MARTILLITO MÁ­GI­CO

TAO - Tomo III - - Masajes -

Los pies son la raíz que nos trans­mi­te la ener­gía de la Tierra, de allí que de­ben ex­tre­mar­se sus cui­da­dos co­mo si se tra­ta­ra de nues­tro ma­yor te­so­ro. En va­rias opor­tu­ni­da­des el maes­tro Liu Ming ha ex­pli­ca­do la im­por­tan­cia de man­te­ner­los abri­ga­dos y ad­vir­tió tam­bién so­bre las con­se­cuen­cias que pue­de te­ner pa­ra la sa­lud no res­pe­tar es­te man­da­mien­to de la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na. Es­to se de­be a que por la plan­ta del pie pa­san seis me­ri­dia­nos (es­tó­ma­go, ba­zo, ve­ji­ga, ri­ñón, ve­sí­cu­la e hí­ga­do), y ade­más se en­cuen­tran en con­tac­to con los pun­tos Mar de Yang, Mar de Yin y Mar de los 12 me­ri­dia­nos.

“Cuan­do se pier­de la ar­mo­nía en los pies el cuer­po su­fre un gran des­equi­li­brio,

ase­gu­ra Liu Ming. El rey de la me­di­ci­na chi­na, Sun Si Miao, siem­pre lla­mó la aten­ción por­que usa­ba me­dias has­ta en los días más ca­lu­ro­sos; sin em­bar­go, vi­vió sa­lu­da­ble­men­te has­ta los 181 años. Cuan­do veo que la gen­te no le da im­por­tan­cia a es­te as­pec­to y an­da con los pies des­cu­bier­tos siem­pre sien­to mu­cha pe­na, por­que es­tán aten­tan­do con­tra su sa­lud sin dar­se cuen­ta”.

Es im­por­tan­te te­ner en cla­ro que los de­dos de los pies no tie­nen la ca­pa­ci­dad pa­ra ge­ne­rar tem­pe­ra­tu­ra y no pue­den evi­tar en­friar­se, esa fun­ción la cum­plen los ór­ga­nos y el ca­lor se dis­tri­bu­ye a tra­vés de los me­ri­dia­nos de Yang de ma­ne­ra más

El di­se­ño de es­ta sin­gu­lar he­rra­mien­ta, fa­vo­ri­ta de las da­mas de la an­ti­gua aris­to­cra­cia chi­na, per­mi­te es­ti­mu­lar los me­ri­dia­nos pro­fun­dos de la plan­ta de los pies, equi­li­bran­do y for­ta­le­cien­do el or­ga­nis­mo. La téc­ni­ca.

o me­nos uni­for­me por to­do el cuer­po; el abrigo per­mi­te que se con­ser­ve. En cam­bio cuan­do es es­ca­so, es­pe­cial­men­te en los pies, el or­ga­nis­mo de­be tra­ba­jar mu­cho más pa­ra ge­ne­rar ca­lor y evi­tar en­fer­mar­se. La ener­gía Yang (arri­ba) de­be lle­gar has­ta el ex­tre­mo opues­to del cuer­po (Yin) y ca­len­tar­lo. Pe­ro si se pier­de tem­pe­ra­tu­ra la par­te su­pe­rior del Cuer­po no ten­drá la su­fi­cien­te ener­gía pa­ra fun­cio­nar en for­ma co­rrec­ta, es de­cir que el in­ter­cam­bio Yin-yang no se cum­pli­rá ade­cua­da­men­te y es allí cuan­do apa­re­cen los des­equi­li­brios, cu­ya con­se­cuen­cia son las con­trac­tu­ras mus­cu­la­res y en­fer­me­da­des co­mo la hi­per­ten­sión y el co­les­te­rol al­to, en­tre otras. En­ton­ces, par­tien­do de la ba­se de que la bue­na sa­lud de­pen­de de la tem­pe­ra­tu­ra

de los pies, si ac­ti­va­mos el fluir de la ener­gía en ellos con ba­ños de in­mer­sión, re­fle­xo­lo­gía o ma­sa­jes tam­bién va­mos a lo­grar ar­mo­ni­zar nues­tro or­ga­nis­mo.

