“AQUÍ DE­BE­RÍAN SER TO­DOS SA­NOS”

TAO - Tomo III - - Entrevista -

Ha­blar con el maes­tro Liu Ming siem­pre es una ex­pe­rien­cia re­ve­la­do­ra, es­pe­cial­men­te por­que la par­ti­cu­lar ma­ne­ra con la que ex­pre­sa su per­cep­ción del mun­do, su tono de voz, sus mo­da­les y la ac­ti­tud siem­pre pa­cien­te con la que eli­ge las pa­la­bras, más allá de al­gu­na tram­pa del idio­ma, prue­ban que sus res­pues­tas nun­ca son im­pro­vi­sa­das y se ba­san en con­cep­tos pro­fun­dos, só­li­da­men­te an­cla­dos en la in­fi­ni­ta sa­bi­du­ría de la mi­le­na­ria fi­lo­so­fía taoís­ta.

En su vi­si­ta al nue­vo edi­fi­cio de Editorial Per­fil, com­par­tió con no­so­tros una char­la abier­ta en la que abor­dó di­ver­sos as­pec­tos de su fi­lo­so­fía, su vi­da y tambien de la me­di­ci­na chi­na, al­gu­nos tal vez ya co­no­ci­dos por los se­gui­do­res de re­vis­ta Tao, pe­ro co­mo bien di­ce él, “So­bre los que va­le la pe­na in­sis­tir por­que en ellos es­tá el se­cre­to de la vi­da ple­na”.

En una char­la abier­ta a par­tir de su vi­si­ta al nue­vo EDI­FI­CIO DE EDITORIAL Per­fil, El maes­tro Liu Ming com­par­tió su vi­sión so­bre la sa­lud de los ar­gen­ti­nos y abor­dó di­ver­sos As­pec­tos DE la fi­lo­so­fía taoís­ta y DE su VI­DA.

-¿Po­dría ex­pli­car­nos qué es Tao?

- El Tao es un con­cep­to muy gran­de. En su fa­mo­so li­bro Tao Te King, Lao Tze tra­ta de ex­pli­car­lo en más de cin­co mil pa­la­bras y sin em­bar­go no al­can­za pa­ra des­cri­bir­lo com­ple­ta­men­te. Por su­pues­to, yo tam­po­co po­dría ha­cer­lo en po­cas pa­la­bras, pe­ro sí pue­do dar­les una pre­mi­sa pa­ra que pue­dan em­pe­zar a en­ten­der­lo si pen­sa­mos que Tao es la ley de la na­tu­ra­le­za.

-¿Pe­ro en­ton­ces Tao es Dios?

- Mu­chas ve­ces ha­blé con el Pa­pa Fran­cis­co so­bre es­te te­ma. Y sí, po­dría ser su equi­va­len­te: en Oc­ci­den­te lo lla­man Dios, en Chi­na lo lla­ma­mos Tao. El con­cep­to tie­ne dos pun­tos de vis­ta: uno se re­fie­re a la re­li­gión y el otro a la fi­lo­so­fía. Pue­de se­guir­se una doc­tri­na o am­bas, pe­ro lo que no se de­be ol­vi­dar es que Tao es el ori­gen de to­do, co­mo Dios pa­ra los cris­tia­nos.

-¿Des­de cuándo ejer­ce la me­di­ci­na taoís­ta?

-Des­de muy chi­co es­tu­ve en con­tac­to con la me­di­ci­na, por­que esa es la pro­fe­sión de mi pa­dre y yo apren­dí de él y de su maes­tro. Po­co a po­co fui in­cor­po­ran­do los con­cep­tos más im­por­tan­tes, pe­ro lue­go me for­mé en la Uni­ver­si­dad de Nan­jing. Allí uno de mis pro­fe­so­res re­cal­ca­ba que la raíz de la me­di­ci­na es­ta­ba en el taoís­mo. Cuan­do fi­na­li­cé mis es­tu­dios, en el año 1998, de­ci­dí in­gre­sar al Tem­plo Taoís­ta de Su­chian, don­de me con­ver­tí en mon­je. Es­tu­dié tres años al la­do de los me­jo­res maes­tros y en un lu­gar úni­co, ya que tie­ne una clí­ni­ca en la que se asis­te a mi­les de per­so­nas.

-¿Cuán­to tiem­po ha­ce que vi­ve en Ar­gen­ti­na?

-Lle­gue el 21 de sep­tiem­bre de 2002, ha­ce 13 años. Ape­nas pi­sé es­te sue­lo sen­tí co­mo una re­ve­la­ción, una sen­sa­ción in­creí­ble. En­se­gui­da com­pren­dí que aquí era el lu­gar don­de de­bía cum­plir mi mi­sión.

