CE­LE­BRAR LA LU­NA

TAO - Tomo III - - Costumbres -

La Fies­ta de la Lu­na de me­dio oto­ño o Zhong Qiu Jie, es una de las ce­le­bra­cio­nes más im­por­tan­tes del pue­blo chino por­que, se­gún di­cen, esa no­che la lu­na lle­na bri­lla co­mo nun­ca y la ra­zón de ello es que se en­cuen­tra en el pun­to má­xi­mo de la ener­gía Yin. Es­te acon­te­ci­mien­to ocu­rre a me­dia­dos del oc­ta­vo mes del ca­len­da­rio lu­nar y es­te año ocu­rri­rá el 27 de sep­tiem­bre.

“En ese mo­men­to la lu­na trans­mi­te su ener­gía a la tierra, en­ton­ces es­ta se en­cuen­tra más lle­na y las per­so­nas sien­ten un de­seo se­xual ma­yor y di­fí­cil de do­mi­nar. Co­mo en la an­ti­güe­dad hom­bres y mu­je­res po­dían sa­lir esa no­che co­mo sol­te­ros, los sa­bios an­ti­guos, te­mien­do des­bor­des, idea­ron una for­ma de con­tra­rres­tar­los fo­men­tan­do la or­ga­ni­za­ción de reunio­nes fa­mi­lia­res pa­ra ad­mi­rar ese inigua­la­ble es­pec­tácu­lo. La mo­ral fa­mi­liar era muy fuer­te

Pa­ra los chi­nos hay una no­che de oto­ño don­de la lu­na bri­lla co­mo nun­ca, se­ñal de la Zhong QIU JIE O FIES­TA DE LA LU­NA. CIEN­TÍ­FI­CA­MEN­TE ES EL PUN­TO DE MÁ­XI­MO YIN Y COIN­CI­DE CON EL FI­NAL DE LAS CO­SE­CHAS, RA­ZÓN SU­FI­CIEN­TE PA­RA CE­LE­BRAR. Vinos, can­cio­nes y bo­ca­di­tos.

en aque­lla épo­ca”, ex­pli­ca Liu Ming.

Se­gún la mi­to­lo­gía chi­na, en la lu­na vi­ve cau­ti­va Chang E, la es­po­sa de Hou Yi, un per­so­na­je mi­to­ló­gi­co que de­rri­bó con sus fle­chas nue­ve de los diez so­les que bri­lla­ban en el cie­lo y que­ma­ban los sem­bra­dos te­rres­tres, proeza que le va­lió un pre­mio es­pe­cial de la rei­na de la cor­te ce­les­tial: la pó­ci­ma de la in­mor­ta­li­dad. Pe­ro su mu­jer, ce­lo­sa de la di­vi­ni­dad, la be­bió a es­pal­das de él y co­mo cas­ti­go fue con­de­na­da a vi­vir en la lu­na por siem­pre ja­más. Aho­ra di­cen que du­ran­te la Zhong Qiu Jie se la pue­de ver per­fec­ta­men­te jun­to a su conejo de ja­de ha­cien­do al­qui­mia.

El mis­mo día en que se ce­le­bra la fies­ta del me­dio oto­ño en Chi­na en Ar­gen­ti­na es el co­mien­zo de la pri­ma­ve­ra, mo­men­to de má­xi­mo Yang. Co­mo sa­be­mos, en es­ta es­ta­ción la gen­te es­tá más ac­ti­va, sa­le de pa­seo y el amor aflo­ra de ma­ne­ra es­pe­cial.

“La Tierra tam­bién es­tá lle­na, pe­ro en es­ta par­te del mun­do cuen­ta con una do­ble ener­gía, Yang y Yin, por­QUE ES­TÁ IN­FLUEN­CIA­DA POR LA ener­gía del ex­tre­mo opues­to, es de­cir de Chi­na. Es­to pro­vo­ca que los de­seos sean aún más in­ten­sos”.

