TIAN DI TAI CHI

TAO - Tomo III - - Nota De Tapa -

El maes­tro Liu Ming di­ce que siem­pre sin­tió que a la for­ma clá­si­ca de es­te ar­te mar­cial le fal­ta­ba la esen­cia de la me­di­ci­na chi­na. Con su ex­pe­rien­cia y la ener­gía que ema­na de nues­tra tierra desa­rro­lló es­ta nue­va for­ma que po­ten­cia sus cua­li­da­des pa­ra lo­grar una vi­da más sa­lu­da­ble.

Tian Di es el nom­bre que el maes­tro Liu Ming le ha da­do a una nue­va for­ma de Tai Chi, ins­pi­ra­da en la ar­mo­nía del cie­lo y la tierra.“des­de niño prac­ti­co es­te ar­te mar­cial; sin em­bar­go, siem­pre sen­tí que fal­ta­ba ajus­tar al­gu­nas co­sas, por­que no creo que so­la­men­te sir­va co­no­cer las téc­ni­cas de pe­lea pa­ra la gue­rra, creo que ese ca­mino no es el úni­co. Por esa ra­zón vi­ví tres años co­mo mon­je taoís­ta es­tu­dian­do en el lu­gar don­de se en­cuen­tran los tex­tos más an­ti­guos

so­bre Tai Chi, apren­dien­do des­de los orí­ge­nes los fun­da­men­tos del Taoís­mo. Pron­to com­pren­dí que a aquel que co­no­ce­mos co­mo Tai Chi Chuan le fal­ta­ba ajus­tar va­rios as­pec­tos a la esen­cia de la me­di­ci­na chi­na, muy re­la­cio­na­da con es­ta prác­ti­ca que pre­vie­ne cual­quier ti­po de en­fer­me­da­des”, re­la­ta Liu Ming.

Afor­tu­na­da­men­te, el maes­tro lo­gró ha­llar aque­llo que tan­to an­he­la­ba y lo pu­do po­ner en prác­ti­ca pa­ra be­ne­fi­cio de to­das las per­so­nas que en­tien­den la im­por­tan­cia del tra­ba­jo fí­si­co, men­tal y es­pi­ri­tual pa­ra man­te­ner­se sa­lu­da­bles. “Cuan­do lle­gué a la Ar­gen­ti­na tu­ve una gran ins­pi­ra­ción y, con lo años de ex­pe­rien­cia y la ener­gía que ema­na de es­ta tierra, me di cuen­ta que de­bía mo­di­fi­car la for­ma clá­si­ca, ir un po­co

más allá de lo co­no­ci­do. Yang Lu Chan, crea­dor del Tai Chi Chuan es­ti­lo Yang, tam­bién tu­vo una gran ins­pi­ra­ción al crear su pro­pia téc­ni­ca; sin em­bar­go los mo­vi­mien­tos no se re­la­cio­na­ban con las le­yes de la na­tu­ra­le­za, ex­cep­to en el pri­me­ro. Tam­bién el es­ti­lo ori­gi­nal de Tai Chi Chuan, el es­ti­lo Chen, tie­ne en los nom­bres de los mo­vi­mien­tos la idea de es­tos: Co­mien­zo; El guar­dián de Bu­da gol­pea su mor­te­ro; Or­de­nar­se la ro­pa; Cua­tro cie­rra, seis cu­bre y Lá­ti­go sim­ple. Pe­ro nin­gu­na de es­tas pa­la­bras se re­la­cio­na con el Yin-yang o con el Tai Chi. Prac­ti­qué to­das las for­mas co­no­ci­das de Tai Chi, pe­ro siem­pre sen­tí que si bien era una bue­na prác­ti­ca pa­ra ese mo­men­to, no era el ideal pa­ra uni­fi­car to­da la teo­ría del Tao, por eso de­bo agra­de­cer a la Ar­gen­ti­na por­que fue aquí en don­de en­con­tré el ver­da­de­ro ca­mino”.

