UÑAS SA­NAS IN CORPORE SANO

TAO - Tomo III - - Belleza -

Las uñas sa­nas y pro­li­jas real­zan la be­lle­za de la ma­nos tan­to en las mu­je­res co­mo en los hom­bres, pe­ro más allá de es­to, tam­bién son el fiel re­fle­jo del es­ta­do ge­ne­ral del or­ga­nis­mo. Y en tal sen­ti­do coin­ci­den la me­di­ci­na oc­ci­den­tal y la orien­tal, ya que am­bas las ob­ser­van muy es­pe­cial­men­te cuan­do apa­re­cen se­ña­les de anemia o de otros pro­ble­mas de sa­lud más pro­fun­dos. Pa­ra ello se tie­ne en cuen­ta la tex­tu­ra de la su­per­fi­cie, la co­lo­ra­ción y las po­si­bles man­chas que pu­die­ran te­ner, en­tre otras co­sas.

Pa­ra la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na la ener­gía del hí­ga­do es­tá es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­da con ellas, por lo tan­to, cual­quier des­equi­li­brio que és­te su­fra ba­ja­rá las de­fen­sas, las tor­na­rá frá­gi­les y

EN ANATO­MÍA SE LAS CON­SI­DE­RA EL PUN­TO FI­NAL DE los ten­do­nes, su zo­na vi­si­ble. Pe­ro pa­ra LA ME­DI­CI­NA CHI­NA RE­FLE­JAN EL ES­TA­DO DE SA­LUD del hí­ga­do, de allí la im­por­tan­cia de que luz­can sa­nas y be­llas. Re­me­dios ca­se­ros y cui­da­dos es­pe­cia­les.

lu­gar a la apa­ri­ción de una mi­co­sis, es de­cir, hon­gos. La bac­te­ria que los pro­du­ce no so­la­men­te al­te­ra el co­lor na­tu­ral sino que pro­cluir vo­ca le­sio­nes en la su­per­fi­cie, in­clu­so pue­den lle­gar a rom­per­la o des­pren­der­la.

An­te es­ta si­tua­ción, el tra­ta­mien­to a se­guir de­be in­da­rá al hí­ga­do, en el as­pec­to in­terno, y a las uñas en el ex­terno.

Se­ña­les

Las uñas son el pun­to fi­nal de los ten­do­nes, su par­te vi­si­ble; el can­san­cio fí­si­co y men­tal pro­vo­ca la pér­di­da de ener­gía in­ter­na que se re­fle­ja en la ex­ter­na, en es­te ca­so las uñas. Pa­ra re­ver­tir es­ta si­tua­ción, en pri­mer lu­gar se de­ben me­jo­rar los há­bi­tos de ali­men­ta­ción, tan­to en lo que res­pec­ta a la ca­li­dad de la co­mi­da co­mo en los ho­ra­rios. Co­mo re­gla ge­ne­ral, de­be ter­mi­nar­se de ce­nar an­tes de la 9 de la no­che; la mis­ma de­be in­cluir ali­men­tos li­via­nos y en can­ti­da­des mo­de­ra­das pa­ra que el hí­ga­do y la ve­sí­cu­la pue­dan des­can­sar y

re­cu­pe­rar la ener­gía per­di­da du­ran­te el día. Si se in­gie­re una por­ción exa­ge­ra­da de ali­men­tos, es­pe­cial­men­te gra­sos, es­te pro­ce­so no se rea­li­za ade­cua­da­men­te, en­ton­ces el hí­ga­do y la ve­sí­cu­la, de­ben tra­ba­jar por de­más, oca­sio­nán­do­le da­ños pro­fun­dos. Tam­bién es im­pres­cin­di­ble des­can­sar bien y dor­mir lo su­fi­cien­te pa­ra per­mi­tir que la ener­gía ge­ne­ral in­ter­na se ar­mo­ni­ce. “Cuan­do las uñas es­tán mal es un men­sa­je del cuer­po aler­tan­do que el hí­ga­do no TIE­NE LA ENER­GÍA SU­FI­CIEN­TE pa­ra desa­rro­llar sus fun­cio­nes. Com­pa­re­mos es­to con un ár­bol, cuan­do es­tá en bue­nas con­di­cio­nes los bro­tes son más al­tos y ver­des”, di­ce Liu Ming.

Re­ce­tas ca­se­ras

Exis­te una se­rie de re­me­dios na­tu­ra­les tra­di­cio­na­les muy efec­ti­vos y sen­ci­llos de pre­pa­rar y apli­car, ap­tos pa­ra uti­li­zar tan­to en las uñas de las ma­nos co­mo en las de los pies. En to­dos los ca­sos de­ben apli­car­se dia­ria­men­te has­ta no­tar que el pro­ble­ma ha des­apa­re­ci­do.

Uñas dé­bi­les

En el ca­so de uñas dé­bi­les hay que su­mer­gir­las en un bol con vinagre blan­co du­ran­te 15 mi­nu­tos al día. Es­to es­ti­mu­la el cre­ci­mien­to, las for­ta­le­ce y me­jo­ra la des­ca­ma­ción.

Mi­co­sis

Pa­ra com­ba­tir la mi­co­sis tra­di­cio­nal­men­te en Chi­na se po­nen a her­vir 15 dien­tes de ajo en me­dio li­tro de agua, de­jar en­ti­biar y re­mo­jar allí las ma­nos (o los pies) to­dos los días has­ta que se no­ten los sín­to­mas de me­jo­ría.

Otra for­ma es ma­cha­car va­rios ajos fres­cos y pe­la­dos en un mor­te­ro has­ta re­du­cir­los a una pas­ta, co­lo­car­la so­bre las uñas afec­ta­das y cu­brir con una ga­sa; de­jar ac­tuar to­da la no­che. Re­ti­rar con agua ti­bia.

Pa­ra las mi­co­sis re­cu­rren­tes hay un mé­to­do que con­sis­te en re­em­pla­zar una pe­que­ña par­te del con­te­ni­do de un fras­co de es­mal­te por un dien­te de ajo bien pi­ca­do, 3 go­tas de yo­do blan­co y 5 go­tas de li­món. De­jar ma­ce­rar du­ran­te apro­xi­ma­dam­ne­te 2 se­ma­nas y apli­car du­ran­te 15 días. Si aún per­sis­te el pro­ble­ma, vol­ver a apli­car­lo su­ce­si­va­men­te has­ta que des­apa­rez­ca.

Si es­ta téc­ni­ca es de­ma­sia­do com­pli­ca­da, se pue­de uti­li­zar otra no tan rá­pi­da, pe­ro no me­nos efec­ti­va. Hay que em­be­ber un al­go­dón en vinagre de man­za­na o al­cohol y co­lo­car­lo so­bre la uña afec­ta­da unos mi­nu­tos. Lue­go cu­brir con cre­ma pa­ra ma­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.