TU SA­LUD EN LA BO­CA

TAO - Tomo III - - Nota De Tapa -

La sa­li­va es un ele­men­to vi­tal pa­ra el or­ga­nis­mo, por eso en la an­ti­güe­dad los sa­bios chi­nos la lla­ma­ban lí­qui­do de ja­de y aho­ra, un po­co más acá en el tiem­po, el maes­tro Liu Ming eli­ge una for­ma un tan­to más poé­ti­ca pa­ra de­fi­nir­la:

“Si la vi­da es un rio, la sa­li­va es la fuen­te de la vi­da”.

La sa­li­va po­see ener­gía Yang e in­ter­vie­ne en di­ver­sas fun­cio­nes or­gá­ni­cas, en­tre ellas la di­ges­tión y la dis­tri­bu­ción del Chi; pe­ro ade­más, por ser una se­cre­ción del cuer­po tam­bién se con­vier­te en ele­men­to de diag­nós­ti­co, ya que en ella que­dan las hue­llas de cier­tas en­fer­me­da­des o bien de aque­llo que el pro­pio or­ga­nis­mo even­tual­men­te ge­ne­ró pa­ra con­tra­rres­tar­las. Y si bien tan­to la me­di­ci­na oc­ci­den­tal co­mo la orien­tal coin­ci­den en su efi­ca­cia, la pri­me­ra re­quie­re pa­ra su jui­cio un com­ple­jo aná­li­sis de laboratorio; en cam­bio pa­ra la otra al­can­zan la bue­na ob­ser­va­ción y el ape­go a las nor­mas de su mi­le­na­rio mé­to­do de au­to­diag­nós­ti­co.

An­tes de aven­tu­rar­se en una in­ter­pre­ta­ción, es ne­ce­sa­rio co­no­cer un po­co más so­bre la anato­mía de la ca­vi­dad bu­cal y re­cor­dar que de­ba­jo de la len­gua se en­cuen­tran dos glán­du­las que ge­ne­ran sa­li­va, a la iz­quier­da Jing Jing (esen­cia de agua), que co­rres­pon­de al ri­ñón, el en­car­ga­do de pre­ser­var la esen­cia vi­tal; y a la de­re­cha Yü Ye (lí­qui­do de ja­de), esen­cia de la Tierra, re­la­cio­na­da con el ba­zo.

Al ri­ñón lo es­ti­mu­la el sa­bor sa­la­do; al ba­zo, en cam­bio, le co­rres­pon­de el dul­ce, con el que es­ti­mu­la el cre­ci­mien­to de los múscu­los; por es­ta ra­zón los ni­ños lo pre­fie­ren a lo sa­la­do, por­que es in­dis­pen­sa­ble pa­ra cre­cer. Am­bos sa­bo­res jun­tos ge­ne­ran la sa­li­va ne­ce­sa­ria pa­ra el co­rrec­to desa­rro­llo. Du­ran­te la adul­tez la si­tua­ción cam­bia: el fí­si­co ya al­can­zó su ple­ni­tud y so­lo hay que man­te­ner­lo fuer­te; pa­ra ello es ne­ce­sa­rio que los sa­bo­res de las co­mi­das sean más sua­ves (ni muy sa­la­dos ni muy dul­ces), e in­cor­po­rar el sa­bor áci­do, que se re­la­cio­na con el ele­men­to Ma­de­ra, que cre­ce en la Tierra (ba­zo) y se nu­tre con el Agua (ri­ñón), es de­cir que ge­ne­ra el va­lio­so lí­qui­do de ja­de. Su im­por­tan­cia es tal que con só­lo pen­sar en un alimento con es­tas características la bo­ca se lle­na de sa­li­va. Liu Ming re­la­ta una his­to­ria re­la­cio­na­da con es­te me­ca­nis­mo:

