UN PAR­CHE AL DO­LOR

TAO - Tomo III - - Salud -

Los par­ches son un re­cur­so prác­ti­co y efec­ti­vo a la ho­ra de li­be­rar­se de los do­lo­res mus­cu­la­res, óseos y molestias res­pi­ra­to­rias. Si bien en la ac­tua­li­dad bas­ta con ir a una far­ma­cia o ca­sa na­tu­ris­ta pa­ra con­se­guir­los, en la an­ti­güe­dad se ela­bo­ra­ban en for­ma ca­se­ra. La me­di­ci­na tra­di­cio­nal y al­gu­nas fa­mi­lias chi­nas si­guen uti­li­zan­do es­ta téc­ni­ca con bue­nos re­sul­ta­dos.

La pre­pa­ra­ción ar­te­sa­nal es bas­tan­te sen­ci­lla; sin em­bar­go, es ne­ce­sa­rio res­pe­tar el cri­te­rio del em­pe­ra­dor Shen Nung, que con­sis­te en dar­le de­ter­mi­na­do or­den a las hier­bas que se uti­li­za­rán de acuer­do a su fun­ción es­pe­cí­fi­ca. Bá­si­ca­men­te, es­te or­den es­tá re­pre­sen­ta­do en cua­tro ca­te­go­rías: em­pe­ra­dor, mi­nis­tro, con­se­je­ro y em­ba­ja­dor.

Es­ta ca­te­go­ri­za­ción no es ar­bi­tra­ria: co­mo ocu­rre con la or­ga­ni­za­ción de un país, ca­da quien de­be cum­plir una fun­ción. Así la hier­ba uti­li­za­da co­mo em­pe­ra­dor es la que con­tie­ne el com­po­nen­te bá­si­co pa­ra la cu­ra­ción y la que di­ri­ge y lle­ga a la pro­fun­di­dad del pro­ble­ma a tra­tar. Pa­ra ele­gir­la es ne­ce­sa­rio de­ter­mi­nar pun­tual­men­te cuál es el pro­ble­ma. Pe­ro el em­pe­ra­dor no ac­túa so­lo, lo se­cun­dan el mi­nis­tro, ele­men­to que po­ten­cia a la dro­ga bá­si­ca; el con­se­je­ro, que con­tie­ne in­gre­dien­tes co­rrec­ti­vos y po­ne a los prin­ci­pios ac­ti­vos de las otras plan­tas en mo­vi­mien­to y, por úl­ti­mo, el em­ba­ja­dor, que es el vehícu­lo de los de­más in­gre­dien­tes. Cuan­do es­tas pre­pa­ra­cio­nes se in­gie­ren, las pro­por­cio­nes de­ben ser de­ter­mi­na­das por un es­pe­cia­lis­ta, pe­ro en el ca­so de los par­ches, se uti­li­za un por­cen­ta­je ma­yor de em­pe­ra­dor y lue­go las can­ti­da­des van dis­mi­nu­yen­do se­gún la ca­te­go­ría. Los in­gre­dien­tes bá­si­cos de to­da re­ce­ta son la cor­te­za de ca­ne­la, ho­jas de eu­ca­lip­tus y men­ta, jen­gi­bre y mi­rra.

Pre­pa­ra­ción

Las pre­pa­ra­cio­nes de­ben co­ci­nar­se en re­ci­pien­tes de ce­rá­mi­ca o de ba­rro, nun­ca de­be usar­se uno me­tá­li­co, ya que el Me­tal ma­ta a la Ma­de­ra y to­dos los in­gre­dien­tes a uti­li­zar per­te­ne­cen a es­te ele­men­to. En­ton­ces, co­lo­car una olla con a fue­go mí­ni­mo y co­men­zar a co­lo­car los in­gre­dien­tes, pri­me­ro los más du­ros, por ejem­plo la cor­te­za de ca­ne­la, y lue­go los más de­li­ca­dos, dán­do­le tiem­po a los an­te­rio­res a que se co­ci­nen. El pro­ce­so, aun­que más cor­to, es si­mi­lar al em­plea­do pa­ra ha­cer una mer­me­la­da, es de­cir que de­be ob­te­ner­se una pas­ta uni­for­me. Una vez lis­to de­jar en­ti­biar y agre­gar­le miel pu­ra. La tex­tu­ra fi­nal de­be ser pa­re­ci­da a la de una cre­ma es­pe­sa.

