EL BO­TI­QUÍN ME­NOS PEN­SA­DO

TAO - Tomo III - - Hierbas -

Mu­chos las con­si­de­ran yu­yos sin sa­ber QUE SON UNA FUEN­TE DE BE­NE­FI­CIOS PA­RA LA SA­LUD. LAS HIER­BAS SIL­VES­TRES PUE­DEN CU­RAR DES­DE PRO­BLE­MAS DI­GES­TI­VOS HAS­TA GI­NE­CO­LÓ­GI­COS, CI­CA­TRI­ZAR HE­RI­DAS Y QUE­MA­DU­RAS. CUÁ­LES SON Y CÓ­MO SE USAN.

En jar­di­nes, par­ques y pla­zas so­le­mos ver can­ti­dad de hier­bas y plan­tas sil­ves­tres a las que no les da­mos la mí­ni­ma im­por­tan­cia o con­si­de­ra­mos inú­ti­les. Sin em­bar­go, al­gu­nas es­con­cen una fuen­te inago­ta­ble de be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud cu­yo pro­ve­cho re­quie­re so­lo al­gu­nos co­no­ci­mien­tos bá­si­cos y, na­tu­ral­men­te, cier­tos cui­da­dos.

En la ma­yo­ría de los ca­sos las hier­bas sil­ves­tres se usan fres­cas, pe­ro otras ad­mi­ten ser di­se­ca­das y con­ser­var­las has­ta el mo­men­to en que sur­ja al­gu­na emer­gen­cia. Co­mo men­cio­na­mos, cre­cen en cual­quier es­pa­cio ver­de, por eso al mo­men­to de co­se­char­las se de­be te­ner la pre­cau­ción de ob­ser­var el en­torno pa­ra ase­gu­rar­se de que no es­tén con­ta­mi­na­das. Por ejem­plo, si se en­cuen­tran en el mar­gen de un rio don­de una fá­bri­ca vier­te flui­dos, es me­jor no usar­las, al igual que aque­llas que cre­cen en ba­su­ra­les o te­rre­nos bal­díos don­de se arro­jan re­si­duos.

Al­gu­nas de las es­pe­cies más co­mu­nes de en­con­trar son:

Bol­sa de pas­tor (Cap­se­llae bur­sa pas­to­ris)

Es con­si­de­ra­da una plan­ta car­ní­vo­ra, ya que los in­sec­tos son atraí­dos ha­cia ella por una sus­tan­cia pe­ga­jo­sa que se­gre­ga, los atra­pa en su in­te­rior y lue­go los pro­ce­sa e incorpora co­mo nu­trien- tes. Cre­ce en for­ma sil­ves­tre en las zo­nas más hú­me­das y en pri­ma­ve­ra abre unas pe­que­ñas flores blan­cas.

La plan­ta com­ple­ta (raíz, ta­llo, ho­jas y flores y se­mi­llas), pue­de agre­gar­se co­mo in­gre­dien­te en re­lle­nos pa­ra ra­vio­les chi­nos y al­bón­di­gas, mez­cla­da con car­ne pi­ca­da y con­di­men­tos; ade­más se pue­den pre­pa­rar tor­ti­llas, tar­tas, so­pas, arro­lla­dos chi­nos fri­tos o sim­ple­men­te sal­tear­la pa­ra acom­pa­ñar pas­tas o arroz. En Chi­na, los ra­vio­les pre­pa­ra­dos con car­ne y es­ta hier­ba son un pla­to in­fal­ta­ble en pri­ma­ve­ra, ya que en es­te mo­men­to la ener­gía se con­cen­tra en el hí­ga­do, y pre­ci­sa­men­te, la bol­sa de pas­tor po­see una ener­gía es­pe­cial pa­ra ar­mo­ni­zar­lo. Tam­bién ayu­da a la ve­sí­cu­la a dre­nar la bi­lis evi­tan­do la for­ma­ción de cálcu­los y me­jo­ra los pro­ble­mas de vi­sión, es­pe­cial­men­te las ca­ta­ra­tas, y se pue­de uti­li­zar pa­ra des­in­fla­mar el cuer­po, ya que co­rri­ge y evi­ta la re­ten­ción de lí­qui­dos por­que es un diu­ré­ti­co na­tu­ral.

Se­gún re­cien­tes in­ves­ti­ga­cio­nes de la me­di­ci­na tra­di­cio­nal, pre­vie­ne y me­jo­ra el pro­nós­ti­co del cán­cer de esó­fa­go, de es­tó­ma­go o in­tes­ti­nos y por su con­te­ni­do de hie­rro re­fuer­za el ba­zo y la san­gre, me­jo­ra la coa­gu­la­ción y fa­vo­re­ce al sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar, re­gu­la­ri­zan­do la pre­sión ar­te­rial.

