EL MAN­JAR DE LOS PAN­DAS

TAO - Tomo III - - Alimentación -

Cuan­do se ha­bla de bam­bú lo pri­me­ro que se vie­ne a la men­te es la ima­gen del oso pan­da mas­ti­can­do las ca­ñas pa­cí­fi­ca­men­te. Sin em­bar­go, es­ta plan­ta tie­ne un enor­me va­lor cul­tu­ral y es­pe­cial­men­te in­dus­trial pa­ra los chi­nos, ya que con ella se fa­bri­can mue­bles de to­do ti­po, uten­si­lios, ro­pa, ju­gue­tes, e ins­tru­men­tos, y an­ces­tral­men­te so­lía uti­li­zar­se co­mo ejem­plo de la per­se­ve­ran­cia de­bi­do a su pe­cu­liar for­ma de cre­ci­mien­to, tar­da 5 años en ger­mi­nar, pe­ro cuan­do aso­ma a la su­per­fi­cie cre­ce vi­ro­go­sa­men­te.

A ni­vel nu­tri­cio­nal, apor­ta in­nu­me­ra­bles be­ne­fi­cios.

“En Chi­na los bro­tes de bam­bú son con­si­de­ra­dos in­fal­ta­bles en la me­sa, y es EL IN­GRE­DIEN­TE DE IN­FI­NI­DAD re­ce­tas, es­pe­cial­men­te con pes­ca­do”, cuen­ta Liu Ming.

Exis­ten tres ti­pos de bro­tes de bam­bú: de in­vierno, es más blan­co y tierno, de sa­bor sua­ve y con­cen­tra­do por­que en ese mo­men­to aún se en­cuen­tra ba­jo la tierra; de pri­ma­ve­ra, mo­men­to en el que se aso­ma a la su­per­fi­cie y po­see ener­gía de desa­rro­llo; y de ve­rano (tam­bién lla­ma­do lá­ti­go), que es cuan­do la ca­ña tie­ne va­rios cen­tí­me­tros so­bre el sue­lo pe­ro aún no es rí­gi­do; su sa­bor es li­ge­ra­men­te más amar­go que los otros.

El bam­bú tie­ne un enor­me va­lor cul­tu­ral e in­dus­trial en Chi­na, pe­ro TAM­BIÉN SU FI­BRA apor­ta sin­gu­la­res BE­NE­FI­CIOS PA­RA LA sa­lud y su sa­bor en­ri­que­ce mu­chos pla­tos de su co­ci­na. Có­mo con­su­mir­lo.

BE­NE­FI­CIOS SA­LU­DA­BLES

Los bro­tes de bam­bú aña­lo den un sa­bor ver­da­de­ra­men­te in­con­fun­di­ble a las co­mi­das y al mis­mo tiem­po apor­tan va­rios be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud por sus pro­teí­nas, gra­sas ve­ge­ta­les, azú­ca­res, cal­cio, hie­rro, y vi­ta­mi­nas; pe­ro ade­más, por el cen­tro de la ca­ña cir­cu­la Chi, que al in­cor­po­rar­se al or­ga­nis­mo re­fuer­za la ener­gía, y la fi­bra que con­tie­ne tambien me­jo­ra el trán­si­to in­tes­ti­nal y es­ti­mu­la to­do el pro­ce­so di­ges­ti­vo.

Prác­ti­ca­men­te no po­see ca­lo­rías (una ta­za de bro­tes con­tie­ne ape­nas 13) y por tan­to pro­vo­ca sa­cie­dad, lo que lo con­vier­te en un per­fec­to alia­do de las die­tas pa­ra lo­grar ba­jar de pe­so.

Otro mi­ne­ral que es­ta pre­sen­te en el bam­bú es el po­ta­sio, que con­tro­la el co­les­te­rol, pre­vie­ne las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res

y tambien equi­li­bra la pre­sión ar­te­rial.

Tam­bién el bam­bú pue­de uti­li­zar­se co­mo un efi­caz re­me­dio na­tu­ral tan­to pa­ra el tra­ta­mien­to de la tos o la con­ges­tión pul­mo­nar, y co­mo de­sin­fec­tan­te de he­ri­das. En el pri­mer ca­so, pro­ce­sar 100 gra­mos de bro­tes de bam­bú y ex­traer­le to­do el ju­go, lue­go agre­gar­le una cu­cha­ra­da de miel y pos­te­rior­men­te be­ber. Co­mo de­sin­fec­tan­te pue­de uti­li­zar­se di­rec­ta­men­te el ju­go de los bro­tes tier­nos pa­ra lim­piar he­ri­das, lla­gas o in­clu­si­ve úl­ce­ras.

For­mas de coc­ción

En pri­mer lu­gar de­be te­ner­se en cuen­ta que no es con­ve­nien­te uti­li­zar uten­si­lios de me­tal pa­ra cor­tar­lo ni pa­ra co­ci­nar­lo por­que se en­du­re­ce y re­sul­ta di­fí­cil su pos­te­rior di­ges­tión.

Po­see una cás­ca­ra ex­te­rior que de­be ser to­tal­men­te eli­mi­na­da, en el in­te­rior de la ca­ña se en­cuen­tra la pul­pa que ne­ce­si­ta ser her­vi­da du­ran­te apro­xi­ma­da­men­te unos 20 o 30 mi­nu­tos en una olla des­ta­pa­da pa­ra eli­mi­nar su ca­rac­te­rís­ti­co sa­bor amar­go. Lue­go de es­te pro­ce­so se pue­de in­cor­po­rar a cual­quier pla­to.

Otra op­ción es con­su­mir­lo sal­tea­do, al va­por, her­vi­do, en es­to­fa­dos y pa­ra acom­pa­ñar carnes, pe­ro nun­ca de­be mez­clar­se con to­fú, ya que am­bos son de ca­rac­te­rís­ti­ca fría y pue­den oca­sio­nar con su in­ges­ta cálcu­los bi­lia­res y re­na­les.

“Los co­ci­ne­ros chi­nos sue­len de­cir que si en una re­ce­ta de ve­ge­ta­les fal­tan los bro­tes de bam­bú, se pier­den la mi­tad de los nu­trien­tes del pla­to. En el cam­po tu­ve la opor­tu­ni­dad de co­ci­nar una re­ce­ta con es­te ve­ge­tal, pe­ro ade­más, uti­li­cé ca­ñas de bam­bú pa­ra en­cen­der el fue­go: el re­sul­ta­do fue ex­tra­or­di­na­rio”. Acá les pa­so la re­ce­ta” (Ver re­cua­dro)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.