LAS 7 PUER­TAS DE LA SA­LUD

TAO - Tomo III - - I Chuan (primera Parte) -

Wang Xiang Zhai fue el fun­da­dor de es­te ar­te lla­ma­do I Chuan (I, men­te; Chuan, for­ma), fue un gran maes­tro de las ar­tes mar­cia­les, uno de los re­fe­ren­tes má­xi­mos de su épo­ca. Creó una se­rie de ejer­ci­cios pa­ra me­jo­rar las fun­cio­nes del cuer­po, pa­ra pre­ve­nir mu­chos ti­pos de pro­ble­mas.

Wang tu­vo de niño in­nu­me­ra­bles pro­ble­mas de sa­lud, por eso su tío Guo Yun Sheng, gran maes­tro de Xing Yi, lo ins­tru­yó en es­ta dis­ci­pli­na. Ya adul­to, so­lía via­jar por el país has­ta que en una opor­tu­ni­dad lle­gó a la pro­vin­cia de Si­chuan, y atra­ve­san­do un cam­po di­vi­só una cho­za de pa­ja que te­nía un car­tel en la puer­ta que de­cía “Las ar­tes mar­cia­les que exis­ten de­ba­jo de es­te cie­lo, al lle­gar a es­ta puer­ta de­jan de exis­tir”. Sor­pren­di­do por se­me­jan­te ex­pre­sión de so­ber­bia, Wang to­có a la puer­ta y des­de aden­tro es­cu­chó: “Ade­lan­te, ha­ce mu­cho tiem­po que es­toy es­pe­rán­do­te”. Al in­gre­sar se en­con­tró con un mon­je taoís­ta a quien le pre­gun­tó por el ex­tra­ño men­sa­je,

Es­ta téc­ni­ca in­te­gral desa­rro­lla­da por un gran maes­tro de las ar­tes mar­cia­les per­mi­te ar­mo­ni­zar la ener­gía or­gá­ni­ca en re­la­ción con las emo­cio­nes, in­dis­pen­sa­ble pa­ra man­te­ner ale­ja­das las en­fer­me­da­des. Pa­sos y be­ne­fi­cios.

el hom­bre son­rien­do con­tes­tó que era una for­ma de atraer­lo. Tu­vie­ron una lar­ga char­la y, lue­go, ca­da uno mos­tró lo que sa­bía de ar­tes mar­cia­les; Wang de­ci­dió que­dar­se unos días pa­ra am­pliar sus co­no­ci­mien­tos.

Pe­ro en un mo­men­to da­do el mon­je le di­jo “Ya en­ten­dis­te. Aho­ra de­bes prac­ti­car y se­guir es­te ca­mino”, y se mar­chó.

En la dé­ca­da del 20 Wang Xiang Zhai co­men­zó a en­se­ñar en Pe­kín es­ta nue­va dis­ci­pli­na que in­clu­so cues­tio­na­ba otras prác­ti­cas de ar­tes mar­cia­les in­ter­nas, por­que con­si­de­ra­ba que los maes­tros no lo es­ta­ban en­se­ñan­do co­rrec­ta­men­te. El go­bierno lo ayu­dó di­fun­dién­do­la en los me­dios y or­ga­ni­zan­do de­mos­tra­cio­nes, in­clu­so ven­ció en un match a un cam­peón mun­dial de bo­xeo in­glés.

A par­tir de es­te mo­men­to or­ga­ni­zó la prác­ti­ca en sie- te par­tes que con­tri­buían a me­jo­rar la sa­lud y pre­ve­nir en­fer­me­da­des. Un pe­rio­dis­ta es­pe­cia­li­za­do en de­por­tes la bau­ti­zó Da Cheng Chuang, que sig­ni­fi­ca “El pun­to má­xi­mo de las ar­tes mar­cia­les”.

Las Sie­te Puer­tas Ma­ra­vi­llo­sas son: Zhan Zhuang, Shi Li, Zou Bu, Shi Sheng, Fa Li, Tui Shou y San Shou

En es­ta edi­ción el maes­tro Liu Ming ex­pli­ca­rá las for­mas y los be­ne­fi­cos pa­ra la sa­lud de las dos pri­me­ras, Zhan Zhuang y Shi Li.

