TE­RA­PIA DEL BUEN DOR­MIR

TAO - Tomo III - - Salud -

La di­fi­cul­tad pa­ra con­ci­liar el sue­ño noc­turno y le­van­tar­se can­sa­do por la ma­ña­na es una de las molestias más co­mu­nes en los tiem­pos que co­rren. Des­de la me­di­ci­na oc­ci­den­tal, la ex­pli­ca­ción a es­ta pa­to­lo­gía se ba­sa en el ex­ce­so de es­trés y el can­san­cio fí­si­co, pe­ro la me­di­ci­na taoís­ta pre­fie­re ir más allá y bus­car el ori­gen con­cre­to de es­ta al­te­ra­ción. Pa­ra lo­grar­lo, en pri­mer lu­gar se re­fie­re al des­equi­li­brio en­tre el ele­men­to Agua (ri­ñón) y el Fue­go (co­ra­zón), que por la no­che de­ben ba­jar y su­bir, res­pec­ti­va­men­te has­ta equi­li­brar­se. El ri­ñón es el en­car­ga­do de guar­dar la ener­gía, pe­ro cuan­do por al­gún mo­ti­vo no pue­de ha­cer­lo, es­ta se li­be­ra y sube. Por otra par­te, el es­trés y el enojo, afec­tan a la fun­ción del hí­ga­do, ge­ne­ran­do más ener­gía Yang.

Un ex­ce­so de preocupaciones tam­bién pue­den al­te­rar al co­ra­zón, pro­vo­can­do un es­tan­ca­mien­to de Chi, que pue­de con­ver­tir­se en Fue­go que as­cien­de.

Du­ran­te el día la ener­gía in­ter­na sa­le a la su­per­fi­cie y por la no­che vuel­ve a en­trar y re­pa­rar al or­ga­nis­mo, pro­ce­so que ha­ce im­pres­cin­di­ble dor­mir bien, pe­ro si es­ta ener­gía no es su­fi­cien­te, el Yang se des­con­tro­la oca­sio­nan­do an­sie­dad, aceleración car­día­ca e hi­per­ac­ti­vi­dad men­tal, que dan lu­gar al in­som­nio.

La pos­tu­ra cor­po­ral a la ho­ra de dor­mir es pri­mor­dial pa­ra fa­ci­li­tar el in­gre­so de la ener­gía. La ma­yo­ría

Dos ejer­ci­cios sen­ci­llos per­mi­ten su­pe­rar los pro­ble­mas que im­pi­den con­ci­liar el sue­ño y lo­grar el des­can­so ne­ce­sa­rio pa­ra equi­li­brar la fun­ción or­gá­ni­ca. Com­ple­men­tos an­ti in­som­nio.

de las per­so­nas acos­tum­bra a dor­mir bo­ca aba­jo con las pier­nas fle­xio­na­das, pe­ro la me­jor for­ma es ha­cer­lo con el cuer­po ex­pan­di­do y re­la­ja­do pa­ra que la ener­gía flu­ya li­bre­men­te.

La téc­ni­ca

Pa­ra lo­grar es­ta pos­tu­ra se de­ben te­ner en cuen­ta al­gu­nos de­ta­lles:

√ La al­moha­da de­be man­te­ner la cur­va na­tu­ral de la co­lum­na y ser lo su­fi­cien­te­men­te ele­va­da co­mo pa­ra que la ca­be­za que­de más al­ta que los de­dos gor­dos de los pies.

√La es­pal­da de­be es­tar ex­pan­di­da y re­la­ja­da co­mo la ho­ja de un ár­bol, de ma­ne­ra que los es­pa­cios in­ter­ver­te­bra­les se se­pa­ren y la ener­gía la re­co­rra des­de la cer­vi­cal has­ta el co­xis.

√ La ca­de­ra, las ro­di­llas y los to­bi­llos, tam­bién de­ben abrir las ar­ti­cu­la­cio­nes, pa­ra ello man­te­ner am­plio el es­pa­cio in­terno en las pier­nas y los pies sua­ve­men­te, co­mo si los de­dos qui­sie­ran al­can­zar al­go.

√ Los bra­zos y las ma­nos re­po­san es­ti­ra­dos a los cos­ta­dos del cuer­po y los de­dos, co­mo fle­chas, co­mo si in­ten­ta­ran lle­gar a to­mar al­go.

√ El cuer­po, en su to­ta­li­dad, se abre co­mo un ar­co a pun­to de lan­zar una fle­cha, se ex­pan­de y se man­tie­ne de esa ma­ne­ra.

Así se op­ti­mi­zan las ho­ras dor­mi­das, se mul­ti­pli­can al do­ble y la ener­gía re­co­rre ca­da tra­mo del cuer­po.

La pos­tu­ra que se lle­ve du­ran­te to­do el día es tam­bién im­por­tan­te pa­ra lo­grar com­ba­tir el in­som­nio y lo­grar un buen des­can­so por la no­che, las má­xi­mas en es­te sen­ti­do son:

• Pa­rar­se er­gui­do y am­plio co­mo un pino.

