EM­BA­RA­ZOS QUE ALARGAN LA VI­DA

TAO - Tomo III - - Maternidad -

Al con­tra­rio de lo que so­lía creer­se ha­ce unos años, mien­tras más tar­de ten­ga una mu­jer su úl­ti­mo hi­jo, más años vi­vi­rá. Así lo afir­man los re­sul­ta­dos que arro­ja­ron es­tu­dios re­cien­tes rea­li­za­dos en Is­rael, en los que se com­pa­ró la com­po­si­ción genética de mu­je­res que se em­ba­ra­za­ron sin mé­to­dos de fer­ti­li­za­ción des­pués de los cua­ren­ta y cin­co años, con la de aque­llas mu­je­res que lo hi­cie­ron cuan­do te­nían me­nos de trein­ta. Así se des­cu­brió que en­tre am­bas exis­tía una di­fe­ren­cia a fa­vor de las ma­yo­res de al me­nos se­sen­ta ge­nes, en­tre los cua­les sie­te tra­ba­jan por la pro­lon­ga­ción de la vi­da y cua­tro re­sis­ten al en­ve­je­ci­mien­to.

In­ves­ti­ga­cio­nes pos­te­rio­res per­mi­tie­ron lle­gar a la con­clu­sión que es­tos ge­nes se ac­ti­van pa­ra ayu­dar a la mu­jer de edad avan­za­da a lle­var a tér­mino el em­ba­ra­zo y dar a luz, mien­tras que en las ma­dres jó­ve­nes eso no ocu­rre por­que no ne­ce­si­tan de esa ayu­da ex­tra.

En tér­mi­nos de me­di­ci­na chi­na, el or­ga­nis­mo de la

In­ves­ti­ga­cio­nes re­cien­tes de­mos­tra­ron que la ma­ter­ni­dad pro­vo­ca una BEnEfiCiosA rE­vo­lu­Ción genética en las mu­je­res ma­yo­res de 45 años. La me­di­ci­na chi­na tie­ne otro en­fo­que, pe­ro apor­ta sus con­se­jos pa­ra con­ver­tir ese plus de ener­gía en más años de vi­da.

mu­jer me­nor de 30 años tie­ne la su­fi­cien­te ener­gía pa­ra crear y sos­te­ner una nue­va vi­da, en cam­bio la que es ma­yor ne­ce­si­ta que su cuer­po mu­te a fa­vor del ser que vie­ne en ca­mino. “Afor­tu­na­da­men­te pa­ra las ma­más ma­yo­res es­tos cam­bios no son mo­men­tá­neos, sino que per­du­ran lue- go del par­to, por eso su se pro­lon­ga­rá por lo me­nos 20 años, por­que su or­ga­nis­mo co­mien­za un nue­vo ci­clo de vi­da con cam­bios in­ter­nos que se ex­te­rio­ri­zan en su piel, ca­be­llo y uñas”, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming. La fi­lo­so­fía taoís­ta se­ña­la que el me­jor mo­men­to ener­gé­ti­co pa­ra que una mu­jer ten­ga hi­jos es en­tre los 21 y los 28 años; sin em­bar­go, es­ta pre­mi­sa ge­ne­ró des­de siem­pre po­lé­mi­cas. Y en es­te sen­ti­dos al­gu­nos re­cuer­dan una fá­bu­la que na­rra el de­ba­te que se dio en la cima de una mon­ta­ña en­tre dos di­vi­ni­da­des que dis­cu­tían si una mu­jer es ap­ta pa­ra te­ner hi­jos lue­go de los 30 años. Una sos­te­nía que ese hi­jo ten­dría una sa­lud frá­gil, la otra afir­ma­ba que la edad no te­nía na­da que ver. Pa­ra de­mos­trar su teo­ría, una de ellas abrió una nu­be y ge­ne­ró un vien­to frío que im­pac­tó so­bre dos hom­bres que ca­mi­na­ban a ori­llas de un río. El más jo­ven se sin­tió es­tre­me­ci­do y le cos­to re­to­mar la mar­cha, el ma­yor en cam­bio, só­lo se de­tu­vo un mi­nu­to y lue­go si­guió sin pro­ble­mas. La otra di­vi­ni­dad no en­ten­día que ha­bía pa­sa­do, has­ta que su com­pa­ñe­ra sa­có un es­pe­jo má­gi­co del bol­si­llo y allí pu­die­ron ver el pa­sa­do. La ma­dre