1- ZHAN ZHUANG (zhan, pa­ra­do; zhuang, co­lum­na cen­tral)

Con es­tos ejer­ci­cios se ar­mo­ni­za la ener­gía in­ter­na de los ór­ga­nos y su re­la­ción con las emo­cio­nes, equi­li­brio in­dis­pen­sa­ble pa­ra man­te­ner ale­ja­das en­fer­me­da­des ta­les co­mo la ar­tro­sis, el co­les­te­rol, la de­pre­sión e in­clu­so el in­som­nio. “Cuan­do la ener- gía y la san­gre es­tán en ar­mo­nía se lo­gra el bie­nes­tar; tra­ba­jan­do la par­te iz­quier­da del cuer­po se for­ta­le­ce la ener­gía, tra­ba­jan­do el la­do de­re­cho, la san­gre”, ex­pli­ca Liu Ming.

El Zhan Zhuang de I Chuan es­tá com­pues­tos por 8 pos­tu­ras bá­si­cas, que a su vez se di­vi­den en dos, tres pos­tu­ras con los pies pa­ra­le­los y cin­co con los pies apun­tan­do a un mis­mo pun­to. En es­ta prác­ti­ca se lo­gra mo­vi­li­zar la ener­gía in­ter­na sin des­pla­zar el cuer­po a otra po­si­ción.

• Ping Bú (pies pa­ra­le­los)

Lo com­po­nen 3 pos­tu­ras, con los cua­les se con­si­gue el equi­li­brio. Ellos son:

Ti Cha: (Fo­to 1) (ti, ti­rar; cha, pin­char)

Los pies de­ben apo­yar en el pi­so y el ar­co de­be que­dar le­van­ta­do, chu­pan­do la ener­gía de la Tierra. La se­pa­ra­ción de­be ser mí­ni­ma del an­cho de hom­bro, es de­cir los to­bi­llos a la mis­ma dis­tan­cia que los hom­bros, tam­bién se pue­de rea­li­zar un po­co más gran­de, no más de 20cm pa­ra ha­cer­lo de la for­ma bá­si­ca. Los bra­zos en le per­fil del cuer­po, se man­tie­ne un es­pa­cio aba­jo de las

axi­las, los de­dos apun­tan a la tierra. Se de­be sen­tir el pe­so des­cen­dien­do has­ta lle­gar a los pies. El mo­vi­mien­to de la ener­gía es de Yang (arri­ba) a Yin (aba­jo), en­tra a la tierra y sube, Yin se des­pla­za a Yang. El Chi sos­tie­ne al cuer­po, los de­dos si­mu­lan lan­zas que pin­chan la tierra y la sos­tie­nen. El cuer­po, si bien no des­pla­za de un lu­gar a otro ex­ter­na­men­te, siem­pre se en­cuen­tra en mo­vi­mien­to in­terno la fuer­za se une y mo­vi­li­za al Chi.

Al ins­pi­rar, la fuer­za se con­cen­tra en su­bir; al ex­ha­lar, la con­cen­tra­ción de­be en­fo­car­se en ba­jar.

Chen Bao Zhuang (Fo­to 2) (chen, sos­te­ner con ex­pan­sión; bao, abra­zar)

Bá­si­ca­men­te el cuer­po de­be man­te­ner la fuer­za pa­ra abrir y abra­zar. Le­van­tar los bra­zos y co­lo­car­los de­lan­te del pe­cho, en una pos­tu­ra si­mi­lar a la que se ten­dría al sos­te­ner una pe­lo­ta gran­de don­de no la rom­po apre­tán­do­la pe­ro tam­po­co la suel­to; el de­do ma­yor de­be que­dar ubi­ca­do a la al­tu­ra de la cuar­ta cos­ti­lla. Las pal­mas apun­tan­do al cen­tro del cuer­po. Ins­pi­rar y con­cen­trar­se en abrir, al ex­ha­lar abra­zar, siem­pre ha­blan­do en tér­mi­nos de ener­gía in­ter­na. En ca­da mo­vi­mien­to de­be ejer­cer­se la fuer­za jus­ta, al abrir pa­ra evi­tar que esa pe­lo­ta ima­gi­na­ria de pa­pel no se cai­ga y, al abra­zar­la, pa­ra que no se rom­pa. “Con es­te ejer­ci­cio se al­can­za­rá una re­la­ja­ción ma­ra­vi­llo­sa”.