“Du­ran­te una du­ra ba­ta­lla en el de­sier­to de Chi­na, los sol­da­dos es­ta­ban a pun­to de mo­rir de sed. El ge­ne­ral sa­bía que si no ha­cía al­go iba a per­der la ba­ta­lla y con ello va­lio­sos territorios. En­ton­ces, pa­ra le­van­tar la mo­ral de la tro­pa se le ocu­rrió alen­tar­los di­cién­do­les que diez ki­ló­me­tros ade­lan­te ha­bía un bos­que de ci­rue­los. Les or­de­nó lle­gar has­ta allí y ali­men­tar­se con los ju­go­sos fru­tos. Los hom­bres co­rrie­ron de­ses­pe­ra­da­men­te ha­cia ese lu­gar mien­tras sus bo­cas no pa­ra­ban de ge­ne­rar sa­li­va pen­san­do en las sa­bro­sas ci­rue­las des­ha­cién­do­se. Cuan­do lle­ga­ron a la tierra pro­me­ti­da com­pren­die­ron que no ha­bía ni ras­tros de las plan­tas, el ge­ne­ral los ha­bía en­ga­ña­do, pe­ro es­ta­ban vi­vos. Él uti­li­zó el po­der de la men­te por­que sa­bía que sin sa­li­va sus hom­bres tam­po­co ten­drían fuer­za, ya que con ella sube el Chi”.

Otro as­pec­to que no pue­de des­co­no­cer­se a la ho­ra de la eva­lua­ción es la re­la­ción de in­ter­cam­bio en­tre el ele­men­to Fue­go (arri­ba) y el ele­men­to Agua (aba­jo), sin ella no ha­bría sa­li­va. “Si mi­ra­mos el di­bu­jo del Ba­gua, ve­re­mos que arri­ba del mis­mo se en­cuen­tra el tri­gra­ma Chien, que ocu­pa el mis­mo lu­gar que el Fue­go, Yang. Aba­jo, en el ex­tre­mo opues­to, ve­mos el tri­gra­ma Kun, en el mis­mo lu­gar que el Agua, Yin. Es­tas dos ener­gías ge­ne­ra­do­ras de vi­da ne­ce­si­tan in­ter­cam­biar­se, es de­cir, el Fue­go ba­ja a la Tierra (de Yang a Yin) y el Agua sube al Cie­lo (de Yin a Yang), de es­ta for­ma el Chi se trans­for­ma y se ge­ne­ra la sa­li­va. Co­mo ocu­rre en la na­tu­ra­le­za, el agua sube y for­ma las nu­bes, Yin a Yang; lue­go cae en for­ma de llu­via, Yang a Yin. Es­te in­ter­cam­bio no se pro­du­ce en lí­nea ver­ti­cal, sino en un círcu­lo, que si­gue el sen­ti­do de las agu­jas del re­loj. Es un ci­clo que nun­ca se aca­ba y es­tá en cons­tan­te cam­bio”, ex­pli­ca Liu Ming.

Co­mo to­do flui­do vi­tal, sa­li­va pue­de ser­vir co­mo efi­caz mé­to­do de diag­nós­ti­co. Es­to lo co­no­cen des­de ha­ce mi­les de años los mé­di­cos chi­nos, quie­nes nos acer­can al­gu­nos de sus se­cre­tos pa­ra sa­ber có­mo es­tá nues­tro or­ga­nis­mo con una téc­ni­ca sen­ci­lla de au­to­exa­men.

La au­to­eva­lua­ción

Ob­ser­van­do la sa­li­va es

po­si­ble des­cu­brir si el cuer­po es­tá sano o en­fer­mo. Al des­per­tar en la ma­ña­na es ne­ce­sa­rio to­mar­se unos mi­nu­tos pa­ra de­ter­mi­nar el sa­bor y la can­ti­dad de sa­li­va, ya que con es­to pue­de in­di­car có­mo se en­cuen­tra el or­ga­nis­mo.

Una per­so­na sa­na siem­pre tie­ne que sen­tir que su bo­ca no es­tá se­ca pe­ro tam­po­co ex­tre­ma­da­men­te hú­me­da.

• Bo­ca se­ca

√ El ri­ñón y el ba­zo no fun­cio­nan bien por pro­ble­mas Yang, lo que im­pi­de ge­ne­rar sa­li­va. El Fue­go ba­ja inade­cua­da­men­te y por eso sube me­nos Agua, es de­cir que el in­ter­cam­bio fa­lla. En es­tos ca­sos se acom­pa­ña con ca­lor in­terno.