El maes­tro Liu Ming adap­tó los mo­vi­mien­tos a las le­yes de la na­tu­ra­le­za, ellos son: En­con­trar el ori­gen del Cie­lo; Ajus­tar las le­yes de la Tierra y Ar­mo­ni­zar la ener­gía in­ter­me­dia, a par­tir de es­tos tres mo­vi­mien­tos co­mien­za el ca­mino del sa­bio. Se­gún Lao Tze, “De Tao, na­ce uno( Cie­lo), de él na­cen dos (Tierra); de la ar­mo­nía de am­bos se lle­ga a tres, y de allí to­das las vi­das . Ese tres es Tai Chi, la ar­mo­nía que per­mi­te el desa­rro­llo de la vi­da. Por eso to­das las for­mas que mo­di­fi­qué fue­ron ba­sa­das en el res­pe­to por es­te or­den, ob­ser­van­do es­ta idea de Lao Tze”, ex­pli­ca Liu Ming.

El Tian Di Tai Chi cons­ta de 28 mo­vi­mien­tos. Es­te nú­me­ro no fue ele­gi­do al azar, sino que se re­la­cio­na con los ci­clos na­tu­ra­les. El ob­je­ti­vo de to­da la ru­ti­na es ar­mo­ni­zar la ener­gía y, ade­más, que a tra­vés de ella ca­da per­so­na pue­da en­ten­der el ca­mino ver­da­de­ro. En cuan­to a los mo­vi­mien­tos, al­gu­nos de ellos fa­vo­re­cen a la ener­gía pa­ra que flu­ya por de­ter­mi­na­dos me­ri­dia­nos, pe­ro to­dos ellos op­ti­mi­zan la cir­cu­la­ción Yin-yang y la ar­mo­nía in­ter­na uti­li­zan­do, fun­da­men­tal­men­te, la res­pi­ra­ción. “Res­pi­rar co­rrec­ta­men­te crea un es­pa­cio in­terno que mo­vi­li­za la

ener­gía pa­ra que pa­se del in­te­rior al ex­te­rior, trans­for­mán­do­la y re­cu­pe­ran­do al or­ga­nis­mo. Es muy bueno pa­ra la sa­lud y se com­ple­men­ta con la me­di­ci­na del Tao; am­bos es­tán muy uni­dos y per­mi­ten que la raíz de la vi­da crez­ca y el co­ra­zón se tran­qui­li­ce. Usar la fuer­za del ori­gen de la vi­da y mo­ver el co­ra­zón, eso es un ver­da­de­ro ar­te mar­cial”.

Los ejer­ci­cios

Es­ta for­ma se di­vi­de en cua­tro par­tes que coin­ci­de con las cua­tro es­ta­cio­nes del año. Ca­da una de las es­ta­cio­nes tie­ne re­la­ción con un ele­men­to en par­ti­cu­lar y ca­da par­te de la for­ma guar­da es­ta mis­ma re­la­ción en sus mo­vi­mien­tos. Los pri­me­ros 7 mo­vi­mien­tos per­te­ne­cen a la pri­ma­ve­ra y se re­la­cio­nan con el ele­men­to Ma­de­ra. Es­te ele­men­to bus­ca el desa­rro­llo na­tu­ral del mo­vi­mien­to. Co­mo una plan­ta que cre­ce al­re­de­dor de una ro­ca, es­te cre­ci­mien­to no choca con la fuer­za que se en­cuen­tra en su ca­mino pe­ro tam­po­co de­ja de mo­ver­se, sim­ple­men­te si­gue cre­cien­do al­re­de­dor en un mo­vi­mien­to con­ti­nuo. Al rea­li­zar to­da la se­cuen­cia de es­ta prác­ti­ca se tra­ba­jan los cin­co ti­pos de fuer­za re­la­cio­na­dos con los cin­co ele­men­tos.

An­tes de co­men­zar es ne­ce­sa­rio pre­pa­rar­se unos mi­nu­tos, de ma­ne­ra que el cuer­po se adap­te des­de la ar­mo­nía in­ter­na.

