EN CLA­VE LU­NAR

TAO - Tomo III - - Diagnóstico -

La me­di­ci­na taoís­ta uti­li­za la ob­ser­va­ción to­tal del cuer­po co­mo mé­to­do de diag­nós­ti­co, por­que ca­da cen­tí­me­tro de piel pue­de apor­tar in­for­ma­ción so­bre la sa­lud o la suer­te del pa­cien­te. En es­te sen­ti­do, el ros­tro es una fuen­te de men­sa­jes y se ase­me­ja a un pai­sa­je na­tu­ral: la na­riz re­pre­sen­ta a una mon­ta­ña, los pár­pa­dos al río y las me­ji­llas a la pla­ni­cie. Es­ta suer­te de ma­pa fí­si­co no es igual en to­das las per­so­nas, por esa ra­zón, se­gún las características de ca­da uno y los lu­na­res que pue­dan apa­re­cer en ca­da zo­na, es po­si­ble ha­cer­se una idea a sim­ple vis­ta del es­ta­do de sa­lud de una per­so­na.

“Los lu­na­res se for­man a par­tir de la ener­gía y la san­gre que re­co­rren el or­ga­nis­mo y se es­ta­cio­nan en dis­tin­tos pun­tos, son men­sa­jes que el cuer­po ex­te­rio­ri­za y, por esa ra­zón, cons­ti­tu­yen una he­rra­mien­ta muy útil pa­ra ela­bo­rar un diag­nós­ti­co”, ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming. “Pue­den apa­re­cer co­mo man­chas al ras de la piel o con es­pe­sor y cuan­do apa­re­cen en zo­nas de ro­ce, por ejem­plo en el cue­llo, es con­ve­nien­te qui­tar­los ya que po­dría las­ti­mar­se y cau­sar in­fec­cio­nes u otros pro­ble­mas. To­das las per­so­nas los tie­nen, sin em­bar­go, cuan­do apa­re­cen abun­dan­te­men­te es ne­ce­sa­rio con­sul­tar con un es­pe­cia­lis­ta, ya que po­drían ser la ma­ni­fes­ta­ción de al­gún pro­ble­ma or­gá­ni­co más se­rio, co­mo una en­fer­me­dad en el hí­ga­do cau­sa­da pro­ba­ble­men­te por la ma­la ali­men­ta­ción o la fal­ta de des­can­so”.

To­dos los sig­nos del cuer­po sir­ven pa­ra eva­luar la sa­lud o la suer­te de las per­so­nas, se­gún la me­di­ci­na taoís­ta. Los lu­na­res son pun­tos de ener­gía que se es­ta­cio­nan en di­ver­sos lu­ga­res del cuer­po y su ubi­ca­ción pue­de re­ve­lar da­tos in­sos­pe­cha­dos.

La ob­ser­va­ción y el aná­li­sis

Los lu­na­res pue­den mos­trar de­ter­mi­na­dos mo­men-

tos por los que se es­tá pa­san­do tan­to a ni­vel fí­si­co co­mo fa­mi­liar y eco­nó­mi­co. Pa­ra ana­li­zar­los, pri­me­ro hay que di­vi­dir el ros­tro en tres par­tes: la pri­me­ra lí­nea se ubi­ca so­bre las ce­jas, si­guien­do su on­du­la­ción; la se­gun­da pa­sa por de­ba­jo de la na­riz. Arri­ba (Yang), se re­la­cio­na con la suer­te en lo pro­fe­sio­nal y ma­te­rial; aba­jo (Yin), con la vi­da; en la par­te me­dia (iz­quier­da es Yang, de­re­cha Yin), con los hi­jos y el di­ne­ro.

1- Lu­nar ubi­ca­do en la par­te me­dia de la fren­te, a la iz­quier­da o de­re­cha. Si es plano, es bueno, si tie­ne es­pe­sor es de mal au­gu­rio, sin em­bar­go, esa per­so­na tie­ne la ca­pa­ci­dad pa­ra re­ver­tir su ma­la suer­te.

2- En el me­dio de la fren­te (ter­cer ojo), la per­so­na que lo po­see de­be cui­dar­se mu­cho ya que im­pli­ca una per­so­na­li­dad muy an­sio­sa e im­pul­si­va, que le pue­de ju­gar en con­tra. Pue­de ser un pe­que­ño em­pre­sa­rio pe­ro le re­sul­ta­rá com­pli­ca­do cre­cer eco­nó­mi­ca­men­te. Ge­ne­ral­men­te po­seen una gran per­so­na­li­dad, pe­ro tie­nen po­ca to­le­ran­cia con quien opi­na di­fe­ren­te, no so­por­tan las crí­ti­cas y ge­ne­ran po­lé­mi­cas.