Fu An Zhuang (Fo­to 3) (fu, sos­te­ner en equi­li­brio; an, apo­yar)

Par­tien­do de la pos­tu­ra an­te­rior, ba­jar los bra­zos y co­lo­car­los a los cos­ta­dos del

“CON ES­TA SE­RIE DE MO­VI­MIEN­TOS SE EJER­CI­TA LA FUER­ZA IN­TER­NA Y EX­TER­NA, ADE­MÁS SE TRA­BA­JA EL EQUI­LI­BRIO FÍ­SI­CO Y LA AGI­LI­DAD DE LA CA­DE­RA”.

cuer­po; las pal­mas se de­ben apo­yar en dos co­lum­nas ima­gi­na­rias de pa­pel y sos­te­ner­las con la fuer­za y de­li­ca­de­za su­fi­cien­te co­mo pa­ra que no se cai­gan por el efec­to del vien­to y tam­po­co se rom­pan. A su vez, con la fuer­za in­ter­na se de­ben in­ten­tar cla­var­las en la tierra, y evi­tar la re­sis­ten­cia que ellas ejer­cen. “De es­ta ma­ne­ra cre­ce la po­ten­cia del cuer­po”.

• Jì Jí Zhuang (téc­ni­ca de gol­pe)

En es­ta eta­pa de la prác­ti­ca, to­das las pos­tu­ras de­ben rea­li­zar­se del la­do iz­quier­do y del de­re­cho. Por ejem­plo, si en una el pie iz­quier­do es­tá ade­lan­te, lue­go de­be re­pe­tir­se lo mis­mo con ese pie atrás, des­de lue­go cam­bia to­da la po­si­ción en for­ma si­mé­tri­ca.

Tui Tuo Zhuang (Fo­to 4) (tui, apo­yar em­pu­jan­do; tuo, sos­te­ner arri­ba)

Los pies se ubi­can uno por ade­lan­te y el otro por atrás, en­tre los dos se de­be for­mar un circu­lo ima­gi­na­rio; el 30 % del pe­so del cuer­po re­cae en el pie que es­ta ade­lan­te y el 70% en el de atrás. De es­ta for­ma se to­ma­rá la ener­gía de la tierra des­de la raíz; el cuer­po se ali­nea se­gún las cla­ves del Tai Chi, se unen los hom­bros-ca­de­ras, co­dos-ro­di­llas, ma­nos-pies. To­do el cuer­po se une en un pun­to y a su vez con la ener­gía de las ma­nos. Las pal­mas se co­lo­can a la al­tu­ra de la ca­be­za, la de ade­lan­te más arri­ba que la de atrás, apun­tan­do ha­cia el cie­lo y lo­gran la fuer­za má­xi­ma que le per­mi­te sos­te­ner. En es­te ca­so tam­bién se de­be sos­te­ner en diagonal ha­cia arri­ba una gran pe­lo­ta de pa­pel ima­gi­na­ria, en­ton­ces la fuer­za in­ter­na se de­be ajus­tar pa­ra que no se es­ca­pe de las ma­nos, pe­ro tam­bién pa­ra que no se rom­pa.

Con es­te ejer­ci­cio se lo­gra desa­rro­llar la fuer­za arri­ba-aba­jo.

Gou Gua Zhang (Fo­to5) (Gou, gan­cho; gua, col­gar)

Des­de la pos­tu­ra an­te­rior,

co­lo­car una de las ma­nos ade­lan­te, a la al­tu­ra de la na­riz, y la otra más atrás, a la al­tu­ra del co­ra­zón; am­bas en lí­nea rec­ta con los pies. Su­po­ner que las ma­nos son gan­chos que se in­ser­tan en un ár­bol al cual sos­te­ner, la fuer­za de­be ejer­cer­se pa­ra evi­tar que el tron­co cai­ga ha­cia ade­lan­te. Los pies bien po­si­cio­na­dos en el pi­so, pa­ra to­mar la ener­gía de la tierra; los de­dos de los pies de­ben to­mar la mis­ma for­ma que los de la mano, afe­rrán­do­se al sue­lo. Los hom­bros y los co­dos no de­ben le­van­tar­se. Se lo­gra desa­rro­llar la fuer­za ade­lan­te-atrás.

