MA­SA­JES TUINA PA­RA UN PAR­TO ME­JOR

TAO - Tomo III - - Embarazo -

El em­ba­ra­zo es uno de los mo­men­tos de ma­yor ple­ni­tud pa­ra la mu­jer, sin em­bar­go, su desa­rro­llo sue­le pro­vo­car cier­tos des­equi­li­brios emo­cio­na­les y es­pe­cial­men­te fí­si­cos, so­bre to­do a ni­vel ener­gé­ti­co. Y en es­te sen­ti­do el ma­sa­je tuina es una he­rra­mien­ta in­dis­pen­sa­ble pa­ra lle­gar en per­fec­tas con­di­cio­nes al par­to, por­que sus mo­vi­mien­tos es­tra­té­gi­cos lo­gra­rán que la ener­gía flu­ya ADE­CUA­DA­MEN­TE, Equi­li­bran­do el or­ga­nis­mo pa­ra li­be­rar las tensiones que pre­sio­nan los múscu­los al mo­men­to de dar a luz. Ade­más, a ni­vel men­tal, la ar­mo­nía en­tre Yin-yang apor­ta­rá tran­qui­li­dad y ale­ja­rá los te­mo­res tí­pi­cos que in­va­den a la mu­jer en ese mo­men­to tan tras­cen­den­tal de su vi­da.

Más ener­gía, me­nos su­fri­mien­to

La es­ti­mu­la­ción por in­ter­me­dio del ma­sa­je que se rea­li­za en la par­te de ade­lan­te del cuer­po es­ti­mu­la el Yin, res­pon­sa­ble del cre­ci­mien­to del be­bé, mien­tras que cuan­do pa­sa a la par­te pos­te­rior es­ti­mu­la­rá el Yang, en­car­ga­do de pro­veer­le la ener­gía ne­ce­sa­ria pa­ra el na­ci­mien­to.

Las se­sio­nes de tuina pue­den rea­li­zar­se va­rias ve­ces du­ran­te el em­ba­ra­zo, ya que NO SÓ­LO ACA­RREA BE­NE­FI­CIOS pa­ra el be­bé sino que tam­bién ayu­da a la ma­dre a so­bre­lle­var el par­to sin do­lor.

“An­ti­gua­men­te las mu­je­res chi­nas no su­frían do­lor al mo­men­to de dar a luz de­bi­do a que los mé­di­cos de aquel en­ton­ces in­ser­ta­ban agu­jas de acu­pun­tu­ra en los ocho pun­tos ubi­ca­dos en el sa­cro”, AFIR­MA LIU MING.

Ac­tual­men­te es­te mé­to­do no es muy uti­li­za­do, por­que la me­di­ci­na mo­der­na pre­fie­re la anal­ge­sia de la lla­ma­da pe­ri­du­ral. Sin em­bar­go, me­dian­te la es­ti­mu­la­ción ma­nual de es­tos pun­tos y de la ener­gía del Dan­tien, es po­si­ble vi­vir un par­to na­da trau­má­ti­co. Re­cor­de­mos que pa­ra que un be­bé naz­ca en for­ma na­tu­ral, es ne­ce­sa­rio que el cuer­po se pon­ga en mo­vi-

Es­ta an­ti­gua téc­ni­ca chi­na es ideal pa­ra em­ba­ra­za­das por­que li­be­ra las tensiones que pro­vo­can los cam­bios fí­si­cos de es­ta eta­pa. Ade­más, res­ta­ble­ce el equi­li­brio en­tre Yin y Yang, pri­mor­dial pa­ra apro­ve­char to­da la ener­gía fí­si­ca y es­pi­ri­tual que de­man­da el mo­men­to de dar a luz.

mien­to y la es­pal­da (ener­gía Yang) es la que sos­tie­ne ese mo­vi­mien­to. A su vez, por ella pa­sa el me­ri­diano de Tai Yang, que atra­vie­sa los ocho pun­tos del sa­cro. Al es­ti­mu­lar es­ta zo­na la ener­gía flu­ye ME­JOR y se vuel­ve Más re­sis­ten­te al do­lor”.