3- A un la­do de la fren­te, cer­ca del na­ci­mien­to del ca­be­llo. Quien lo po­see tie­ne al­ti­ba­jos en cues­tión de suer­te, pe­ro se­gu­ra­men­te es una per­so­na ac­ti­va que siem­pre sa­le ade­lan­te. Se tra­ta de al­guien em­pren­de­dor y los via­jes for­man par­te de su es­ti­lo de vi­da, pe­ro es ne­ce­sa­rio que se cui­de en es­te as­pec­to ya que po­drían sur­gir al­gu­nas di­fi­cul­ta­des. Otro pun­to a cui­dar es el fue­go, ya que son pro­pen­sos a los ac­ci­den­tes de es­te ti­po.

4- En el na­ci­mien­to de la ce­ja, un de­do so­bre ella; las per­so­nas que lo po­seen pue­den su­frir la trai­ción de al­guien de su en­torno. Es ne­ce­sa­rio cui­dar­se de aque­llos que pro­me­ten pla­nes mi­la­gro­sos pa­ra ha­cer­se ri­co, ya que la pro­pues­ta, ge­ne­ral­men­te no es sin­ce­ra. Si bien la ri­que­za eco­nó­mi­ca no se­rá fá­cil, tra­ba­jan­do du­ro se pue­de lo­grar el éxi­to. Es ne­ce­sa­rio ser muy cau­te­lo­so y con­tro­lar los gas­tos.

5- En el ex­tre­mo in­terno de la ce­ja (la­do de­re­cho): ad­vier­te so­bre la ma­la suer­te en las in­ver­sio­nes y que es ne­ce­sa­rio ex­tre­mar los cui­da­dos al acer­car­se al agua (ríos, ma­res, etc.) y al fue­go.

6- En el ex­tre­mo ex­terno del ojo: si es de co­lor os­cu­ro, po­si­ble­men­te se es­té ha­bi­tan­do en un lu­gar inseguro. Las in­ver­sio­nes tam­bién po­drían fra­ca­sar, por lo cual es ne­ce­sa­rio pla­ni­fi­car muy bien los ne­go­cios. Si es lu­mi­no­so pue­de te­ner un aval de al­guien im­por­tan­te pa­ra triun­far. En cuan­to a la sa­lud, el sis­te­ma di­ges­ti­vo sue­le ser un in­con­ve­nien­te.

7- En la par­te me­dia del pár­pa­do in­fe­rior. No es un buen au­gu­rio en el as­pec­to fa­mi­liar. Es­ca­sa des­cen­den­cia o in­clu­so pue­da que ten­ga con­flic­tos con los hi­jos; sin em­bar­go, con to­le­ran­cia es po­si­ble re­me­diar par­te del pro­ble­ma. Si es de co­lor lu­mi­no­so cam­bia com­ple­ta­men­te su sen­ti­do: se ten­drá bue­na suer­te, es­pe­cial­men­te en las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res.

8- En el pár­pa­do aba­jo. Quie­nes lo po­seen son per­so­nas crea­ti­vas y les gus­ta des­ta­car­se o lla­mar la aten­ción. Un ejem­plo de ello es Ma­rilyn Mon­roe. Ge­ne­ral­men­te lo­gran un lu­gar en la so­cie­dad, de­ben es­for­zar­se por el éxi­to, pe­ro siem­pre lo con­si­guen. En cuan­to a las fi­nan­zas, se les di­fi­cul­ta aho­rrar y pue­den ter­mi­nar en ban­ca­rro­ta. Su sa­lud pue­de ser vul­ne­ra­ble, es­pe­cial­men­te los pul­mo­nes.

9- En el ala de la na­riz. Si lo po­see un hom­bre, de­be cui­dar el di­ne­ro por­que pue­de per­der­lo fá­cil­men­te, por lo ge­ne­ral en du­do­sos ne­go­cios. Si lo tie­ne una mu­jer pue­de su­frir si­tua­cio­nes violentas. En am­bos ca­sos pue­den su­frir pro­ble­mas di­ges­ti­vos y del apa­ra­to uri­na­rio. En el amor se­rán muy afor­tu­na­dos, pe­ro de­be­rán tra­ba­jar mu­cho es­te as­pec­to.

