EL RODILLO AN­TI- ARRU­GAS CHINO

TAO - Tomo III - - Belleza -

El ja­de es sin du­das una pie­dra muy sig­ni­fi­ca­ti­va pa­ra la cul­tu­ra chi­na, tan­to que una di­vi­ni­dasd del taoís­mo, so­be­rano de los cie­los y rec­tor de to­dos los as­pec­tos de la vi­da hu­ma­na, se lla­ma Em­pe­ra­dor de Ja­de.

Las cua­li­da­des mí­ti­cas y mís­ti­cas de es­ta ge­ma pro­vie­nen apa­ren­te­men­te de aque­lla an­ti­gua le­yen­da que na­rra el en­cuen­tro de la ma­dre de Con­fu­cio con el uni­cor­nio que se arro­di­lló a sus pies y de­jó caer de su bo­ca una pie­dra de ja­de don­de se po­día leer la pro­fé­ti­ca fra­se

“De tus en­tra­ñas na­ce­rá un rey sin trono, el rey de to­da la hu­ma­ni­dad”.

Pe­ro más allá de su va­lor es­pi­ri­tual y su be­lle­za, la me­di­ci­na chi­na con­si­de­ra el po­ten­cial te­ra­péu­ti­co de la pie­dra de ja­de ba­sán­do­se en que es la esen­cia de la Tierra, ele­men­to pri­mor­dial pa­ra el ba­zo, ór­gano al que re­fuer­za y ar­mo­ni­za, es­ti­mu­lan­do y equi­li­bran­do la ener­gía.

Na­tu­ral­men­te, es­te da­to es co­no­ci­do des­de ha­ce mi­les de años y la da­mas de la al­ta so­cie­dad chi­na lo han sa­bi­do pro­ve­char, ya que con un rodillo de ja­de so­lían ma­sa­jear to­do su cuer­po pa­ra man­te­ner­se sa­lu­da­bles y ver­se jó­ve­nes y be­llas.

“La piel per­te­ne­ce al ele­men­to Me­tal y el Ja­de al ele­men­to Tierra, de es­te na­ce el pri­me­ro, en­ton­ces

Apro­ve­chan­do el po­ten­cial te­ra­péu­ti­co de la pie­dra de ja­de, la cos­mé­ti­ca chi­na desa­rro­lló es­te com­ple­men­to pa­ra el ma­sa­je facial que pro­mue­ve la pro­duc­ción de co­lá­geno, re­afir­ma y re­ju­ve­ne­ce la piel.

la piel re­ci­be un es­ti­mu­lo ex­tra pa­ra que la ener­gía cir­cu­le me­jor”, ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming.

Ma­sa­je re­ju­ve­ne­ce­dor

Afor­tu­na­da­men­te el se­cre­to me­jor guar­da­do de las mu­je­res orien­ta­les tras­cen­dió en el tiem­po y, ac­tual­men­te, es po­si­ble con­se­guir ese rodillo má­gi­co de ja­de que “de­tie­ne” el pa­so del tiem­po en el ros­tro. Se tra­ta de un ins­tru­men­to sen­ci­llo, con una o dos pie­dras ova­la­das, en ta­ma­ños y sis­te­mas di­fe­ren­tes, pe­ro con la mis­ma fun­ción bá­si­ca. Su fun­cio­na­mien­to es sim­ple: la tem­pe­ra­tu­ra del ja­de es más ba­ja que la cor­po­ral, por lo tan­to al des­li­zar­la por el ros­tro es­ti­mu­la los te­ji­dos; es­te efec­to se de­be a que el cuer­po se de­fien­de de las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras en­vian­do más ener­gía a esa zo­na, mo­di­fi­can­do así las arru­gas, la flac­ci­dez y ce­rran­do los po­ros. El ma­sa­je fun­cio­na de ma­ne­ra si­mi- lar al lin­fá­ti­co: es­ti­mu­la la cir­cu­la­ción san­guí­nea, que al ac­ti­var­se oxi­ge­na me­jor los te­ji­dos pro­mo­vien­do la re­no­va­ción ce­lu­lar que tor­na­rá la piel más ter­sa y lu­mi­no­sa. Por otra par­te, la pre­sión mo­vi­li­za los lí­qui­dos re­te­ni­dos, que se des­pla­zan y eliminan re­du­cien­do la in­fla­ma­ción y las arru­gas.

Có­mo apli­car­lo

El mo­vi­mien­to del rodillo no de­be ser ca­pri­cho­so ni alea­to­rio sino se­guir una pre­mi­sa in­elu­di­ble: “La di­rec­ción de­be coin­ci­dir con los ca­na­les ener­gé­ti­cos del cuer­po, es de­cir los me­ri­dia­nos, de esa ma­ne­ra se lo­gran ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos. La pre­sión de­be ser sua­ve, fir­me y Cons­tan­te, y se DE­BE tra­ba­jar en for­ma si­mé­tri­ca en am­bos la­dos del ros­tro. Ca­da lí­nea se de­be re­pa­sar en­tre 3 y 6 ve­ces”.

