TÉ VER­DE Y DIA­BE­TES

TAO - Tomo III - - Salud -

El ver­de es una de las va­rie­da­des de té más co­no­ci­das y uti­li­za­das en to­do el mun­do, su ex­qui­si­to sa­bor y su aro­ma re­fres­can­te son am­plia­men­te co­no­ci­dos, pe­ro lo más in­tere­san­te es la can­ti­dad de be­ne­fi­cios que tie­ne so­bre el or­ga­nis­mo, a los que aho­ra se agre­ga un nue­vo des­cu­bri­mien­to que re­sal­ta su ca­pa­ci­dad pa­ra pre­ve­nir una en­fer­me­dad tan preo­cu­pan­te co­mo la dia­be­tes.

Si bien des­de la me­di­ci­na chi­na nun­ca hu­bo lu­gar a du­das so­bre es­te te­ma, la bue­na no­ti­cia es que un es­tu­dio cien­tí­fi­co re­cien­te, rea­li­za­do por un equi­po de gas­tro­en­te­ró­lo­gos de la Uni­ver­si­dad de Cien­cias Mé­di­cas de Poz­nan (Po­lo­nia), con­fir­ma es­ta afir­ma­ción mi­le­na­ria al ase­gu­rar que la in­ges­ta ele­va­da de té ver­de pue­de in­ter­fe­rir en la ab­sor­ción del al­mi­dón, car­bohi­dra­to pre­sen­te en el pan, el arroz y las pa­pas, en­tre otros ali­men­tos, ayu­dan­do a re­du­cir los ni­ve­les de glu­co­sa en san­gre. Los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos du­ran­te el ex­pe­ri­men­to mues­tran que una do­sis úni­ca de ex­trac­to de té ver­de (equi­va­len­te a va­rias ta­zas de té) con la co­mi­da pue­de li­mi­tar la di­ges­tión y ab­sor­ción de al­mi­dón de la die­ta, lo que lo con­vier­te en un su­ple­men­to ideal en pa- cien­tes con in­su­li­no­re­sis­ten­cia o dia­be­tes.

“Evi­den­te­men­te la cien­cia es­tá vol­vien­do a las raí­ces, es­tu­dian­do e in­ves­ti­gan­do los clá­si­cos an­ti­guos y es­te es un buen sín­to­ma, ya que es po­si­ble re­des­cu­brir y co­nec­tar­se con la na­tu­ra­le­za, re­fle­xio­na el maes­tro Liu Ming so­bre es­te nue­vo ha­llaz­go. En es­te ca­so pun­tual de­bo de­cir que con el té no só­lo se pue­de con­tro­lar la dia­be­tes sino tam­bién otras en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das con la san­gre co­mo lo son el co­les­te­rol y la hi­per­ten­sión. Pe­ro hay que te­ner en cuen­ta que pa­ra es­tos ca­sos no hay que em­plear tés de ca­li­dad su­pe­rior sino to­do lo con­tra­rio, por­que cuan­do es­ta in­fu­sión se usa co­mo me­di­ci­na de­be ele­gir­se aquel té co­se­cha­do ha­ce por lo me­nos dos años, y si es más vie­jo (ku lao cha) me­jor, por­que ade­más es más ba­ra­to. Los tés de al­ta ca­li­dad so­lo hay que em­plear­los pa­ra re­con­for­tar el es­pí­ri­tu, no co­mo re­me­dios”. Re­cor­de­mos que en el té ver­de la ca­li­dad de­pen­de de la fres­cu­ra, es de­cir, una vez que se co­se­cha y en­va­sa de­be con­su­mir­se en el cor­to pla­zo. El té vie­jo se ca­rac­te­ri­za por su co­lor ver­de in­ten­so y un sa­bor más amar­go, aun­que no sea agra­da­ble pa­ra to­mar, sus pro­pie­da­des me­di­ci­na­les es­tán más con­cen­tra­das. “Cuan­do yo era chi­co, el me­dio ki­lo de un buen té cos­ta­ba 15 yua­nes; pa­ra que se ha­gan una idea de lo ca­ro que era, el suel­do pro­me­dio era de 30 yua­nes. El té de una ca­li­dad in­fe­rior cos­ta­ba 5 cen­ta­vos. Por su­pues­to, la gen­te de ba­jos re­cur­sos com­pra­ba es­te úl­ti­mo y, sin sa­ber­lo, es­ta­ban pre­ser­van­do me­jor su sa­lud”, cuen­ta Liu Ming.

