PA­SIÓN POR LOS GER­MI­NA­DOS

TAO - Tomo III - - Nutrición -

El con­su­mo de bro­tes de se­mi­llas y le­gum­bres se ha pues­to muy de mo­da en el mun­do oc­ci­den­tal en los úl­ti­mos años; sin em­bar­go, es­ta es una cos­tum­bre muy arrai­ga­da en­tre los asiá­ti­cos des­de ha­ce va­rios si­glos, don­de se los con­si­de­ra ba­se de la pi­rá­mi­de nu­tri­cio­nal.

“En la épo­ca en que los na­ve­gan­tes chi­nos se aven­tu­ra­ban por los ma­res bus­can­do ex­pan­dir sus ne­go­cios, los tri­pu­lan­tes de los bar­cos no su­frían nin­gún ti­po de en­fer­me­da­des, aún cuan­do el via­je du­ra­ra mu­chos años, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming. Es­to se de­bía a que la ba­se de su ali­men­ta­ción eran las le­gum­bres, es­pe­cial­men­te los po­ro­tos de so­ja, mungs y los bro­tes que ob­te­nían ger­mi­nán­do­los; com­ple­ta­ban la die­ta el té y el pes­ca­do. To­do lo con­tra­rio ocu­rría con los ma­ri­nos es­pa­ño­les y por­tu­gue­ses en sus via­jes, ya que les fal­ta­ban los nu­trien­tes ne­ce­sa­rios. Por eso vol­vían de sus tra­ve­sías dé­bi­les y en­fer­mos”.

Cuan­do una plan­ta co­mien­za a desa­rro­llar es el mo­men­to que ma­yor ener­gía vi­tal po­see y al in­ge­rir­la esa po­ten­cia es asi­mi­la­da y apro­ve­cha­da por el or­ga­nis­mo. Pre­ci­sa­men­te esa es la ca­rac­te­rís­ti­ca que con­vier­te a los bro­tes en un alimento al­ta­men­te nu­tri­ti­las

De la mano de las nue­vas ten­den­cias cu­li­na­rias vin­cu­la­das con la co­ci­na asiá­ti­ca, los bro­tes de se­mi­llas lo­ga­ron im­po­ner­se en el me­nú de los ar­gen­ti­nos. Ven­ta­jas de una op­ción sa­lu­da­ble, más allá de la mo­da.

vo y fá­cil de di­ge­rir, más que las mis­mas se­mi­llas que les dan ori­gen.

El con­su­mo de es­tos ve­ge­ta­les apor­ta gran can­ti­dad de pro­teí­nas, que se con­vier­ten en ami­noá­ci­dos esen­cia­les que in­flu­yen en las fun­cio­nes or­gá­ni­cas, evi­tan­do la apa­ri­ción de aler­gias, pro­ble­mas di­ges­ti­vos, de­bi­li­ta­mien­to del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co y el en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro de las cé­lu­las.

Los bro­tes tam­bién po­seen ma­yor can­ti­dad de Vi­ta­mi­na C, en es­pe­cial los de tri­go, len­te­jas, so­ja, gar­ban­zos y ar­ve­jas. El be­ta ca­ro­teno, esen­cial pa­ra el desa­rro­llo, se en­cuen­tra en los de al­fal­fa y en los po­ro­tos. La Vi­ta­mi­na B con­tri­bu­ye al buen fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma ner­vio­so y neu­ro­ló­gi­co, y es abun­dan­te en los ger­mi­na­dos de al­fal­fa, tri­go, gi­ra­sol y sé­sa­mo. La Vi­ta­mi­na E, que ac­túa co­mo an­ti­oxi­dan­te, es un ex­ce­len­te pro­tec­tor del co­ra­zón y se en­cuen­tra en los bro­tes de tri­go. La K , de pro­pie­da­des coa­gu­lan­tes, la po­seen en ma­yor por­cen­ta­je los de al­fal­fa.

se­mi­llas ger­mi­na­das de tri­go y al­fal­fa po­seen ma­yor can­ti­dad de clo­ro­fi­la; es­ta me­jo­ra las de­fen­sas, la ca­pa­ci­dad re­ge­ne­ra­do­ra de las cé­lu­las y la res­pi­ra­ción; ade­más de­pu­ra la san­gre y evi­ta las in­fec­cio­nes.

El cal­cio lo apor­tan los ger­mi­na­dos de sé­sa­mo, al­men­dras, gi­ra­sol, al­fal­fa y gar­ban­zo. El po­ta­sio es­tá pre­sen­te en los bro­tes de so­ja, sé­sa­mo, gi­ra­sol, al­men­dras y ar­ve­jas. Con­tie­nen im­por­tan­tes can­ti­da­des de hie­rro los bro­tes de al­fal­fa, len­te­jas, so­ja ro­ja y po­ro­tos mung.

Có­mo con­su­mir­los

An­tes de uti­li­zar­los es ne­ce­sa­rio la­var­los muy bien pa­ra eli­mi­nar los res­tos de la se­mi­lla ma­dre, lue­go es im­pres­cin­di­ble co­ci­nar­los, ya sea al va­por, sal­tea­dos o agre­gán­do­lo en al­gu­na pre­pa­ra­ción.