Xiang Long Zhang(Fo­to 6) (xiang, do­mi­nar en la par­te su­pe­rior; long, dra­gón)

Una pier­na ade­lan­te con la pun­ta ha­cia afue­ra, la otra ha­cia atrás con la pun­ta ha­cia de­lan­te, de ma­ne­ra que el cuer­po to­me una pos­tu­ra in­ter­na si­mi­lar a un es­pi­ral. Cuan­do la pier­na va ha­cia atrás la mano del mis­mo la­do va ha­cia ade­lan­te, a la al­tu­ra de la ca­be­za y, cuan­do la pier­na va ha­cia ade­lan­te, la mano ha­cia atrás, a la al­tu­ra de la par­te in­fe­rior de la ca­de­ra.

Con es­te ejer­ci­cio se reac­ti­va el Chi del Dra­gón, es de­cir de la co­lum­na; se de­be sen­tir cla­ra­men­te có­mo las vér­te­bras se unen y aco­mo­dan des­de la lum­bar has­ta la cer­vi­cal. To­das las ar­ti­cu­la­cio­nes se abren y re­la­cio­nan en el mis­mo mo­men­to. El cen­tro se man­tie­ne de­re­cho en el mis­mo án­gu­lo de la pier­na de atrás, la co­lum­na ro­ta ha­cia el la­do de afue­ra del pie de ade­lan­te. La fuer­za se man­tie­ne ade­lan­te-atrás; iz­quier­da-de­re­cha; in­terno-ex­terno; arri­ba-aba­jo, es de­cir res­pe­tan­do las ocho di­rec­cio­nes.

Fu Hu Zhuang (Fo­to 7) (fu, do­mi­nar; hu, ti­gre)

En es­te ca­so el ti­gre re­pre­sen­ta a la ca­de­ra. Se­pa­rar las pier­nas mas an­cho que los hom­bros, am­bas pier­nas flE­XIO­NA­DAS, CON UN 70% DEL pe­so del cuer­po atrás y el 30% ADE­LAN­TE, MáS SE ABREN los pies más aba­jo se rea­li­za le ejer­ci­cio, cuan­do se abre me­nos se pue­de rea­li­zar más arri­ba la po­si­ción. Se de­be su­po­ner que se es­tá sos­te­nien­do un ti­gre la mano de ade­lan­te apo­ya en la ca­be­za y la de atrás en su ca­de­ra. La fuer­za de­be ejer­cer­se con la mano de ade­lan­te pa­ra sos­te­ner la ca­be­za del ani­mal ima­gi­na­rio y con la de atrás pa­ra sos­te­ner su co­la. To­da la fuer­za sur­ge de una bue­na pos­tu­ra de la ca­de­ra, que de­be es­tar es­tar pa­ra­le­la al pi­so. Con es­ta pos­tu­ra se re­fuer­zan los hom­bros y la ca­de­ra.

Hun Yuan Zhang (Fo­to 8)

Es­te es el fi­nal de to­dos los Zhang. Se de­be su­po­ner que se es­tá abra­zan­do un ár­bol, el cuer­po apo­ya al tron­co y los bra­zos lo ro­dean. In­ter­na­men­te la fuer­za se de­be ejer­cer ha­cia arri­ba, pa­ra in­ten­tar le­van­tar­lo y lue­go ha­cia aba­jo, pa­ra en­te­rrar­lo nue­va­men­te; al mis­mo tiem­po se tra­ta de lle­var­lo ha­cia la iz­quier­da y lue­go ha­cia la de­re­cha. En to­do mo­men­to la fuer­za in­ter­na se mue­ve en for­ma con­jun­ta en las ocho di­rec­cio­nes. De­be sen­tir­se que el ár­bol y el cuer­po es­tán uni­dos, que la luz del sol ilu­mi­na a am­bos y el vien­to in­ten­ta mo­ver­los.

Con es­ta pos­tu­ra se lo­gra ar­mo­ni­zar el cuer­po y la men­te. Lo más ade­cua­do es per­ma­ne­cer en ella du­ran­te una ho­ra; si la ener­gía es­tá bien dis­tri­bui­da, no se sen­ti­rá fa­ti­ga.

2- SHI LI (shi, pro­bar; li, fuer­za)

Con es­ta se­rie de mo­vi- mien­tos se ejer­ci­ta la fuer­za in­ter­na y ex­ter­na, ade­más se tra­ba­ja el equi­li­brio fí­si­co y la agi­li­dad de la ca­de­ra.