Nue­vas in­ves­ti­ga­cio­nes com­pro­ba­ron que la in­ges­ta ele­va­da de la in­fu­sión lo­gra blo­quear la ab­sor­ción de car­bohi­dra­tos, ayu­dan­do a re­du­cir los ni­ve­les de glu­co­sa en san­gre. Ven­ta­jas sin con­tra­in­di­ca­cio­nes.

¿Bueno pa­ra to­dos?

Tan­to el té ver­de co­mo el

ro­jo tie­nen pro­pie­da­des pre­ven­ti­vas y re­pa­ra­do­ras, sin em­bar­go, es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que ca­da uno de ellos se de­be to­mar en de­ter­mi­na­dos mo­men­tos del año Y QUE SUS BE­NE­FI­CIOS CAM­BIAN se­gún ca­da eta­pa de la vi­da. Por ejem­plo, el té ver­de es muy bueno pa­ra la dia­be­tes, pe­ro no es con­ve­nien­te con­su­mir­lo en zo­nas don­de pre­va­le­cen las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras. Es­to se de­be a su na­tu­ra­le­za fres­ca, que trans­mi­te al or­ga­nis­mo. Por tan­to en esas con­di­cio­nes cli­má­ti­cas lo que ne­ce­si­ta es ca­lor in­terno y la va­rie­dad que lo otor­ga es el té ro­jo. Lo mis­mo ocu­rre cuan­do el am­bien­te es ex­tre­ma­da­men­te hú­me­do. En cam­bio, si el lu­gar de re­si­den­cia es se­co y ca­lu­ro­so, el ver­de es la me­jor op­ción.

Otro as­pec­to im­por­tan­te a con­si­de­rar es la edad, los jó­ve­nes sin du­das ne­ce­si­tan más ener­gía fí­si­ca, por lo TAN­TO LOS BE­NE­FI­CIA EN MA­YOR me­di­da el ver­de. Las per­so­nas ma­yo­res ne­ce­si­tan le­van­tar el Chi, la ener­gía in­ter­na, por eso se re­co­mien­da la va­rie­dad de té ro­jo.

En otras cir­cuns­tan­cias pue­de ocu­rrir que, in­de­pen­dien­te­men­te de la edad que se ten­ga, se sien­ta mu­cho fue­go in­terno, co­mo di­ce el Maes­tro Liu “sen­tir­se co­mo un dra­gón, cuan­do al res­pi­rar, de la na­riz sa­le el aire ca­lien­te”; en ese ca­so el equi­li­brio se lo­gra con el ver­de. Pe­ro si, por el con­tra­rio, el frío in­va­de el in­te­rior del cuer­po pro­vo­can­do, in­clu­so, do­lor de ab­do­men, sin du­das de­be ele­gir­se el ro­jo. Un sín­to­ma muy fre­cuen­te en quie­nes pa­de­cen dia­be­tes es la sed re­cu­rren­te, es­pe­cial­men­te por la no­che, el té ne­gro es el que so­lu­cio­na­rá el pro­ble­ma, sin pro­vo­car in­som­nio, al­go que pa­sa­ría con el té ver­de. Co­mo ve­mos, la per­ma­nen­cia mi­le­na­ria de es­ta no­ble in­fu­sión no es ca­sual, con ella es po­si­ble so­lu­cio­nar mu­chos pro­ble­mas, sin em­bar­go, Liu Ming sa­bia­men­te in­sis­te en el con­cep­to de la pre­ven­ción.

“No hay que es­pe­rar a que se desate el in­cen­dio pa­ra lue­go apa­gar­lo, es de­cir, no es­pe­rar a que apa­rez­ca una en­fer­me­dad pa­ra lue­go cu­rar­la. Si se es or­de­na­do en los há­bi­tos de ali­men­ta­ción, en el des­can­so y el ejer­ci­cio, y se acos­tum­bra be­ber té va­rias ve­ces al día, no se­rá ne­ce­sa­rio cu­rar nin­gu­na en­fer­me­dad por­que no exis­ti­rán”, con­clu­ye Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.