LA FLOR DE LA HO­NES­TI­DAD

TAO - Tomo III - - Leyendas -

En la cul­tu­ra chi­na exis­ten in­nu­me­ra­bles le­yen­das de amor y en ge­ne­ral to­das de­jan una en­se­ñan­za so­bre la mo­ral y el mo­do co­rrec­to de ma­ne­jar­se en la vi­da se­gún su fi­lo­so­fía, que en de­fi­ni­ti­va es el ca­mino del Tao.

La his­to­ria que con­ta­mos aquí no es la ex­cep­ción y trans­cu­rre al­re­de­dor del año 250 A.C, mo­men­to en el que un jo­ven prín­ci­pe es­ta­ba a pun­to de ser co­ro­na­do em­pe­ra­dor. Se­gún las an­ti­guas le­yes, pa­ra po­der asu­mir el car­go an­tes de­bía ca­sar­se y, co­mo aún no te­nía pro­me­ti­da, de­ci­dió or­ga­ni­zar una gran fies­ta e in­vi­tar a to­das las mu­cha­chas ca­sa­de­ras de la cor­te.

Co­mo en una ver­sión an­ti­gua de La Ce­ni­cien­ta, el prín­ci­pe anun­ció que re­ci­bi­ría a to­das las pos­tu­lan­tes y que les en­co­men­da­ría un de­sa­fío, aque­lla que lo re­sol­vie­ra de la me­jor ma­ne­ra se­ría dig­na de con­ver­tir­se en em­pe­ra­triz. Una de las sir­vien­tas del pa­la­cio se ofre­ció a co­la­bo­rar en los pre­pa­ra­ti­vos, pe­se a que sa­bía que el even­to frus­tra­ría pa­ra siem­pre los sue­ños de su jo­ven hi­ja, enamo­ra­da del prín­ci­pe pe­ro a quien creía mar­gi­na­da por su hu­mil­de con­di­ción. Sin em­bar­go, al re­gre­sar a su ca­sa y ex­te­rio­ri­zar su pe­na fren­te a ella, la jo­ven la sor­pren­dió al de­cir­le que par­ti­ci­pa­ría de la prue­ba.

-No tie­nes na­da que ha­cer en ese lu­gar -la in­cre­pó la ma­dre- To­das las mu­cha­chas más be­llas y ri­cas de la co­mar­ca es­ta­rán allí; com­pren­do que es­tés tris­te pe­ro no ha­gas que el su­fri­mien­to se con­vier­ta en lo­cu­ra.

- No te preo­cu­pes ma­dre, no es­toy su­frien­do y tam­po­co es­toy de­men­te -le con­tes- tó la hi­ja- Soy cons­cien­te de que ja­más se­ré es­co­gi­da, pe­ro es mi úl­ti­ma opor­tu­ni­dad de es­tar, al me­nos por un mo­men­to cer­ca del prín­ci­pe. Y con es­to me bas­ta.

El día de la fies­ta la jo­ven lle­gó al pa­la­cio pun­tual­men­te y allí se reunió con las mu­je­res más be­llas del lu­gar, to­das ata­via­das con sus me­jo­res ves­ti­dos y lu­cien­do las jo­yas más bri­llan­tes y va­lio­sas.

A la me­dia no­che, el prín­ci­pe anun­ció los de­ta­lles de la prue­ba que de­bían su­pe­rar: -Da­ré a ca­da una de us­te­des una se­mi­lla, y aque­lla que den­tro de seis ME­sEs ME trAI­GA LA flOr Más be­lla se­rá la ele­gi­da pa­ra con­ver­tir­se en mi es­po­sa y en la em­pe­ra­triz de Chi­na. La pro­pues­ta del fu­tu­ro em­pe­ra­dor pa­re­cía ex­tra­ña o ar­bi­tra­ria, sin em­bar­go no lo era, sim­ple­men­te se­guía las tra­di­cio­nes de aquel pue­blo que va­lo­ra­ba mu­cho el ar­te de cul­ti­var ya sean flores, cos­tum­bres o amis­ta­des, en­tre otras co­sas.

El tiem­po pa­sa­ba y la jo­ven, que no te­nía mu­cha ha­bi­li­dad pa­ra la jar­di­ne­ría, cui­da­ba con mu­cha paciencia la se­mi­lla pa­ra que de ella sur­ja una flor tan be­lla co­mo el amor que ella sen­tía por ese hom­bre. Lue­go de tres me­ses sus es­pe­ran­zas co­men­za­ron a dis­mi­nuir por­que la se­mi­lla no ger­mi­na­ba. Pu­so en prác­ti­ca to­dos los mé­to­dos apren­di­dos pe­ro na­da ocu­rrió y día tras día veía más le­ja­na la po­si­bi­li­dad de con­cre­tar su de­seo; sin em­bar­go, sus sen­ti­mien­tos eran ca­da día más pro­fun­dos.

El pla­zo se cum­plió, pe­ro na­da bro­tó de aque­lla pe­que­ña se­mi­lla. De to­das ma­ne­ras, y sin im­por­tar­le las cir­cuns­tan­cias, la mu­cha­cha ju­ro que re­gre­sa­ría al pa­la­cio en la fe­cha y ho­ra es­ta­ble­ci­das só­lo pa­ra es­tar cer­ca del prín­ci­pe por úl­ti­ma vez.

Cuan­do lle­gó el mo­men­to, to­das las par­ti­ci­pan­tes for­ma­ron una lar­ga fi­la en el sa­lón del pa­la­cio, sos­te­nien­do en sus ma­nos ca­da una de ellas una ma­ce­ta con una

Es­ta an­ti­gua his­to­ria chi­na tie­ne un sin­gu­lar pa­re­ci­do con el cuen­to de ha­das de La Ce­ni­cien­ta, pe­ro con­tra­ria­men­te a lo que ocu­rre con las ver­sio­nes eu­ro­peas de Pe­rrault, BA­si­le o los her­mA­nos Grimm, el fi­nAl sor­pren­de con una alec­cio­na­do­ra mo­ra­le­ja.

her­mo­sa flor, que el prín­ci­pe ob­ser­vó mi­nu­cio­sa­men­te. Fi­nal­men­te le to­có el turno a la jo­ven hu­mil­de, la mi­ró un lar­go ra­to con mu­cha aten­ción y no­tó que de su ma­ce­ta na­da ha­bía bro­ta­do. Lue­go de echar una úl­ti­ma mi­ra­da, el he­re­de­ro se pa­ró an­te el pú­bli­co que an­sio­so es­pe­ra­ba el gran anun­cio y di­jo:

- La jo­ven sin flor se­rá mi fu­tu­ra es­po­sa.

Na­tu­ral­men­te, la sen­ten­cia del prín­ci­pe pro­vo­có es­tu­por en­tre los pre­sen­tes y se es­cu­cha­ron to­do ti­po de im­pro­pe­rios por­que na­die en­ten­día por qué ha­bía es­co­gi­do jus­ta­men­te a la úni­ca mu­jer que no ha­bía lo­gra­do el ob­je­ti­vo. En­ton­ces, el prín­ci­pe muy cal­ma­do ex­pli­có:

- Es­ta mu­cha­cha es la úni­ca que cul­ti­vó la flor que la hi­zo dig­na de con­ver­tir­se en mi es­po­sa y em­pe­ra­triz, por­que to­das las se­mi­llas que os en­tre­gué eran es­té­ri­les. El res­to min­tió pa­ra lo­grar su ob­je­ti­vo, en cam­bio ella fue ho­nes­ta y por ello la quie­ro a mi la­do por el res­to de mi vi­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.