RE­ME­DIO CON­TRA LA TORTÍCOLIS

TAO - Tomo III - - Digitopuntura -

Una de las con­se­cuen­cias más fre­cuen­tes del vér­ti­go de la vi­da mo­der­na son las con­trac­tu­ras en la zo­na cer­vi­cal. La ten­sión que pro­vo­ca el en­tu­me­ci­mien­to de los múscu­los del cue­llo sue­le pro­vo­car, ade­más de las molestias, ri­gi­dez en los mo­vi­mien­tos y ma­reos. Es­ta si­tua­ción a me­nu­do se ve agra­va­da por las ma­las pos­tu­ras que se adop­tan fren­te al es­cri­to­rio de tra­ba­jo o la compu­tado­ra. Las con­trac­tu­ras se pro­du­cen cuan­do se pier­de el equi­li­brio de la ener­gía, que im­pi­de que cir­cu­le en for­ma flui­da. Por otra par­te, el es­trés re­per­cu­te di­rec­ta­men­te so­bre el hí­ga­do y la ve­sí­cu­la bi­liar, pro­vo­can­do un au­men­to de to­xi­nas que in­ci­de in­di­rec­ta­men­te en la zo­na de las vér­te­bras cer­vi­ca­les, lu­gar don­de se en­cuen­tran el tai yang y el shao yang, si­tios re­fle­jos del sis­te­ma cir­cu­la­to­rio. Por es­ta ra­zón, el tra­ta­mien­to de es­ta afec­ción de­be in­cluir am­bos ór­ga­nos.

“Cuan­do una per­so­na su­fre de con­trac­tu­ras en for­ma reite­ra­da, es probable que tam­bién co­mien­ce a pa­de­cer hi­per­ten­sión ar­te­rial y se ele­ve su ni­vel de co­les­te­rol,

Ade­más del es­trés y los ma­los há­bi­tos pos­tu­ra­les, la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na re­cal­ca que las con­trac­tu­ras de cue­llo se ori­gi­nan por la pér­di­da del equi­li­brio ENER­GÉ­TI­CO. LA IN­FLUEN­CIA DEL HÍ­GA­DO Y LA VE­SÍ­CU­LA.

por­que tan­to la san­gre co­mo el Chi de desa­rro­llo no pue­den cir­cu­lar bien”, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming. De allí la im­por­tan­cia de ac­tuar fren­te a las pri­me­ras molestias y no es­pe­rar has­ta que el mal se con­vier­ta en al­go cró­ni­co”.

Di­gi­to­pun­tu­ra

La ven­ta­ja de es­ta téc­ni­ca mi­le­na­ria es que pue­de apli­cár­se­la uno mis­mo y no re- quie­re nin­gu­na ex­pe­rien­cia, só­lo hay que re­cor­dar que la pre­sión de­be ejer­cer­se so­bre el pun­to in­di­ca­do con los nu­di­llos o con las ye­mas de los de­dos, de ma­ne­ra fir­me. Jun­to con la acu­pun­tu­ra, que sí de­be ha­cer­la un pro­fe­sio­nal, son las idea­les pa­ra res­tau­rar el equi­li­brio ener­gé­ti­co.

Los pun­tos a es­ti­mu­lar son: Hòu Xi: se ubi­ca en el la­do ex­terno de la mano, unos cen­tí­me­tros de­ba­jo de la ca­be­za del me­ta­car­piano del de­do me­ñi­que. Pa­ra ha­llar­lo fá­cil­men­te, ce­rrar el pu­ño y ob­ser­var el mon­tícu­lo de piel que se for­ma en lí­nea rec­ta al nu­di­llo del me­ñi­que.

Wài Guan: ubi­ca­do en el dor­so del an­te­bra­zo, a dos de­dos so­bre la ar­ti­cu­la­ción de la mu­ñe­ca.

Hé Gu: Se ubi­ca en el dor­so de la mano en­tre el pul­gar y el de­do ín­di­ce.

Cuan­do el do­lor se lo­ca­li­za en la zo­na de los omó­pla­tos, ge­ne­ral­men­te no se re­la­cio­na con con­trac­tu­ras sino con al­te­ra­cio­nes en la ve­sí­cu­la, es­pe­cial­men­te si se irra­dia ha­cia aba­jo o los cos­ta­dos. En ese ca­so los pun­tos a es­ti­mu­lar son:

Yang Ling Quan: ubi­ca­do de­ba­jo de la ro­di­lla, a cua­tro de­dos del la­do ex­terno de la pier­na, en­tre la ti­bia y el pe­ro­né. Por él pa­sa el me­ri­diano de la ve­sí­cu­la.