Es in­sus­ti­tui­ble en las die­tas por­que acelera el me­ta­bo­lis­mo y ade­más pue­de con­su­mir­se to­do el año, aun­que es me­jor en pri­ma­ve­ra, mo­men­to en el que na­ce. Se re­co­mien­da usar­la fres­ca, aun­que se pue­de con­ser­var, pre­via­men­te blan­quea­da, en un fras­co con acei­te, vinagre y ajo. Al co­ci­nar­la no uti­li­zar ajo,

jen­gi­bre, ce­bo­lla o al­cohol, ya que ta­pa su de­li­cio­so e in­con­fun­di­ble aro­ma y blo­quea sus pro­pie­da­des.

Plá­tano (Che qion cao)

En reali­dad no tie­ne na­da que ver con el ba­na­ne­ro y se tra­ta de una hier­ba que cre­ce al ras del sue­lo y po­see una enor­me ener­gía ar­mo­ni­za­do­ra pa­ra el or­ga­nis­mo. En pri­mer lu­gar se de­be des­ta­car su po­der pa­ra eli­mi­nar la tos re­cu­rren­te. La tos se pro­du­ce cuan­do el Chi no pue­de des­cen­der y, al que­dar arri­ba, pro­vo­ca es­ta mo­les­ta reac­ción en los pul­mo­nes. El plá­tano ayu­da a que el Chi flu­ya ha­cia aba­jo. Ade­más es un ex­ce­len­te re­me­dio pa­ra otros pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios, ta­les co­mo bron­coes­pas­mos y as­ma, ya que li­be­ra los bron­quios del Chi acu­mu­la­do.

El sis­te­ma di­ges­ti­vo tam­bién se be­ne­fi­cia con es­ta plan­ta, equi­li­bra los ju­gos gás­tri­cos me­jo­ran­do la aci­dez en el es­tó­ma­go y el trán­si­to in­tes­ti­nal, ade­más de evi­tar los có­li­cos en la ve­sí­cu­la.

A ni­vel gi­ne­co­ló­gi­co, pre­vie­ne y li­be­ra al úte­ro de quis­tes, pro­ble­ma que sur­ge cuan­do el Chi del úte­ro no flu­ye co­mo es de­bi­do. Tam­bién se pue­de ha­cer con ella una in­fu­sión ar­mo­ni­za­do­ra que con­sis­te en her­vir dos plan­tas en­te­ras de plá­tano, pre­via­men­te la­va­das, en me­dio li­tro de agua. Lue­go agre­gar 5 dá­ti­les y una cu­cha­ra­di­ta de azú­car en ro­ca; co­ci­nar 10 mi­nu­tos, agre­gar 2 gra­mos de gou­ji y se­guir la coc­ción a fue­go len­to 10 mi­nu­tos más. De­jar re­po­sar, co­lar y be­ber la in­fu­sión.

El gou­ji, le­van­ta la ener­gía de ori­gen, ubi­ca­da en los ri­ño­nes; los dá­ti­les re­fuer­zan la ener­gía del ba­zo y de los ca­na­les ener­gé­ti­cos, re­la­cio­na­dos con la Tierra, el plá­tano ha­ce fluir el agua. To­da la re­ce­ta ar­mo­ni­za al or­ga­nis­mo.

“Re­cuer­do que en Chi­na se ha­cía una so­pa con es­ta hier­ba muy efec­ti­va pa­ra los pro­ble­mas de prós­ta­ta y ve­ji­ga o con­tra la re­ten­ción de lí­qui­dos, re­la­ta Liu Ming. Hay que co­ci­nar una plan­ta de plá­tano bien lim­pia en me­dio li­tro de agua, con un tro­zo de jen­gi­bre pi­ca­do, unos gra­nos de pi­mien­ta chi­na, la par­te blan­ca de dos ce­bo­llas de ver­deo y un pu­ña­do de pe­re­jil chino o ci­lan­tro, y lue­go be­ber el cal­do”.

Dien­te de león (Ta­ra­xa­cum of­fi­ci­na­le)

Es muy uti­li­za­do tan­to en la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na co­mo en la na­tu­ris­ta en ge­ne­ral. De na­tu­ra­le­za fres­ca y sa­bor amar­go, se usa to­da la plan­ta, in­clui­da la

raíz y ac­túa so­bre el me­ri­diano de hí­ga­do y es­tó­ma­go co­mo des­in­to­xi­can­te y ba­jan­do el fue­go in­terno en el tra­ta­mien­to de la hi­per­ten­sión y de las molestias de la me­no­pau­sia.

Es un buen diu­ré­ti­co na­tu­ral, ar­mo­ni­za el hí­ga­do y ali­via los có­li­cos de la ve­sí­cu­la, ade­más de fre­nar la co­li­tis y res­ta­ble­cer el rit­mo in­tes­ti­nal.

Es ideal pa­ra cu­rar los res­fríos, es­pe­cial­men­te los cau­sa­dos por ca­lor; dis­mi­nu­ye la in­fla­ma­ción de amíg­da­las y li­be­ra los pul­mo­nes de fle­mas; tam­bién se uti­li­za con­tra la con­jun­ti­vi­tis y la irri­ta­ción ocu­lar

Es­ta hier­ba, si­mi­lar a la rú­cu­la, pue­de con­su­mir­se en en­sa­la­das, her­vi­da, al va­por, sal­tea­da, en so­pas, co­mo par­te de re­lle­nos de pas­tas o tar­tas, tor­ti­llas y jun­to con po­llo pa­ra ha­cer cal­do.

