AKUSAY, UN SA­BOR EXÓ­TI­CO Y SA­LU­DA­BLE

TAO - Tomo III - - Alimentación -

El akusay o re­po­llo chino es uno de los ve­ge­ta­les más uti­li­za­dos en la co­ci­na orien­tal des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les. Se­gún los re­gis­tros, ya se cul­ti­va­ba y con­su­mía ha­ce 6000 años y el ha­llaz­go de sus se­mi­llas en tum­bas que da­tan de esa épo­ca - cuan­do a los muer­tos se los en­te­rra­ba jun­to a sus ro­pas, jo­yas, se­mi­llas y hier­bas por­que se creía que la vi­da re­co­men­za­ba en el más allá- con­fir­man es­te da­to.

Los poe­tas de aquel en­ton­ces tam­bién le han de­di­ca­do es­tro­fas en las que pon­de­ran su sa­bor y vir­tu­des com­pa­rán­do­lo con la car­ne de cer­do, de chi­vi­to y has­ta con la pa­ta de oso, con­si­de­ra­da un cos­to­sí­si­mo man­jar.

En la ac­tua­li­dad se lo pue­de con­se­guir fá­cil­men­te du­ran­te to­do el año en las ver­du­le­rías gra­cias a que los be­ne­fi­cios de su con­su­mo re­gu­lar tras­cen­die­ron las fron­te­ras de la co­ci­na chi­na; sin em­bar­go, el in­vierno es el me­jor mo­men­to pa­ra co­mer­lo ya que su sa­bor es más dul­ce. “En los días fríos de in­vierno na­da me­jor que es­tar ca­len­ti­tos en ca­sa to­ma­do cal­do, es­pe­cial­men­te de akusay”, di­ce Liu Ming.

Tam­bién se lo pue­de pre­pa­rar sal­tea­do o her­vi­do con otros ve­ge­ta­les, carnes y ce­rea­les, o co­mo re­lleno de los fa­mo­sos ra­vio­les chi­nos. Uno de los pla­ti­llos tí­pi­cos de orien­te es el sal­tea­do de ale­ta de ti­bu­rón y akusay, aun­que re­sul­ta un po­co ca­ro.

Ade­más de su de­li­cio­so sa­bor, po­see una gran can­ti­dad de nu­trien­tes in­dis­pen­sa­bles pa­ra la sa­lud; en­tre ellos el cal­cio (se con­si­de­ra que tie­ne 5 ve­ces más que el to­ma­te), que for­ta­le­ce los hue­sos; fi­bras, que ayu­dan a re­gu­la­ri­zar el trán­si­to in­tes­ti­nal; vi­ta­mi­na C, que ac­túa ge­ne­ran­do an­ti­cuer­pos y me­jo­ran­do la piel; hie­rro y aci­do fó­li­co, in­dis­pen­sa­bles pa­ra com­ba­tir la anemia; mag­ne­sio, que for­ta­le­ce los múscu­los y re­gu­la el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma ner­vio­so; pro­teí­nas, esen­cia­les pa­ra el cre­ci­mien­to y el fun­cio­na­mien­to or­gá­ni­co y azu­fre, in­dis­pen­sa­ble pa­ra el for­ta­le­ci­mien­to del ca­be­llo, uñas y hue­sos. To­do es­to con un mí­ni­mo apor­te ca­ló­ri­co: ape­nas 16 ca­da 100 gra­mos.

Se­gún la cla­si­fi­ca­ción ener­gé­ti­ca chi­na, su ca­rác­ter es ti­bio y dul­ce, lo que lo con­vier­te en un alimento in­dis­pen­sa­ble pa­ra op­ti­mi­zar el fun­cio­na­mien­to del apa­ra­to di­ges­ti­vo (es­tó­ma­go y ba­zo), y pa­ra es­ta­bi­li­zar el áni­mo, es­pe­cial­men­te en los ca­sos de an­sie­dad. Por otra par­te, pre­vie­ne en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, re­du­ce los ni­ve­les de co­les­te­rol, la hi­per­ten­sión y el cán­cer de co­lon, me­jo­ra el fun­cio­na­mien­to pul­mo­nar, eli­mi­na la tos y ar­mo­ni­za el or­ga­nis­mo de­bi­do a que lim­pia la ener­gía. Co­mo ocu­rre con otras ver­du­ras de ho­ja, no de­be con­su­mir­se en ca­sos de dia­rrea o co­lon irri­ta­ble.

