La esen­cia de la vi­da

TAO - Tomo III - - Nota De Tapa -

“Du­ran­te la Di­nas­tía Ming, en la pro­vin­cia de Jiang­su, en el cen­tro de Chi­na, vi­vía una jo­ven a la que so­la­men­te le gus­ta­ba co­mer se­mi­llas de san­día y gi­ra­sol tos­ta­das y sa­la­das. Su pa­dre la ado­ra­ba y se lo per­mi­tía, ig­no­ran­do las con­se­cuen­cias que es­te há­bi­to po­día pro­vo­car­le. Pe­ro con el tiem­po la sa­lud de la chi­ca co­men­zó a tor­nar­se ca­da vez más frá­gil, mu­chos mé­di­cos la vie­ron, pe­ro nin­guno lo­gró acer­tar el diag­nós­ti­co, en­ton­ces el hom­bre, preo­cu­pa­do, de­ci­dió con­vo­car a un mé­di­co de otra re­gión. Ape­nas lle­gó se sen­tó a ob­ser­var las cos­tum­bres de la mu­cha­cha y al ca­bo de unos días, des­cu­brió que en las cás­ca­ras de las se­mi­llas que ella mas­ti­ca­ba que­da­ba gran par­te de su sa­li­va. En­ton­ces les pi­dió a los sir­vien­tes que las jun­ta­ran e hir­vie­ran y le die­ran de be­ber ese lí­qui­do a la jo­ven. Pron­to la pa­cien­te co­men­zó a sa­nar­se, por­que en reali­dad el tra­ta­mien­to del mé­di­co con­sis­tió en re­cu­pe­rar el Chi y la esen­cia de la sa­li­va”, con­clu­ye Liu Ming.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.