AGUJITAS QUI­TA PE­NAS

TAO - Tomo III - - Testimonio -

El con­se­jo de su ma­sa­jis­ta hi­zo que Eva Ape­lla, una agra­da­ble y di­ná­mi­ca mu­jer de 78 años, se ani­ma­ra a acu­dir, ya can­sa­da de tra­ji­nar los con­sul­to­rios de to­do ti­po de es­pe­cia­lis­tas, al maes­tro Liu Ming bus­can­do una cu­ra pa­ra su des­gano, su ma­les­tar ge­ne­ral y sus in­ten­sos do­lo­res mus­cu­la­res. “Re­co­rrí los me­jo­res lu­ga­res y con­sul­té a des­ta­ca­dos es­pe­cia­lis­tas bus­can­do una so­lu­ción pa­ra mi mal, pe­ro na­die me en­con­tra­ba na­da con­cre­to; so­la­men­te me diag­nos­ti­ca­ron una po­li­neu­ro­pa­tía co­mo cau­sa apa­ren­te del do­lor en el cuer­po”, con­fie­sa Eva.

Has­ta po­co an­tes de en­fer­mar­se Eva ha­bía si­do siem­pre una per­so­na muy ac­ti­va, lle­va­ba las rien­das de su ho­gar y se ocu­pa­ba has­ta del mí­ni­mo de­ta­lle pa­ra que to­do fun­cio­na­ra a la per­fec­ción, pe­ro co­men­zó a sen­tir un gran de­sin­te­rés. Las reunio­nes so­cia­les a las que asis­tía o in­clu­so an­tes or­ga­ni­za­ba con gran pla­cer, pa­sa­ron a ser un com­pro­mi­so ru­ti­na­rio don­de só­lo se sen­ta­ba a es­cu­char a los de­más con cier­to des­dén. Quie­nes la co­no­cían co­men­za­ron a preo­cu­par­se, en­tre ellos su es­po­so, quien la ani­mó a con­sul­tar a un es­pe­cia­lis­ta. “Se­gu­ra­men­te al­gu­nas per­so­nas pen­sa­rían que es­ta­ba enoja­da por­que no les ha­bla­ba ni las lla­ma­ba, pe­ro yo no te­nía ga­nas de na­da, es­ta­ba sin fuer­zas y me em­bar­ga­ba una gran de­pre­sión que, su­pon­go, es­ta­ba re­la­cio­na­da con la muer­te de mi her­ma­na”, cuen­ta.

Ade­más de es­te cua­dro aními­co, Eva tam­bién su­fría de re­ten­ción de lí­qui­dos, mal que lo­gró con­tro­lar con las se­sio­nes de ma­sa­je lin­fá­ti­co que le in­di­có uno de los mé­di­cos que con­sul­tó. “El ma­sa­je me ayu­dó bas­tan­te en el as­pec­to fí­si­co, pe­ro mi ma­les­tar se­guía; sin em­bar­go, fue el ma­sa­jis­ta quien me re­co­men­dó con­sul­tar a Liu Ming y has­ta me con­si­guió un turno”.

Eva tar­dó mu­cho en to­mar la de­ci­sión, no co­no­cía la me­di­ci­na chi­na y no creía que la pu­die­ra ayu­dar, pe­ro fi­nal­men­te se ani­mó. “En di­ciem­bre del 2013 co­no­cí al maes­tro, le con­té lo que me pa­sa­ba, me to­mó el pul­so, y me hi­zo una se­sión de acu­pun­tu­ra que du­ró cua­tro ho­ras. Yo creí que des­pués de se­me­jan­te tra­ta­mien­to me sen­ti­ría me­jor, pe­ro no: me le­van­té de la ca­mi­lla, me arre­glé y le pre­gun­té cuál era el diag­nós­ti­co; el maes­tro me mi­ró y me di­jo: ‘Le ar­mo­ni­cé los ca­na­les ener­gé­ti­cos y los re­sul­ta­dos los po­drá sen­tir en unos días’. Yo pen­sé que des­pués de pa­sar tan­tas ho­ras allí el cam­bio se­ría in­me­dia­to y re­co­noz­co que en ese mo­men­to no es­tu­ve con­for­me, pe­ro a los po­cos días co­men­cé a sen­tir­me me­jor, vol­ví a ser yo. Fue co­mo si de pron­to me hu­bie­ran co­rri­do un ve­lo de los ojos, co­mo si me hu­bie­ra des­per­ta­do de un lar­go le­tar­go. De re­pen­te se me des­pe­jó la men­te”.

El tra­ta­mien­to con­sis­tió en una ar­mo­ni­za­ción de los me­ri­dia­nos con acu­pun­tu­ra y ma­sa­je Tui na, que al des­blo­quear y nor­ma­li­zar el fluir nor­mal de la ener­gía per­mi­tió que gra­dual­men­te el es­ta­do de áni­mo de Eva me­jo­ra­ra.

“Cuan­do tu­ve opor­tu­ni­dad de vi­si­tar al Pa­pa Fran­cis­co, a quien co­no­cí ha­ce mu­chos años cuan­do era el cardenal Ber­go­glio a tra­vés de un ami­go de la fa­mi­lia, le co­men­té que ha­bía re­cu­rri­do a su mé­di­co chino por mis pro­ble­mas de sa­lud. Él me di­jo que de­bía se­guir vién­do­lo con mu­cha fe y mi sa­lud se res­ta­ble­ce­ría pron­to.

Lue­go de esa pri­me­ra vez acu­dí a dos con­sul­tas más con Liu Ming y ac­tual­men­te pue­do mo­ver­me mu­cho me­jor, me sien­to más se­gu­ra al ca­mi­nar, pe­ro lo más im­por­tan­te es que me sien­to con más ener­gía y, ob­via­men­te, se re­fle­ja en mi áni­mo. Es­ta si­tua­ción me hi­zo pen­sar en que a ve­ces uno pue­de re­cu­rrir al me­jor psi­coa­na­lis­ta o mé­di­co, pe­ro si la ener­gía no es­tá ar­mo­ni­za­da, na­da fun­cio­na. Cuan­do la gen­te me pi­de que le cuen­te mi ex­pe­rien­cia les di­go que a mí me cam­bió la vi­da, me mue­vo más, ten­go ga­nas de ha­cer co­sas, in­clu­so ami­gos y fa­mi­lia­res me di­cen que es­toy di­fe­ren­te. Pa­ra mí fue un vol­ver a na­cer, vol­ví a ser la char­la­ta­na que era y re­cu­pe­ré el em­pu­je que te­nía. Creo que to­dos de­be­ría­mos re­cu­rrir a es­te ti­po de me­di­ci­na al­gu­na vez.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.