El sa­cro, ubi­ca­do jun­to al co­xis en el ex­tre­mo in­fe­rior de la co­lum­na ver­te­bral, es de gran im­por­tan­cia pa­ra la me­di­ci­na taoís­ta de­bi­do a que ayu­da a em­pu­jar al Chi o ener­gía vi­tal.

Cuan­do la ma­dre re­ci­be el ma­sa­je tuina se me­jo­ra la cir­cu­la­ción ener­gé­ti­ca por los ca­na­les de los me­ri­dia­nos. En­tre ellos, los de ma­yor im­por­tan­cia se ubi­can en los pies, y son los que ayu­dan al desa­rro­llo del em­brión. El ca­nal de ri­ñón, por ejem­plo, es el en­car­ga­do de for­ta­le­cer los hue­sos; el me­ri­diano del ba­zo desa­rro­lla la es­truc­tu­ra cor­po­ral, y el del hí­ga­do es el en­car­ga­do

de con­tro­lar ese desa­rro­llo; de allí la im­por­tan­cia de es­ti­mu­lar y man­te­ner los pies ca­lien­tes.

Ma­sa­jes pa­so a pa­so

Lo más ade­cua­do es rea­li­zar­los en un lu­gar tran­qui­lo y re­la­jan­te, in­clu­so al aire li­bre si la tem­pe­ra­tu­ra es agra­da­ble. Se co­mien­za con la ma­má acos­ta­da y lue­go de rea­li­zar una se­rie de res­pi­ra­cio­nes pro­fun­das, pre­pa­ra­ción in­dis­pen­sa­ble pa­ra que el cuer­po res­pon­da al tra­ta­mien­to.

Co­men­za­mos po­nien­do la mano iz­quier­da en la ro­di­lla (Fo­to 1) pa­ra es­ti­mu­lar con el de­do anu­lar y el res­to de los de­dos el pun­to Zu San Li (to­ni­fi­ca el Chi en ge­ne­ral), el pun­to Xue Hai o Mar de san­gre (ubi­ca­do en el la­te­ral in­terno de la pier­na, so­bre la ro­di­lla), cu­ya fun­ción es to­ni­fi­car y for­ta­le­cer el ba­zo y ar­mo­ni­zar la san­gre. La mano de­re­cha se ubi­ca en el Dan­tien (om­bli­go), apo­yan­do la pal­ma, en cu­yo cen­tro se en­cuen­tra el pun­to Pa­la­cio de tra­ba­ja­dor. La mano co­lo­ca­da en el ab­do­men vi­bra por la ener­gía Chi y es­ti­mu­la los pun­tos Qi Hai o Mar de Chi, (ubi­ca­do dos de­dos de­ba­jo del om­bli­go), y Guan Yuan (tres de­dos de­ba­jo del om­bli­go), pa­ra res­tau­rar el Yang y to­ni­fi­car la ener­gía ori­gi­nal del ri­ñón.

El si­guien­te mo­vi­mien­to se rea­li­za pa­ra gi­rar la ener­gía del Dan­tien (Fo­tos 2, 3 y 4) . Co­lo­car la mano de­re­cha en la zo­na más ba­ja del ab­do­men y la iz­quier­da en la par­te su­pe­rior, de ma­ne­ra que en el cen­tro que­de el Dan­tien. Co-

men­zar el ma­sa­je con un mo­vi­mien­to de iz­quier­da a de­re­cha y de aden­tro ha­cia afue­ra. De es­ta ma­ne­ra se abren los ca­na­les de ener­gía.

Lue­go hay que ha­cer la mis­ma tra­yec­to­ria pe­ro des­de arri­ba ha­cia aba­jo, de de­re­cha a iz­quier­da y de afue­ra ha­cia aden­tro (Fo­to 5) , pa­ra vol­ver a ce­rrar los ca­na­les de ener­gía.

Con­clui­do es­te pa­so, cu­brir con una mano el Dan­tien y so­bre ella apo­yar la otra (Fo­to 6); am­bas de­ben coin­ci­dir con el pun­to Pa­la­cio del tra­ba­ja­dor. Des­de la mano su­pe­rior pa­sa­rá el Chi ha­cia aba­jo has­ta lle­gar al úte­ro y al be­bé. Pa­ra ha­cer­lo co­rrec­ta­men­te se re­quie­re una gran con­cen­tra­ción men­tal.