√ In­te­rior­men­te el cuer­po es­tá con po­ca ener­gía, en­ton­ces la len­gua se tor­na blan­ca co­mo la nie­ve, se “con­ge­la” e im­pi­de el cre­ci­mien­to. La sen­sa­ción es de sed.

Be­ber agua no ser­vi­rá si al­gu­na de es­tas dos co­sas ocu­rre, ya que el agua lle­ga al or­ga­nis­mo pe­ro no lo nu­tre co­mo la sa­li­va. To­mar un buen té apor­ta­rá el Chi ne­ce­sa­rio pa­ra que se ge­ne­re la sa­li­va. Cuan­do el agua ca­lien­te in­fu­sio­na con la ho­ja de té, el Chi pre­sen­te en ella pa­sa al agua y de allí di­rec­ta­men­te a la bo­ca. De es­ta ma­ne­ra se ar­mo­ni­zan el Yin y el Yang y ayu­da al cre­ci­mien­to in­terno del Chi.

• Bo­ca muy hú­me­da

√ El fun­cio­na­mien­to del ba­zo es de­fi­cien­te co­mo con­se­cuen­cia de pro­ble­mas Yin y se pre­sen­ta el sín­dro-

me de hu­me­dad.

Cuan­do en el in­te­rior del or­ga­nis­mo exis­te mu­cha hu­me­dad, en­ton­ces ha­brá un ex­ce­so de sa­li­va (po­co Yang, mu­cho Yin) y es po­si­ble que al dor­mir se hu­me­dez­ca la al­moha­da ya que cae por la co­mi­su­ra de los la­bios. Ge­ne­ral­men­te es­tás per­so­nas tie­nen ten­den­cia a la obe­si­dad. “La sa­li­va se sien­te más co­rre­di­za, sin la pre­sen­cia del Yin, es co­mo el agua quie­ta, que no desa­rro­lla”, di­ce Liu Ming.

Tam­bién pue­de ocu­rrir que al ha­blar se acu­mu­le en la co­mi­su­ra de los la­bios. Es­te pro­ble­ma de hu­me­dad pro­vo­ca que el cuer­po es­té pe­sa­do, pre­sen­te di­fi­cul­tad pa­ra mo­ver­se y exis­tan pro­ble­mas de san­gre pe­sa­da, por ejem­plo, co­les­te­rol.

“Re­cor­dar que el Yin-Yang equi­li­bra­do sig­ni­fi­can que la hu­me­dad-se­que­dad de­ben te­ner el mis­mo ni­vel, al igual que en la na­tu­ra­le­za: una tierra se­ca no sir­ve, pe­ro tam­po­co una muy hú­me­da”.

• Sa­bor amar­go

√Se pro­du­ce cuan­do los lí­qui­dos or­gá­ni­cos lle­gan has­ta el es­tó­ma­go y no pue­den se­guir su ca­mino, en­ton­ces re­tor­nan a la bo­ca. Así se pro­du­ce un in­ter­cam­bio in­co­rrec­to de flui­dos, me­ca­nis­mo que pro­vo­ca aci­dez es­to­ma­cal.

• Mal alien­to

√ Lo pro­vo­ca la im­po­si­bi­li­dad del Chi pa­ra ba­jar, ge­ne­ral­men­te se re­la­cio­na con el mal fun­cio­na­mien­to del hí­ga­do.

√ Otro de los mo­ti­vos es co­mer mu­cho, tar­de y acos­tar­se in­me­dia­ta­men­te. Es­to ge­ne­ra que el esó­fa­go no se va­cíe por com­ple­to y la co­mi­da que­de mu­chas ho­ras en el es­tó­ma­go sin po­der ser di­ge­ri­da. Por lo tan­to la sa­li­va y el Chi suben tra­yen­do con­si­go el aro­ma de los ali­men­tos fer­men­ta­dos. Ade­más de mal alien­to es­ta ma­la cos­tum­bre pue­de ge­ne­rar cálcu­los en la ve­sí­cu­la, gas­tri­tis y aci­dez es­to­ma­cal. La so­lu­ción es­tá en be­ber en ayu­nas un va­so de agua ti­bia con una cu­cha­ra­di­ta de sal.

