EL RO­MAN­CE Y SI-MA XIANG DE ZHUO WEN

TAO - Tomo III - - Literatura -

La li­te­ra­tu­ra chi­na se ha nu­tri­do prin­ci­pal­men­te de las le­yen­das y los re­la­tos fan­tás­ti­cos que la tra­di­ción oral cons­tru­yó a los lar­go de los si­glos, con in­nu­me­ra­ble can­ti­dad de obras plas­ma­das in­dis­tin­ta­men­te en pro­sa o en poe­mas épi­cos.

Co­mo en la lí­ri­ca, la an­ti­gua poe­sía chi­na pue­de adop­tar un ca­rác­ter ro­mán­ti­co o bien ex­pre­sar al­gún pre­cep­to mo­ral o éti­co, pe­ro pri­mi­ti­va­men­te los ver­sos for­ma­ban par­te de las can­cio­nes que a ma­ne­ra de se­re­na­ta los enamo­ra­dos ofre­cían a la mu­jer ob­je­to de su de­seo.

Ejem­plo de es­to es la his­to­ria de Si-ma Xiang Ru, poe­ta y mú­si­co de la Di­nas­tía Han, quien de­cep­cio­na­do por no po­der sor­tear el exa­men de in­gre­so al Ejér­ci­to, de­ci­dió em­pren­der en so­le­dad el via­je de va­rios días has­ta su ho­gar.

En el ca­mino se en­con­tró con un se­ñor feu­dal muy im­por­tan­te, aman­te de la bue­na mú­si­ca quien, con­do­li­do por la ma­la suer­te del jo­ven, lo in­vi­tó a ce­nar a su ca­sa aga­sa­ján­do­lo con una ex­qui­si­ta co­mi­da que com­par­tie­ron so­los, ya que en esa épo­ca las mu­je­res no po­dían ocu­par el mis­mo re­cin­to que los va­ro­nes. Sin em­bar­go, en un mo­men­to de la ce­na Si-ma Xiang Ru di­vi­só a tra­vés de una cor­ti­na de tul que se­pa­ra­ba la ha­bi­ta­ción con­ti­gua, a una jo­ven be­llí­si­ma de la que se enamo­ró a pri­me­ra vis­ta. Se tra­ta­ba de Zhuo Wen Jun, la hi­ja de su an­fi­trión, quien ha­bía en­viu­da­do an­tes de po­der con­su­mar el ma­tri­mo­nio, ra­zón que la obli­ga­ba a con­vi­vir aún con sus pa­dres y no con los de su ma­ri­do, pe­se a que ya per­te­ne­cía al otro clan.

Co­mo era de es­pe­rar, en un mo­men­to de la ale­gre ve­la­da el hom­bre le pi­dió a Si-ma que to­ca­ra al­gu­na can­ción con su gu qin, ins­tru­men­to de cuer­das que siem­pre lle­va­ba con­si­go. El jo­ven com­pren­dió que era una in­me­jo­ra­ble opor­tu­ni­dad pa­ra lla­mar la aten­ción de la her­mo­sa mu­jer e im­pro­vi­só un poe­ma ro­mán­ti­co que ti­tu­ló Feng qiu huang (va­rón que ama a una mu­jer), que en­ce­rra­ba un men­sa­je pa­ra ella.

De­cía así:

Los ver­sos de un poe­ma, acom­pa­ña­dos por el so­ni­do de al­gún ins­tru­men­to, ser­vían en la an­ti­gua y ce­rra­da so­cie­dad Chi­na co­mo men­sa­je o pro­po­si­ción ro­mán­ti­ca. Hoy mu­chos son la le­tra de can­cio­nes clá­si­cas, co­mo el que cuen­ta es­ta his­to­ria.

Hay una be­lle­za que una vez vis­ta no la pue­do ol­vi­dar Pue­do en­lo­que­cer si un día ya no la vie­ra. El Feng (va­rón) vue­la sin ce­sar bus­can­do los cua­tro ma­res, bus­can­do a Huang (mu­jer) Pe­ro es una pe­na, la be­lle­za no es­tá en es­tas pa­re­des. Con mi ins­tru­men­to le doy mis pa­la­bras, es­cri­bo mis sen­ti­mien­tos in­ter­nos. ¿Cuándo po­dría ver­te sin va­ci­lar? Quie­ro pro­po­ner­te que sea­mos una pa­re­ja per­fec­ta Y con nues­tras ma­nos uni­das vi­vir el fu­tu­ro. Si no po­de­mos vo­lar jun­tos yo po­dría mo­rir.

Lue­go con­ti­nuó con otra can­ción que de­cía:

Feng que vol­vió a su pa­tria, y cruzó los cua­tro ma­res pa­ra en­con­trar a Huang, cruzó to­do el mun­do pa­ra en­con­trar­la, Feng ya no sa­be qué ha­cer. No pue­do creer que jus­to hoy nos en­con­tre­mos en es­te es­pa­cio. Hay una be­lle­za en es­te lu­gar. Es­ta ha­bi­ta­ción tan có­mo­da se con­vier­te en un ve­neno que rom­pe mi co­ra­zón. ¿Có­mo po­dre­mos unir nues­tros cue­llos co­mo cis­nes, pa­ra siem­pre? Po­de­mos ser co­mo Feng y Huang Y jun­tos vo­lar has­ta el cie­lo, con nues­tras som­bras jun­tas pa­ra siem­pre. Así na­ce­rán nues­tros hi­jos y es­te amor, los sen­ti­mien­tos y el co­ra­zón es­ta­rán en in­creí­ble ar­mo­nía. Si sien­tes lo mis­mo, a me­dia no­che nos en­con­tra­re­mos pa­ra jun­tos vo­lar.

