Me­jor pre­ve­nir que cu­rar

TAO - Tomo III - - Belleza -

Ade­más de las cau­sas men­cio­na­das, al­gu­nas si­tua­cio­nes crean un cal­do de cul­ti­vo pa­ra la rá­pi­da pro­pa­ga­ción de los hon­gos. En es­te sen­ti­do la hi­gie­ne jue­ga un rol fun­da­men­tal, por eso es ne­ce­sa­rio la­var bien las ma­nos y pies con ja­bón neu­tro y un ce­pi­llo sua­ve, evi­tan­do de es­ta ma­ne­ra que se acu­mu­len bac­te­rias de­ba­jo de la uñas. En el ca­so de los pies, ade­más, es ne­ce­sa­rio cui­dar la lim­pie­za de las me­dias y del cal­za­do, y evi­tar el uso cuan­do es­tán hú­me­dos. Si se trans­pi­ra mu­cho lo me­jor es cam­biar­se va­rias ve­ces al día, ya que los hon­gos se re­pro­du­cen rá­pi­da­men­te en con el ca­lor y la hu­me­dad. Otro de­ta­lle im­por­tan­te es usar ojo­tas de go­ma pa­ra du­char­se, es­pe­cial­men­te en ves­tua­rios pú­bli­cos, y al sa­lir de ellos con­vie­ne se­car cui­da­do­sa­men­te los pies y co­lo­car­se me­dias lim­pias y za­pa­ti­llas ce­rra­das. Los ali­ca­tes, li­mas y ti­je­ras de­ben lim­piar­se con al­cohol des­pués de usar­la en uñas en­fer­mas pa­ra evi­tar el con­ta­gio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.