del hom­bre ma­yor lo ha­bía te­ni­do a los 28 años, por lo tan­to el be­bé na­ció con los hue­sos lle­nos de ener­gía, y aun­que ha­bía cum­pli­do 60 años, aún te­nía un cuer­po fuer­te; en cam­bio, la ma­dre del más jo­ven lo ha­bía pa­ri­do a los 47 años, por eso sus hue­sos no te­nían ener­gía.

“Más allá de es­tas his­to­rias, es po­si­ble te­ner un hi­jo des­pués de los 45 sin in­con­ve­nien­tes siem­pre y cuan­do se to­men al­gu­nos re­cau­dos pa­ra con­se­guir la fuer­za ne­ce­sa­ria, tan­to pa­ra la mu­jer co­mo pa­ra el niño. En los tiem­pos mo­der­nos to­do se pue­de lo­grar con éxi­to, por ejem­plo, si se siem­bra una ver­du­ra fue­ra de su es­ta­ción na­tu­ral al aire li­bre, pro­ba­ble­men­te no crez­ca nor­mal­men­te, pe­ro si se im­pul­sa su desa­rro­llo den­tro de un in­ver­na­de­ro, se lo­gra­rá una ex­ce­len­te co­se­cha. La mu­jer en buen es­ta­do fí­si­co y es­pi­ri­tual pue­de vol­ver a la pri­ma­ve­ra de su vi­da y su hi­jo no só­lo se­rá fuer­te sino tam­bién más in­te­li­gen­te, por­que en su for­ma­ción con­ta­rá con la vas­ta ex­pe­rien­cia de vi­da de sus pa­dres”.

La lon­ge­vi­dad y los 5 ele­men­tos

Al­gu­nas con­clu­sio­nes preliminares de los es­tu­dios an­tes men­cio­na­dos per­mi­ten su­po­ner que fren­te a la ma­ter­ni­dad tar­día el or­ga­nis­mo ac­ti­va­ría cier­tos re­cur­sos que le per­mi­ti­rían re­cu­pe­rar­se co­mo si vol­vie­ra a te­ner 25 años. Los cien­tí­fi­cos des­ta­can aquí que el úte­ro jue­ga un rol fun­da­men­tal, por­que en él se cen­tra la esen­cia de la ener­gía fe­me­ni­na. La me­di­ci­na chi­na tam­bién lo des­ta­ca, por­que se ubi­ca es­tra­té­gi­cam e n t e en el me­dio del cuer­po (cua­tro de­dos de­ba­jo el om­bli­go), en el mis­mo si­tio que el pun­to

ener­gé­ti­co más im­por­tan­te, el Dan­tien. Por eso la me­di­ci­na taoís­ta no du­da en AfiR­MAR QUE LA MU­JER TIE­NE una vi­da ás pro­lon­ga­da gra­cias a él. “Dios de­bió AMAR MU­CHO A LAS MU­JE­RES pa­ra con­ce­der­les el úte­ro, un cen­tro de ro­duc­ción ener­gé­ti­ca y la cu­na del desa­rro­llo del ser. El úte­ro es el te­so­ro de to­dos los ór­ga­nos y por esa ra­zón las mu­JE­RES VI­VEN MÁS TIEM­PO QUE los hom­bres”.