Si no, se­rá pa­ra mí una gran tris­te­za. La jo­ven, due­ña de una sen­si­bi­li­dad es­pe­cial pa­ra las ar­tes y las le­tras, no du­dó un ins­tan­te y hu­yó con quien la enamo­ró con su poe­sía.

Se­gún la cos­tum­bre, ella de­bía vi­vir en la ca­sa de los pa­dres de su ama­do, por lo tan­to via­ja­ron ha­cia Si­chuan, su pue­blo na­tal. Pe­ro al lle­gar la sor­pren­dió la po­bre­za en la que vi­vía esa fa­mi­lia, y en­ton­ces de­ci­dió po­ner­se a ela­bo­rar un vino muy es­pe­cial pa­ra ven­der­lo.

El éxi­to fue ro­tun­do y ga­nó mu­cho di­ne­ro, re­cu­pe­ran­do la economía fa­mi­liar. Lue­go, la jo­ven vol­vió a ca­sa de su pa­dre, le ex­pli­có lo ocu­rri­do y él la per­do­nó por ha­ber­se fu­ga­do con el jo­ven mú­si­co.

Pe­ro co­mo la felicidad nun­ca es com­ple­ta, pron­to Si-ma, que só­lo se de­di­ca­ba a la poe­sía y a la mú­si­ca, co­men­zó a mi­rar a otras mu­je­res, ha­bi­da cuen­ta de la po­ca aten­ción que le brin­da­ba Zhuo, siem­pre en­fras­ca­da en sus ne­go­cios, y fi­nal­men­te se enamo­ró de otra.

Fren­te a es­ta si­tua­ción Zhuo, quien tam­bién te­nía una ha­bi­li­dad es­pe­cial pa­ra plas­mar en ver­sos sus sen­ti­mien­tos, le de­di­có un poe­ma lla­ma­do “Bai Tou Yin”, que de­cía:

En el mo­men­to del día que nos se­pa­ra­mos, ca­da uno pue­de ha­cer lo su­yo.

En tres o cua­tro me­ses, quién sa­be en cin­co o seis años. El ins­tru­men­to tie­ne sie­te cuer­das, pe­ro ya el so­ni­do no tie­ne sen­ti­do, es en vano to­car­lo.

Ocho lí­neas es­cri­bo y no pue­do lo­grar un men­sa­je. La ca­de­na tie­ne nue­ve es­la­bo­nes ro­tos. En la glo­rie­ta mi­ro es­pe­ran­za­da el ca­mino, pe­ro no en­cuen­tro na­da.

Cien­tos de pen­sa­mien­tos, mil ve­ces te ex­tra­ño.

Diez mil for­mas de pen­sar y nin­gu­na so­lu­ción pa­ra ol­vi­dar el re­sen­ti­mien­to ha­cia ti. Diez mil le­tras, mil pa­la­bras y no pue­do ter­mi­nar mi poe­ma.

Cien for­mas y no pue­do qui­tar­me el abu­rri­mien­to.

Diez ba­rre­ras me fre­nan.

Me ele­vo nue­ve pa­sos pa­ra mi­rar al Yan (go­lon­dri­na)

En­tra­mos a me­dia­dos del mes ocho, la lu­na es­tá lle­na, pe­ro la per­so­na só­lo por la mi­tad.

A me­dia­dos del mes sie­te sos­ten­go una per­la y pre­gun­to al cie­lo. En el mes seis to­dos mue­ven sus aba­ni­cos pa­ra re­fres­car­se, pe­ro mi co­ra­zón es­tá frío.

En el mes cin­co, la flor de la gra­na­da es­tá ro­ja co­mo el fue­go, pe­ro sien­to caer las frías go­tas de llu­via.

En el mes cua­tro, el nís­pe­ro es­tá ama­ri­llo y yo fren­te al es­pe­jo veo mi co­ra­zón ro­to.

El mes tres, la flor del da­mas­co ca­yó so­bre la co­rrien­te del agua que las arras­tra y ale­ja.

En el mes dos, los ba­rri­le­tes rom­pen su hi­lo.

Ay! Se­ñor, si yo pu­die­ra en la pró­xi­ma vi­da ser hom­bre y tú mu­jer, nun­ca te ha­ría su­frir.

Es­cu­ché por ahí que mi se­ñor tie­ne do­ble vi­da, por eso he re­suel­to cor­tar es­ta si­tua­ción. Yo só­lo quie­ro su co­ra­zón pa­ra mí y así es­tar jun­tos has­ta que el ca­be­llo se vuel­va blan­co.

Cuan­do Si-ma Xiang Ru le­yó es­te poe­ma se dio cuen­ta que el ver­da­de­ro amor es­ta­ba en su es­po­sa, se arre­pin­tió del en­ga­ño, despues vol­vió con ella y, se­gún cuen­ta la his­to­ria, vi­vie­ron mu­cho tiem­po jun­tos has­ta que sus ca­be­llos se vol­vie­ron blan­cos y só­lo la muer­te lo­gró se­pa­rar­los.

Es­tos poe­mas se con­vir­tie­ron con el tiem­po en can­cio­nes clá­si­cas, aún muy fa­mo­sas en Chi­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.