Wu Chi Zhuang

Los pies de­ben es­tar pa­ra­le­los, los de­dos gor­dos y los to­bi­llos de­ben to­car­se, las ro­di­llas se en­cuen­tran le­ve­men­te fle­xio­na­das (fo­to1) . El cen­tro del cuer­po (ca­be­za, co­lum­na, ca­de­ra) de­re­cho, los bra­zos re­la­ja­dos a am­bos la­dos. El de­do ma­yor de la mano de­be to­car el pun­to Feng Shu (ciu­dad de vien­to, la ciu­dad re­pre­sen­ta al cuer­po y el vien­to a la ener­gía que cir­cu­la por es­te), ubi­ca­do en el per­fil de la pier­na, jus­to don­de lle­ga la mano cuan­do el bra­zo que­da re­la­ja­do. Man­te­nien­do es­ta po­si­ción se bus­ca ar­mo­ni­zar el pen­sa­mien­to. Pa­ra es­to es ne­ce­sa­rio pu­ri­fi­car los 6 sen­ti­dos (vis­ta, ol­fa­to, oí­do, tac­to, gus­to y men­te) an­tes de co­men­zar con la for­ma; tam­bién se de­be unir el cuer­po y bus­car su equi­li­brio, que se en­cuen­tre re­la­ja­do, aun­que no flác­ci­do, don­de pue­da man­te­ner su pos­tu­ra pe­ro sin sen­tir­se pe­sa­do. El Chi sube por la par­te me­dia del cuer­po y ba­ja por afue­ra. Se de­be re­gu­lar la res­pi­ra­ción unién­do­la a los mo­vi­mien­tos in­ter­nos del cuer­po; al in­ha­lar, el cuer­po se ex­pan­de; al ex­ha­lar, vuel­ve a su lu­gar. Una vez que se lo­gre me­jo­rar la ar­mo­nía in­ter­na, el equi­li­brio y la con­cen­tra­ción, se con­ti­núa el mo­vi­mien­to pa­ra ini­ciar la for­ma. Ex­ha­lar y fle­xio­nar las pier­nas; man­te­ner el

pe­so en la pier­na de­re­cha y abrir la iz­quier­da; las mis­mas de­ben abrir­se co­mo mí­ni­mo al mis­mo an­cho de los hom­bros. La me­di­da del an­cho en la aper­tu­ra va a es­tar da­da por la fle­xión rea­li­za­da al ex­ha­lar, an­tes de abrir la pier­na. Una vez que se lle­ga a la po­si­ción, el pie apo­ya en el sue­lo man­te­nien­do el con­tac­to con la raíz y se pa­sa el pe­so al me­dio del cuer­po. Los pies se man­tie­nen pa­ra­le­los y se con­ser­va la ar­mo­nía del prin­ci­pio (fo­to 2).

Yuan Hu Tian (En­con­trar el ori­gen del cie­lo)

Es­te es en reali­dad el pri­mer mo­vi­mien­to: Ex­ha­lar, fle­xio­nar las ro­di­llas y ba­jar el cuer­po sin per­der el cen­tro, de ma­ne­ra que que­de per­pen­di­cu­lar al pi­so. Ro­tar los bra­zos y, al mis­mo tiem­po, ba­jar­los por el per­fil del cuer­po. Cuan­do se ha lle­ga­do a la ex­ha­la­ción to­tal, se in­ha­la y el cuer­po co­mien­za a su­bir (fo­to 3); el Chi as­cien­de por el in­te­rior del cuer­po, los bra­zos se le­van­tan por el cos­ta­do y se gi­ra to­do el cuer­po has­ta que las pal­mas que­dan mi­ran­do ha­cia atrás a la al­tu­ra de los hom­bros (fo­to 4).

Se­guir in­ha­lan­do, le­van­tan­do los bra­zos y gi­rar to­do el cuer­po ha­cia aden­tro has­ta lle­gar bien arri­ba (fo­to 5) . Cuan­do se al­can­za es­te pun­to se­guir in­ha­lan­do; el Chi que sube por el cen­tro del cuer­po ayu­da a le­van­tar los ta­lo­nes, tra­tan­do de lle­gar lo más arri­ba po­si­ble con la pos­tu­ra. Con­ti­nuar el mo­vi­mien­to ex­ha­lan­do y ba­jan­do los bra­zos has­ta la al­tu­ra de las cla­ví­cu­las;las pal­mas ba­jan ro­tan­do y mi­ran­do al cuer­po (fo­to 6) .

