NA­TU­RA­LE­ZA

TAO - Tomo III - - Tao - Shi­fu Liu Ming

“Me gus­ta es­cri­bir poe­mas y siem­pre me ins­pi­ro en dis­tin­tas si­tua­cio­nes de la vi­da o en aque­llo que me ro­dea. Cuan­do es­cri­bí es­te Poe­ma en Cin­co Pa­sos es­ta­ba muy mo­ti­va­do por el lu­gar en el que me en­con­tra­ba; mi­ra­ba el pai­sa­je y me sen­tía ca­da vez más emo­cio­na­do por el in­creí­ble es­pec­tácu­lo que me brin­da­ba la na­tu­ra­le­za en to­da su mag­ni­tud. Pu­de sen­tir cla­ra­men­te el in­ter­cam­bio que se pro­du­cía en­tre ella y yo, có­mo in­gre­sa­ba el Chi en mi cuer­po, lo re­co­rría y mo­di­fi­ca­ba mi in­te­rior.

Es­toy con­ven­ci­do de que en la vi­da lo más im­por­tan­te es la tran­qui­li­dad, el si­len­cio in­terno, la paz. Y en aque­lla cir­cuns­tan­cia sen­tí que la na­tu­ra­le­za y yo vi­brá­ba­mos en la mis­ma sin­to­nía, es­cu­chán­do­nos mu­tua­men­te.

Cuan­do co­men­cé a ca­mi­nar bus­can­do las pa­la­bras que re­pre­sen­ta­ran mis sen­ti­mien­tos pa­ra vol­car­los en el poe­ma, me con­cen­tré en el si­len­cio; lue­go con la mú­si­ca que pro­du­cía la ener­gía de los dos ríos que co­rrían allá aba­jo. Sen­tí la res­pi­ra­ción de la na­tu­ra­le­za y así en­con­tré el mo­vi­mien­to del co­ra­zón dic­tán­do­me ca­da pa­la­bra.

Se­gún la fi­lo­so­fía taoís­ta, el hom­bre se en­cuen­tra en­tre el

Cie­lo y la Tierra, y el desa­rro­llo de la vi­da es po­si­ble por la re­la­ción de és­te con los cin­co ele­men­tos (Ma­de­ra, Fue­go, Me­tal, Agua y Tierra). La sa­bi­du­ría bu­dis­ta, en cam­bio, di­ce que con­ta­mos con cua­tro gran­des pi­la­res: Dì (Tierra), Shui (Agua), Feng (Vien­to) y Huo (Tem­pe­ra­tu­ra). Ellos sos­tie­nen nues­tro cuer­po y ne­ce­sa­ria­men­te de­ben es­tar en ar­mo­nía pa­ra po­der vi­vir sa­lu­da­ble­men­te; si al­guno de es­tos se al­te­ra, se pier­de el equi­li­brio.

La Tierra nos ayu­da a man­te­ner la pos­tu­ra, es el lu­gar que ha­bi­to y de ella ob­ten­go par­te de la ener­gía. El Agua fun­cio­na en re­la­ción con la Tierra, se mue­ve en la na­tu­ra­le­za in­ter­na al com­pás de la ex­ter­na; es cam­bian­te, pue­de ser abun­dan­te o es­ca­sa, pe­ro siem­pre es pri­mor­dial pa­ra man­te­ner el equi­li­brio. El Vien­to es la res­pi­ra­ción de la na­tu­ra­le­za, el ele­men­to que trans­por­ta las se­mi­llas en el cam­po, dis­tri­bu­ye la hu­me­dad del am­bien­te y re­gu­la la tem­pe­ra­tu­ra. En nues­tro cuer­po se lla­ma Chi y cum­ple una fun­ción si­mi­lar.

La Tem­pe­ra­tu­ra se re­la­cio­na con el Fue­go y sus va­ria­cio­nes; en el cuer­po es el ca­lor, la ener­gía Yang. El Fue­go tam­bién re­pre­sen­ta lo bri­llan­te, la ilu­mi­na­ción. Una per­so­na sa­na irra­dia luz, si se en­fer­ma ese des­te­llo se apa­ga.

La ar­mo­nía tam­bién se lo­gra vi­vien­do en don­de el in­ter­cam­bio en­tre la na­tu­ra­le­za in­ter­na y ex­ter­na es equi­li­bra­do. No po­dría­mos es­tar mu­cho tiem­po en un si­tio en don­de la tem­pe­ra­tu­ra ex­ter­na es ra­di­cal­men­te di­fe­ren­te a la in­ter­na por­que se las­ti­ma­ría al or­ga­nis­mo. Por ejem­plo, al­guien que na­ció y pa­só gran par­te de su vi­da en la ciu­dad no se sen­ti­ría có­mo­do mu­dán­do­se a los gla­cia­res, don­de el vien­to so­pla per­ma­nen­te­men­te y el frío es cons­tan­te.

El con­tac­to di­rec­to con la na­tu­ra­le­za es vi­tal; sin em­bar­go, cuan­do es­to no es po­si­ble po­de­mos usar di­fe­ren­tes mé­to­dos pa­ra ar­mo­ni­zar la men­te y el cuer­po. En es­te sen­ti­do la me­di­ta­ción es fun­da­men­tal. La res­pi­ra­ción y los pen­sa­mien­tos pue­den trans­por­tar­nos a los lu­ga­res más fa­bu­lo­sos, per­ci­bir el aro­ma y es­cu­char los so­ni­dos de ese lu­gar. El co­ra­zón se mue­ve y es a tra­vés de sus la­ti­dos que nos co­nec­ta con la paz. El hom­bre se re­la­cio­na es­tre­cha­men­te con la tierra que ha­bi­ta y cuan­do se vi­bra en la mis­ma sin­to­nía se lo­gra una sa­lu­da­ble ar­mo­nía.

De no­so­tros de­pen­de pre­ser­var­la res­pe­tán­do­la. Por­que si la na­tu­ra­le­za ex­ter­na es­tá sa­lu­da­ble, la na­tu­ra­le­za in­ter­na tam­bién lo es­ta­rá.

¡Has­ta la pró­xi­ma!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.