Las sa­nas cos­tum­bres

En el fil­me “Es­po­sas y con­cu­bi­nas”, del chino Zhang Yi­mou, am­bien­ta­da en los años 20, se pue­de ver un ri­tual muy par­ti­cu­lar con el que pre­pa­ra­ban a la es­po­sa (en esa épo­ca te­nían va­rias mu­je­res) ele­gi­da por el se­ñor pa­ra pa­sar la no­che con él. Con­sis­tía en un ma­sa­je en las plan­tas de los pies rea­li­za­do con un martillito de ma­de­ra es­pe­cial, y lo rea­li­za­ba la más vie­ja de las cria­das lue­go de la­var los pies con agua ti­bia y acei­tes per­fu­ma­dos y de se­car­los y cu­brir­los con pa­ños de se­da ro­ja.

“An­ti­gua­men­te las mu­je­res de la al­ta so­cie­dad chi­na re­ci­bían por las no­ches un ma­sa­je de pies pa­ra des­can­sar en for­ma re­la­ja­da y for­ta­le­cer su sa­lud; por la ma­ña­na, las pei­na­ban y or­de­na­ban pro­li­ja­men­te su ca­be­llo, ador­nán­do­lo con flores y lu­jo­sas he­bi­llas pa­ra, de es­ta ma­ne­ra, co­men­zar bien día. Co­mo la mu­jer es Yin, lo más im­por­tan­te es que cui­de bien sus pies, que tam­bién tie­nen esa ener­gía; los ma­sa­jes son im­pres­cin­di­bles pa­ra man­te­ner la bue­na cir­cu­la­ción tan­to san­guí­nea co­mo ener­gé­ti­ca en es­ta zo­na del cuer­po y ase­gu­rar­se así una vi­da lar­ga y sa­lu­da­ble”.

El ma­sa­je con mar­ti­llo es una ex­ce­len­te for­ma de es­ti­mu­lar los pun­tos ubi­ca­dos en la plan­ta del pie que se re­la­cio­nan con los di­fe­ren­tes ór­ga­nos. Es­ta he­rra­mien­ta que se uti­li­za en Chi­na des­de ha­ce mi­les de años tie­ne un di­se­ño es­pe­cial, re­don­do en un ex­tre­mo y con una par­te mó­vil en la otra, que pro­du­ce un gol­pe­teo, de ma­ne­ra tal que con la pun­ta se es­ti­mu­la el pun­to es­pe­cí­fi­co en la su­per­fi­cie e in­me­dia­ta­men­te se re­pli­ca, lle­gan­do a la pro­fun­di­dad, que es la par­te más im­por­tan­te. Si no se con­si­gue es­te mo­de- lo, se pue­de uti­li­zar al­guno si­mi­lar, pe­ro la cla­ve en­ton­ces se­rá gol­pear sua­ve­men­te dos ve­ces en ca­da pun­to pa­ra ob­te­ner el mis­mo re­sul­ta­do. “Con es­te tra­ta­mien­to se mo­vi­li­za la ener­gía des­de la piel has­ta la pro­fun­di­dad del hue­so y vi­ce­ver­sa, es de­cir que se pro­du­ce un in­ter­cam­bio, un ci­clo com­ple­to”, ex­pli­ca Liu Ming.

Ade­más de lo­grar una re­la­ja­ción pro­fun­da, que in­clu­so com­ba­te efi­caz­men­te el in­som­nio, los pro­ble­mas ner­vio­sos y la angustia, es­ta te­ra­pia per­mi­te es­ti­mu­lar to­dos los ór­ga­nos, me­jo­ran­do vi­si­ble­men­te la sa­lud en to­dos sus as­pec­tos.

La apli­ca­ción de­be ha­cer­se en for­ma rít­mi­ca so­bre to­da la plan­ta del pie, to­man­do ca­da por­ción de la mis­ma, de es­ta ma­ne­ra se lo­gra­ra equi­li­brar to­do el or­ga­nis­mo y pre­ve­nir to­do ti­po de en­fer­me­da­des. En el ca­so de al­gu­na do­len­cia en par­ti­cu­lar, se de­be in­sis­tir más en la zo­na co­rres­pon­dien­te (ver ma­pa del pie).

“Lo ideal es co­men­zar el ma­sa­je des­de los de­dos, don­de hay que gol­pear con más fuer­za, ya que es­tos son más fle­xi­bles y no ofre­cen tan­ta re­sis­ten­cia; lue­go se­guir por la plan­ta del pie, pe­ro en for­ma más sua­ve has­ta fi­na­li­zar en el ta­lón, y des­de ese lu­gar vol­ver a su­bir, pa­san­do muy sua­ve­men­te por el dor­so del pie, el to­bi­llo y la pier­na, has­ta lle­gar fi­nel­mne­te a los la­te­ra­les de la ro­di­lla. Nue­va­men­te ba­jar y lle­gar has­ta el ta­lón”,con­clu­ye Liu Ming.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.