Aho­ra re­cos­ta­mos a la ma­má so­bre uno de sus la­te­ra­les y apo­ya­mos la pal­ma de la mano so­bre el sa­cro (Fo­to 7), don­de se en­cuen­tran los 8 pun­tos que coin­ci­den con los agu­je­ros na­tu­ra­les de es­te hue­so, y don­de se con­cen­tra el Chi de Yang que lle­ga al úte­ro. Ejer­cer allí un mo­vi­mien­to vi­bra­to­rio pa­ra es­ti­mu­lar­lo. La otra mano se en­cuen­tra ma­sa­jean­do el pun­to Wei Zhong (ubi­ca­do en el plie­gue de la par­te pos­te­rior de la ro­di­lla) pa­ra le­van­tar la ener­gía de la san­gre.

Se­guir con la es­ti­mu­la­ción de los ocho pun­tos del sa­cro co­lo­can­do el de­do ín­di­ce a un la­do y el anu­lar al otro, en for­ma pa­ra­le­la (Fo­to 8) . Ir des­pla­zan­do los de­dos ha­cia arri­ba, al me­dio y aba­jo. La otra mano emi­te ener­gía ha­cia to­do el cuer­po. Pa­ra lo­grar­lo es ne­ce­sa­rio con­cen­trar­se y di­rec­cio­nar la ener­gía ha­cia la pal­ma y des­de allí ha­cia el cuer­po de la ma­má.

Lue­go apo­yar am­bas ma­nos en la par­te pos­te­rior de la ca­de­ra y ma­sa­jear de aba­jo a arri­ba y de arri­ba ha­cia aba­jo (Fo­tos 9 y 10) . De es­ta ma­ne­ra la ener­gía de es­ta zo­na flui­rá co­rrec­ta­men­te y se pre­pa­ra­rá pa­ra el tra­ba­jo de par­to.

Se­guir con el ma­sa­je ha­cia arri­ba y ma­sa­jear la zo­na de los ri­ño­nes (Fo­tos 11 y 12) , lu­gar don­de se en­cuen­tra la ener­gía ori­gi­nal y la fun­ción de es­te mo­vi­mien­to es ar­mo­ni­zar­la pa­ra tran­qui­li­zar tan­to al be­bé co­mo a la ma­má.

El pa­so si­guien­te es es­ti­mu­lar el por­tón de Yang, pun­to que se en­cuen­tra en­tre el co­xis y la co­lum­na lum­bar, apo­yan­do y des­pla­zan­do al­ter­na­ti­va­men­te am­bas

pal­mas de las ma­nos (Fo­tos 13 y 14).

Lue­go co­lo­ca­mos una mano a ca­da la­do de la cin­tu­ra pa­ra es­ti­mu­lar el me­ri­diano Dai Mei o me­ri­diano de cin­tu­rón, ubi­ca­do a am­bos la­dos del om­bli­go (Fo­to 15) . Es­te es muy im­por­tan­te ya que pro­te­ge a to­dos los ór­ga­nos.

La im­por­tan­cia de los pies

Du­ran­te to­do el em­ba­ra­zo es fun­da­men­tal ma­sa­jear los pies y las pier­nas pa­ra ayu­dar a que la ener­gía Yi­nyang no que­de es­tan­ca­da allí y re­co­rra to­do el cuer­po. Pa­ra es­to hay que ha­cer un ma­sa­je des­cen­den­te pri­me­ro en la par­te ex­ter­na de las pier­nas (Yang), (Fo­to 16) y lue­go as­cen­den­te des­de la par­te in­ter­na de las mis­mas (Yin) (Fo­to 17 y 19) . Pa­ra fi­na­li­zar, es­ti­rar y re­la­jar ca­da de­do y to­da la plan­ta de los pies (Fo­to 18) , de es­ta ma­ne­ra se­rá más sen­ci­llo que la ener­gía vuel­va a su­bir lue­go de ba­jar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.