EL PE­QUE­ÑO NE ZHA Y LOS DRA­GO­NES

TAO - Tomo III - - Mitología -

Se­gún una an­ti­gua his­to­ria, ha­ce 4.000 años en el no­res­te de Chi­na vi­vió Li Jing, un co­man­dan­te del ejér­ci­to de la Di­nas­tía Tang cu­ya es­po­sa, la se­ño­ra Yin, es­ta­ba em­ba­ra­za­da de su ter­cer hi­jo. Am­bos es­pe­ra­ban con mu­cha an­sie­dad el na­ci­mien­to, ya que la ges­ta­ción lle­va­ba ya tres años y seis me­ses. Cuan­do al fin se des­en­ca­de­nó el par­to, del vien­tre de la mu­jer sa­lió una gran bo­la de car­ne y su pa­dre, ate­rro­ri­za­do, cre­yen­do que se tra­ta­ba de un ser dia­bó­li­co, des­en­fun­dó su es­pa­da y con un gol­pe cer­te­ro la par­tió. In­me­dia­ta­men­te des­pués des­de esa ma­sa de­for­me sa­lió un her­mo­so be­bé que ya po­día ca­mi­nar, es­ta­ba en­vuel­to en una hun tian ling (es­to­la ro­ja) y en su mano iz­quier­da lle­va­ba una qian kun quan (pul­se­ra de oro) de Cie­lo y Tierra. In­me­dia­ta­men­te co­rrió a los bra­zos de Li Jing, quien lo al­zo y lo abra­zó en­tre emo­cio­na­do y sor­pren­di­do por el mi­la­gro.

Al otro día se les pre­sen­tó un ser in­mor­tal lla­ma­do Tai Yi Zheng Ren, quien vi­vía en la cue­va Jing Guang Dong (Cue­va de Luz Do­ra­da), y le pi­dió a los fla­man­tes pa­dres que le per­mi­tie­ran to­mar­lo co­mo su dis­cí­pu­lo, lo que acep­ta­ron gus­to­sos.

Lue­go de 7 años Ne Zha, que así se lla­ma­ba, apa­ren­ta­ba ser un niño nor­mal. Pe­ro un día se en­con­tra­ba ju­gan­do jun­to a un río con sus ami­gos cuan­do de pron­to se le­van­tó una gran ola y de ella emer­gió un enviado del Rey Dra­gón del Mar Orien­tal, quien atra­pó a los ni­ños que acom­pa­ña­ban a Nez­ha y des­apa­re­ció en las pro­fun­di­da­des. A los po­cos mi­nu­tos vol­vió a apa­re­cer y el pe­que­ño lo en­fren­to exi­gién­do­le que de­vuel­va a sus ami­gos, pe­ro el mal­va­do ser le con­tes­tó que ha­bían si­do el al­muer­zo del Rey y que él co­rre­ría la mis­ma suer­te. In­me­dia­ta­men­te Ne Zha se qui­tó la es­to­la que má­gi­ca­men­te se con­vir­tió en un gran man­to y re­vo­lu­cio­nó las aguas pa­ra lue­go tra­bar­se en una in­ten­sa lu­cha con el enviado, a quien fi­nal­men­te gol­peó y ma­tó con su pul­se­ra de oro.

En­te­ra­do de es­to, el Rey Dra­gón man­dó a su ter­cer hi­jo, Ao Guang con un ejér­ci­to de can­gre­jos, ca­ma­ro­nes y lan­gos­ti­nos gi­gan­tes a eli­mi­nar al jo­ven; sin em­bar­go, tam­bién los ven­ció y, lue­go de matar al dra­gón, le arran­có los ten­do­nes del cuer­po.

Fu­rio­so, el Rey Dra­gón ju­ró de­nun­ciar los crí­me­nes de Ne Zha an­te el Em­pe­ra­dor de Ja­de, lí­der su­pre­mo de los Cie­los y de los Reinos Mor­ta­les. Pe­ro Ne Zha

co­rrió ha­cia las puer­tas del pa­la­cio y pro­te­gi­do por un man­tra de in­vi­si­bi­li­dad que le hi­zo su maes­tro pa­ra que pue­da se­guir lu­chan­do, lo to­mó por sor­pre­sa y lo gol­peó y ha­cien­do uso de sus po­de­res, lo re­du­jo al ta­ma­ño de una serpiente an­tes de que pu­die­ra ver al Em­pe­ra­dor de Ja­de.

Ago­ta­dos to­dos sus re­cur­sos, el Rey Dra­gón op­tó por ame­na­zar de muer­te a Li Jing por ha­ber cria­do a su hi­jo co­mo un re­vo­lu­cio­na­rio y le di­jo que, ade­más, to­da la fa­mi­lia es­ta­ba con­de­na­da a mo­rir. El hom­bre le te­mía a su enojo, de ma­ne­ra que le im­pi­dió a su hi­jo se­guir lu­chan­do con los dra­go­nes y lo­gró que las ame­na­zas no se con­cre­ten. Sin em­bar­go, co­mo se sa­bían im­pu­nes a par­tir los dra­go­nes co­men­za­ron a pro­vo­car llu­vias e inun­da­cio­nes, ha­cien­do su­frir a to­da la po­bla­ción. Ne Zha se sin­tió tan cul­pa­ble por no po­der com­ba­tir­los que de­ci­dió qui­tar­se la vi­da cor­tán­do­se el cue­llo con su pro­pia es­pa­da.

Ya muer­to, su cuer­po se re­du­jo al ta­ma­ño de una se­mi­lla que fue en­gu­lli­da por una gru­lla enviada por el maes­tro in­mor­tal pa­ra que lo res­ca­ta­ra. El maes­tro la co­lo­có den­tro de una flor de lo­to y le hi­zo un pa­se má­gi­co; lue­go de 49 días la flor se abrió y Ne Zha re­apa­re­ció con el cuer­po de un adul­to sen­ta­do den­tro de ella me­di­tan­do. Tai Yi le ob­se­quió una rue­da cós­mi­ca (qian kun lun) y una lan­za de fue­go, pa­ra po­der lu­char con más fuer­za y ven­cer a los cua­tro dra­go­nes, que fi­nal­men­te se rin­die­ron a sus pies arre­pen­ti­dos de to­dos sus ma­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.