EL HON­GO MÁ­GI­CO DEL TÉ

TAO - Tomo III - - Kombucha -

Aun­que en Oc­ci­den­te se la co­no­ce ha­ce ape­nas unas dé­ca­das, en Chi­na se la uti­li­za des­de ha­ce mi­les de años en el tra­ta­mien­to de di­ver­sos ma­les. Se ob­tie­ne a par­tir de la fer­men­ta­ción del té y tie­ne pro­pie­da­des des­in­to­xi­can­tes. Pre­pa­ra­ción y usos.

El jon-cha-chín, cu­ya tra­duc­ción li­te­ral es té de hon­go ro­jo, más co­no­ci­do en es­ta par­te del mun­do co­mo kom­bu­cha, es un bre­ba­je uti­li­za­do des­de ha­ce mi­les de años en Chi­na pa­ra tra­tar di­ver­sas en­fer­me­da­des y ade­más se le atri­bu­yen pro­pie­da­des má­gi­cas y re­ju­ve­ne­ce­do­ras. La in­fu­sión se lo­gra a par­tir de la fer­men­ta­ción de una mez­cla de té azu­ca­ra­da mer­ced a la ac­ción de un hon­go lla­ma­do me­du­somy­ces gi­se­vi, que con­vier­te la sa­ca­ro­sa en glu­co­sa y fruc­to­sa, pro­du­cien­do gas car­bó­ni­co y áci­do acé­ti­co (vinagre), que trans­for­ma al té en una be­bi­da agria pe­ro muy ener­gé­ti­ca.

Se­gún la his­to­ria, la kom­bu­cha fue des­cu­bier­ta en Chi­na por el em­plea­do de un co­mer­cio que se to­pó con un fras­co que con­te­nía un lí­qui­do tur­bio y en la su­per­fi­cie flo­ta­ba una ex­tra­ña ca­pa ge­la­ti­no­sa y con pe­li­tos. Cuan­do lo abrió des­cu­brió que ema­na­ba un aro­ma al­go áci­do pe­ro no des­agra­da­ble, por eso de­ci­dió pro­bar­lo y que­dó sor­pren­di­do por su sa­bor.

Lue­go co­men­zó a be­ber­lo a dia­rio e in­clu­so lo com­par­tió con sus com­pa­ñe­ros, y co­mo su je­fe no­tó que los em­plea­dos ha­bían co­men­za­do a desa­rro­llar sus ta­reas con más ener­gía, de­ci­dió pro­bar­la él tam­bién y al com­pro­bar sus re­sul­ta­dos se le ocu­rrió pro­du­cir­la a gran es­ca­la pa­ra la ven­ta.

Otra ver­sión so­bre el ori­gen de la kom­bu­cha se­ña­la que en el año 400 vi­vió un rey lla­ma­do Zan Wang, quien su­fría gra­ves pro­ble­mas di- ges­ti­vos. Lue­go de pro­bar di­fe­ren­tes re­me­dios ca­se­ros, su mé­di­co le pre­pa­ró un ex­tra­ño bre­ba­je que con­te­nía un hon­go que lo sa­nó de­fi­ni­ti­va­men­te. Años más tar­de, y con el nom­bre de kom­bu­cha, esa be­bi­da se ha­ría fa­mo­sa en el in­te­rior de Chi­na co­mo tó­ni­co pa­ra la sa­lud y re­me­dio con­tra ma­les me­no­res.

En el Si­glo XIX un co­mer­cian­te la lle­vo a Ru­sia y po­co des­pués se in­tro­du­jo en Ja­pón, don­de fue muy acep­ta­da y co­men­zó su di­fu­sión por to­do el mun­do.

“Re­cuer­do que cuan­do era niño, en la dé­ca­da del 70, mis ve­ci­nos an­cia­nos so­lían pre­pa­rar­lo, ca­da fa­mi­lia te­nía su pro­pia pro­duc­ción. So­lían to­mar­lo pa­ra so­lu­cio­nar mu­chos pro­ble­mas de sa­lud, pe­ro no a to­das las per­so­nas le ha­cía bien, di­ce el maes­tro Liu Ming. Es­ta be­bi­da se ori­gi­nó en un lu­gar muy frío de Chi­na y pa­ra ese si­tio era bueno, por eso, co­mo en to­dos lo ca­sos, cuan­do se prue­ban re­me­dios na­tu­ra­les se de­be in­ge­rir una do­sis pe­que­ña y ver có­mo reac­cio­na el cuer­po”.

Be­ne­fi­cios

La kom­bu­cha se des­ta­ca por su po­der des­in­to­xi­can­te, efec­to que le pro­por­cio­na su al­to con­te­ni­do de áci­do glu­cu­ró­ni­co, una sus­tan­cia que pro­du­ce el hí­ga­do cuan­do es­tá sano y que eli­mi­na to­xi­nas. Cuan­do es­te ór­gano es­tá en ar­mo­nía, su gran ener­gía se trans­mi­te a to­do el or­ga­nis­mo, la san­gre se for­ta­le­ce, las de­fen­sas suben y de es­te mo­do se bloquean mu­chas en­fer­me­da­des. Se­gún se in­di­ca, es uti­li­za­do pa­ra los pro­ble­mas car­dio­vas­cu­la­res y pa­ra re­gu­lar la pre­sión ar­te­rial; es­ti­mu­la la ener­gía del ri­ñón, pre­vie­ne la for­ma­ción de cálcu­los y al­gu­nos ti­pos de cán­cer.