En es­te pun­to in­ha­lar y se­guir ba­jan­do los bra­zos por el per­fil del cuer­po. has­ta la par­te su­pe­rior de la ca­de­ra. Lue­go se ex­ha­la y se si­gue ba­jan­do los bra­zos ha­cia la tierra (fo­to 7).

En es­te pri­mer mo­vi­mien­to se bus­ca ar­mo­ni­zar el cuer­po con la ener­gía del Cie­lo, que es la que lim­pia y pu­ri­fi­ca el cuer­po. Cuan­do se sube en di­rec­ción al cie­lo se to­ma es­ta ener­gía y cuan­do se ba­ja y se pa­san las ma­nos al cos­ta­do del cuer­po lo va lim­pian­do has­ta lle­gar aba­jo.

Fa Hu Di (Ajus­tar las le­yes a la Tierra).

Es la con­ti­nua­ción del mo­vi­mien­to an­te­rior, se va ba- jan­do y se lle­van los bra­zos ha­cia ade­lan­te del cuer­po mien­tras se ex­ha­la (fo­to 8). Lue­go in­ha­lar y co­men­zar a su­bir, lle­van­do los bra­zos ha­cia arri­ba por ade­lan­te, en la lí­nea me­dia, has­ta la par­te su­pe­rior de la ca­be­za. En es­te pun­to los de­dos se jun­tan y se ex­ha­la su­bien­do en di­rec­ción al cie­lo (fo­tos 9 y 10). Abrir los bra­zos, in­ha­lar y su­bir lo más al­to po­si­ble, le­van­tan­do los ta­lo­nes (fo­to 11). Lue­go ex­ha­lar e ir ba­jan­do los bra­zos jun­to con to­do el cuer­po. En es­te ca­so los bra­zos se ba­jan es­ti­ra­dos has­ta la al­tu­ra de los hom­bros (fo­to 12), y en es­te pun­to co­men­zar una nue­va inhalación mien­tras se con­ti­núa des­cen­dien­do con to­do el cuer­po. Co­men­zar con la ex­ha­la­ción a la al­tu­ra de la ca­de­ra; los bra­zos si­guen ba­jan­do bien pro­fun­do.

Con es­te mo­vi­mien­to se tra­ta de con­se­guir la ener­gía de la Tierra, ar­mo­ni­zan­do el cuer­po con el Chi que pa­sa ha­cia el Cie­lo y que ba­ja nue­va­men­te.

Zhong Pin He Chi (Ar­mo­ni­zar la ener­gía des­de el cen­tro)

Ba­jan­do des­de el mo­vi­mien­to an­te­rior, se cru­zan los bra­zos de­lan­te del cuer­po fo­to 13). In­ha­lar y su­bir por ade­lan­te del cuer­po has­ta el Tan Tien me­dio, ubi­ca­do a la al­tu­ra de la cuar­ta cos­ti­lla (fo­to 14); aquí se

ex­pan­den los bra­zos ha­cia ade­lan­te, se jun­tan los de­dos y se gi­rar las pal­mas (fo­to 15). Lue­go abrir­los ha­cia los cos­ta­dos has­ta que lle­guen Al per­fil DEL Cuer­po (fo­to 16) , lue­go ba­jar­los por los cos­ta­dos mien­tras se EX­HA­LA y se fle­xio­nan las pier­nas.

El ob­je­ti­vo de es­te mo­vi­mien­to es bus­car el equi­li­brio Yin -Yang, por es­to se ha­ce has­ta la al­tu­ra del Tan Tien me­dio tam­bién co­no­ci­do co­mo Cen­tro de in­ter­cam­bio.