El pa­so si­guien­te es un­tar una o dos cu­cha­ra­das de la pre­pa­ra­ción so­bre un tro­zo de pa­pel ma­de­ra o man­te­ca, en for­ma cir­cu­lar u ova­la­da, de­pen­dien­do de la re­gión del cuer­po que quie­ra cu­brir­se. De­jar se­car has­ta que en­du­rez­ca y guar­dar en lu­gar bien se­co.

Al mo­men­to de uti­li­zar­lo se de­be ex­po­ner al va­por pa­ra ablan­dar­lo nue­va­men­te. El par­che se co­lo­ca en la zo­na afec­ta­da y se lo de­ja ac­tuar apro­xi­ma­da­men­te 24 ho­ras. Su efec­to se­rá ma­yor si pre­via­men­te se to­ma un ba­ño de agua ca­lien­te pa­ra que los po­ros se di­la­ten y los com­po­nen­tes se ab­sor­ban me­jor.

Es­ta vie­ja téc­ni­ca es una ex­ce­len­te ma­ne­ra de evi­tar los efec­tos co­la­te­ra­les que pro­du­cen los anal­gé­si­cos en pas­ti­llas. Pue­den pre­pa­rar­se en ca­sa y son idea­les con­tra los do­lo­res mus­cu­la­res, óseos y res­pi­ra­to­rios.

Usos te­ra­péu­ti­cos

Es­ta te­ra­pia tie­ne efec­tos cal­man­tes y des­con­ges­ti­vos, por lo cual se pue­de em­plear pa­ra so­lu­cio­nar di­fe­ren­tes molestias. Por su efec­to an­tiin­fla­ma­to­rio es muy uti­li­za­do pa­ra el do­lor de ar­ti­cu­la­cio­nes y hue­sos, pe­ro tam­bién es un ex­ce­len­te re­me­dio pa­ra com­ba­tir cua­dros de tos y res­fríos. Sim­ple­men­te de­be co­lo­car­se so­bre el pe­cho o en la es­pal­da, en­tre la 7° vér­te­bra cer­vi­cal y la 1° dor­sal, en el pun­to de unión de Yang.

Si se tra­ta de un pro­ble­ma di­ges­ti­vo, es­pe­cial­men­te cuan­do se pre­sen­tan do­lo­res ab­do­mi­na­les, el par­che se co­lo­ca­rá en el es­tó­ma­go. El do­lor de ca­be­za, par­ti­cu­lar­men­te en la zo­na de la nu­ca, des­apa­re­ce­rá si se apli­ca so­bre el sa­cro, ya que por allí pa­sa el me­ri­diano Mar de Yang.

El in­som­nio se re­ver­ti­rá si se pe­ga en la plan­ta de los pies y lue­go se co­lo­can me­dias abri­ga­das.

El par­che de ají pi­can­te es ex­ce­len­te pa­ra me­jo­rar el do­lor per­sis­ten­te pe­ro su­per­fi­cial, de­bi­do a que su na­tu­ra­le­za ca­lien­te ayu­da a que pe­ne­tre de ma­ne­ra más rá­pi­da en la piel. En es­te ca­so el ají cons­ti­tu­ye el ele­men­to em­pe­ra­dor de la re­ce­ta. Pa­ra pre­pa­rar­la de­ja se­car al aire li­bre o en el horno el ají y lue­go re­du­cir­lo a pol­vo en un mor­te­ro. Mez­clar­lo con el res­to de los in­gre­dien­tes y miel, se­guir el pro­ce­di­mien­to ex­pli­ca­do y apli­car en la zo­na afec­ta­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.