Es­te es­ti­lo abar­ca cua­tro for­mas prin­ci­pa­les:

Fu An Qiu Shi Li (Fu, sos­te­ner en equi­li­brio; an, apo­yar; qiu, pe­lo­ta; shi, pro­bar; li, fuer­za)

Se de­be su­po­ner que se es­tá pa­ra­do den­tro de una pi­le­ta con el agua has­ta los hom­bros, los bra­zos per- ma­ne­cen en la su­per­fi­cie y las ma­nos apo­ya­das en una pe­lo­ta in­fla­ble (Fo­to 9) Pa­sar el pe­so ha­cia atrás al mis­mo tiem­po que se hun­de la pe­lo­ta, mien­tras los bra­zos pa­san de arri­ba ade­lan­te has­ta aba­jo y atrás, la ca­de­ra va ro­tan­do (Fo­to 10 y 11) ; per­mi­tir­le vol­ver a la su­per­fi­cie, has­ta la al­tu­ra ini­cial, se pa­sa el pe­so que es­tá atrás ha­cia ade­lan­te al mis­mo tiem­po que se gi­ra la ca­de­ra ha­cia el fren­te (Fo­to 12 y 13).Te­ner en cuen­ta tambien que las ma­nos no se des­pla­zan sino que sim­ple­men­te acom­pa­ñan al cuer­po.

Po Shui Shi Li (po, ti­rar; shui agua; pro­bar; fuer­za)

Co­men­zar el mo­vi­mien­to con el pe­so ade­lan­te, los bra­zos ade­lan­te, las pal­mas ha­cia el pi­so (Fo­to 14). Pa­sar el pe­so atrás al mis­mo tiem­po que se fle­xio­nan las

pier­nas, se gi­ran las pal­mas, se abren los bra­zos y se ro­ta to­do el cuer­po (Fo­to 15), lue­go se vuel­ve a pa­sar el pe­so ha­cia ade­lan­te al mis­mo tiem­po que se cie­rran los bra­zos co­mo si se aga­rra­ra una pe­lo­ta y se lan­za ha­cia ade­lan­te. (Fo­to 16).

Shen Gui Chu Shui (shen, di­vi­ni­dad; gui, tor­tu­ga; chu, sa­lir; shui, agua)

En es­te ca­so se de­be imi­tar los mo­vi­mien­tos de una tor­tu­ga ma­ri­na en­tran­do al agua y atra­ve­san­do las olas. El cuer­po en­tra al agua y sa­le a la su­per­fi­cie. El pe­so ade­lan­te, los bra­zos y ele­va­dos has­ta la al­tu­ra de los hom­bros, las pal­mas ha­cia aba­jo, una pier­na ade­lan­te, (Fo­to 17)(332). pa­sar el pe­so atrás y ba­jar el cuer­po de­jan­do las pal­mas en el mis­mo lu­gar de la pos­tu­ra ini­cial (Fo­to 18). Pa­sar el pe­so de ade­lan­te ha­cia atrás su­bien­do el cuer­po (Fo­to 19) y re­pe­tir el mo­vi­mien­to des­pla­zán­do­se nue­va­men­te ha­cia atrás (fo­to 20)

Lian Huan Pi Zhang (lian, en­gan­char; huan, circu­lo, ca­de­na; pi, ha­char; zhang, pal­ma)

Par­tir de la mis­ma pos­tu­ra Tui Tuo Zhuang con los bra­zos ade­lan­te y ha­cia arri­ba (Fo­to 21) se pa­sa el pe­so ha­cia atrás, la mano de ade­lan­te si­mu­la ser un ha­cha que avan­za en un gol­pe, y la de atrás lle­va co­mo un gan­cho lo que se va a ha­char (Fo­to 22). Lue­go se pa­sa el pe­so ade­lan­te al mis­mo tiem­po que la mano que se usó pa­ra ha­char aho­ra pa­sa a ser el gan­cho que to­ma y se gol­pea con la otra mano (Fo­to 23) y lue­go se vuel­ve a re­li­zar el mo­vi­mien­to ha­cia atrás ha­chan­do con el bra­zo de ade­lan­te (Fo­to 24). En es­te ejer­ci­cio ca­da hue­so lle­ga a una ro­ta­ción que ayu­da a fle­xi­bi­li­zar to­das las ar­ti­cu­la­cio­nes

Con­ti­núa en el pró­xi­mo nú­me­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.