LAS 7 PUER­TAS DE LA SA­LUD

TAO - Tomo III - - I Chuan (última Parte) -

En es­ta se­gun­da en­tre­ga el maes­tro Liu Ming ex­pli­ca dos nue­vos mo­vi­mien­tos de es­ta téc­ni­ca de sie­te pa­sos que per­mi­te man­te­ner ale­ja­das las en­fer­me­da­des: Zou Bu, o ca­mi­na­ta ener­gi­zan­te, y Shi Shen, que per­mi­te ar­mo­ni­zar el or­ga­nis­mo apro­ve­chan­do la vi­bra­ción de cier­tos so­ni­dos.

En el nú­me­ro an­te­rior ex­pli­ca­mos que es­te mé­to­do fue crea­do por Wang Xiang Zhai, un gran maes­tro de las ar­tes mar­cia­les, pa­ra me­jo­rar las fun­cio­nes del cuer­po y pre­ve­nir mu­chos pro­ble­mas de sa­lud. Es­ta téc­ni­ca in­te­gral or­ga­ni­za­da en sie­te pa­sos de­no­mi­na­dos Las Sie­te Puer­tas Ma­ra­vi­llo­sas son Zhan Zhuang, Shi Li, Zou Bu, Shi Sheng, Fa Li, Tui Shou y San Shou. Las dos pri­me­ras, Zhan Zhuang y Shi Li, ya fue­ron desa­rro­lla­das en el nú­me­ro 24 de Tao. En es­ta edi­ción el maes­tro Liu Ming ex­pli­ca có­mo ca­mi­nar se­gún las le­yes de mo­vi­mien­tos de I Chuan rea­li­zan­do el ejer­ci­cio Zou Bu, y có­mo ar­mo­ni­zar el or­ga­nis­mo me­dian­te los so­ni­dos a tra­vés del Shi Sheng.

Zou Bu (Zou, ca­mi­nar y Bu, pa­so).

Tam­bién lla­ma­do mo cha bu ( mo cha fro­tar y bu pa­so), co­mien­za con los pies pa­ra­le­los, pro­nun­cian­do el ar­co con las pier­nas ape­nas fle­xio­na­das, los bra­zos apo­ya­dos en el per­fil del cuer­po (Fo­to 1). pe­so del mis­mo se de­be en­con­trar jus­to don­de ba­ja la pier­na, hay que lle­var­la al me­dio al me­dio o ade­lan­te del pie. Se in­ha­la y ex­ha­la por la na­riz; el cuer­po se ex­pan­de en ca­da inhalación des­de los pies has­ta las ma­nos y la par­te más al­ta de la ca­be­za; en la ex­ha­la­ción vuel­ve a su lu­gar sa­can­do el aire que no sir­ve y de­jan­do la esen­cia del aire que se in­ha­ló. Una vez que el cuer­po se en­cuen­tra en equi­li­brio y pre­pa­ra­do pa­ra se­guir con los mo­vi­mien­tos se pro- ce­de a ca­mi­nar.

Des­de es­ta pos­tu­ra se jun­tan las pier­nas ce­rran­do la iz­quier­da y le­van­ta­mos los an­te­bra­zos lle­van­do las ma­nos a la al­tu­ra de los hom­bros, los de­dos apun­tan al cie­lo, se gi­ran las pal­mas y se abren los bra­zos (Fo­to 2). La aper­tu­ra se de­be rea­li­zar co­mo si se es­tu­vie­se tra­tan­do de se­pa­rar dos mon­ta­ñas. La fuer­za pa­sa des­de la raíz has­ta las pal­mas y man­tie­ne el cen­tro bien cla­ro en di­rec­ción ha­cia el cie­lo man­te­nien­do el co­nel

tac­to con la raíz.

Lue­go, el cen­tro de gra­ve­dad de­be ubi­car­se a la de­re­cha, de­jan­do li­bre el pie iz­quier­do (Fo­to 3). Se man­tie­ne to­do el cuer­po co­mo si se sos­tu­vie­sen las dos mon­ta­ñas a los la­dos, no se pier­de la re­la­ción de nin­gu­na par­te. Ro­tan­do to­do el cuer­po se avan­za con la pier­na iz­quier­da (Fo­to 4), pe­ro man­te­nien­do el pe­so en la pier­na de­re­cha. La fuer­za pa­ra abrir la pier­na vie­ne de to­do el cuer­po, la mis­ma fuer­za que se usa pa­ra la ro­ta­ción que gi­ran las pal­mas es la que tam­bién ha­ce mo­ver la pier­na, es la mis­ma pre­sión in- ter­na que lle­va a mo­ver to­do el cuer­po uni­do, no só­lo una ex­tre­mi­dad, de es­te mo­do se man­tie­ne la re­la­ción de to­do el or­ga­nis­mo. Es­tos mo­vi­mien­tos vie­nen del Dan­tian ori­gi­nal (cen­tro del cuer­po), to­do gi­ra des­de allí, pe­ro no hay que ol­vi­dar que la fuer­za vie­ne des­de la raíz.