El re­co­rri­do de­be co­men­zar por el cue­llo, apo­yan­do el rodillo en la ba­se y mo-

vién­do­lo en for­ma as­cen­den­te, has­ta lle­gar al men­tón. Des­de allí ha­cer­lo gi­rar ha­cia la iz­quier­da y lue­go ha­cia la de­re­cha, en for­ma as­cen­den­te has­ta lle­gar a los pó­mu­los. Lue­go apo­yar el rodillo en el ala de la na­riz y des­pla­zar­lo ha­cia la ore­ja. Se­guir su­bien­do y ma­sa­jear la par­te in­fe­rior del hue­so or­bi­tal (zo­na de oje­ras), des­de aden­tro ha­cia afue­ra, pa­san­do por la sien y lle­gan­do has­ta la ore­ja. Lue­go, ir ha­cia el án­gu­lo in­te­rior del ojo y su­bir ha­cia la fren­te, lle­gan­do has­ta el na­ci­mien­to del ca­be­llo, de am­bos la­dos; el si­guien­te pun­to es el en­tre­ce­jo (ter­cer ojo), des­pla­zar ha­cia la fren­te. Si exis­te una zo­na don­de se no­te ma­yor can­ti­dad de arru­gas o flac­ci­dez, se de­be in­sis­tir un po­co más. Lo ideal es rea­li­zar el tra­ta­mien­to en for­ma dia­ria, por la ma­ña­na y con la ca­ra bien lim­pia; re­cor­dar tam­bién que en es­te ti­po de ma­sa­jes la cons­tan­cia es im­pres­cin­di­ble pa­ra ob­te­ner los me­jo­res re­sul­ta­dos.

Pa­ra com­ple­men­tar­lo lo ideal es la­var el

ros­tro por la ma­ña­na con agua fría, de es­ta ma­ne­ra la piel se ten­sa y re­afir­ma, por­que es el mo­men­to en que la ener­gía Yang to­ma una di­rec­ción as­cen­den­te.

“Por la no­che es ne­ce­sa­rio dor­mir bien abri­ga­dos y por la ma­ña­na hay que la­var­se la ca­ra con agua fría y le­van­tar el Chi de Yang; cuan­do la piel tie­ne más ener­gía es más jo­ven”, ex­pli­ca Liu Ming.

Los re­sul­ta­dos son pau­la­ti­nos, pe­ro al ca­bo de un mes los cam­bios co­mien­zan a no­tar­se ya que la piel se re­nue­va, por lo cual re­fle­ja­rá un as­pec­to más ju­ve­nil y sa­lu­da­ble, la mus­cu­la­tu­ra se re­la­ja, en­ton­ces las mar­cas de ex­pre­sión des­apa­re­cen, ade­más de la ten­sión, los po­ros se cie­rran y la tex­tu­ra de la piel es más ho­mo­gé­nea y sua­ve, pe­ro fun­da­men­tal­men­te por­que el rodillo es­ti­mu­la la for­ma­ción de co­lá­geno, que au­men­ta la fir­me­za de la piel y re­du­ce arru­gas.

Amu­le­to sa­lu­da­ble

Ade­más de los be­ne­fi­cios men­cio­na­dos, la pie­dra de ja­de ac­túa co­mo una suer­te

de mi­cro­chip don­de guar­da la ener­gía de quien lo lle­va; sim­ple­men­te, es ne­ce­sa­rio te­ner­lo cer­ca del cuer­po, pue­de ser a mo­do de col­gan­te (los hay de di-

ver­sas for­mas y fi­gu­ras) o sim­ple­men­te en al­guno de los bol­si­llos su­pe­rio­res de las pren­das. “Cuan­do te­ne­mos cer­ca una pie­dra de ja­de, ade­más de equi­li­brar la ener­gía, ab­sor­be­rá par­te de ella, ali­men­tán­do­lo, y la guar­da­rá; al ca­bo de trein­ta años de uso con­ti­nuo, la pie­dra la de­vol­ve­rá al cuer­po, re­ju­ve­ne­cién­do­lo y ase­gu­ran­do una vi­da más ex­ten­sa. Tam­bién es un ele­men­to in­dis­pen­sa­ble cuan­do se tie­nen pro­ble­mas en el ba­zo, ór­gano per­te­ne­cien­te al ele­men­to Tierra, al igual que la pie­dra”.

Es­ta pie­dra tam­bién ac­túa co­mo un sen­sor de sa­lud, ya que con el pa­so del tiem­po pue­de man­te­ner­se con su co­lor ori­gi­nal, signo de sa­lud, o tor­nar­se opa­co, in­di­cio de al­gún des­equi­li­brio or­gá­ni­co. Es­to se de­be a que ab­sor­be la ener­gía su­cia.

Exis­ten in­nu­me­ra­bles ob­je­tos de ja­de, ador­nos, fi­gu­ras re­li­gio­sas, co­lla­res, pul­se­ras, ani­llos, etc.; sin em­bar­go, no to­do lo que pue­de en­con­trar­se en los co­mer­cios es de pie­dra le­gí­ti­ma. Se con­si­de­ra que el me­jor es aquel que al to­mar­lo en­tre las ma­nos, es frío pe­ro le­ve­men­te más cá­li­da que el vi­drio. Su co­lor es ver­de cla­ro, pe­ro cuan­do se lo mi­ra a con­tra­luz es su­til­men­te trans­pa­ren­te y su tex­tu­ra es sua­ve y pa­re­ja. El de me­jor ca­li­dad, y más cos­to­so, es el lla­ma­do Fei Tsui, re­ser­va­do pa­ra unos po­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.