“Si no se los co­ci­na pue­den re­sul­tar tóxicos y pro­vo­car dia­rrea o vó­mi­tos, ya que por lo ge­ne­ral to­das las plan­tas en su eta­pa de postemer­gen­cia se­gre­gan sus­tan­cias

si­mi­la­res a un ve­neno pa­ra pro­te­ger­se de los even­tua­les ata­ques de in­sec­tos o pes­tes”.

Gra­cias a la di­fu­sión que ad­qui­rie­ron en los úl­ti­mos años, aho­ra los bro­tes pue­den con­se­guir­se fres­cos en las gón­do­las de los su­per­mer­ca­dos, en ver­du­le­rías y fe­rias. Lo más im­por­tan­te es ele­gir aque­llos que se vean sa­nos y con buen co­lor, pe­ro lo me­jor es po­der ger­mi­nar­los en for­ma ca­se­ra, una al­ter­na­ti­va más ar­te­sa­nal muy sen­ci­lla y mu­cho más eco­nó­mi­ca.

Bro­tes ca­se­ros

Pa­ra po­der ha­cer los ger­mi­na­dos en ca­sa de­be­mos de­ci­dir de qué se­mi­llas se quie­ran ob­te­ner los bro­tes y pa­ra eso se pue­de uti­li­zar sé­sa­mo, len­te­jas, ar­ve­jas, po­ro­tos de so­ja, po­ro­tos mung, gar­ban­zos tri­go, al­fal­fa, na­bo y se­mi­llas de za­pa­llo y gi­ra­sol, en­tre otros. De­ben es­tar lo más fres­cas y sa­nas po­si­ble, no es con­ve­nien­te que ha­yan si­do con­ge­la­das o tos­ta­das y que sean ap­tas pa­ra el con­su­mo di­rec­to, es de­cir, que no ha­yan si­do cu­ra­das con pes­ti­ci­das y agro­quí­mi­cos.

El pro­ce­so co­mien­za la­ván­do­las muy bien y re­mo­ján­do­las apro­xi­ma­da­men­te diez ho­ras en agua ti­bia pa­ra que se rehi­dra­ten; el tiem­po tam­bién de­pen­de­rá del ta­ma­ño y la es­truc­tu­ra de la se­mi­lla. El si­guien­te pa­so con­sis­te en co­lo­car­las en un fras­co de vi­drio, en lo po­si­ble de co­lor, con bo­ca an­cha, cu­brir la aber­tu­ra con una ga­sa o tul y ajus­tar con una ban­da elás­ti­ca; de es­ta ma­ne­ra se per­mi­te el pa­so del aire y se evi­ta la for­ma­ción de hon­gos. Es­cu­rrir to­do el lí­qui­do, co­lo­car el fras­co en un lu­gar os­cu­ro con una in­cli­na­ción de en­tre 30° y 45 °, no es con­ve­nien­te mo­ver­lo más de lo ne­ce­sa­rio. Una vez al día hu­me­de­cer­las y vol­ver a co­lo­car­lo en esa po­si­ción; si el cli­ma es muy se­co, mo­jar dos o más ve­ces. Los pri­me­ros bro­tes se ob­ten­drán, de­pen­dien­do de las se­mi­llas, en­tre los cua­tro y los diez días.

Lo ideal es ar­mar al­má­ci­gos en di­fe­ren­tes mo­men­tos y de dis­tin­tos ti­pos pa­ra te­ner bro­tes dis­po­ni­bles to­do el año y en to­das sus va­rie­da­des. Es­te cul­ti­vo es muy fá­cil de rea­li­zar, no se ne­ce­si­ta mu­cho es­pa­cio y los cui­da­dos son mí­ni­mos.

Pa­ra te­ner en cuen­ta

√ El tiem­po de ger­mi­na­ción va­ría se­gún la tem­pe­ra­tu­ra. En cli­mas más ca­lu­ro­sos y hú­me­dos se de­be acor­tar el tiem­po de re­mo­jo y en­jua­gar­los con más fre­cuen­cia pa­ra man­te­ner­los fres­cos.

√ Cre­cen me­jor si la tem­pe­ra­tu­ra del am­bien­te es cons­tan­te, en­tre 25 y 30 gra­dos cen­tí­gra­dos.

√ No es con­ve­nien­te co­lo­car más de una cla­se de se­mi­llas en un mis­mo fras­co, ya que ger­mi­na­rán a dis­tin­to tiem­po, lo que com­pli­ca­rá lue­go el pro­ce­so.

√ Usar en­va­ses gran­des, por­que las se­mi­llas au­men­tan de ta­ma­ño y ne­ce­si­tan es­pa­cio.

√ An­tes de co­se­char­las es ne­ce­sa­rio co­lo­car­las un día al sol por­que el efec­to de la clo­ro­fi­la acen­túa su co­lor y sa­bor.

√ El agua que se uti­li­ce pa­ra hu­me­de­cer las se­mi­llas tie­ne que ser lo más pu­ra po­si­ble. Si es de red, de­jar­la pre­via­men­te unas ho­ras en un re­ci­pien­te abier­to pa­ra que eva­po­re el clo­ro. No uti­li­zar agua her­vi­da por­que pier­de su ener­gía, y mu­cho me­nos des­ti­la­da, por­que no tie­ne mi­ne­ra­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.