10- En la par­te me­dia y su­pe­rior de la na­riz. Su si­tua­ción fi­nan­cie­ra es­ta­rá con­ti­nua­men­te afec­ta­da ya que exis­te una ten­den­cia a gas­tar ex­ce­si­va­men­te. En cuan­to al amor, ser fe­liz en pa­re­ja les re­sul­ta­rá muy fá­cil.

11- So­bre la co­mi­su­ra del la­bio. Quie­nes lo po­seen son per­so­nas muy cu­rio­sas, tie­nen mu­chos ami­gos pe­ro su de­fec­to es cri­ti­car a los de­más. Su pun­to vul­ne­ra­ble son los bra­zos y pier­nas, y sue­len te­ner pro­ble­mas con las ar­ti­cu­la­cio­nes. De­ben ex­tre­mar los cui­da­dos cuan­do vi­si­ten lu­ga­res tu­rís­ti­cos con mon­ta­ñas y ríos, ya que son pro­pen­sos a su­frir ac­ci­den­tes.

12- En la par­te in­fe­rior del la­bio, en la par­te ex­ter­na. Se tra­ta de per­so­nas muy crea­ti­vas y ex­tro­ver­ti­das; sin em­bar­go, les cuesta dis­cer­nir en­tre las per­so­nas bue­nas o ma­las. En cuan­to a la sa­lud, de­ben cui­dar­se de la co­mi­da y las be­bi­das al­cohó­li­cas ya que sue­len pa­sar los lí­mi­tes y de­te­rio­ran­do el sis­te­ma di­ges­ti­vo.

13- En­ci­ma del la­bio su­pe­rior, de­ba­jo de la par­te me­dia de la na­riz. Si el lu­nar es muy lu­mi­no­so po­drán te­ner mu­chos hi­jos; si no, la des­cen­den­cia po­drá com­pli­car­se. Las mu­je­res de­ben cui­dar úte­ro y ova­rios. En am­bos se­xos se co­rre­rán ries­gos en lu­ga­res con aguas pro­fun­das.

14- En la par­te me­dia del men­tón, de­ba­jo del la­bio. Pa­sa­rán gran par­te de su vi­da via­jan­do, in­clu­so a edad avan­za­da. Las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res no sue­len ser bue­nas, es­pe­cial­men­te con los pa­dres. En la sa­lud, su pun­to vul­ne­ra­ble se­rán el co­ra­zón y el es­tó­ma­go.

15- En la ar­ti­cu­la­ción de la man­dí­bu­la; se tra­ta de per­so­nas muy exi­gen­tes y aman­tes de la au­to­su­pera­ción; son muy es­tu­dio­sos y há­bi­les pa­ra el di­se­ño. Es po­si­ble que al­can­cen la fa­ma des­de muy jó­ve­nes; si lo ca­pi­ta­li­zan ten­drán una ve­jez tran­qui­la.

16- So­bre la par­te me­dia de la ce­ja. Es una de las me­jo­res ubi­ca­cio­nes, se tra­ta de per­so­nas muy in­te­li­gen­tes y crea­ti­vas, es­pe­cial­men­te en lo ar­tís­ti­co. Tam­bién in­di­ca suer­te ma­te­rial, pe­ro só­lo si si­guen al co­ra­zón. Es ne­ce­sa­rio que cui­den las ar­ti­cu­la­cio­nes, ten­do­nes y li­ga­men­tos, ya que sue­len te­ner di­fi­cul­ta­des en ese as­pec­to.

17- En la me­ji­lla de­re­cha. Son per­so­nas que sue­len te­ner di­fi­cul­ta­des con el agua, si no se cui­dan po­drían co­rrer el ries­go de aho­gar­se. En cuan­to a las re­la­cio­nes so­cia­les y la­bo­ra­les, es­ta mar­ca aca­rrea la fa­ma y el re­co­no­ci­mien­to.

Aun­que no son muy fre­cuen­tes, los lu­na­res en ma­nos y pies in­di­can men­sa­jes muy pro­me­te­do­res. En la pal­ma de la mano sig­ni­fi­can bue­na suer­te en ge­ne­ral, con abun­dan­cia en to­dos los pla­nos, es­pe­cial­men­te si se tra­ta de per­so­nas lea­les. Es el sím­bo­lo del le­ma: “sa­lud, di­ne­ro y amor”. Si es­tán en la plan­ta del pie son aus­pi­cio de gran­des via­jes y ga­ran­ti­zan so­li­dez eco­nó­mi­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.