-En to­dos esos años us­ted aten­dió a cien­tos de pa­cien­tes ¿Có­mo ve la sa­lud de los ar­gen­ti­nos a par­tir de su ex­pe­rien­cia?

- Aquí tie­nen la ven­ta­ja de con­tar con una tierra, un aire y un agua ex­ce­len­tes, es de­cir, ya cuen­tan con lo bá­si­co pa­ra vi­vir bien, to­dos de­be­rían ser per­so­nas muy sa­nas. Pe­ro en ge­ne­ral los ar­gen­ti­nos sue­len per­der de vis­ta cier­tos cui­da­dos bá­si­cos y es eso lo que aten­ta con­tra su ca­li­dad de vi­da.

-¿Por qué a su con­sul­to­rio acu­den más pa­cien­tes mu­je­res que va­ro­nes?

- Sí, la ma­yo­ría de mis pa­cien­tes son mu­je­res, pe­ro eso tie­ne su ex­pli­ca­ción: las mu­je­res po­seen ener­gía Yin, se co­nec­tan más con lo in­terno, y cuan­do se sien­ten mal, com­pren­den rá­pi­da­men­te que de­ben cui­dar­se. Los hom­bres, en cam­bio,

tie­nen ener­gía Yang, se co­nec­tan más con lo ex­terno, en­ton­ces no le dan tan­ta im­por­tan­cia a la sa­lud y por eso vi­ven me­nos años.

-¿Cuá­les son las en­fer­me­da­des más co­mu­nes por las que lo con­sul­tan?

-Pri­me­ro de­be­mos te­ner un con­cep­to más cla­ro de lo que es la en­fer­me­dad, por­que mu­chas ve­ces la gen­te cree que es­tar res­fria­do es es­tar en­fer­mo y es­to no es así. De­be­mos to­mar­nos el tiem­po de ob­ser­var la na­tu­ra­le­za que, en de­fi­ni­ti­va, es el re­fle­jo de nues­tro in­te­rior. El año tie­ne 365 días y en ese tiem­po ocu­rren mu­chos cam­bios ne­ce­sa­rios pa­ra man­te­ner la ar­mo­nía del pla­ne­ta, lo mis­mo ocu­rre con no­so­tros. El cuer­po tie­ne me­ca­nis­mos pa­ra man­te­ner el equi­li­brio, hay que en­ten­der su idio­ma.

Ha­ce 60 años el uso de la he­la­de­ra no era in­dis­pen­sa­ble; sin em­bar­go, hoy pa­re­ce ra­ro que no se uti­li­ce pa­ra en­friar to­do lo que con­su­mi­mos, es de­cir, lo que in­gre­sa­mos a nues­tro or­ga­nis­mo. Y el cuer­po no fue di­se­ña­do pa­ra eso, en­ton­ces las en­fer­me­da­des avan­zan e in­clu­so se mul­ti­pli­can los ca­sos de ma­les ter­mi­na­les. Cuan­do al­guien me di­ce “Yo to­mo agua a tem­pe­ra­tu­ra na­tu­ral”, le pre­gun­to, “¿Na­tu­ral con res­pec­to a la tem­pe­ra­tu­ra in­ter­na o a la ex­ter­na?”. Por­que son dos co­sas bien

di­fe­ren­tes. La tem­pe­ra­tu­ra ex­ter­na cam­bia per­ma­nen­te­men­te; la tem­pe­ra­tu­ra in­ter­na, en cam­bio, es cons­tan­te, ron­da los 36 y 37°, se man­tie­ne siem­pre en la pri­ma­ve­ra. El cuer­po ca­lien­te es vi­da, frío es muer­te, si to­ma­mos lí­qui­dos fríos se in­to­xi­ca y reac­cio­na mo­di­fi­cán­do­se. El pri­mer cam­bio es que ge­ne­ra ma­yor can­ti­dad de gra­sa al­re­de­dor de los ór­ga­nos y de­ba­jo la piel pa­ra pro­te­ger­se, si­tua­ción que vuel­ve la san­gre más pe­sa­da y ge­ne­ra al­gu­nos de los ma­les más co­mu­nes de los tiem­pos que co­rren: el co­les­te­rol y la hi­per­ten­sión, en­tre otras.

-¿Por qué in­sis­te tan­to en man­te­ner los pies ca­lien­tes?