El pe­río­do de ges­ta­ción de un be­bé se com­ple­ta en 40 se­ma­nas, es de­cir, 9 me­ses ca­len­da­rio ó 10 lu­na­res. En ca­da uno de ellos la ener­gía de ca­da ór­gano ma­terno, JUN­TO AL ME­RI­DIANO CO­RRES­pon­dien­te, nu­tren al be­bé y se van re­la­cio­nan­do con uno de los cin­co ele­men­tos de la na­tu­ra­le­za. Es­te me­ca­nis­mo se da en for­ma na­tu­ral e im­per­cep­ti­ble, pe­ro la MU­JER PUE­DE SE­GUIR CIER­TAS PAU­TAS APRO­VE­CHAR ME­JOR esa ener­gía bien di­ri­gi­da. Lue­go del par­to, sus ór­ga­nos man­ten­drán esa ener­gía ex­tra, for­ta­le­cién­do­se co­mo si fue­ron los DE UNA JO­VEN­CI­TA. Du­ran­te el pri­mer y se­gun­do mes de em­ba­ra­zo el ele­men­to Ma­de­ra es­tá pre­sen­te con su ener­gía de desa­rro­llo, es­ti­mu­lan­do hí­ga­do y ve­sí­cu­la a tra­vés de sus me­ri­dia­nos. En el ter­ce­ro y cuar­to mes, en cam­bio, rei­na el Fue­go, ele­men­to que se re­la­cio­na con los me­ri­dia­nos de co­ra­zón (en el 3°),y de in­tes­tino del­ga­do (en el 4°). La Tierra se ha­rá pre­sen­te du­ran­te el quinto y sex­to mes, don­de funcionará pri­me­ro el me­ri­diano del ba­zo y lue­go el del es­tó­ma­go. El sép­ti­mo y oc­TA­VO MES RE­CI­BI­RÁ LA IN­flUEN­cia del Me­tal, y tambien los BE­NE­fi­CIOS DE LOS ME­RI­DIA­nos de pul­món, pri­me­ro, e in­tes­tino grue­so, lue­go. Por úl­ti­mo, en el no­veno mes de em­ba­ra­zo ac­tua­rá el Agua, el me­ri­diano de ri­ñón y el de ve­ji­ga.

Cui­da­dos es­pe­cia­les

Una em­ba­ra­za­da jo­ven de­be te­ner cui­da­dos bá­si­cos en es­ta eta­pa, es­pe­cial­men­te los re­la­cio­na­dos con los bue­nos há­bi­tos de vi­da, sin em­bar­go una mu­jer que ya pa­so la ba­rre­ra de los 40 de­be apro­ve­char la ayu­da que la na­tu­ra­le­za y con­cen­trar­se tam­bién en ge­ne­rar y reac­ti­var su ener­gía. Pa­ra ello con­vie­ne se­guir al­gu­nas pau­tas. Vea­mos.

•Me­di­ta­ción

Es una de las cla­ves pa­ra de­jar de la­do las preocupaciones y con­cen­trar­se en la ges­ta­ción, es­ta­do de ex­tre­ma sen­si­bi­li­dad que fa­ci­li­ta el con­tac­to con emo­cio­nes y sen­sa­cio­nes. Por eso la fu­tu­ra ma­má de­be ha­cer­se un es­pa­cio dia­rio pa­ra la me­di­ta­ción y con­cen­trar­se en el Dan­tien, que ge­ne­ra­rá ma­yor ener­gía pu­ra pa­ra ella y el be­bé.

•Res­pi­ra­ción

De­be ser pro­fun­da y pau­sa­da, sin­tien­do có­mo el Chi re­co­rre ca­da ór­gano, múscu­lo, ar­ti­cu­la­ción y hue­so; di­ri­gién­do­la ha­cia el úte­ro y con­ti­nuan­do ha­cia la raíz.

•Des­can­so

Las ocho ho­ras de sue­ño noc­turno son in­dis­pen­sa- bles pa­ra que la ener­gía tra­ba­je co­rrec­ta­men­te so­bre el cuer­po de la mu­jer y del be­bé. Du­ran­te el día es con­ve­nien­te dor­mir una sies­ta de me­dia a una ho­ra pa­ra re­po­ner­se. El res­to de la jor­na­da se pue­de se­guir una ru­ti­na de tra­ba­jo o es­tu­dio, pe­ro con me­nor in­ten­si­dad.

