PRI­MA­VE­RA CE­RO

TAO - Tomo III - - Prevención -

Len­ta­men­te la ener­gía Yin del in­vierno co­mien­za a ale­jar­se pa­ra dar pa­so a la ener­gía Yang que as­cien­de vi­go­ro­sa ha­cia el cie­lo, irra­dian­do su tem­pe­ra­tu­ra cá­li­da y re­con­for­tan­te. En Oc­ci­den­te se es­pe­ra con an­sie­dad el 21 de sep­tiem­bre pa­ra re­ci­bir a la pri­ma­ve­ra en to­da su ple­ni­tud, sin em­bar­go, po­cos sa­ben que en reali­dad ese pro­ce­so se pu­so en mar­cha las 4 de la ma­ña­na del 8 de agos­to pa­sa­do. La ener­gía exac­ta que le co­rres­pon­de es­te año es la del Cie­lo Jia, re­la­cio­na­do con la Ma­de­ra Yang, el sím­bo­lo que le co­rres­pon­de es un ár­bol enor­me, fir­me y ro­bus­to, cre­cien­do bien al­to y fa­vo­re­cien­do es­pe­cial­men­te el desa­rro­llo de los cultivos en el cam­po. El año se co­rres­pon­de con la Ca­bra, que es el al­ma­cén de la Ma­de­ra, es­ta com­bi­na­ción ha­ce que el pri­mer mes de la pri­ma­ve­ra ten­ga una ener­gía de cre­ci­mien­to más fuer­te.

La ale­gría tam­bién es­ta­rá muy pre­sen­te en es­ta pri­me­ra eta­pa y de­be ex­pre­sar­se en ac­ti­vi­da­des al aire li­bre, es­pe­cial­men­te por la ma­ña­na, y em­pren­dien­do nue­vos pro­yec­tos.

El 23 de se­tiem­bre la ener­gía va­ría en bus­ca de un equi­li­brio per­fec­to en­tre Yin-yang y trae llu­vias y, en com­pa­ra­ción con otros mo­men­tos de la es­ta­ción, ha­brá más hu­me-

El 21 de se­tiem­bre co­mien­za la es­ta­ción más lin­da del año, pe­ro lo que po­cos sa­ben es que ese pro­ce­so ya es­tá en mar­cha y trae con­si­go cam­bios PRO­FUN­DOS E IMPERCEPTIBLES. CUI­DA­DOS Y BE­NE­FI­CIOS.

dad que, en de­fi­ni­ti­va, nu­tri­rá los cultivos.

El vien­to tam­bién se ha­rá pre­sen­te: “Una fra­se muy fa­mo­sa di­ce que el vien­to de la pri­ma­ve­ra so­pla y atra­vie­sa los hue­sos. Por eso es un mo­men­to en el que se de­be te­ner ma­yor cui­da­do. El vien­to so­pla en for­ma en­vol­ven­te, en to­das las di­rec­cio­nes, y lle­ga de va­rios pun­tos, ca­rac­te­rís­ti­co de la pri­ma­ve­ra. Es­to pro­vo­ca aler­gias, res­fríos, gri­pes y en­fer­me­da­des pul­mo­na­res di­ver­sas. El rey de las en­fer­me­da­des es el vien­to”, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming.

Sa­bo­res y ali­men­tos

El sa­bor rei­nan­te de la pri­ma­ve­ra es el áci­do, por lo cual de­ben pri­vi­le­giar­se las co­mi­das con es­te sa­bor. Las li­mo­na­das y el té de li­món no pue­den fal­tar pa­ra re­gu­lar el or­ga­nis­mo y pre­ve­nir en­fer­me­da­des, tam­po­co los vi­na­gres co­mo con­di­men­tos, por­que ayu­da­rán a ce­rrar los po­ros de la piel y for­ta­le­cer­la pa­ra so­por­tar tem­pe­ra­tu­ras más ele­va­das.