Con­ti­nuar con el ejer­ci­cio lle­van­do el cen­tro de gra­ve­dad ha­cia ade­lan­te pa­san­do

el pe­so a la pier­na iz­quier­da (Fo­to 5), si bien el pe­so va ade­lan­te, el pie de­re­cho si­gue sos­te­nien­do la pos­tu­ra, en nin­gún mo­men­to se de­be per­der el es­pa­cio in­terno del cuer­po. En ca­da pa­so se man­tie­ne la cir­cu­la­ción de la ener­gía por el cuer­po, es­ta no se de­tie­ne, flu­ye des­de ca­da de­do del pie pa­san­do por las pier­nas, el cen­tro del pe­ri­neo, el tor­so, los bra­zos, has­ta la pun­ta de los de­dos y lle­ga a la par­te más al­ta de la ca­be­za.

Pa­sar to­do el pe­so a la pier­na iz­quier­da de­jan­do la de­re­cha li­bre (Fo­to 6), co­mo con­se­cuen­cia de es­to las pier­nas se jun­tan, y la de atrás va ha­cia ade­lan­te co­mo un re­sor­te que vuel­ve a su po­si­ción (Fo­to 7).

Lue­go con el mis­mo sen­ti­do se mue­ve la pier­na de­re­cha ha­cia ade­lan­te de­jan­do el pe­so en la pier­na iz­quier­da, igual que el mo­vi­mien­to an­te­rior (Fo­to 8), se tras­la­da el pe­so ade­lan­te y se vuel­ven a jun­tar las pier­nas si­guien­do las mis­mas pau­tas an­te­rio­res. Así se vuel­ve a dar el pa­so con la pier­na iz­quier­da, se rea­li­zan 3 pa­sos ha­cia ade­lan­te y cuan­do se jun­tan las pier­nas una vez da­dos los tres pa­sos ha­ce­mos lo mis­mo pe­ro ha­cia atrás.

Man­te­ner el pe­so en la pier­na iz­quier­da (Fo­to 7) y abrir­la ha­cia atrás (Fo­to 6), lue­go pa­sar el pe­so ha­cia la pier­na de­re­cha (Fo­to 4 y 5); la pier­na iz­quier­da va ha­cia atrás man­te­nien­do la re­la­ción de to­do el cuer­po, se jun­tan am­bas pe­ro se man­tie­ne el pe­so en la de­re­cha (Fo­to 3), lue­go se pa­sa el pe­so al me­dio (Fo­to 2). Fi­nal­men­te, ba­jar los bra­zos y abrir la pos­tu­ra des­pla­zan­do la pier­na iz­quier­da has­ta la pos­tu­ra de la Fo­to 1.

La ca­mi­na­ta se de­be rea­li­zar man­te­nien­do las le­yes bien cla­ras, cuan­do un pun­to del cuer­po se mue­ve lo ha­ce tambien to­do el res­to del mis­mo; se de­be man­te­ner la re­la­ción de to­do el cuer­po en una uni­dad, des­de el Dan­tian. Si es­te cen­tro de ener­gía se mue­ve, to­do el cuer­po reac­cio­na. La fuer­za se trae de la tierra, se de­be sen­tir có­mo ca­da de­do de los pies to­ma la ener­gía des­de la raíz y pa­sa por to­do el cuer­po. En ca­da inhalación el cuer­po se ex­pan­de y en ca­da ex­ha­la­ción el cuer­po se ajus­ta ha­cia el cen­tro.

Shi Sheng (Shi, pro­bar y Sheng, so­ni­do)

Es­te ejer­ci­cio, es ideal pa­ra me­jo­rar la unión in­ter­na, por­que ejer­ci­ta la re­la­ción in­ter­na-ex­ter­na del Chi me­dian­te las vi­bra­cio­nes del so­ni­do, li­be­ran­do los es­pa­cios y los ca­na­les del cuer­po.

