Mis­te­rios de Jing Guang Dong

TAO - Tomo III - - Mitología -

Liu Ming es un via­je­ro in­can­sa­ble y sus re­co­rri­dos fa­vo­ri­tos sue­len ser aque­llos que tran­si­ta­ron los sa­bios más im­por­tan­tes de la an­ti­gua Chi­na. No sor­pren­de, en­ton­ces, que ha­ya vi­si­ta­do la cue­va en la que trans­cu­rre par­te de es­ta his­to­ria. “Jing Guang Dong, la Cue­va de Luz Do­ra­da, se en­cuen­tra en la zo­na cen­tral de Chi­na y allí es­tá el tem­plo taoís­ta más gran­de del país, re­la­ta el maes­tro. En ese lu­gar se for­ma­ron cien­tos de mon­jes du­ran­te mu­chos si­glos e in­clu­so al­gu­nos de ellos, pa­ra re­cor­dar el ca­mino y no per­der­se al re­co­rrer la cue­va, hi­cie­ron ins­crip­cio­nes en las pa­re­des que aún per­du­ran.

Tu­ve la suer­te de asis­tir allí a una con­fe­ren­cia y al en­trar ca­mi­ne ho­ras y no pu­de en­con­trar el fi­nal. La cue­va tie­ne va­rios pa­sa­di­zos y en cual­quier tra­mo que uno se en­cuen­tre se pue­de es­cu­char ní­ti­do el ru­mor que pro­du­cen las olas en el mar, que por su­pues­to no pue­de ver­se, pe­ro se­gún se di­ce, hay un pun­to se­cre­to don­de la cue­va se co­nec­ta con él. Es­ta es otra de las tan­tas ma­ra­vi­llas mi­le­na­rias que tie­ne mi país”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.