√ Fu­mar tam­bién pue­de pro­vo­car mal alien­to, es un re­cha­zo de los ór­ga­nos a la ni­co­ti­na, ade­más con­fun­de al Chi del cuer­po y cam­bia la com­po­si­ción de la sa­li­va.

Es­tra­te­gias sa­lu­da­bles

La téc­ni­ca de au­to­diag­nós­ti­co por sa­li­va per­mi­te apro­ve­char los da­tos que brin­da es­te lí­qui­do vi­tal pa­ra man­te­ner­se sa­lu­da­ble. Y pa­ra que sea una fuen­te inago­ta­re­co­rre ble de vi­da, hay que acom­pa­ñar­la con cier­tos há­bi­tos y ejer­ci­cios, al­gu­nos de ellos im­pen­sa­dos, co­mo la me­di­ta­ción, que sin em­bar­go es de pri­mor­dial im­por­tan­cia pa­ra ge­ne­rar sa­li­va por­que una pos­tu­ra cor­po­ral ade­cua­da op­ti­mi­za la cir­cu­la­ción Fue­go y Agua.

Pa­ra ha­cer­lo hay que con­cen­trar­se y sen­tir có­mo el Chi sube des­de el pe­ri­neo, el cuer­po, lle­ga has­ta la gar­gan­ta y pa­sa por la len­gua, que ac­túa co­mo un puen­te pa­ra lle­gar al pa­la­dar y lue­go al cen­tro del ce­re­bro. A par­tir de allí la sa­li­va se dis­tri­bu­ye lle­van­do el Chi que flu­ye co­rrec­ta­men­te.

“Por eso es tan im­por­tan­te no ex­ha­lar por la bo­ca, por­que se pier­de el Chi ver­da­de­ro y la bo­ca se se­ca; mu­cha gen­te res­pi­ra por la bo­ca, es­pe­cial­men­te cuan­do es­tán dor­mi­dos y así pier­den to­da su ener­gía. Al le­van­tar­se, su bo­ca es­ta­rá se­ca y se sen­ti­rán can­sa­dos y el ce­re­bro no funcionará co­rrec­ta­men­te. Con la prác­ti­ca es po­si­ble co­rre­gir­lo. An­tes de dor­mir

prac­ti­car me­di­ta­ción pa­ra co­rre­gir es­te pro­ble­ma y reac­ti­var la cir­cu­la­ción in­ter­na, de es­ta ma­ne­ra la bo­ca se lle­na­rá de sa­li­va (Yin que sube) y ba­ja­rá hu­me­de­cien­do los ór­ga­nos (Yang que ba­ja)”.

Ri­tual taoís­ta

La sa­li­va es im­por­tan­tí­si­ma pa­ra el co­mien­zo de la vi­da, de allí su va­lor a la ma­ña­na, mo­men­to que el agua de­be po­ner­se en mo­vi­mien­to. Por su­pues­to, no vie­ne so­la sino con el Chi. Tam­bién cum­ple la fun­ción de lim­piar la bo­ca y por eso se le atri­bu­ye un efec­to pu­ri­fi­ca­dor.

Una an­ti­gua tra­di­ción taoís­ta con­sis­tía en ac­ti­var la se­cre­ción de sa­li­va mo­vien­do la len­gua en el in­te­rior de la bo­ca, rea­li­zan­do un círcu­lo com­ple­to, en el sen­ti­do de las agu­jas del re­loj, pa­san­do por la en­cía de los dien­tes su­pe­rio­res y lue­go por la de los in­fe­rio­res. Lue­go se re­pe­tía el mis­mo mo­vi­mien­to de iz­quier­da a de­re­cha. Una vez acu­mu­la­da la can­ti­dad su­fi­cien­te de sa­li­va, se en­jua­ga­ba la bo­ca con ella y fi­nal­men­te se tra­ga­ba.

