So­lu­cio­nes ex­press pa­ra ma­les­ta­res fre­cuen­tes

TAO - Tomo III - - Embarazo -

Los ma­reos, las nau­seas y los vó­mi­tos son una cons­tan­te en al­gu­nos em­ba­ra­zos y re­pre­sen­tan un des­gas­te. Des­de la me­di­ci­na oc­ci­den­tal es­tos des­arre­glos se jus­ti­fi­can por un des­equi­li­brio hor­mo­nal, sin em­bar­go, Liu Ming agre­ga otro da­to. “Ge­ne­ral­men­te se de­be a que la ener­gía del cuer­po de la mu­jer se des­or­de­na, por­que el desa­rro­llo del be­bé ne­ce­si­ta de la ener­gía del hí­ga­do y al cre­cer, de la ener­gía del ba­zo. Mu­chas ve­ces es­tas no son su­fi­cien­tes pa­ra abas­te­cer a am­bos, por lo cual pier­den la ar­mo­nía y co­mo re­sul­ta­do se pro­du­cen las nau­seas y vó­mi­tos”, ex­pli­ca.

Ade­más de te­ner mu­cha cal­ma pa­ra po­der so­bre­lle­var es­tas molestias, la ma­má pue­de re­cu­rrir a la di­gi­to­pun­tu­ra. Y una bue­na al­ter­na­ti­va que ayu­da a res­ta­ble­cer y ar­mo­ni­zar la ener­gía es es­ti­mu­lar el pun­to Nei­guan, ubi­ca­do en la par­te in­ter­na de la mu­ñe­ca, a tres de­dos de dis­tan­cia de la ar­ti­cu­la­ción con el bra­zo. Se pre­sio­na fir­me­men­te unos mi­nu­tos con la ye­ma o los nu­di­llos de los de­dos ca­da vez que se sien­ta ma­les­tar. El ali­vio es in­me­dia­to.

En cuan­to a la ali­men­ta­ción, es acon­se­ja­ble be­ber cal­dos muy nu­tri­ti­vos en lu­gar de co­pio­sos pla­tos, de es­ta for­ma se in­cor­po­ra­rá el Chi de los ali­men­tos sin lle­nar ex­ce­si­va­men­te el es­tó­ma­go.

“Por otra par­te, los ejer­ci­cios de res­pi­ra­ción, ade­más de cau­sar un gran ali­vio a la ma­má, re­pre­sen­tan un gran be­ne­fi­cio pa­ra el be­bé, ya que de es­ta ma­ne­ra se le pro­vee del “pla­to del cie­lo”, com­ple­men­to ideal pa­ra cre­cer y vi­vir en ar­mo­nía con la na­tu­ra­le­za”, con­clu­ye Liu Ming.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.