El test de los der­ma­tó­lo­gos

TAO - Tomo III - - Diagnóstico -

En al­gu­nos ca­sos un lu­nar pue­de apor­tar al­gún atrac­ti­vo adi­cio­nal a un ros­tro o una zo­na del cuer­po, re­cor­de­mos al­gu­nas ca­ras fa­mo­sas del ci­ne y la te­vé. Pe­ro a ve­ces tam­bién ge­ne­ran in­cer­ti­dum­bre por­que pue­den ocul­tar al­gu­na ame­na­za pa­ra la sa­lud. Pa­ra evi­tar con­fu­sio­nes, la So­cie­dad Ar­gen­ti­na de Der­ma­to­lo­gía re­co­mien­da con­tro­lar­los con el test del ABCDE. Vea­mos:

Asi­me­tría. Los lu­na­res, in­de­pen­dien­te­men­te del ta­ma­ño, de­ben te­ner el mis­mo as­pec­to por to­das par­tes, una mi­tad de­be ser se­me­jan­te a la otra.

Bor­des. De­be te­ner de­li­mi­ta­do su es­pa­cio en la piel. Si se no­tan di­fe­ren­cias, es­tán po­co de­fi­ni­dos o son de­sigua­les en su con­torno, de­be con­sul­tar­se al der­ma­tó­lo­go.

Co­lor. Pue­de va­riar se­gún la piel y la ra­za, pe­ro de­ben te­ner­se en cuen­ta cuan­do son muy lla­ma­ti­vos, por ejem­plo, los muy ro­jos, rosados, vio­le­tas e in­clu­so azu­les.

Diá­me­tro. Siem­pre hay que es­tar aten­tos cuándo cre­cen por en­ci­ma de los 6mm de an­cho.

Evo­lu­ción. El lu­nar na­ce, cre­ce, se desa­rro­lla y que­da igual to­da la vi­da. Pres­tar aten­ción si san­gra, pi­ca, se in­fla­mo o mues­tra cual­quier otro cam­bio en po­co tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.