Sun Si Miao, el rey de la me­di­ci­na, ex­pli­ca­ba ha­ce mi­les de años que, pa­ra es­tar sa­nos, por la ma­ña­na al le­van­tar­se hay que lim­piar la bo­ca con la pro­pia sa­li­va.

Otra creen­cia se­ña­la que pa­ra con­se­guir la lon­ge­vi­dad es ne­ce­sa­rio tra­gar sa­li­va 300 ve­ces al día. “Pe­ro ese es un nú­me­ro sim­bó­li­co, EN REALI­DAD SIG­NI­fi­CA QUE SE de­be ha­cer mu­chas ve­ces al día, no que hay que con­ta­rLAS. EL Nú­ME­RO 3 SIG­NI­fi­CA mu­chos y 100 un ci­clo com­ple­to”, ex­pli­ca Liu Ming.

Aun­que pa­rez­ca un he­cho in­sig­ni­fi­can­te, be­ber en me­dio de las co­mi­das es una cos­tum­bre muy per­ju­di­cial por­que se di­lu­ye la sa­li­va, que en­ton­ces no pue­de hu- me­de­cer lo que co­me­mos di­fi­cul­tan­do su pro­ce­sa­mien­to en el es­tó­ma­go. En con­se­cuen­cia al no di­ge­rir bien al­gu­nas sus­tan­cias, los lí­qui­dos del es­tó­ma­go tien­den a su­bir, al­te­ran­do el in­ter­cam­bio Yin y Yang. Por otra par­te, la sa­li­va en es­ta­do pu­ro pue­de eli­mi­nar las sus­tan­cias no­ci­vas que pu­die­ran es­tar pre­sen­tes en al­gu­nos ali­men­tos, pa­ra ello es ne­ce­sa­rio mas­ti­car 30 ve­ces ca­da bo­ca­do.

Ejer­ci­cio es­ti­mu­lan­te

La pro­duc­ción de sa­li­va tam­bién pue­de es­ti­mu­lar­se me­dian­te el ejer­ci­cio fí­si­co. Pa­ra ha­cer­lo, hay que sen­tar­se có­mo­da­men­te en el sue­lo so­bre una col­cho­ne­ta, co­lo­car el dor­so de las ma­nos en la zo­na de los ri­ño­nes y rea­li­zar un ma­sa­je cir­cu­lar con el dor­so de las ma­nos al­re­de­dor de es­ta zo­na. Co­men­za­mos des­de el me­dio de la co­lum­na, en la par­te in­fe­rior de los ri­ño­nes, su­bi­mos ma­sa­jean­do ha­cia afue­ra, lue­go ba­jan­do por es­te la­do y vol­vien­do ha­cia aden­tro pa­ra lue­go su­bir re­pi­tien­do el círcu­lo al­re­de­dor de los ri­ño­nes . Al mis­mo tiem­po, ma­sa­jear con la len­gua un ma­sa­je la par­te in­ter­na de las en­cías - con la bo­ca ce­rra­da – en el sen­ti­do de las agu­jas del re­loj. Al in­ha­lar su­bir la len­gua y al ex­ha­lar ba­jar­la, du­ran­te el pro­ce­so no tra­gar la sa­li­va que se pro­du­ce. Re­pe­tir 9 ve­ces y sos­te­ner la zo­na de ri­ñón con las pal­mas; ins­pi­rar y tra­gar un tercio de la sa­li­va, ex­ha­lar y con­cen­trar­se en el ri­ñón. Re­pe­tir 3 ve­ces, has­ta que se ha­ya tra­ga­do to­da la sa­li­va

“AL RI­ÑÓN LO ES­TI­MU­LA EL SA­BOR SA­LA­DO; AL BA­ZO, EN CAM­BIO, LE CO­RRES­PON­DE EL DUL­CE, QUE ES­TI­MU­LA EL CRE­CI­MIEN­TO DE LOS MÚSCU­LOS; POR ES­TA RA­ZÓN LOS NI­ÑOS LO PRE­FIE­REN A LO SA­LA­DO, POR­QUE ES IN­DIS­PEN­SA­BLE PA­RA CRE­CER”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.