Su ca­rác­ter ti­bio y dul­ce lo con­vier­ten en in­gre­dien­te in­dis­pen­sa­ble de la co­ci­na chi­na, PE­RO ADE­MáS APOR­TA VA­RIOS BE­NE­fi­CIOS PA­RA EL or­ga­nis­mo con una ba­ja do­sis de ca­lo­rías. Pro­pie­da­des y re­me­dios na­tu­ra­les ca­se­ros.

Re­ce­tas na­tu­ra­les

En la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na se sue­le uti­li­zar el ex­trac­to que se ob­tie­ne de la par­te más cer­ca­na a la raíz pa­ra pre­pa­rar re­ce­tas ma­gis­tra­les que so­lu­cio­nan

pro­ble­mas cró­ni­cos. Pe­ro mu­chos ma­les me­no­res y más co­rrien­tes se cu­ran uti­li­zan­do las ho­jas del akusay en pre­pa­ra­cio­nes ca­se­ras. Pa­ra ha­cer­las es im­por­tan­te ele­gir las plan­tas fres­cas, nun­ca aque­llas mar­chi­tas o que han cam­bia­do de co­lor, ya que pue­den vol­ver­se tó­xi­cas.

• Cal­do des­in­to­xi­can­te

Ideal pa­ra res­ta­ble­cer la fun­ción di­ges­ti­va cuan­do se ha co­mi­do y be­bi­do en ex­ce­so o cuan­do al­gu­na co­mi­da nos ca­yó mal. Co­lo­car en una olla una plan­ta de akusay, 100 gra­mos de hon­gos shii­ta­ke y una ta­za de arroz; cu­brir con agua y co­ci­nar a fue­go len­to. Be­ber una ta­za de cal­do dos ve­ces al día.

• So­pa an­ti­gri­pal

Pa­ra cal­mar res­fríos, ali­viar la tos y el do­lor de gar­gan­ta.

Her­vir a fue­go len­to 50 gra­mos de ce­bo­lla de ver­deo, un akusay y 10 gra­mos de jen­gi­bre fres­co has­ta que los sa­bo­res se en­sam­blen per­fec­ta­men­te en el cal­do. Be­ber tres ve­ces al día has­ta que des­apa­rez­can los sín­to­mas.

• Com­pre­sas pa­ra el do­lor de es­tó­ma­go

Cor­tar en tro­zos pe­que­ños un akusay y ca­len­tar­lo pos­te­rior­men­te en el wok; co­lo­car el ju­go que se ob­tie­ne de es­te pro­ce­so y la pul­pa en una toa­lla. Re­cos­tar­se y co­lo­car­la despues so­bre el ab­do­men.

• Pies hin­cha­dos

Ha­cer un cal­do con akusay y ají pi­can­te, de­jar en­ti­biar y ha­cer­se un ba­ño de in­mer­sión de pies.

• Aler­gias cu­ta­neas

Ma­cha­car un akusay cru­do y co­lo­car­lo so­bre la zo­na de la piel afec­ta­da.

• Do­lor de mue­las

Ma­cha­car las ho­jas del akusay en un mor­te­ro y co­lar una go­ta del ju­go ob­te­ni­do en el oí­do del mis­mo la­do que se sien­ta la mo­les­tia per­sis­ten­te.

• Cu­ra del hí­ga­do

Ma­ce­rar con azú­car, vinagre y sal du­ran­te diez mi­nu­tos la par­te cen­tral de un akusay pi­ca­do, agre­gar­le unas go­tas de acei­te de sé­sa­mo y be­ber en ayu­nas to­dos los días has­ta que el cua­dro me­jo­re

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.