• Ali­men­ta­ción

Co­mo men­cio­na­mos, ca­da mes un ór­gano tra­ba­ja con ma­yor in­ten­si­dad, por eso es ne­ce­sa­rio ali­men­tar­se ade­cua­da­men­te pa­ra re­for­zar­los. En la die­ta no pue­de fal­tar un buen cal­do de po­llo o ga­lli­na, ce­rea­les (es­pe­cial­men­te el arroz), se­mi­llas de gi­ra­sol, carnes de po­llo, pes­ca­do y va­cu­na, ri­ñón de cer­do, ce­bo­lla de ver­deo, miel y ve­ge­ta­les. En es­te úl­ti­mo ca­so aque­llos que crez­can de­ba­jo de la tierra (za­naho­rias, pa­pa, ba­ta­ta, etc), ya que po­seen ener­gía Yin y for­ta­le­cen la san­gre. El mis­mo rol cum­plen los ali­men­tos de co­lor os­cu­ro, por ejem­plo, las se­mi­llas de sé­sa­mo ne­gro, los dá­ti­les, las ba­yas de Go­ji, los fru­tos ro­jos y la mor­ci­lla, en­tre otros. La raíz de Dang Gui (An­gé­li­ca si­nec­tis) tam­bién de­be in­cor­po­rar­se si se quie­re te­ner la san­gre fuer­te. Re­cor­de­mos que la ener­gía de la mu­jer es Yin, igual que la san­gre, por lo tan­to, si la ca­li­dad de es­ta ba­ja el cuer­po se de­bi­li­ta­rá con­si­de­ra­ble­men­te.

•Ma­sa­jes

El lu­gar don­de na­ce la ener­gía es la plan­ta de los pies, es­ta es la raíz de las per­so­nas, el lu­gar des­de don­de par­te el me­ri­diano del ri­ñón, ór­gano que al­ma­ce­na la esen­cia del ser. Por es­ta ra­zón el cui­da­do de los pies es fun­da­men­tal en to­das las eta­pas de la vi­da pe­ro, fun­da­men­tal­men­te, du­ran­te la ges­ta­ción.

Los ba­ños de in­mer­sión de pies con agua ca­lien­te no de­ben fal­tar en los po­si­ble to­das las no­ches an­tes de dor­mir. Una re­ce­ta mi­le­na­ria acon­se­ja ha­cer­lo con ex­trac­to de ar­te­mi­sa. Her­vir du­ran­te 15 mi­nu­tos en un li­tro de agua dos ci­ga­rros de mo­xa (hier­ba de ar­te­mi­sa) y lue­go de­jar en­ti­biar. Por otro la­do pre­pa­rar un bal­de con agua a una tem­pe­ra­tu­ra to­le­ra­ble. Ver­ter en una bol­sa plás­ti­ca 10 cc de la in­fu­sión ob­te­ni­da, co­lo­car los pies aden­tro y su­je­tar por los to­bi­llos, en­se­gui­da su­mer­gir los pies en el bal­de. El ex­trac­to to­ma­rá con­tac­to di­rec­to con la piel. Al re­ti­rar­los co­lo­car­se me­dias bien abri­ga­das, de es­ta ma­ne­ra se man­ten­drá el ca­lor en los pies. “Re­cor­de­mos que ar­te­mi­sa en chino se DI­CE AI, QUE SIG­NI­FI­CA AMOR, el na­ci­mien­to es un gran amor, la ener­gía ayu­da a que des­de la raíz de los pies naz­ca la ener­gía que ira di­rec­to al úte­ro”.

Ma­sa­jear los pies cui­da­do­sa­men­te es otra ta­rea que de­be rea­li­zar­se des­pués del ba­ño de in­mer­sión o du­ran­te el día. Jus­to en el cen­tro de la plan­ta es­tá el pun­to Yong Quan, ori­gen mis­mo del ri­ñón. Es­ti­mu­lar­lo du­ran­te unos mi­nu­tos con la ye­ma o el nu­di­llo de los de­dos.

“Con es­te sim­ple cam­bio de cos­tum­bres es po­si­ble ac­ti­var el or­ga­nis­mo, qui­tar­se años de en­ci­ma y te­ner el pre­mio más pre­cia­do pa­ra una mu­jer, un hi­jo”,

con­clu­ye Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.