• Ca­mi­nar co­mo el vien­to, de ma­ne­ra sua­ve y con­ti­nua.

• Sen­tar­se co­mo una cam­pa­na. Los pies bien apo­ya­dos en el pi­so, el cen­tro del cuer­po de­re­cho, con su es­pa­cio in­terno am­plio y ca­da ar­ti­cu­la­ción en su lu­gar.

Ejer­ci­cios

Equi­li­brar las ener­gías Yi­nyang es la cla­ve pa­ra dor­mir pro­fun­da­men­te y lo­grar el des­can­so. Pa­ra ello se pue­de re­cu­rrir a dos ejer­ci­cios sim­ples, es­pe­cí­fi­cos, efec­ti­vos y mi­le­na­rios. En am­bos ca­sos se uti­li­za la ener­gía de las ma­nos y se rea­li­za mi­nu­tos an­tes de acos­tar­se, sen­ta­dos en un lu­gar tran­qui­lo.

•Si el pro­ble­ma es con­ci­liar el sue­ño:

Po­ner los bra­zos en un po­si­ción có­mo­da abrir la mano, es­ti­rar los de­dos sin hi­per­ex­ten­der las ar­ti­cu­la­cio­nes. Ins­pi­rar y con­cen­trar­se en lle­var la ener­gía ha­cia los cua­tro de­dos (ín­di­ce, me­dio, anu­lar y me­ñi­que) al mis­mo tiem­po que se ex­tien­den (Fo­to 1). Ex­ha­lar y lle­var la ener­gía ha­cia el de­do pul­gar, mo­vién­do­lo ha­cia aden­tro, al igual que el res­to de los de­dos (Fo­to 2).

Con es­te sim­ple mo­vi­mien­to se re­cu­pe­ra el ori­gen de Yin (ener­gía fal­tan­te).

• Si se duer­me pe­ro no des­can­sa:

Le­van­tar­se can­sa­do es tan per­tur­ba­dor y des­gas­tan­te co­mo no po­der dor­mir; en es­te ca­so los mo­vi­mien­tos son si­mi­la­res pe­ro la ener­gía se di­ri­ge de ma­ne­ra di­fe­ren­te. Sen­ta­dos o acos­ta­dos bus­car una po­si­ción có­mo­da pa­ra los bra­zos. ins­pi­rar y con­cen­trar­se en lle­var la ener­gía ha­cia el gor­do y re­la­jan­do los otros cua­tro de­dos. (Fo­to 3). Ex­ha­lar y re­la­jar los otros cua­tro de­dos, cur­ván­do­los le­ve­men­te (Fo­to 4). Es­to ayu­da­rá a unir la ener­gía.

Ha­cien­do am­bos ejer­ci­cios se apa­ga el fue­go de Yang y se re­cu­pe­ra la tran­qui­li­dad, ga­ran­ti­zan­do el des­can­so.

Mé­to­dos com­ple­men­ta­rios

La me­di­ta­ción cons­cien­te es tam­bién una bue­na for­ma de ar­mo­ni­zar la ener­gía in­ter­na pa­ra fa­ci­li­tar el des­can­so. Es­ta prác­ti­ca con­sis­te en con­cen­trar­se en la res­pi­ra­ción que de­be ser pro­fun­da y lle­gar a ab­so­lu­ta­men­te to­do el cuer­po, no que­dar­se en la par­te su­pe­rior del pul­món. Si bien se pue­de rea­li­zar en cual­quier mo­men­to del día, pa­ra com­ba­tir el in­som­nio se acon­se­ja prac­ti­car mi­nu­tos an­tes de dor­mir.

Acos­tar­se en la ca­ma, el sue­lo (con col­cho­ne­ta) o sen­tar­se; ce­rrar los ojos y man­te­ner la es­pal­da co­mo ar­co, la co­lum­na con es­pa­cio, el cen­tro de­re­cho; ali­near la ca­de­ra con los hom­bros. Ins­pi­rar por la na­riz ex­pan­dien­do to­do el cuer­po. Ex­ha­lar, nue­va­men­te por la na­riz, aun­que el aire de­be pa­sar pre­via­men­te por la bo­ca. El aire de­be en­trar y sa­lir del cuer­po de ma­ne­ra si­len­cio­sa. Re­pe­tir has­ta que se sien­ta la quie­tud de cuer­po-men­te.

Tam­bién la prác­ti­ca del Tai Chi ayu­da a li­be­rar la men­te de pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos y preocupaciones, lo­gran­do un es­ta­do de áni­mo tran­qui­lo y po­si­ti­vo, in­dis­pen­sa­ble pa­ra dor­mir y des­can­sar ade­cua­da­men­te. Lo ideal es prac­ti­car va­rias ve­ces por día y tam­bién de­di­car­le unos mi­nu­tos an­tes de dor­mir

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.