El ejer­ci­cio co­mien­za con la pos­tu­ra de la fo­to A, las pier­nas de­ben es­tar se­pa­ra­das co­mo mí­ni­mo al an­cho que los hom­bros, le­ve­men­te fle­xio­na­das. El cen­tro del cuer­po se en­cuen­tra per­pen­di­cu­lar a la tierra y los hom­bros re­la­ja­dos en su po- si­ción. Mien­tras se ins­pi­ra se es­ti­mu­la al Chi pa­ra que suba des­de la plan­ta de los pies por la par­te in­ter­na de la pier­na, el pe­ri­neo y el cen­tro del cuer­po has­ta la par­te más al­ta de la ca­be­za; cuan­do se ex­ha­la se ayu­da a que vuel­va por la par­te su­per­fi­cial del cuer­po des­de la ca­be­za has­ta los pies. Cuan­do es­ta for­ma de res­pi­rar man­tie­ne una flui­dez con el mo­vi­mien­to in­terno, y el Chi que sube pa­sa cla­ra­men­te por el cen­tro, se rea­li­za el ejer­ci­cio con el so­ni­do. Pa­ra ello hay que ins­pi­rar y con­cen­trar el Chi co­mo si se es­tu­vie­se com­pri­mien­do

el aire in­terno, es­te de­be pa­sar ca­da vez más cla­ro por el cen­tro del cuer­po y lue­go por la gar­gan­ta, al mis­mo tiem­po se rea­li­za el so­ni­do yi pro­lon­gan­do la vo­cal (yiiiiiiiiiiiiiii). Es­te pa­so co­rres­pon­de a la fo­to B. To­do el cuer­po se une al mis­mo tiem­po, con el so­ni­do y la vi­bra­ción. To­do flu­ye des­de la plan­ta de los pies has­ta las ma­nos y la par­te más al­ta de la ca­be­za.

Lue­go se ex­ha­la, el Chi que ba­ja lle­ga a la pro­fun­di­dad de la raíz co­mo una es­pa­da fi­lo­sa que se cla­va en la tierra y se rea­li­za el so­ni­do you (Fo­to C).prac­ti­can­do el so­ni­do se me­jo­ra la ar­mo­nía del Chi que sube y ba­ja por el cuer­po y se op­ti­mi­za la cir­cu­la­ción de los me­ri­dia­nos, ade­más de apor­tar más fuer­za al cuer­po.

El gri­to li­be­ra­dor

Es­te re­cur­so es usa­do tan­to en las ar­tes mar­cia­les co­mo en otras prác­ti­cas de­por­ti­vas, el te­nis por ejem­plo, pa­ra me­jo­rar la fuer­za. Tam­bién en al­gu­na ac­ti­vi­dad co­ti­dia­na es po­si­ble que fren­te a un es­fuer­zo ma­yor se pronuncie un so­ni­do. En­ten­dien­do la vin­cu­la­ción del so­ni­do a la unión del cuer­po, se pue­de apro­ve­char pa­ra me­jo­rar la sa­lud y ser ca­da vez más fuer­te, siem­pre uti­li­zan­do yi al ins­pi­rar y you al ex­ha­lar.

Shi Sheng es la pri­me­ra for­ma en que se de­be ejer­ci­tar­los; na­tu­ral­men­te, re­quie­re mu­cha prác­ti­ca y paciencia lle­gar a la unión de los dos so­ni­dos, que pa­san a ser uno so­lo y tam­bién una so­la vi­bra­ción cuan­do el Chi sube y ba­ja por to­do el cuer­po. A es­ta prác­ti­ca se la lla­ma yi you tong sheng, que sig­ni­fi­ca yi you mis­mo so­ni­do. En es­te pun­to la unión lle­ga al cie­lo y a la tierra en el mis­mo mo­men­to. Pe­ro al pun­to ideal de la prác­ti­ca se lle­ga cuan­do se lo­gra rea­li­zar el ejer­ci­cio yi you jing sheng, que sig­ni­fi­ca yi you so­ni­do si­len­cio­so, por­que del so­ni­do fuer­te an­te­rior se pa­sa al si­len­cio que só­lo que­da en el in­te­rior, a una vi­bra­ción inau­di­ble in­ter­na pro­du­ci­da al gol­pear, si­mi­lar a la que pro­du­ce una es­pa­da bien afi­la­da que es gol­pea­da y si­gue vi­bran­do des­pués del im­pac­to. La mis­ma vi­bra­ción lle­ga a ca­da cen­tí­me­tro de la piel, al múscu­lo, a los ten­do­nes, a los hue­sos, a la san­gre, ar­mo­ni­za to­do el or­ga­nis­mo con un mis­mo so­ni­do in­terno y si­len­cio­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.