­lar de­be va­ciar­se to­tal­men­te del aire que no sir­ve y con­ser­var lo que se ne­ce­si­ta. Es­te mo­vi­mien­to de­be ser na­tu­ral, tran­qui­lo, sin ja­dear. El aire en­tra por la na­riz y sa­le tam­bién por ella, pe­ro pa­san­do pre­via­men­te por la bo­ca ce­rra­da. Cuan­do el aire in­gre­sa, lle­ga a ca­da ar­ti­cu­la­ción y el cuer­po se ex­pan­de; al sa­lir se eliminan to­das las to­xi­nas acu­mu­la­das en él.

Otro pun­to bá­si­co pa­ra te­ner una me­jor res­pi­ra­ción es la ma­ne­ra de ca­mi­nar, es ne­ce­sa­rio des­pla­zar­se con el cuer­po de­re­cho pe­ro sin for­zar­lo, con pi­sa­das fir­mes pe­ro sua­ves. Tam­bién la for­ma de sen­tar­se de­be te­ner es­tas características: man­te­ner la es­pal­da er­gui­da, los bra­zos des­can­san­do a los la­dos y los pies apo­ya­dos en el pi­so. El con­tac­to con uno mis­mo El con­tac­to con uno mis­mo, bus­car la ar­mo­nía en la re­la­ción in­ter­na y ex­ter­na del cuer­po es pri­mor­dial pa­ra res­pi­rar en ar­mo­nía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.