Cuan­do se la uti­li­ce ex­clu­si­va­men­te pa­ra qui­tar el ca­lor in­terno, se de­be com­bi­nar con pe­pino o hue­vo, ya que es­tos dos ali­men­tos tam­bién po­seen na­tu­ra­le­za fres­ca.

Tam­bién se la uti­li­za en tra­ta­mien­tos de be­lle­za, co­mo in­fu­sión o tó­ni­co ex­terno, cuan­do la piel es­tá muy se­ca, gra­sa, con man­chas so­la­res, en­ve­je­ci­da o con ac­né.

Mus­go (Br­yophy­ta sen­su stric­to)

Es­ta plan­ta ta­pi­za ro­cas, ve­re­das, pa­re­des, y ge­ne­ral­men­te se las con­si­de­ra de­co­ra­ti­vas, sin em­bar­go, su pre­sen­cia es mu­cho más sig­ni­fi­ca­ti­va, por­que cre­ce so­la­men­te cuan­do don­de el aire es pu­ro, nun­ca en si­tios con­ta­mi­na­dos.

Con­tie­ne pro­pie­da­des ci­ca­tri­zan­tes y de­sin­fec­tan­tes, que pue­de apro­ve­char­se pa­ra cu­rar he­ri­das y ali­viar que­ma­du­ras o pi­ca­du­ras. Pa­ra el pri­mer ca­so hay que se­car­lo y pro­ce­sar­lo has­ta que que­de re­du­ci­do a un pol­vo. Co­lo­car so­bre las he­ri­das pre­via­men­te la­va­das con agua y ja­bón. En que­ma­du­ras se usa se­co y mo­li­do, mez­cla­do con una cu­cha­ra­da de acei­te de oli­va. Cuan­do se tra­ta de pi­ca­du­ras, co­lo­car un tro­zo fres­co en la zo­na afec­ta­da.

Tam­bién es muy útil pa­ra tra­tar la si­nu­si­tis cró­ni­ca. Bus­car el mus­go que cre­ce so­bre las pa­re­des, re­ti­rar­lo, la­var­lo cui­da­do­sa­men­te pa­ra des­car­tar las par­tí­cu­las de tierra; en­vol­ver en ga­sa y ar­mar dos ta­po­nes. Co­lo­car unos mi­nu­tos (apro­xi­ma­da­men­te de 20 a 30) en una fo­sa na­sal y lue­go en la otra, no ta­par am­bas a la vez. De­be se­guir­se res­pi­ran­do por la na­riz.

Pe­re­jil chino (Pe­tro­se­li­num cris­pun)

En es­te ca­so en par­ti­cu­lar no se tra­ta de una hier­ba sil­ves­tre, sin em­bar­go su cul­ti­vo es muy sen­ci­llo, cre­ce per­fec­ta­men­te en jar­di­nes y ma­ce­tas y no ne­ce­si­ta un es­pa­cio am­plio, ni cui­da­dos ex­tre­mos.

Pri­mo le­jano del ci­lan­tro o pe­re­jil co­mún y con ca­si idén­ti­cas pro­pie­da­des, es muy uti­li­za­da en la me­di­ci­na tra­di­cio­nal des­de la an­ti­güe­dad.

Ri­ca en vi­ta­mi­nas A, B1, B2, C, cal­cio y tam­bién hie­rro, po­see ca­rac­te­rís­ti­ca ti­bia y pi­can­te y afec­ta di­rec­ta­men­te a los me­ri­dia­nos de pul­món, es­tó­ma­go e hí­ga­do. Es­ti­mu­la la se­cre­ción gás­tri­ca, ayu­dan­do al pro­ce­so di­ges­ti­vo y re­for­zan­do el Chi del es­tó­ma­go, ade­más de qui­tar el tó­xi­co del or­ga­nis­mo en ge­ne­ral y cu­rar la gas­tri­tis. Re­gu­la­ri­za el in­tes­tino en los ca­sos de cons­ti­pa­ción, ayu­da a pre­ve­nir y eli­mi­nar los ga­ses, evi­tan­do la dis­ten­ción ab­do­mi­nal. Es muy útil pa­ra me­jo­rar las he­mo­rroi­des.

Uno de los be­ne­fi­cios me­nos co­no­ci­dos es que re­fuer­za el se­men, me­jo­ran­do no­ta­ble­men­te la fer­ti­li­dad y la ener­gía se­xual. En es­te ca­so, se in­cre­men­tan sus efec­tos si se co­ci­na jun­to al cor­de­ro o chi­vi­to, que po­seen na­tu­ra­le­za ca­lien­te. Sin em­bar­go, no de­be con­su­mir­se en ex­ce­so, ya que afec­ta a la bue­na me­mo­ria, sube el fue­go in­terno y, ade­más, pue­de irri­tar el sis­te­ma ner­vio­so. Se­co y mo­li­do pue­de usar­se co­mo ci­ca­tri­zan­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.