PE­CES DE BUE­NA SUER­TE

TAO - Tomo III - - Feng Shui -

Co­mo vi­mos en una no­ta an­te­rior, las pe­ce­ras son un ex­ce­len­te re­cur­so pa­ra ar­mo­ni­zar la ener­gía del ho­gar, pe­ro siem­pre y cuan­do se es­co­jan ade­cua­da­men­te los ele­men­tos que la com­po­nen, ya que un error po­dría cau­sar el efec­to con­tra­rio al bus­ca­do. Por eso an­tes de aven­tu­rar­se a com­prar re­ci­pien­tes, ac­ce­so­rios y pe­ces, es ne­ce­sa­rio ana­li­zar el es­pa­cio dis­po­ni­ble, la ener­gía pre­do­mi­nan­te y muy es­pe­cial­men­te, se­lec­cio­nar ade­cua­da­men­te las es­pe­cies.

Los pe­ces son los pro­ta­go­nis­tas de es­te es­pa­cio, su elec­ción de­be ser cui­da­do­sa, y es muy im­por­tan­te te­ner en cuen­ta as­pec­tos in­sos­pe­cha­dos, co­mo la edad de los ha­bi­tan­tes de la ca­sa, su es­ta­do de sa­lud y el aními­co.

Es­pe­cies de agua fría

Ne­ce­si­tan po­co sol, so­por­tan va­ria­cio­nes en el agua, aun­que nun­ca de­be su­pe­rar los 25 gra­dos cen­tí­gra­dos. Son muy re­sis­ten­tes a las pes­tes y con cier­tos cui­da­dos bá­si­cos pue­den vi­vir en­tre 5 y 10 años.

En­tre las es­pe­cies que vi­ven en agua fría, la más uti­li­za­da es la ca­ras­sius, co­mún­men­te lla­ma­do gold­fish. Tie­ne una gran va­rie­dad de for­mas y co­lo­res, y características y sig­ni­fi­ca­dos pro­pios.

•El Jin Yu (pez de oro). Es uno de los más ele­gi­dos, su ta­ma­ño no su­pera los 15 cm. Se mue­ve sua­ve­men­te y su co­la flo­ta en for­ma de ve­lo en­vol­ven­te. Es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca re­con­for­ta a quien lo ob­ser­va, ge­ne­ra paz e in­vi­ta a la con­cen­tra­ción y el es­tu­dio.

• Ca­be­za de León (gru­lla blan­ca). Se ca­rac­te­ri­za por­que so­bre su ca­be­za tie­ne una es­pe­cie de me­le­na abul­ta­da de co­lor anaran­ja­do, mien­tras que su cuer­po es blan­co. Se le da la mis­ma sig­ni­fi­ca­ción que a la flor de lo­to, por­que pa­ra con­se­guir un ejem­plar per­fec­to se de­be es­pe­rar mu­cho tiem­po, pe­ro cuan­do se lo­gra es her­mo­so. Sim­bo­li­za los lo­gros lue­go del es­fuer­zo.

• Es­ca­mas de per­las. De cuer­po re­don­dea­do, el más co­di­cia­do es el mul­ti­co­lor, ya que se re­la­cio­na con los to­nos de los cin­co ele­men­tos. Se mue­ve sua­ve­men­te, ca­rac­te­rís­ti­ca que re­pre­sen­ta la no­ble­za, la hu­mil­dad y la unión fa­mi­liar.

•Long Yan (ojo de dra­gón o pez te­les­co­pio). Se di­ce que po­see la vis­ta po­de­ro­sa de ese ani­mal mi­to­ló­gi­co.

•Me long (tin­ta de dra­gón). Es di­fí­cil de con­se­guir, por eso es más cos­to­so. Trans­mi­te pro­fun­di­dad.

•Wu Hua (cin­co flores o riu­kin cá­li­ca). Se tra­ta de un pez muy ac­ti­vo y de na­do se­mi-rá­pi­do. Su cuer­po se en­cuen­tra es­tam­pa­do en va­rios co­lo­res.

•Shui Po (ojos de bur­bu­ja). Son muy lla­ma­ti­vos, pe­ro re­quie­ren de mu­chos cui­da­dos, ya que sus ojos in­fla­dos son muy de­li­ca­dos, in­clu­so se sue­len las­ti­mar al con­tac­to con al­gu­na pie­dra u or­na­men­to.

Una pe­ce­ra no al­can­za por sí so­la pa­ra ar­mo­ni­zar un am­bien­te, por eso es im­por­tan­te sa­ber qué es­pe­cies co­lo­car en ella pa­ra cam­biar la on­da. Los más con­ve­nien­tes se­gún la edad, la sa­lud y el es­ta­do de áni­mo.

Es­pe­cies tro­pi­ca­les

Se ca­rac­te­ri­zan por­que son muy mo­ve­di­zos, al­go pro­pio de lo que trans­mi­te ener­gía Yang.

El pez dra­gón, o tam­bién lla­ma­do ara­wa­na, co­lor do­ra­do o pla­tea­do, pue­de lle­gar a me­dir has­ta no­ven­ta cen­tí­me­tros, por eso se los tie­ne so­los y en pe­ce­ras muy gran­des, ya que es un de­pre­da­dor que se co­me a sus com­pa­ñe­ros de acua­rio.