-¡No me can­so de re­co­men­dar­lo! Por­que los de­dos no pue­den ge­ne­ran ca­lor y si no se abri­gan, los pies se en­frían y pro­vo­ca do­lor de ar­ti­cu­la­cio­nes, del ner­vio ciá­ti­co, co­les­te­rol, dia­be­tes, hi­per­ten­sión y en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das con el ri­ñón y el apa­ra­to re­pro­duc­tor, es­pe­cial­men­te en las mu­je­res. No ol­vi­de­mos que por allí pa­sa el me­ri­diano del ri­ñón y ve­ji­ga, es­tó­ma­go y ba­zo, hí­ga­do y ve­sí­cu­la. El error más co­mún es abri­gar­se la par­te su­pe­rior del cuer­po y de­jar des­pro­te­gi­das las pier­nas y los pies. De es­ta ma­ne­ra se obli­ga al cuer­po a ge­ne­rar ca­lor pa­ra ca­len­tar­los, re­ca­len­tan­do al res­to del or­ga­nis­mo y des­equi­li­brán­do­lo. Re­cor­de­mos que los pies son la raíz de la vi­da y se tie­nen que cui­dar in­clu­so en el ve­rano, épo­ca en que la ener­gía se en­cuen­tra afue­ra y los ór­ga­nos es­tán más des­pro­te­gi­dos.

-¿Có­mo pue­de evi­tar­se la en­fer­me­dad?

- Fun­da­men­tal­men­te ma­ne­jan­do los ex­ce­sos. Sa­be­mos que el vien­to, el frio, el ca­lor, la hu­me­dad y la se­quía son ne­ce­sa­rios pa­ra lo­grar el equi­li­brio, pe­ro en el pun­to jus­to. En es­te sen­ti­do las emo­cio­nes fun­cio­nan de igual ma­ne­ra: la ale­gría, la tris­te­za, el enojo, la preo­cu­pa­ción, el mie­do, el ex­ce­so de pen­sa­mien­to y el sus­to son sen­ti­mien­tos ne­ce­sa­rios pa­ra vi­vir, pe­ro en ar­mo­nía. Otros há­bi­tos po­co sa­lu­da­bles son es­tar mu­cho tiem­po sen­ta­dos, pa­ra­dos, ca­mi­nan­do o acos­ta­dos, por­que ago­tan la ener­gía. Lo mis­mo ocu­rre cuan­do no se des­can­sa lo su­fi­cien­te o se co­me o se be­be en ex­ce­so. La vi­da es un ar­te y co­mo tal ne­ce­si­ta que se cui­den to­dos los de­ta­lles pa­ra que sea per­fec­ta.

-¿Sue­le aten­der ni­ños? ¿Uti­li­za las mis­mas téc­ni­cas y tra­ta­mien­tos?

-Sí atien­do ni­ños, pe­ro en me­nor me­di­da. Cuan­do un niño se en­fer­ma pre­sen­ta los sín­to­mas de for­ma más rá­pi­da y tam­bién me­jo­ra más rá­pi­do. Pa­ra ellos el me­jor tra­ta­mien­to es el ma­sa­je tuina por­que se lo­gra el con­tac­to in­terno-ex­terno ins­tan­tá­nea­men­te.

-Sa­be­mos que pron­to se­rá pa­pá nue­va­men­te, ¿Va a aten­der us­ted mis­mo a su hi­jo?

-La en­se­ñan­za de los sa­bios es que hay que for­mar­se pen­san­do en el fu­tu­ro y yo des­de muy jo­ven me fui adies­tran­do en di­ver­sas áreas pa­ra que lle­ga­do el mo­men­to po­der apli­car esos co­no­ci­mien­tos pa­ra cu­rar a mis hi­jos si fue­ra ne­ce­sa­rio, en­se­ñar­les so­bre ar­te y ar­tes mar­cia­les, en­tre otras co­sas.

-¿Có­mo es un día de tra­ba­jo en la vi­da de Liu Ming?

-Más o me­nos ru­ti­na­rio, co­mo el de cual­quier per­so­na. Me le­van­to tem­prano y desa­yuno con un té de jen­gi­bre con miel y co­mo ce­rea­les, sé­sa­mo por lo ge­ne­ral. Co­mo no ten­go mu­cho tiem­po pa­ra al­mor­zar, apro­ve­cho pa­ra co­mer al­go liviano, ti­po arroz con un po­co de car­ne y ver­du­ras co­ci­das. A las 8 de la ma­ña­na ya es­toy en el con­sul­to­rio y tra­ba­jo has­ta las 7 u 8 de la no­che, lue­go prac­ti­co Tai Chi pa­ra re­cu­pe­rar to­da la ener­gía per­di­da du­ran­te el tra­ba­jo. Ter­mino a las 10 de la no­che, des­pués ceno y an­tes de ir­me a dor­mir sue­lo leer o es­tu­diar al­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.