El sis­te­ma di­ges­ti­vo tam­bién se ve be­ne­fi­cia­do cuan­do se con­su­me es­te té, por­que ayu­da a di­ge­rir las co­mi­das, re­gu­la­ri­za el trán­si­to in­tes­ti­nal y me­ta­bo­li­za las gra­sas, per­mi­tien­do adel­ga­zar. Por otra par­te, sus an­ti­oxi­dan­te

me­jo­ran la tex­tu­ra de la piel ate­nuan­do arru­gas, man­chas y tor­nán­do­la más sua­ve.

Pre­pa­ra­ción

In­gre­dien­tes:

- Hon­go de kom­bu­cha - Agua

- Una olla de ace­ro

inoxi­da­ble.

- Un fras­co de vi­drio

con bo­ca an­cha.

- Un pa­ño po­ro­so.

- 3 cu­cha­ra­das de azú­car

blan­co por li­tro de agua. Ca­len­tar el agua y di­sol­ver bien el azú­car. Una vez que hier­va, apa­gar el fue­go y agre­gar dos cu­cha­ra­di­tas de té ro­jo o ver­de. De­jar re­po­sar 5 mi­nu­tos, co­lar, de­jar en­friar a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te y ver­ter en el en­va­se de vi­drio. Agre­gar el hon­go, ta­par con un pa­ño o una ga­sa pa­ra evi­tar que pe­ne­tre al­gún in­sec­to y co­lo­car en lu­gar fres­co y os­cu­ro, ya que la luz del sol da­ña al hon­go. Es im­por­tan­te que el cul­ti­vo se man­ten­ga a una tem­pe­ra­tu­ra cons­tan­te de 23 gra­dos cen­tí­gra­dos, apro­xi­ma­da­men­te, de lo con­tra­rio pue­de for­mar moho.

De­jar fer­men­tar de 8 a 10 días y lue­go sa­car el hon­go con cui­da­do, co­lar la be­bi­da y al­ma­ce­nar­la en en­va­ses de vi­drio en un lu­gar fres­co.

Cuan­do se es­té for­man­do la mem­bra­na o un nue­vo hon­go, no se de­be agi­tar ni mo­ver el re­ci­pien­te. Es­pe­rar que la mem­bra­na en­gro­se. No es re­co­men­da­ble fu­mar en el cuar­to don­de es­té el hon­go, ya que pue­den for­mar­se mohos ver­des, da­ñán­do­lo.

Ob­te­ni­da la be­bi­da, el hon­go de­be la­var­se con cui­da­do con agua fría; co­lo­car­lo nue­va­men­te en el en­va­se lim­pio y con un 10 % del té ob­te­ni­do, nun­ca de­be de­jar­se sin lí­qui­do por­que mo­ri­ría.

Ese hon­go pue­de re­uti­li­zar- se, ade­más de él na­ce­rá uno nue­vo que pue­de trans­fe­rir­se a otro re­ci­pien­te.

For­mas de uso y do­sis

De­be to­mar­se a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te di­lui­do en tres par­tes de agua. Al co­men­zar el tra­ta­mien­to se de­be pres­tar aten­ción a los efec­tos y an­te el pri­mer ma­les­tar de­be sus­pen­der­se. Se to­ma una vez al día, aun­que to­do de­pen­de del es­ta­do del or­ga­nis­mo, por eso se de­be ver a un es­pe­cia­lis­ta pa­ra que ajus­te las do­sis. Es re­co­men­da­ble, mien­tras se si­ga el tra­ta­mien­to, co­mer me­nos pro­teí­nas de ori­gen ani­mal y rea­li­zar más ejer­ci­cio fí­si­co.

En gran­des can­ti­da­des pue­de cau­sar in­som­nio, aci­dez es­to­ma­cal, dia­rrea, do­lor de ar­ti­cu­la­cio­nes y es­ta­dos ner­vio­sos. Las per­so­nas alér­gi­cas no de­ben to­mar­lo sin con­sul­tar al es­pe­cia­lis­ta.

“La kom­bu­cha es otro de los re­me­dios mi­le­na­rios y de ori­gen na­tu­ral de mi país, hay mu­chas re­fe­ren­cias don­DE SE DE­MUES­TRA LA EFI­CA­CIA DE su uso pa­ra el bie­nes­tar del or­ga­nis­mo. Pe­ro no hay que ol­vi­dar­se que ca­da per­so­na es úni­ca y no ne­ce­sa­ria­men­te lo que le ha­ce bien a uno le ha­ce bien al otro, co­mo sue­le ocu­rrir con to­do lo que in­ge­ri­mos­mi con­se­jo es que la prue­ben unos días y ob­ser­ven los cam­bios que pro­du­ce en el or­ga­nis­mo. Co­mo siem­pre di­go, ca­da uno es su pro­pio mé­di­co y de­be­ría es­tar ca­pa­ci­ta­do pa­ra en­ten­der qué le ha­ce bien y qué no. Pa­ra es­to es que prac­ti­ca­mos to­dos los días me­jo­ran­do la ar­mo­nía del cuer­po y la men­te, pa­ra po­der per­ci­bir me­jor que es lo que el cuer­po ne­ce­si­ta.” con­clu­ye Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.