“El pez dra­gón tie­ne una ener­gía mar­cial, pri­me­ro ob­ser­va los mo­vi­mien­tos de su pre­sa y es­pe­ra el mo­men­to ade­cua­do pa­ra ata­car­la rá­pi­da­men­te. En Chi­na es muy ad­mi­ra­do y con­si­de-

ra­do el rey del Feng Shui, ya que se cree que es ca­paz de re­ver­tir la ma­la on­da, lo que lo con­vier­te en el guar­dián de los te­so­ros y de la ener­gía”, cuen­ta Liu Ming.

Den­tro de las es­pe­cies de me­nor ta­ma­ño y fá­cil cui­da­do se en­cuen­tra el pez pa­ya­so, muy po­pu­lar por la pe­lí­cu­la “Bus­can­do a Ne­mo”. Si bien el más co­no­ci­do es anaran­ja­do y blan­co, exis­te una am­plia ga­ma de co­lo­res, lo que prmi­te agru­par­los de ma­ne­ra tal que re­pre­sen­ten los co­lo­res de los cin­co ele­men­tos pa­ra po­ten­ciar la ener­gía. Otros a con­si­de­rar por su co­lo­ri­do y mo­vi­li­dad son los Da­nio Ce­bra (ce­bri­tas); los Cí­cli­dos, que po­seen gran va­rie­dad de for­mas y co­lo­res, y el pez Ar­co Iris.

Sea cual fue­re la es­pe­cie ele­gi­da, es im­por­tan­te que el agua siem­pre es­té lim­pia, por­que si no es­tá en bue­nas con­di­cio­nes trans­mi­ti­rá ma­la ener­gía al ho­gar, ade­más de en­fer­mar a los pe­ces.

Es­pe­cie y ener­gía

Las per­so­nas ma­yo­res po­seen ener­gía Yin, por lo tan­to lo ade­cua­do pa­ra ellos es una pe­ce­ra con es­pe­cies de na­do rá­pi­do, de ener­gía Yang, es de­cir de agua ca­lien­te, pa­ra que los vuel­van más vi­ta­les. Sin em­bar­go, mu­chas per­so­nas de edad avan­za­da son na­tu­ral­men­te ac­ti­vas, en ellas pre­do­mi­na el Yang, en­ton­ces se­rá me­jor ele­gir pe­ces de na­do len­to, es de­cir de agua fría, pa­ra que lo­gren tran­qui­li­dad.

Los be­bés y ni­ños pe­que­ños ne­ce­si­tan es­ti­mu­la­ción vi­sual, por eso es me­jor es­co­ger aque­llos pe­ces de na­do rá­pi­do (Yang).

La op­ción de los es­tan­ques

El agua es la re­ser­va de ener­gía de la ca­sa, por lo tan­to es re­co­men­da­ble ar­mar un re­ser­vo­rio de ella. Los es­tan­ques son una bue­na al­ter­na­ti­va a las pe­ce­ras, y ade­más el Feng Shui con­si­de­ra que el agua con­te­ni­da en ellos es­tá “vi­va”, por­que se en­cuen­tra en con­tac­to di­rec­to con la na­tu­ra­le­za. Se pue­den co­lo­car es­pe­cies que to­ma­ran un ta­ma­ño ma­yor y que vi­ven có­mo- da­men­te en agua fría, por ejem­plo, el pez Li Yu, que es una va­rie­dad or­na­men­tal del pez car­pa.

“Es­ta es­pe­cie es­ti­mu­la el aho­rro, su pre­sen­cia en sí mis­ma ge­ne­ra for­tu­na. Es tam­bién im­por­tan­te co­lo­car­los en la par­te tra­se­ra del te­rreno, ya que ese lu­gar re­pre­sen­ta la pros­pe­ri­dad. Ade­más, la car­pa es un po­de­ro­so sím­bo­lo de for­ta­le­za y per­se­ve­ran­cia, sus es­ca­mas y bi­go­tes se ase­me­jan a los de un dra­gón, sím­bo­lo de po­der en Chi­na”.

Exis­te una gran va­rie­dad de co­lo­res, lo que da la po­si­bi­li­dad de ele­gir aque­llos que se re­la­cio­nan con los cin­co ele­men­tos (ver­de, azul, ro­jo, blan­co, ama­ri­llo, na­ran­ja, gris) pa­ra te­ner suer­te en los di­fe­ren­tes as­pec­tos de la vi­da y bue­na sa­lud. Pe­ro si lo que se bus­ca es di­ne­ro, sin du­das el me­jor co­lor es el do­ra­do.

La es­pe­cie Lian Yu sim­bo­li­za la for­tu­na y el aho­rro du­ran­te mu­cho tiem­po, en for­ma inin­te­rrum­pi­da, año tras año. El pez ca­cho o ca­chue­lo, es otro pa­rien­te de la car­pa que tam­bién ofre­ce una gran va­rie­dad de co­lo­res, es ap­to pa­ra es­tan­ques al aire li­bre y es­ti­mu­la al cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co.

Agra­de­ce­mos a Acua­rio Ca­mar­go, Ca­mar­go 469, Vi­lla Crespo, Tel. 4858-3059, CABA, su co­la­bo­ra­ción pa­ra la rea­li­za­ción de es­ta no­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.