Zu Ling Qi: se lo­ca­li­za en el la­do su­pe­rior y ex­terno del pie, en lí­nea rec­ta al de­do me­ñi­que.

Qiu Xu: es­te es el pun­to

ori­gi­nal de la ve­sí­cu­la; se ubi­ca en la par­te su­pe­rior y ex­ter­na del pie, al la­do del ex­tre­mo in­fe­rior del hue­so del to­bi­llo.

Nei Guan: se lo­ca­li­za en la par­te in­ter­na de la mu­ñe­ca, a dos de­dos de dis­tan­cia de la ar­ti­cu­la­ción y en el me­dio de los dos ten­do­nes que se mar­can al ce­rrar el pu­ño con fuer­za.

Los pre­ven­ti­vos

• Ma­sa­jes

Son un buen re­cur­so pa­ra re­la­jar las con­trac­tu­ras, no pa­ra erra­di­car­las; es ne­ce­sa­rio bus­car la cau­sa pa­ra lo­grar la cu­ra de­fi­ni­ti­va, el en­tu­me­ci­mien­to mus­cu­lar sue­le ser sín­to­ma de un pro­ble­ma más pro­fun­do. Por otra par­te, los ejer­ci­cios que tra­ba­jen la ar­mo­nía in­ter­na del cuer­po son los más ade­cua­das pa­ra so­lu­cio­nar­las de­fi­ni­ti­va­men­te.

• Es­ti­ra­mien­tos

Cuan­do se per­ma­ne­ce mu­cho tiem­po sen­ta­do, es­pe­cial­men­te con la ca­be­za ga­cha, es ne­ce­sa­rio des­can­sar cin­co mi­nu­tos ca­da ho­ra. Apro­ve­char ese mo­men­to pa­ra es­ti­rar y ro­tar el cue­llo sua­ve­men­te; es­ti­rar los bra­zos ha­cia arri­ba y aco­mo­dar la co­lum­na. Si es po­si­ble pa­rar­se y ca­mi­nar unos pa­sos. Es ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te, tam­bién, co­rre­gir la pos­tu­ra, y en es­te sen­ti­do es in­dis­pen­sa­ble apo­yar la es­pal­da en el res­pal­do de la si­lla y evi­tar cru­zar las pier­nas; de es­ta for­ma la ener­gía flu­ye me­jor. Hay que te­ner en cuen­ta que nun­ca se de­be rea­li­zar un es­ti­ra­mien­to me­dian­te una hi­per­ex­ten­sión de una ex­tre­mi­dad o del cue­llo.

• Pei­nar­se

Aun­que pa­rez­ca gra­cio­so, es una sa­na cos­tum­bre que per­mi­te re­la­jar­se y es­ti­mu­lar la ener­gía Yang. El me­jor mo­men­to pa­ra ha­cer­lo es por la ma­ña­na, al le­van­tar­se, y du­ran­te no me­nos de cin­co mi­nu­tos. Ade­más de pre­ve­nir las con­trac­tu­ras, vi­go­ri­za el ca­be­llo.

•Ba­ños de in­mer­sión

Con agua no muy ca­lien­te, sal grue­sa y acei­te esen­cial del aro­ma que ma­yor sen­sa­ción de bie­nes­tar le pro­vo­que. Una bue­na du­cha de agua ca­lien­te es otro ri­tual in­dis­pen­sa­ble, ya ayu­da a que la ener­gía aflo­re. Lo ideal es du­cha por la ma­ña­na y ba­ño de in­mer­sión por la no­che, an­tes de acos­tar­se.

• Té de jen­gi­bre

Ade­más de vi­go­ri­zan­te, es­ta in­fu­sión con­tri­bu­ye tam­bién a re­la­jar­se, es­pe­cial­men­te si se le agre­gan unas go­tas de li­món y una cu­cha­ra­di­ta de miel.

• No dor­mir bo­ca aba­jo

Es­ta po­si­ción man­tie­ne ten­sa la mus­cu­la­tu­ra del cue­llo y no per­mi­te una nor­mal re­la­ja­ción al mo­men­to del des­can­so. En cuan­to a la al­moha­da, se acon­se­ja ele­gir una que acom­pa­ñe la cur­va­tu­ra de la zo­na cer­vi­cal pa­ra que el cuer­po apo­ye me­jor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.