Hua Yun Zhang (Ma­ne­jar la trans­for­ma­ción de la nu­be)

Con­ti­nuan­do con el mo­vi­mien­to an­te­rior que va ba­jan­do, se lle­van las ma­nos con las pal­mas ha­cia aba­jo ade­lan­te de las ro­di­llas (fo­to 17), en ese mis­mo mo­men­to se in­ha­la y se suben los bra­zos jun­to con to­do el cuer­po, man­te­nien­do la mis­ma lí­nea que las ro­di­llas. Los bra­zos suben has­ta la al­tu­ra de la cla­ví­cu­la (fo­to 18) y despues ro­tan que­dan­do las pal­mas ha­cia aba­jo (fo­to 19). Ex­ha­lar, con­cen­trar la ener­gía en la raíz (pies), man­te­nien­do la cir­cu­la­ción por to­do el cuer­po y ba­jar has­ta la al­tu­ra de Tan Tien ori­gi­nal, ubi­ca­do a dos de­dos de­ba­jo del om­bli­go (fo­to 20) . Con­ti­nuar con el mo­vi­mien­to ha­cia la de­re­cha, gi­ran­do el cuer­po ha­cia es­te la­do; el pe­so se en­cuen­tra en el la­do de­re­cho (fo­to 21) . Pa­sar el pe­so al la­do iz­quier­do y gi­ran­do en ese sen­ti­do su­bir los bra­zos mien­tras se mue­ve el cuer­po (fo­to 22) , has­ta lle­gar a te­ner las dos pal­mas ha­cia aden­tro, a la al­tu­ra de Tan Tien me­dio y la ro­di­lla en di­rec­ción al me­dio de las dos pal­mas (fo­to 23) Ex­ha­lar y ba­jar el cuer­po, el Chi des­cien­de a la tierra (fo­to 24) ; in­ha­lar y el Chi su­birá mien­tras el cuer­po se mue­ve ha­cia la de­re­cha. El bra­zo iz­quier­do ba­ja a la al­tu­ra del Tan Tien ori­gi­nal y el de­re­cho sube a la al­tu­ra del pun­to ubi­ca­do en­tre el la­bio su­pe­rior y la na­riz. El cuer­po gi­ra, las pal­mas se mi­ran, la ca­de­ra se en­cuen­tra exac­ta­men­te arri­ba del ta­lón del pie de­re­cho (fo­to 25) . Lue­go se ex­ha­la y se si­gue gi­ran­do ha­cia la de­re­cha, lle­van­do los dos bra­zos a la al­tu­ra del cen­tro del cuer­po, has­ta la mis­ma po­si­ción an­te­rior pe­ro en es­te ca­so, del otro la­do (fo­to 26) .

Se­guir ex­ha­lan­do bien pro­fun­do, ba­jar la pos­tu­ra ha­cia la tierra y rea­li­zar el mis­mo mo­vi­mien­to ha­cia el otro la­do. Re­pe­tir es­te ejer­ci­cio tres ve­ces; la ter­ce­ra vez que se vuel­ve a la pier­na iz­quier­da pa­sar to­do el pe­so arri­ba del pie de es­te la­do y se jun­ta tambien la pier­na de­re­cha con la iz­quier­da (fo­tos 27, 28 y 29).

“En es­tos ejer­ci­cios la ex­ha­la­ción de­be ser pro­fun­da, co­mo el mo­vi­mien­to del agua en el mar, que va bien has­ta el fon­do y lue­go sube en una ola; el agua que sube bien arri­ba es nu­be y lue­go vuel­ve a la tierra co­mo llu­via. Es­te in­ter­cam­bio de Cie­lo y Tierra es el que se uti­li­za en es­te mo­vi­mien­to pa­ra ar­mo­ni­zar el cuer­po, bus­can­do el in­ter­cam­bio in­terno des­de lo más pro­fun­do has­ta lo más al­to y nue­va­men­te has­ta lo más pro­fun­do. Un in­ter­cam­bio que lo­gra la unión y la ar­mo­nía ab­so­lu­ta”, con­clu­ye Liu Ming

Wu Chi Zhuang

Yuan Hu Tian

Fa Hu Di

Zhong Pin He Chi

Hua Yun Zhang

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.