En es­te mo­men­to tam­bién de­be re­for­zar­se el Agua pa­ra que ali­men­te a la Ma­de­ra de la pri­ma­ve­ra, por lo tan­to el con­su­mo de cer­do es ade­cua­do, de­bi­do a que se re­la­cio­na con es­ta ener­gía. La car­ne de cier­vo es otra va­rie­dad que pue­de in­cluir­se ya que su sa­bor es li­ge­ra­men­te áci­do.

En cuan­to a los ve­ge­ta­les, de­be con­ti­nuar­se con el con­su­mo raí­ces y bul­bo (pa­pa, ba­ta­ta, za­naho­ria, na­bo, ce­bo­lla, ajo), que son las mis­mas que ya recomendamos pa­ra el in­vierno, de­bi­do a que en el co­mien­zo de la pri­ma­ve­ra aun no hay nue­vas co­se­chas.

Las le­gum­bres en ge­ne­ral y los po­ro­tos de so­ja en par­ti­cu­lar de­ben es­tar pre­sen­tes en la die­ta y si se pien­sa en lle­gar en for­ma al ve­rano de­be­rá apla­zar­se has­ta el 21 de sep­tiem­bre el ini­cio de cual­quier plan pa­ra adel­ga­zar, ya que de­bi­li­tar aho­ra el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co po­drá te­ner con­se­cuen­cias fí­si­cas el res­to del año.

Des­can­so y crea­ti­vi­dad

En el pri­mer mes de pri­ma­ve­ra tam­bién se res­pe­tan los ho­ra­rios del in­vierno con res­pec­to al des­can­so, pe­ro hay que tra­tar de dis­fru­tar más la ma­ña­na. El li­bro clá­si­co Huang Di Nei­jing ex­pli­ca que se de­be des­can­sar más por la no­che pe­ro des­per­tar­se tem­prano pa­ra ca­mi­nar al aire li­bre, res­pi­rar pro­fun­da­men­te y así es­ti­mu­lar la ener­gía pa­ra que, de a po­co, lle­gue a la su­per­fi­cie. “Si ob­ser­va­mos el cau­se de un río, ve­re­mos que a par­tir del co­mien­zo de la pri­ma­ve­ra to­dos los días se lle­na­rá un po­co más de agua y el so­ni­do se­rá ca­da vez más in­ten­so. Eso ocu­rre por­que la ener­gía in­ter­na de la tierra LLE­GA A LA SU­PER­FI­CIE Y DE­BE­MOS apro­ve­char­la”.

La pre­mi­sa de es­ta pri­ma­ve­ra de­be ser ‘Voy a pre­pa­rar­me pa­ra te­ner éxi­to’. El desa­rro­llo tam­bién es sa­bi­du­ría, en­ton­ces hay que apro­ve­char to­da esa ener­gía Yang pa­ra po­der pro­fun­di­zar los ejer­ci­cios que fi­nal­men­te ayu­den a con­cre­tar el in­ter­cam­bio in­terno-ex­terno y en con­se­cuen­cia ge­ne­ren un ma­yor tra­ba­jo men­tal. En es­te sen­ti­do, la res­pi­ra­ción cons­cien­te es una ex­ce­len­te he­rra­mien­ta, al prac­ti­car­la la con­cen­tra­ción de­be es­tar pues­ta tan­to en mo­vi­li­zar co­mo en acu­mu­lar ener­gía. “Ese es el ejer­ci­cio in­te­li­gen­te, el que nos ayu­da a pro­veer ener­gía al or­ga­nis­mo y no mal­gas­tar­la; en es­ta eta­pa es im­por­tan­te rea­li­zar ejer­ci­cios que mo­vi­li­cen la ener­gía in­ter­na y PER­MI­TIR QUE FLU­YA SIN

in­te­rrup­cio­nes”, acon­se­ja el maes­tro Liu

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.