Poe­mas, pas­te­les y vino

Des­de lue­go, pa­ra ma­ti­zar la ce­le­bra­ción no pue­de fal­tar un buen vino, y el fa­vo­ri­to pa­ra es­ta oca­sión sue­le ser el ela­bo­ra­do con Gui Hua, una flor muy aro­má­ti­ca que in­cre­men­ta la ar­mo­nía cuer­po-men­te. “Una de las tan­tas his­to­rias que se cuen­tan en­torno a es­te fes­te­jo di­ce que en la lu­na vi­ve el in­mor­tal Wu Gang, a quien le gus­ta pre­pa­rar es­te vino y esa no­che in­vi­ta al res­to de los in­mor­ta­les a brin­dar con

él. Na­tu­ral­men­te, ter­mi­nan com­par­tien­do to­da la no­che ale­gre­men­te!”. Los pla­tos tí­pi­cos, la bue­na mú­si­ca y los poe­mas re­fe­ri­dos a la lu­na lle­na tam­bién for­man par­te DE la fies­ta que, Ca­sual­men­te o no, coin­ci­de con el fi­nal DE las Co­se­chas, que si fue­ron bue­nas son mo­ti­vo de un do­ble fes­te­jo. La gen­te ex­pre­sa su ale­gría vis­tien­do ese día su me­jor ro­pa, ador­nan­do sus ca­sas con her­mo­sos fa­ro­les ro­jos, en­cen­dien­do in­cien­sos e ilu­mi­nan­do el cie­lo con co­lo­ri­dos fue­gos Ar­ti­fi­cia­les.

Pa­ra to­das las cul­tu­ras la lu­na es fuen­te de ins­pi­ra­ción, al­go que pue­de ras­trear­se en las di­ver­sas for­mas del ar­te. Sin ir más le­jos, nues­tro fol­klo­re tie­ne en su can­cio- ne­ro va­rias de es­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes. En Chi­na ocu­rre al­go pa­re­ci­do, con can­cio­nes y poe­mas clá­si­cos pa­ra la oca­sión. Uno anó­ni­mo, y de los más po­pu­la­res, di­ce así:

Las per­so­nas pa­san por ale­grías y pe­nas; unio­nes y se­pa­ra­cio­nes. La lu­na es­ta lim­pia pe­ro tam­bién tie­ne nu­bes, es re­don­da y es men­guan­te. Na­da ni na­die pue­de ser siem­pre igual, pe­ro a pe­sar de las di­fe­ren­cias y las dis­tan­cias de­be­mos es­tar siem­pre jun­tos. Mi­re­mos la lu­na en el mis­mo mo­men­to, y aún a mil ki­ló­me­tros de dis­tan­cia, en­con­tré­mo­nos en ella.

Y co­mo to­da ce­le­bra­ción que se pre­cie re­quie­re in­va­ria­ble­men­te de al­go pa­ra co­mer, en la Zhong Qiu Jie se pa­la­dean unas ex­qui­si­tas tor­ti­tas re­don­das re­lle­nas de dul­ce cu­yo ori­gen es­tá re­la­cio­na­do con otra le­yen­da fa­mo­sa li­ga­da a las ba­ta­llas por la li­be­ra­ción del do­mi­nio mon­gol. “Se­gún cuen­tan, días an­tes del Fes­ti­val del Me­dio Oto­ño, un co­man­dan­te del ejér­ci­to re­bel­de en­vió a los ha­bi­tan­tes de un pue­blo to­ma­do por el enemi­go los de­ta­lles de un pre­ci­so plan de ata­que di­si­mu­la­das den­tro de es­tos “pas­te­les de lu­na”.

Si­guien­do las ins­truc­cio­nes, el pue­blo se al­zó esa no­che y lo­gró ven­cer al in­va­sor.

“Aho­ra que los tiem­pos han cam­bia­do la gen­te las ha­ce de dis­tin­tas ma­ne­ras, pe­ro yo ten­go una fa­vo­ri­ta con mer­me­la­da de du­raz­nos y dá­ti­les, así que les pa­so la re­ce­ta

(ver re­cua­dro)”, con­lu­ye Liu Ming.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.